Con el Congreso vacío sólo Boudou despidió al presidente chino

La Nación, domingo 20 de julio

El presidente de China fue recibido por Boudou y dijo que fue una visita histórica

xijinpingLuego de haber firmado anteayer 20 convenios con la presidenta Cristina Kirchner, su par de China, Xi Jinping, fue recibido ayer en el Congreso por el vicepresidente Amado Boudou, y destacó que “ambos países se encuentran en un punto de partida histórico”, pese a que el oficialismo no logró reunir a la Asamblea Legislativa para homenajearlo, por falta de quórum.
Como visita de Estado correspondía, de acuerdo con las normas de diplomacia internacional, que Xi hablara ante la asamblea compuesta por todos los senadores y los diputados. El visitante dijo que vino “en visita de Estado para abrir nuevos horizontes”.
Pero la asamblea no pudo congregarse: la mayoría de los legisladores había comenzado sus vacaciones de invierno o había viajado a sus provincias por el fin de semana.
Así las cosas, el mandatario chino sólo pronunció su discurso en el Salón Delia Parodi de la Cámara de Diputados. Lo recibieron Boudou, el presidente de ese cuerpo, Julián Domínguez, y un grupo de diputados y senadores de la comisión bicameral de amistad con China.
La presidenta Kirchner había considerado la “asociación estratégica integral” firmada anteayer como “una política de Estado”, pese a que no la consultó con los partidos políticos de la oposición.
La mandataria y Xi Jinping suscribieron anteayer en la Casa Rosada préstamos chinos por 7500 millones de dólares y tecnología de ese país para represas hidroeléctricas y renovación ferroviaria.
Además, presentaron un intercambio de monedas o swap por US$ 11.000 millones entre ambos bancos centrales para prevenir crisis financieras especulativas y para mejorar el comercio bilateral.
Luego de firmar el libro de visitas ilustres en el Salón Azul del Senado, Xi se manifestó “dispuesto a hacer más esfuerzos para permitir el ingreso [en su país] de más productos argentinos”. Y estimó esa suba en US$ 10.000 millones.
Por la tarde, en la Cancillería se celebró la primera reunión del Diálogo Estratégico para la Cooperación Económica entre la Argentina y China, compuesto por los gabinetes de ministros de ambos países. Participaron todos los ministros y principales secretarios de Estado y directores de empresas estatales de ambos países. El ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que las dos naciones “están viviendo la etapa de mayor crecimiento de toda la historia del comercio bilateral y deben continuar trabajando para fortalecer este vínculo”.

“Hemos acordado condiciones financieras muy convenientes para el desarrollo de obras de infraestructura indispensables”, subrayó.

Los créditos de bancos chinos por US$ 4714 millones para las represas Cepernic y Kirchner y los US$ 2100 millones para el Ferrocarril Belgrano Cargas serán a 15 años con cinco y medio de gracia, a una tasa de 3,5 más Libor, un 4,75 en total.
Una parte de esos recursos serán para comprar equipamiento, turbinas y vagones chinos.
“Las represas generarán más de 5000 puestos de trabajo”, destacó el ministro Kicillof.
En el Congreso, Xi Jinping había recibido un combo de regalos. Boudou le obsequió una camiseta de la selección argentina de fútbol con el número 10 y su nombre. El mandatario celebró el subcampeonato en la Copa Mundial de Brasil y dijo que

“se podrá mejorar el fútbol en China con ayuda de ustedes”.

El vicepresidente completó su agasajo con una bandeja, un mate y el libro Néstor por Todos.
En tanto, Julián Domínguez le dio un bandoneón y dos libros: el Martín Fierro y otro con fotografías de la Argentina. Xi Jinping los retribuyó con una vasija de porcelana.
Domínguez aseguró que la relación bilateral “se encuentra en su mejor momento histórico”.
Boudou, que presidió una vez más un acto público tras haber sido procesado por el caso Ciccone, señaló que “en sólo diez años hemos logrado convertir esta asociación estratégica en una asociación estratégica integral” y agradeció “el acompañamiento de la República Popular China en el tema Malvinas”.
Entre las actividades de su agenda, el presidente chino rindió ayer un homenaje al general José de San Martín, acompañado por el canciller Héctor Timerman, en la plaza que lleva el nombre del prócer en el barrio de Retiro.
Tras su visita al Congreso, Domínguez invitó a Xi Jinping a comer un asado criollo en Luján, en la estancia La República, propiedad del ex banquero Raúl Moneta.
En tanto, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, le entregó las llaves de la ciudad al visitante, quien elogió Buenos Aires “porque es una ciudad próspera”. Macri dijo que “hay mucho para construir”..

Leé otras notas de Mariano Obarrio en La Nación

20140719-095820-35900316.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s