Gesto de EE.UU.: ayudará al país a volver a los mercados

LA NACIÓN, 22 de enero de 2016

DAVOS.- En la principal reunión bilateral de su agenda en el Foro Económico Mundial, el presidente Mauricio Macri logró ayer que el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, le manifestara que su país ayudará a la Argentina a reinsertarse en el mercado de capitales y a captar mayores inversiones.

En línea con esa promesa, el Tesoro norteamericano levantó luego el veto que, desde 2011, complicaba al país a la hora de obtener préstamos de los organismos multilaterales.

Macri y su comitiva coincidieron en que se “relanzó” así la relación entre la Argentina y los Estados Unidos, que durante el gobierno de Cristina Kirchner se había enfriado y reducido al mínimo nivel.

Después de acordar una agenda conjunta, que incluirá la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, el momento clave llegó durante la despedida, cuando Biden propuso a Macri tener una relación de partners (socios).

Intervino entonces el diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Click Aqui
En una señal de respaldo a Macri en su condición de referente de la oposición, le dijo al vicepresidente Biden: “Sería muy bueno que los Estados Unidos ayuden al gobierno argentino a ingresar al mercado de capitales y podamos tener inversiones y trabajo para los argentinos”.

Según fuentes de la comitiva del Gobierno, Biden respondió que su país “va a ayudar” y que él quedaba a disposición del presidente Macri. Como gesto de amistad, le dio el teléfono particular de su casa de descanso.

Luego del encuentro, Macri dijo a LA NACION que “no se habló del conflicto con los holdouts”. Se trata de una verdad a medias: la referencia de Massa al ingreso del país al mercado de capitales y al financiamiento internacional supone un previo acuerdo con los fondos buitre, algo que Biden no desconoce.

Hubo una división de roles en la delegación oficial. Macri subrayó que fue el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien conversó sobre el conflicto de la deuda en default con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Jack Lew, en otra sala de reuniones.

Por parte de Washington, la prueba de amistad concreta fue el comunicado del Tesoro norteamericano, que Lew le había anticipado a Prat-Gay: el Tesoro levantó ayer el veto para que los organismos internacionales, de los que es accionista, le otorguen créditos a la Argentina.

Esa objeción regía desde 2011 por el conflicto de las deudas con los holdouts, con el Ciadi y con el Club de París.

El Presidente se reunió ayer además con el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, con quien también comenzó una “nueva etapa” en la que el conflicto sobre las islas Malvinas “será importante pero no el único” para avanzar en otros acuerdos.

Además, Macri se entrevistó con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu; con el de Francia, Manuel Valls, y con el de Holanda, Mark Rutte, que acompañaba a la reina Máxima Zorreguieta, entre otros encuentros de alto nivel.

En el salón central del Centro de Convenciones, entre empresarios, gobernantes, economistas y periodistas que iban y venían, Macri comentó a la prensa argentina lo que Prat-Gay le explicó a Lew sobre los holdouts: “Tenemos vocación de resolver este tema, fuimos a Nueva York, tenemos buena fe y queremos una negociación justa”.

“A cada rato te paran y te preguntan por el tema”, comentó el jefe del Estado.

La canciller Susana Malcorra, que participó del encuentro con Biden al igual que el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, tratará hoy detalles del asunto con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

En la comitiva presidencial celebraban a sus anchas las decenas de reuniones con empresarios y las promesas de inversiones de las empresas Coca-Cola, por 1000 millones de dólares, y de la petrolera Shell, aunque sin cuantificar, en petróleo no convencional.

“La defensa de las ideologías no puede ser un obstáculo para avanzar en la relación”, dijo Macri sobre su reunión con Biden, lo que se interpretó como un tiro por elevación a su antecesora, Cristina Kirchner.

El jefe del Gabinete, Marcos Peña, señaló que “la Argentina es una gran noticia en el contexto de malas noticias”. Y agregó: “Lo principal fue el clima de entusiasmo que recogemos en empresarios y líderes de que la Argentina esté de vuelta en el foro de Davos”.

Biden le señaló a Macri que el gesto de llevar a Massa, un opositor, a este tipo de reuniones no era usual para la Argentina. Valoró la iniciativa. Y preguntó si ambos competirán por la presidencia en 2019. “Le dijimos que sí”, dijo Massa.

Nueva etapa

Macri destacó luego que “se abre una nueva etapa en la relación bilateral para colaborar en todos los campos: innovación, energía, tecnología, defensa y seguridad: crear una atmósfera de buen diálogo”. Biden señaló que en la Argentina “hay paz y desarrollo sustentable”.

Si bien no se trató el tema, en la comitiva oficial confirmaron que Macri irá en marzo a la cumbre de seguridad nuclear y posiblemente se reúna allí con el presidente norteamericano, Barack Obama.

El Presidente también se encontró ayer con el premier irlandés, Enda Kenny, quien invitó a Macri a visitar Irlanda. Ese país podría enviar una delegación técnica sobre asuntos vinculados a la innovación y el desarrollo tecnológico.

En la reunión con la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, y con el primer ministro de ese país, Mark Rutte, Macri estuvo acompañado por su esposa, la primera dama, Juliana Awada.

En el relanzamiento de esa relación, el mandatario confirmó que “se habló de cooperación en canales dragados, porque Holanda tiene mucha inversión y experiencia” en el manejo del agua y en infraestructura portuaria.

Adelantó así que Holanda enviará “una delegación de ingenieros para estudiar el tema de las inundaciones en la Argentina y nuestros ingenieros irán a Rotterdam para ver los canales”. Macri también invitó a la reina Máxima a una visita oficial a la Argentina.

