Fuerte rechazo a las críticas de la UIA

LA NACIÓN, jueves 5 de febrero de 2015

PEKÍN.  En el segundo día de su visita de Estado, el más intenso, la presidenta Cristina Kirchner cerró el Foro Empresarial Argentino Chino frente a 1000 asistentes, prometió no hablar de asuntos internos de la Argentina, pero terminó enredada en aseveraciones que desnudaron sus opiniones doctrinarias y le contestó a la Unión Industrial Argentina (UIA) que había cuestionado los acuerdos firmados con China.

“Que se queden muy tranquilos los empresarios argentinos”, dijo. “El Gobierno sigue defendiendo el trabajo argentino”, sentenció.

En un comunicado, la UIA había reclamado el martes último que los acuerdos con China implicaban la exclusión de empresas argentinas y de trabajadores en los negocios con el Estado y entre privados. También se sumó la crítica de la Cámara de Exportadores de la Argentina.

Ayer, la Presidenta les habló a unos 100 empresarios argentinos y 400 de origen chino, aunque había unos 1000 asistentes en el lujoso hotel Shangrilá. Un empresario argentino lamentó que hiciera tantas afirmaciones desenfocadas de los negocios concretos, que es lo que buscan sus pares chinos, porque además los traductores suelen confundirse con las palabras localistas, las improvisaciones y los giros coloquiales de la Presidenta.

En otro discurso de 43 minutos, antes de ser recibida por Xi Jinping, la mandataria les contestó a los industriales críticos: “También quiero decirles a todos los empresarios argentinos que se queden muy tranquilos, porque seguimos defendiendo el trabajo argentino y la participación del empresariado nacional en estos desarrollo conjuntos”, señaló.

Y aventuró: “Solamente alguien con intencionalidad política o con desconocimiento de lo que estamos haciendo puede suponer que este gobierno pueda resignar estas cosas”. Se refería a José Ignacio de Mendiguren, directivo de la UIA y diputado por el Frente Renovador de Sergio Massa que había objetado con fuerza los acuerdos con China.

“Nadie nos está demandando desde la República Popular China que resignemos nuestras fuentes de trabajo ni a nuestro empresariado”, aseguró. “Además, no creo que ninguno de los cientos de empresarios argentinos que me han acompañado vengan con la idea de resignar sus empresas”, razonó.

También elogió a China por tener “la suerte de una dirigencia que desde Mao en el 49 hasta la fecha ha pensado en un crecimiento permanente del país” y dijo que “no hay ningún milagro”, sino “una perseverancia en las políticas de crecimiento y desarrollo a través de un modelo propio sin sugerencias externas”..

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 por FM Concepto, 95.5

concepto

La falta de tacto de Cristina Kirchner

La Nación,  jueves 5 de febrero de 2015

PEKIN.-Otra vez más, los errores propios. Hasta la su reunión bilateral con el presidente chino Xi Jinping, todo le había salida razonablemente bien a la presidenta Cristina Kirchner. Firmó la “alianza estratégica integral” con China, recibió promesas de inversiones de empresarios chinos, anunció el inicio de dos represas con crédito de ese país y fue tratada con honores por su par. Pero su incontinencia verbal, su revanchismo y su irreverencia adolescente le jugaron en contra: se puso a tuitear creyendo que estaba conversando con su familia en el living de su casa.

Lo que venía saliendo bien lo arruinó con su propia falta de tacto: creyó que burlaba a sus adversarios políticos internos, pero terminó destratando a quienes había ido a seducir, los chinos.

Un error imperdonable en diplomacia y en la vida: ridiculizar el acento del interlocutor con quien se quiere congraciar y de quien se esperan inversiones, negocios o compras de productos. “Más de 1.000 asistentes al evento. ¿Serán todos de “La Cámpola” y vinieron sólo por el aloz (arroz) y el petróleo (petróleo)?”, se burló en su cuenta de Twitter.

