La matemática dice que con los resultados actuales ni Scioli ni Macri ganan en primera vuelta

WP_20141227_005

Por Marina Carbajal

Si bien el peronismo intenta imponer la idea de que la fórmula Scioli-Zannini ganaría en primera vuelta, la performances del Frente para la Victoria en los 11 distritos donde se han elegido gobernadores y legisladores locales en lo que va de este año hacen casi imposible realizar una conjetura semejante.

Hasta ahora se votó en 11 provincias que representan el 41,85% del padrón nacional. Según el relevamiento del encuestador Jorge Giacobbe, los candidatos del FPV obtuvieron el 31.79%. Esto quiere decir que fueron votados por el 11,76% del padrón total nacional. Si bien no estuvo en juego la candidatura de Scioli-Zannini, y se eligieron candidatos locales, el mapa de estas elecciones puede ser un indicador de lo que pasará a nivel nacional.

Para ganar en primera vuelta, se debe obtener 40% con una ventaja de al menos 10 puntos sobre el segundo, o bien obtener más del 45% de los votos.

Para superar los 40 puntos en primera vuelta, el Frente para la Victoria debiera sumar más del 28,26% del padron nacional total en el resto de las provincias que aún no fueron a las urnas. Esto significa que dentro el universo que aún no votó, el 58,15%, debería obtener 48,56%, lo que equivale al 28,26% a nivel nacional.

Si se diera el segundo caso donde obteniendo el primer lugar no hubiera una diferencia sobre el segundo mayor a diez puntos, para tener los votos del 45% del padrón debiera obtener 57,16% sobre el electorado que aún no ha votado (58,15%).

Cabe destacar, por otra parte, que dentro del grupo de provincias en las que no se votó está Buenos Aires, que representa 37,5 % del electorado nacional. Allí Scioli-Zannini estarían midiendo entre 40 y 45% , muy por debajo de lo que estimamos necesario para ganar en primera vuelta y casi imposible de compensar con otros distritos.

No debemos extrapolar linealmente las elecciones locales con las nacionales. En Córdoba, por ejemplo, en un escenario de alta polarización, es posible que parte del voto de De la Sota tras las PASO se incline por Scioli aunque otra porción podría optar por Massa o por Macri. Análogamente, en otras provincias como Salta donde el Gobernador obtuvo más de un 51%, es posible que parte del electorado de Urtubey lo prefiera a Macri o a Massa. Con lo cual las migraciones de voto podrían tener cierto equilibrio y el resultado de los elecciones locales servirían como aproximación de lo que sucederá a nivel nacional.

En este escenario más allá de los humores exitistas o derrotistas el Frente para la Victoria  no ganaría en primera vuelta. En el caso de la oposición, realizar este ejercicio sería menos preciso por cuanto a nivel local presenta más fragmentación que en el orden nacional. Pero aún previendo una alta polarización a nivel nacional es difícil imaginar un escenario unificado que permitiese a un candidato opositor ganar en primera vuelta.

El Mercosur se prepara para recibir a Bolivia como miembro pleno

LA NACIÓN, domingo 12 de julio de 2015 
Tras la visita del papa Domingo 12 de julio de 2015 | Publicado en edición impresa a Ecuador, Bolivia y Paraguay, la cumbre de presidentes del Mercosur, que se realizará el jueves y viernes próximos en Brasilia, alumbrará la novedad del ingreso de Bolivia en el bloque regional, como miembro pleno, y el comienzo de las tratativas para que se incorpore Ecuador, lo que requerirá un largo proceso.
La presidenta Cristina Kirchner partirá el jueves próximo por la noche rumbo a Brasil para participar de la 48a Cumbre del Mercosur.La gira del Papa, que terminará hoy en Paraguay con la presencia de Cristina allí, todavía estará fresca y posiblemente algunas de las definiciones de Francisco sean debatidas en la ronda de presidentes: su crítica al sistema económico mundial, a la cultura del descarte, la corrupción y su defensa de la democracia y de la cultura del encuentro.

Si bien Bolivia pasará a ser miembro pleno del Mercosur, por ahora, sólo tendrá voz, pero no voto. Todavía falta la aprobación formal del ingreso de los parlamentos de Brasil y de Paraguay, que sería rápida.

En la Cancillería aseguraron a LA NACION que este proceso será más veloz que el ingreso de Venezuela, que se demoró en el congreso de Paraguay y sólo se selló en diciembre de 2013. La Argentina y Uruguay ya votaron la incorporación boliviana en sus legislaturas. El presidente de Bolivia, Evo Morales, pretende celebrar a lo grande el acontecimiento -el más relevante luego de recibir a Francisco en su país- y asistirá con gran parte de su gabinete.

También se anunciaría en Brasilia que el próximo en entrar al Mercosur será Ecuador, cuyo presidente Rafael Correa también estuvo con el Papa hace una semana. Bolivia será el sexto país del bloque, y Ecuador, el séptimo, junto con la Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela. El trámite para el ingreso de Ecuador podría demorarse un poco por la adecuación de licencias para exportación y aranceles.

Por ahora, Chile no tiene intenciones de ingresar en el Mercosur para no afectar sus exportaciones de cobre y vinos, pilares de su economía, y seguirá como asociado.

También trascendió que no habrá avances en el tratado Mercosur-Unión Europea: Europa debe responder a una propuesta del Mercosur, pero las fuertes barreras arancelarias y subsidios agrícolas europeos frenan las exigencias de los países sudamericanos.

Es probable que en la rueda de Brasilia sobrevuelen temas espinosos. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anfitriona, transita un proceso inflacionario con reciente devaluación, tras un ajuste en sueldos, educación y salud, que aún no logra recuperar el crecimiento.

El interrogante es si Cristina Kirchner le recomendará alguna receta de su modelo económico. Lo mismo podría ocurrir con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que admitió en estos días que no tendrá recursos para cumplir sus promesas en educación y también espera un mayor nivel de crecimiento.

En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro también debió avanzar en una devaluación y la Conferencia Episcopal de su país pidió “medidas económicas sensatas”.

Según se supo, el canciller Héctor Timerman no iría a Brasilia por problemas de salud y lo reemplazaría el vicecanciller Eduardo Zuaín. En cambio, el ministro de Economía, Axel Kicillof, está previsto dentro de la comitiva presidencial.

En forma paralela, se hará la Cumbre Social del Mercosur los días 14, 15 y 16 en la capital brasileña. Los focos estarán puestos sobre Mariana Vázquez, coordinadora de la Unidad de Participación Social del Mercosur (UPS), de La Cámpora, que fue blanco de quejas del gobierno venezolano por haber gastado en 2014 los 678.000 dólares de su presupuesto en burocracia, viajes y seminarios.

El objetivo de la UPS es asistir con recursos a las organizaciones sociales para esas cumbres. Pero algunos dirigentes se quejaron de falta de atención, tal como informó LA NACION hace un mes. La funcionaria debió rendir cuentas ante el Mercosur; asistió con pasajes a dirigentes y se le reduciría el presupuesto..