Cristina declaró la guerra al peronismo clásico

Luego de echar del Gobierno a Juan Carlos Mazzón, principal operador político del PJ nacional, se declaró la guerra entre el peronismo clásico y el kirchnerismo puro y duro. La presidenta Cristina Kirchner le dio poder al secretario legal y técnico, Carlos Zannini, para que reclame a todos los gobernadores del PJ, que no lo quieren, que La Cámpora predomine en todas las listas de candidatos del país.

La Presidenta le pidió a Mazzón su renuncia al cargo de coordinador de la Unidad Presidente porque excluyó a la agrupacion que lidera Máximo Kirchner de las listas en Mendoza. Y lo culpó de organizar a los gobernadores del PJ para consagrar la candidatura presidencial de Daniel Scioli en contra de Florencio Randazzo.

Precisamente, Scioli viajó ayer a Mendoza para participar de la Fiesta de la Vendimia y le dio un rotundo respaldo a Mazzón.

“Un gran compañero, de una trayectoria y un fuerte compromiso siempre con la unidad del peronismo y con este proyecto a lo largo de todos estos años. Pero, obviamente, la Presidenta decide cuáles son sus funcionarios. Eso no quita que uno no deje de pensar y sentir hacia él ese afecto y reconocimiento del compañero”, elogió Scioli a Mazzón.

Fue significativo que los funcionarios sciolistas se encargaran de difundir estos dichos a última hora de la anoche. En el peronismo vaticinan tiempos de conflicto.

Según pudo saber LA NACION, Cristina Kirchner quiere “sembrar de camporistas” todas las listas de candidatos a legisladores nacionales y provinciales y de gobernador. Y en todos los distritos del país. “Eso va a pasar si nosotros los dejamos. Desplazaron a Mazzón para que no trascienda el mal ejemplo y para avisar que habrá represalias”, dijo a LA NACION un allegado a los gobernadores. La mayoría de ellos lo sienten un par y se solidarizaron telefónicamente con el funcionario despedido.

No obstante, ahora se miran de reojo para ver quiénes de ellos cederán a las presiones de Zannini, la mano derecha de Cristina Kirchner y con quien no tienen buena relación.

Las provincias definirán sus listas de aquí al 20 de junio. “Se viene una pelea dura entre La Cámpora y el peronismo tradicional en las provincias. Lo único que les interesa son las listas de legisladores”, agregó una fuente del peronismo.

En el orden nacional, Mazzón trabaja para Scioli y Zannini para Randazzo. La expulsión de Mazzón podría implicar en el futuro la quita de apoyo de Cristina a Scioli y un respaldo a Randazzo. Pero, por ahora, la Presidenta no se definió.

Lo cierto es que Zannini intentará armarles listas de candidatos a diputados y senadores nacionales camporistas a Scioli o a Randazzo. El sciolismo hace silencio. Sin embargo, los intendentes que apoyan a Scioli resolvieron negarle a Zannini eventuales listas colectoras.

La Presidenta culpó a Mazzón de organizar a los gobernadores del PJ para consagrar a la brevedad a Scioli como candidato para superar la crisis por el caso Nisman. Randazzo debía postularse a gobernador bonaerense. Pero Cristina comenzó a respaldarlo en actos públicos y luego de que Mazzón excluyó a La Cámpora de las listas de Mendoza, decidió echarlo. Temía que la quisieran jubilar antes de tiempo. Los gobernadores pasaron a ser los “golpistas” de turno en el PJ..

Escuchá  Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 por Concepto FM 95.5 

concepto