La Presidenta tuitea en un país que, por decisión política de su régimen comunista, tiene bloqueado Twitter y otras redes sociales internacionales como Facebook y todos los productos de Google (Gmail, Google Research o Youtube, entre otros). El gobierno de Xi prohibió en China miles de páginas de Internet, en una autentica censura que limita la libertad de expresión y que según la línea de la propia Presidenta expresada el viernes último en cadena nacional sería “predemocrática”. Lo dijo cuando pidió que no la “silencien”.

Pese a que los periodistas y los argentinos de la comitiva, en su mayoría, no pueden acceder a Twitter aquí en Pekin, la Presidenta lo utiliza y no se siente censurada. Es posible que para evadir la censura Cristina use la red de datos argentina, con lo cual puede eludir la prohibición pero a un alto costo económico, o que use un programa VPN para cambiar el IP de su sistema, como Astrill, que sale 60 dólares por año, y que ayuda a saltear esa interdicción del gobierno al que la jefa del Estado le rinde honores pese a imitar burlonamente su acento. También es probable que los tuits los redacte alguien en Buenos Aires bajo su dictado.

El gobierno de Xi prohibió en China miles de páginas de Internet, en una autentica censura que limita la libertad de expresión y que según la línea de la propia Presidenta expresada el viernes último en cadena nacional sería “predemocrática”. Lo dijo cuando pidió que no la “silencien”
Los jóvenes descontentos de China, que quieren participar de las redes, usan Astrill u otros programas alternativos, algunos pagos y otros gratuitos pero de menos efectividad.

Otros se conforman con las redes sociales propias de china que son las análogas a las del resto del mundo. Por ejemplo, Twitter tiene un similar aquí que se llama Weibo.com. En cambio, Youtube se sustituye con otras como Youku.com, Iqiyi.com o Tudou.com. El Facebook chino se llama Renren (persona a persona) y el Whatsapp se reemplaza con otro igual que es Wechat.

El gobierno de Xi encontró peligros en el uso de las redes occidentales y las bloqueó. Pero de todas maneras su ahora “aliada estratégica integral” Cristina Kirchner superó esa barrera con herramientas tecnológicas estando en su propio país.

La jefa del Estado se desnudó dolida por las críticas que recibe a diario por llenar los actos institucionales en la Casa Rosada con militantes de La Cámpora y de otras agrupaciones juveniles, bien remunerados con dineros y contratos públicos. Esas puestas en escena son totalmente digitadas y organizadas hasta en cada estribillo que le dedican a su Presidenta con ensayos previos y estudiados. Pero terminó ridiculizando a sus propios anfitriones por la manera en que los inmigrantes orientales a nuestro país, gente de trabajo y de gran empeño en su adaptación, hablan el español.

Nunca creyó que su desenfado tendría tamaña repercusión internacional. Pero igual intentó suavizar su primer tuit con otro aún más inexplicable. “Sorry. ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que sólo se digiere con humor. Sino (sic, debió decir “si no”, separado) son muy, pero muy tóxicos”.

Nadie entendió a quien se refería con esa respuesta, por cuanto nadie había cuestionado la presencia de empresarios en el Foro Empresarial Chino Argentino, donde se hicieron cientos de negociaciones de empresarios chinos y argentinos en el hotel Shangrilá.

Y luego, al observar la negativa respuesta a sus bromas de mal gusto en medios de prensa internacionales, Cristina volvió a tuitear luego de levantarse de la cama en la mañana china, cuando en la Argentina caía la noche. Pero esta vez lo hizo para hablar de los acuerdos bilaterales firmados con el gobierno de Xi Jinping en el día de ayer..

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 por FM Concepto, 95.5

concepto

El tuit de Cristina desató indignación y ofensa en las redes sociales chinas

LA NACIÓN, jueves 5 de febrero de 2015

PEKIN.- El imprudente e insólito mensaje por Twitter de anteayer de la presidenta Cristina Kirchner tuvo repercusiones en decenas de los más grandes medios de prensa del mundo. Pero ayer explotó en las redes sociales de China cuando la noticia se trasladó a Weibo, la red equivalente a Twitter en este país. Cientos de usuarios y cibernautas chinos se manifestaron indignados con la jefa de Estado que visitó tres días esta ciudad en busca de inversiones y negocios y que partió hace pocas horas de regreso a Buenos Aires, con escala en Marruecos.

