Despidos, los fantasmas que La Doctora había olvidado

El cierre de la imprenta Donnelley es un espejo que anticipa el final del modelo. El gobierno de La Doctora sabía desde hace meses que muchas empresas sufrieron crisis profundas de competitividad y sólo mantienen abiertas sus persianas a la espera de que el mandato de la abogada exitosa termine en diciembre de 2015. Ese es el único horizonte por el cual algunas empresas todavía piensan en planes de negocios para el año próximo. Pero el default, esa pavada atómica, también sumó fuertes dudas a las decisiones que muchos empresarios pensaban ejecutar al promediar el año electoral.
El sector automotriz, con suspensiones, despidos y anticipos de vacaciones, era un claro ejemplo de que el modelo de inclusión estaba haciendo agua. Las crisis en sucesivas autopartistas ratificaban esa perspectiva. La noticia de la imprenta de Garin y sus 400 despidos terminó de ponerle el sello a una época de restricciones que parece inexorable aunque la Doctora lo quiera negar con miles de discursos por cadena nacional.
Los anuncios de ella la semana pasada pretendieron disimular la crisis, pero en si mismos estaban dirigidos a contener los despidos. El más claro fue el aumento a 2000 pesos y la extension a 12 meses de los Planes Repro (subsidios a empresas para no despedir gente). El gran tema de la segunda mitad del año serán estas cesantías.
No puede haber fracaso mayor para un gobierno popular e inclusivo que la caída de empleos en el sector productivo. Es por eso que Augusto Costa, secretario de Comercio, les pidió a los capitanes de la Unión Industrial que no despidan empleados. Suspendan, tomen planes Repro, adelanten vacaciones… pero no despidan por favor!
Ese ruego desesperado contrastó con la aparente dureza de un ministro desconcertado, como Axel, que no se dignó a recibir a los industriales y les mandó a su segundo. Esas demostraciones de poder sin sentido causan estupor y más en tiempos de crisis. Con esa fiereza de gobierno inflexible, Costa les prometió más apertura a las importaciones y financiamiento para las exportaciones.
Pero así es el populismo. Si no puede solucionar los problemas, lo mejor es encontrar un buen culpable. Axel está enamorado del default generalizado para abrazar la teoría del enemigo externo para explicar los fracasos. El nuevo Magnetto se llama Griesa y las corporaciones mediáticas ahora se transformaron en fondos buitres. Los de afuera y los de adentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s