Con el presidente de la Confederación Suiza, Johann Schneider-Ammann, acordaron profundizar las relaciones bilaterales, pero no se conocieron más detalles.

Comienza una nueva etapa en la relación

Compromiso

El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, dijo que ayudarán a la Argentina a recuperar inversiones. La reunión con Macri tuvo un tono cordial y amistoso

Gesto del Tesoro

El Tesoro norteamericano levantó el veto a los préstamos a nuestro país de los organismos multilaterales, que regía desde 2011

Malcorra, con Kerry

La canciller argentina estará hoy con el secretario de Estado norteamericano, con quien dialogarán sobre la pulseada que el país tiene con los fondos buitre

Del editor: qué significa. Mauricio Macri viajó al foro de Davos en busca de respaldos políticos y económicos; ayer comenzó a obtener algunos resultados concretos.
Compartilo

Con Cameron, Macri habló de ampliar el vínculo y establecer un “paraguas” sobre Malvinas

LA NACIÓN, 22 de enero de 2016

DAVOS.- El presidente Mauricio Macri se reunió ayer con el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, y acordaron relanzar la relación bilateral, profundizar el diálogo sobre “todos los temas”, incluido el conflicto de la soberanía sobre las islas Malvinas, aunque quedará “debajo de un paraguas” para que no contamine el resto de los asuntos de interés mutuo.

Luego de salir del encuentro con Cameron, Macri señaló a los periodistas que “fue una buena reunión constructiva, hay vocación de comenzar una relación con la cual se pongan todos los temas sobre la mesa, debajo de un paraguas, ¿no?”.

Con esa figura, evocó la política del “paraguas” que aplicó el gobierno de Carlos Menem en la relación con Gran Bretaña.

El encuentro duró media hora, como todas las reuniones con los jefes de Estado ayer, y se realizó en el hotel Belvedere, distante a sólo 200 metros del Centro de Convenciones del Foro Económico Mundial.

“Quiero que dialoguemos sobre todos los temas pendientes, incluido Malvinas”, aseguró Macri en esa breve rueda de prensa.

Click Aqui
El Presidente estuvo acompañado por el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, aunque Cameron le pidió al final tener un encuentro de cinco minutos a solas.

Por su parte, Malcorra señaló que ambos mandatarios acordaron que tenían que abrir “el diálogo en todos los temas en común”, aunque advirtió: “Por supuesto, puede ser que en algunos avancemos más rápido que en otros, pero ninguno está fuera de la mesa”. El mensaje claro fue: el Gobierno no va a “malvinizar” la relación, pero tampoco a “desmalvinizarla”.

La canciller, sin embargo, anticipó que una delegación británica viajará a la Argentina para poner en marcha la nueva relación. “Ahora tenemos que armar una agenda que incluye la visita de una delegación del Reino Unido a la Argentina (para fijar) cada uno de los distintos temarios que tenemos que seguir y un compromiso de tiempos”.

Narcotráfico y corrupción

Por su parte, el presidente especificó que los otros temas de la relación bilateral serán: la lucha contra el narcotráfico, contra la corrupción, contra el cambio climático, y el apoyo británico para el desarrollo financiero de la Argentina y para la infraestructura.

¿Y el tema Malvinas?, le preguntaron los periodistas. “Por supuesto está en el temario también. Va a estar en la mesa de conversaciones”.

Sin embargo, en un comunicado posterior, el gobierno británico indicó que “nuestra posición sobre las Falklands (Malvinas) es la misma y el reciente referéndum fue absolutamente claro respecto del deseo de los isleños de seguir siendo británicos”.

No obstante, destacó que durante el encuentro se trataron “la reforma económica; el comercio y la inversión, y Falklands” y se planteó “la oportunidad para embarcarse en un nuevo capítulo en las relaciones” entre ambos países.

Hubo tiempo para la política. Cameron le preguntó a Macri cuánto tiempo tiene de mandato, si cuatro u ocho años. Macri respondió que “si la gente quiere, ocho”, y lo miró a Massa, que respondió que él quería “que sólo sean cuatro” porque se va a postular en 2019.

También Cameron le preguntó a Massa si el peronismo “va a evolucionar o a involucionar”, según fuentes de la comitiva. Massa le dijo que esperaba una evolución.

En la atmósfera, aunque nadie la mencionaba, flotaba la figura de la ex presidenta Cristina Kirchner. “Pregunto si la etapa que terminó habrá terminado realmente”. Y Massa respondió que eso esperaba y que él trabaja por una renovación.

El Presidente comenzó la reunión advirtiendo que sería “breve” en su introducción. Según fuentes de la comitiva, Cameron respondió: “Eso va a ser bienvenido, mejor que los antecesores”. Y levantó las manos como para dar a entender que se refería a la ex presidenta.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo luego que “la diferencia sobre Malvinas no será un impedimento para tener buenas relaciones como las tienen España y Gran Bretaña pese a sus claras diferencias sobre Gibraltar”.

Macri también se reunió con el primer ministro de Francia, Manuel Valls, y ultimaron detalles para la visita del presidente de ese país, François Hollande, a la Argentina, con el fin de “relanzar la relación bilateral”. Peña confirmó que se acordó que el 25 y el 26 de febrero próximo Hollande hará una visita de Estado con una delegación de 130 personas, entre ellas muchos empresarios, junto a 40 periodistas. “Los dos coincidieron en que hay un espacio de mejora muy grande”, señaló el jefe de Gabinete.

El principal pedido de Macri a Valls, como a todos los líderes europeos con los que se reunió, fue “acelerar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea”. Peña dijo que “hay que sentarse y empezar a conversar, para después negociar y ponernos de acuerdo, pese a que haya muchos temas complicados como el ingreso de nuestra carne a Irlanda o a Francia”.