Consideraron sus tuits “ofensivos” hacia los orientales que hablan español al ironizar sobre “la campola”, el “aloz” y el “petlóleo” (Cámpora, arroz y petróleo).

“Los de países pequeños no tienen cabeza”, decía un usuario, según tradujo la agencia EFE en un despacho emitido esta mañana. O “para pedir dinero, sí que quieres venir (a China) hasta en silla de ruedas”, comentaba otro usuario.

Los periodistas locales, a medida de que se enteraban, no salían de su asombro y comentaban a sus colegas argentinos: “Es una falta de respeto, una ofensa, se interpreta como una burla”.

Muchos se enteraron sólo hoy. Es que los diarios chinos, controlados por el Estado y por el gobierno de Xi Jinping, no se hicieron eco del inexplicable error diplomático de la Presidenta, cometido justo después de firmar con Xi una en el Palacio del Pueblo una ratificación de la “alianza estratégica integral”, negocios millonarios sin licitación para empresas chinas en la Argentina convalidados por un tratado aun sin aprobación legislativa, y 15 convenios de inversiones entre ellos en energía nuclear por 13.000 millones de dólares.

Pese a que los chinos tienen prohibido el acceso a Twitter, los mensajes de Cristina se viralizaron por Weibo rápidamente. Las redes sociales ya desbordan a los medios tradicionales.

Luego de clausurar anteayer un foro de empresarios en Pekín la Presidenta publicó en Twitter un polémico comentario que se propagó a todo el mundo: “Más de 1.000 asistentes al evento ¿Serán todos de “La Cámpola” y vinieron sólo por el “aloz” y el “petróleo”? (sic)”.

Eso fue considerado por los tuiteros y periodistas chinos como una burla al acento de los orientales que hablan español y reemplazan la “r” por la “l”.

CANCILLERÍA Y CASA ROSADA, EN ALERTA

En papelón presidencial generó alarmas en la Cancillería y en la Casa Rosada por el impacto negativo que pudiera tener en la nueva “alianza estratégica integral”. Tantos meses y años de diplomacia para empañarlos por un tuit no era lo que se esperaba.

Hubo cierto alivio cuando se comprobó que ningún diario chino, de los controlados por el régimen de Xi Jinping, se hizo eco de la noticia. Incluso el China Daily consignaba la visita de Cristina Kirchner, que obtuvo todos sus objetivos comerciales, pero omitió la mención al tuiter.

Solo citó el fallido tuit, críticamente, el South China Morning Post, un diario de Hong Kong, escrito en inglés y muy leído en toda china por ser tan independiente que su página web está también censurada por el gobierno de Xi Jinping.

En rigor este diario desencadenó la viralización en la red Weibo, que usan todos los chinos que no quieren pagar un servicio de VPN para sortear la censura oficial a Twitter, Facebook, Google y otras miles de páginas.

La Cancillería de la República Popular China y el gobierno de Xi Jinping pasaron por alto el exabrupto de la Presidenta y evitaron la confrontación. Sucede que el interés superior chino es invertir y cerrar la mayor cantidad de negocios en Argentina con un gobierno que saben que finaliza en diciembre próximo pero puede dejarle contratos y adjudicaciones a su sucesor, que quedaría condicionado por demandas futuras de incumplimientos de convenios.

La paciencia oriental, y la conveniencia económica, hizo mucho para pacificar los ánimos. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hong Lei, dijo en rueda de prensa, que “cada país tiene sus prácticas en la administración de internet. Eso queda dentro de la soberanía del país”.

Un funcionario de la Cancillería china, que acompañaba a las delegaciones ayer, dijo a LA NACION: “No leí el Twitter”. En cambio, a otros cronistas de su país les admitió “que ya sabíamos y no hay ningún problema”.

