Cristina busca capitalizar la pelea con los buitres pensando en 2015

LA NACIÓN, domingo 10 de agosto de 2014

La presidenta Cristina Kirchner considera que la negociación con los fondos buitre dio todo lo que podía dar y a partir de ahora las decisiones se tomarán día a día, de acuerdo con la conveniencia política coyuntural y a lo que dictaminen las encuestas para que esa batalla épica contra los holdouts le permitan designar un candidato presidencial propio con posibilidades de triunfo en las elecciones de 2015.
De no mediar una concesión del juez Thomas Griesa, o un acuerdo entre privados, bancos extranjeros y empresarios -opción que no descarta- Cristina dio por estancadas las tratativas hasta enero de 2015.
La mandataria se entusiasmó con el rebote de su popularidad tras el conflicto con los holdouts que desembocó en el default. Le atribuyó el mérito a la extrema radicalización en la negociación, que encabezó el ministro de Economía, Axel Kicillof, que le hizo acordar a la intransigencia del gobierno del fallecido Néstor Kirchner, según confiaron a la nacion fuentes de la Casa Rosada.

“Si hay acuerdo y les pagan a los buitres, o si deciden un default generalizado, eso lo determinarán las necesidades políticas y las encuestas”, confiaron funcionarios oficiales que siguen ese conflicto.

“Pero si los efectos de esa falta de acuerdo son una mayor crisis económica, las encuestas podrían volverse en contra y se modificará la política”, confió ese informante.
En la urgencia por la parálisis de la economía y la falta de crédito y de dólares, recuerdan, Kicillof negoció acuerdos de pago con Repsol y con el Club de París que sobrepasaron las expectativas de esos acreedores.
Los sondeos que consultó la Casa Rosada exhibieron un salto en la popularidad presidencial de 15 a 20 puntos -de 25 a 40/45%- tras la pelea con los fondos NML y Aurelius.
La Presidenta busca con su confrontación de tono épico, bajo el lema “Patria o buitres”, mejorar sus posibilidades de bendecir a un candidato presidencial con chances de triunfo, con miras a las elecciones de octubre de 2015. Si bien es cierto que esos sondeos registraron una mejora de la imagen de Kicillof, todavía el ministro está lejos de ser “el candidato de Cristina Kirchner”.

“Ella quiere poner varios candidatos en juego para acotar al gobernador bonaerense Daniel Scioli. Deja correr las versiones de Kicillof, lo elogia en público, pero también acompaña a Florencio Randazzo como ministro de Transporte en sus inauguraciones ferroviarias”, dijo un operador de la Casa Rosada.

El líder piquetero Luis D’Elía lanzó públicamente la postulación del ministro de Economía hace 15 días. Es cierto que D’Elía habla con el jefe de La Cámpora y también diputado Andrés “Cuervo” Larroque. Sin embargo, otro diputado camporista, Eduardo “Wado” De Pedro, corrigió hace tres días a D’Elía y desestimó “hoy por hoy” la postulación de Kicillof. Y dijo que “el proyecto de La Cámpora comienza en 2015”.“Kicillof y La Cámpora no son lo mismo. Estos son peronistas setentistas. El ministro es un ideólogo universitario”, comentó a la nacion un amigo de la Presidenta.

“El principal promotor de la candidatura de Kicillof es Kicillof”, aseguraron funcionarios de la Casa Rosada.

En paralelo con aquella batalla judicial, Cristina y el ministro apostarán a atenuar los efectos del default y, en un contexto de recesión, diseñaron la semana última medidas para evitar los despidos con subsidios a las empresas; reactivar con más gasto y emisión monetaria el consumo estancado, la actividad inmobiliaria y la fabricación de ómnibus. Fue una admisión clara de la crisis.
“Hay que cuidar que la pelea con los buitres no se vuelva en contra con una agudización de la crisis”, explicaron fuentes oficiales. “Por ahora Kicillof fortaleció al Gobierno y revirtió su caída de imagen”, agregaron. “Pero su verdadera chance -aclaran- depende de que logre un acuerdo, restablezca el crédito, baje la inflación y repunte la economía.”
El mejor escenario, admiten, sería que Griesa destrabe los pagos a los bonistas de 2005 y 2010 y saque del default al país. Sería presentado como un triunfo y permitiría seguir negociando con los buitres.
Sin embargo, Kicillof evalúa seriamente la idea de continuar en default y que los bonistas pidan el adelantamiento de los bonos reestructurados cuyos pagos fueron congelados por Griesa. La Argentina no podría pagarlos y propondría una reestructuración total de esos bonos y el cambio de jurisdicción a Buenos Aires. O sea, un default total..
Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