REPERCUSIONES

Las repercusiones por la red Weibo, en cambio, fueron la comidilla de los periodistas locales, de la prensa escrita y audiovisual, que no tienen posibilidades de informar más de lo que le permite el régimen comunista.

Uno de los usuarios chinos bajo pseudónimo aleccionó a la Presidenta con una reflexión sarcástica:

“No debemos juzgar a los que tienen acento, porque eso supone que saben más de un idioma y tú no lo has demostrado. Así que no tienes derecho a reírte”, dijo, según tradujo EFE.

Otro internauta pidió enardecido:

“Por una vez, tendrían que desbloquear Twitter para que podamos insultarle directamente”.

Pero por ahora deberá conformarse con pagar otros programas de VPN para disimular el IP de su computadora y sortear la censura.

Otra polémica desopilante se desató con el habla de otros vecinos de la región:

“Cristina (Fernández) no ha visto a un japonés hablando en español”, dijo un ciudadano. Un segundo le respondió: “¿Y los coreanos?”.

La Presidenta no hizo ayer ninguna aclaración y sólo se abocó a terminar su visita de Estado con dos reuniones protocolares con el primer ministro chino, Li Keqiang, y con el presidente de la Asamblea Nacional Popular (Parlamento chino), Zhang Dejiang.

Sin embargo, ayer pretendió suavizar su controvertido tuit con otro: “Sorry (perdón). ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que sólo se digiere con humor. Sino (sic, debió decir “si no”, separado) son muy, pero muy tóxicos”.

El South China Morning Post, de Hong Kong, muy leído en China por ser un diario independiente, tituló la noticia de manera risueña: “Lice and petloleum’: Argentina’s president mocks Chinese accent as she meets Xi Jinping. Traducido: “Aloz y petloleo”: la presidenta argentina se burla del acento chino luego de reunirse con Xi Jinping..

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 por FM Concepto, 95.5

concepto

Cristina firmó 15 convenios con China y ofreció invertir en recursos naturales

La Nación,  jueves 5 de febrero de 2015

PEKÍN.- La presidenta Cristina Kirchner firmó ayer con su par de China, Xi Jinping, un acuerdo de la alianza estratégica integra l y 15 convenios entre ambos países. Le ofreció y hasta pidió que las empresas chinas, casi todas estatales y bajo control de Xi, inviertan en minería, petróleo, potasio y litio. Dispuesta a todo tipo de concesiones, Cristina consagró a China como el mayor aliado del país en lugar de Estados Unidos o la Unión Europea.

Para Cristina, es clave que China tiene fondos frescos y está dispuesta a prestarlos a tasa subsidiada. No como las potencias occidentales y los bancos extranjeros, que se niegan a dar créditos en pleno default. Así nació ayer la “alianza estratégica integral”.

Pese a su intento de hacer buena letra con Xi Jinping, finalizó la jornada con un mensaje por su cuenta de Twitter difícil de explicar: “¿Serán todos de La Cámpola (Cámpora) y vinieron por el aloz y el petlóleo [sic]?”. Así, la Presidenta apeló al humor, pero fue poco feliz. Hablaba en rigor de que unos 1000 empresarios fueron al Foro Empresarial Argentino-Chino en el hotel Shangrilá, horas antes de ver a Xi. “Más de 1000 asistentes al evento.. ¿Serán todos de «La Cámpola» y vinieron sólo por el aloz (arroz) y el petróleo (petróleo)?”, escribió.

 

Screen Shot 2015-02-05 at 12.05.43

El mensaje sonó como referencia burlona a la denuncia del sospechosamente fallecido fiscal del caso AMIA Alberto Nisman, que acusó judicialmente al Gobierno de encubrir a Irán en el atentado a la AMIA en un acuerdo de “granos por petróleo”.

Otro fallido fue cuando dijo ante Xi Jinping: “Hoy hemos disparado -sin que este término pueda ser utilizado literalmente, por favor- acuerdos muy importantes de cooperación para centrales de energía nuclear”.

Durante toda la visita de Estado, y también ante Xi, Cristina no pudo disimular su interés en convencer a las empresas chinas de que inviertan en áreas estratégicas en las que capitales argentinos o del mundo no invierten por falta de reglas de juego, por el default, por el cepo cambiario, la inflación y la imposibilidad de girar divisas u otras cosas.

En el Salón Hebei, Cristina le ofreció a Xi que su país invierta en yacimientos de potasio en Mendoza que abandonó la minera brasileña Vale, de litio y otros minerales.

La “Cámpola”, el “aloz” y el “petlóleo” parecieron burlas al acento de los orientales que hablan español. La mención generó críticas de medios internacionales. Sin embargo, Xi la recibió con los honores de su guardia presidencial en el mítico Palacio del Pueblo, adornado por banderas de ambos países, frente a la legendaria plaza Tiananmen. Allí ofreció una cena de honor.

Para completar los tuits, Cristina agregó una curiosa explicación: “Sorry. ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que sólo se digiere con humor. Sino [sic, debió decir “si no”] son muy, pero muy tóxicos”. Nadie había ridiculizado la multitudinaria ronda empresarial, donde se hicieron cientos de negociaciones de empresarios chinos y argentinos.

Xi Jinping escuchó interesado y tomó nota de las posibilidades de potasio y litio, entre otras tentadoras ofertas. “Pronto va a haber buenas noticias”, dijo a LA NACION el secretario de Minería, Jorge Mayoral.

Un empresario señaló: “Si Cristina se lo dice a Xi Jinping, en poco tiempo habrá una explotación china de potasio. Xi da la orden a las empresas y ya está”.

ACUERDOS

Además, los mandatarios firmaron 15 acuerdos de cooperación penal, turística, cultural, salud, ciencia, minería, nuclear, comunicaciones, actividades espaciales, informativa, uso pacífico de la tecnología nuclear y de financiamiento.

“Se incorporará la señal de televisión estatal china a nuestro sistema estatal de televisión, como hace muy poco tiempo hicimos también con la Federación Rusa”, recordó Cristina, sin identificar la señal ni dar precisiones. Al darle la bienvenida a Cristina en la sede gubernamental, Xi aseguró que “la Argentina es un amigo y un socio de China”, le agradeció su visita “a pesar de su lesión en la pierna” y le deseó una pronta recuperación.

“Vamos a poner en pleno juego el mecanismo de diálogo y conversación intergubernamental entre ambos e implementar bien el plan de acción conjunta”, anticipó el líder chino. La Presidenta reveló que en julio último ambos mandatarios decidieron que “debía escalar en jerarquía y calidad y convertirse en una alianza estratégica integral, que es todo un salto de calidad”.

Con los acuerdos en marcha, China tendrá facilidades para inversiones con adjudicación directa. Además, construye una base de observación espacial en Neuquén para poner tres astronautas en la Luna en 2016 con un régimen de exención impositiva por 50 años.

El régimen de Xi es el único que le garantiza fondos frescos, rápidos y a tasa subsidiada. En la actualidad, los mercados internacionales no le prestan a la Argentina por su situación de default y el pleito no resuelto con los fondos buitre. El ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo a LA NACION que la agencia de seguros china Sinosure “no había convalidado el default, eso lo escribieron los diarios y ahora otorgan el crédito para las represas, y eso lo demuestra”.

Cristina Kirchner recordó que en su cuenta de Twitter insistió en que “China es la economía más grande del mundo”, aunque ello no está claro. Según Kicillof, los Estados Unidos tienen un PBI más alto medido en dólares corrientes, mientras que China es la primera si se mide con el parámetro de la paridad del poder adquisitivo.

QUEJA DE LOS EXPORTADORES

La Cámara de Exportadores de la Argentina solicitó ayer que la Cámara de Diputados realice una audiencia pública para tratar el convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones entre Argentina y China. En un comunicado alertaron que ese acuerdo tendría “fuerte impacto en materia de empleo y desarrollo industrial”. Y generaría “asimetrías” y “desigualdades” importantes..

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 por FM Concepto, 95.5

concepto