La delirante tentación de un “pagadios atómico”

El ministro Kicillof evalúa seriamente la idea de continuar en default y que los bonistas pidan el adelantamiento de los bonos reestructurados 2005-2010, cuyos pagos fueron congelados por Griesa. La Argentina no podría pagarlos y propondría una reestructuración total de esos bonos que se cobraban regularmente. Ello implicaría el cambio de jurisdicción a Buenos Aires, ya que hoy tienen legislación de Nueva York. Kicillof quiere poner la ventanilla en el Obelisco.
Pero el Gobierno no contempla, al menos no parece, un enorme problema a futuro si activa el default generalizado. Así como Kicillof dijo que hablar de “default” era una “pavada atómica”, esta cesación de pagos total sería un “pagadios atómico”. Porque tendría los efectos de una explosión sobre la economía. Expertos en deuda dicen que de ese universo de bonistas reestructurados, sólo un 25% de la deuda tiene posibilidad legal de cambiar de jurisdicción. El resto lo tiene prohibido en sus contratos y no puede salirse de la ley de Nueva York. El total de la deuda que tiene permitido cambiar el lugar de pago totaliza 27.000 millones de dólares.

“Un 75% no puede y el 25 no aceptará el cambio. Los abogados de estos últimos le aconsejarán que no se cambien a Buenos Aires. Unos y otros harán juicio: se convertirán en nuevos holdouts. Sería un escándalo”, dice un economista experto en deuda. Pero la idea la estudia la Casa Rosada y los efectos de ese nuevo canje se verían en el próximo gobierno.

Un memo de los abogados del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que asesora a la Argentina desde el ya legendario Plan Brady, decía lo siguiente:

“la mejor opción es no pagarle a nadie y disparar un default ordenado seguido por la restructuración de toda la deuda, bajo este escenario la República ya no tendría restricciones legales y quedaría por fuera de los tribunales norteamericanos para definir un nuevo acuerdo con los bonistas”.

Esa genialidad fue escrita por el abogado Carmine Bocuzzi. Forma parte de un memo redactado en mayo último y es conocido por todos los especialistas en la materia.
No es de extrañar: el particular asesoramiento surge del estudio jurídico que embarcó a la Presidenta en la estrategia de los Autitos Chocadores: donde cada medida que proponen recibe el rechazo de la contraparte de turno (ver nota Como los Autitos Chocadores, la Doctora no tiene rumbo ni freno).
Muchos economistas con contacto con los Estados Unidos se agarran la cabeza. Si todos los bonistas hicieran juicio a la Argentina, el Estado podría afrontar demandas mil veces millonarias. Las mismas que curiosamente pretendió evitar de los mismos tenedores de bonos al no pagarle a los buitres más de lo que les había reconocido a aquellos para no disparar la Clausula RUFO, que por cierto no es el perro macho de la Doctora.
Lo más inquietante es que el consejo de este abogado entusiasma a Kicillof y a Cristina.
El ala del Gobierno de Capitanich, Zannini y Fábrega consideran que ese nuevo default sería muy problemático, podría disparar el dólar y acelerar la inflación, la recesión y los despidos. No está descartada la posibilidad del acuerdo entre privados con los bancos internacionales y empresas, aunque el gobierno no la alienta. Todo sigue su inercia. El Gobierno aún guarda esperanzas de que el juez destrabe los fondos para los bonistas. De ese modo, se saldría del default. Pero aún así ya no se sabe si enero de 2015 traerá el acuerdo. Las encuestas de imagen deslumbraron a Cristina. Y ella se debe a su público. Hoy en el gobierno todo está lejano.

 

“…esquivo por aqui, chamullo por allá
ya no me importa nada, no les pienso pagar
a todos le cabió a todos le cabió
por eso le aplicamos el famoso pagadios..” (los Gedes)

 

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí