La vuelta de Argentina a Davos. Programa emitido 23 de enero de 2016

Editorial 

Mariano Obarrio (desde Zurich)

mm-mo
Mauricio Macri reunido con periodistas argentinos en Davos

Verdades en la mesa

José Antonio Díaz

Jose Antonio
José Antonio Diaz, columnista económico

Andrés Cisneros

ex Vicecanciller

AndresCisneros
Andrés Cisneros

 

Entrevista II

Bernardo Saravia Frias, abogado especialista en derecho financiero

hqdefault

 

 

 

 

 

Macri presionó a los holdouts y los culpó por la demora del acuerdo

LA NACIÓN, 23 de enero de 2016

DAVOS.- En su despedida del Foro Económico Mundial de Davos, y ante periodistas de todo el mundo, el presidente Mauricio Macri les envió ayer una señal de presión a los holdouts: les transfirió la responsabilidad por la falta de avances para un acuerdo en los tiempos que él esperaba, aunque planteó la esperanza de un progreso cuando la Argentina presente una propuesta de pago el 1º de febrero próximo ante el mediador Daniel Pollack, en Nueva York.

Minutos antes de regresar a Buenos Aires en un vuelo de la aerolínea holandesa KLM, el jefe del Estado buscó precisar una versión de una agencia internacional que consignaba que él había declarado que la negociación con los holdouts “no va bien” durante el Foro de Davos.

Cuando LA NACIÓN lo consultó al respecto, Macri aclaró: “Lo que he dicho es que hasta ahora no hay resultados concretos”. Y admitió: “Esperábamos a esta altura tener la cosa más avanzada. Pero esperemos al 1º de febrero para ver en qué situación estamos, que es cuando va a actuar el mediador”.

Ese día, el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, elevará la propuesta a los fondos buitre, que está casi terminada. En todas sus conversaciones privadas, Macri suele culpar a los holdouts por la falta de avances. Por eso ayer dijo: “Esperamos que la otra parte también se comprometa”.

Ese malestar en el Gobierno fue transmitido con crudeza por la canciller Susana Malcorra, que ayer se reunió con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y, según reveló a los enviados, le planteó que los holdouts demoran sugestivamente una solución que la Argentina está interesada en apurar.

Click Aqui
Por su parte, ante otra pregunta de LA NACIÓN sobre si el nuevo acercamiento a los Estados Unidos podría ayudar al país al regreso a los mercados de capitales y a un avance con los holdouts, Macri lo admitió en forma implícita, pero sin comprometer a Washington. “Que la Argentina tenga buenas relaciones con la mayor cantidad de países del mundo va a ser siempre beneficioso”, aseguró.

En otro encuentro con periodistas argentinos, Macri había dicho a LA NACIÓN que todos sus interlocutores, tanto jefes de Estado como empresarios, le habían preguntado por el programa fiscal, monetario y antiinflacionario: la inflación y la deuda argentina fueron el blanco de todas las preguntas que recibió el Presidente.

“Estamos contentos de estar restableciendo relaciones inteligentes y pragmáticas con el mundo entero. Eso es algo altamente positivo para nuestro país”, señaló, en una suerte de balance de su paso por Davos.

Macri recibió un día antes una promesa de colaboración del vicepresidente de los EE.UU., Joe Biden, para que el país regrese a los mercados de capitales. Prat-Gay se había reunido también con el secretario del Tesoro, Jacob Lew.

Por su parte, la canciller Malcorra se entrevistó con su par Kerry en el tercer contacto aquí de alto nivel con Washington. Luego de ello, confirmó que ella le planteó el conflicto con los holdouts y que Kerry “se interesó mucho” por la actitud del gobierno argentino, al tiempo que “entendió que nuestro país habla en serio”.

Pese a la cautela original de Macri para referirse a los fondos buitre, Malcorra elevó el tono de la disputa y advirtió que “si la demora es por los intereses, la discusión ya se vuelve de otro tenor”. En ese sentido, le aseguró a Kerry que “nuestro gobierno está decidido a buscar una solución” y que consideró “muy sintomático” que siempre que se acuerdan encuentros se “pospongan las reuniones otra semana”.

La canciller dijo con todas las letras lo que Macri había sugerido: “Hay un claro desincentivo en acelerar una solución” por parte de los holdouts. Y se lamentó: “Así como todo el mundo hablaba y fuimos criticados cuando la Argentina no avanzaba en una solución, que ahora hable todo el mundo de que sí se la está buscando”.

También aclaró que no le pidió ayuda explícitamente a la Casa Blanca. “No le pedimos a Kerry que haga algo que sabemos que no puede hacer, que es presionar al juez (Thomas Griesa). Pero es importante que él sepa dónde estamos”, aseguró. La política macrista es crear las condiciones para flexibilizar la postura de los fondos buitre. La canciller confirmó que, aunque no es oficial, Macri se reunirá con su par Barack Obama en marzo en Washington, cuando participe de la conferencia mundial sobre seguridad nuclear: “Kerry dijo que se iba a abocar a ese tema, y reiteró que Obama tiene intenciones de que se concrete el encuentro y de venir a la Argentina”, agregó.

También anunció que la Casa Rosada “planea una oferta de apoyo a los refugiados sirios” en territorio jordano a través de los Cascos Blancos para ser presentada ante las Naciones Unidas. La canciller había dicho previamente que “debemos generar confianza, nos la tenemos que ganar y eso no significa aceptar imposiciones”.

Decenas de medios tuvieron interés en asistir a la conferencia de prensa que Macri dio en el Media Village del Centro de Convenciones, mientras afuera hacía varios grados bajo cero y los bosques del complejo estaban tapados por la nieve.

El Presidente aprovechó para celebrar en público la resolución de anteayer del Tesoro norteamericano, que levantó el veto para que los organismos multilaterales de crédito financien a nuestro país. “Que Estados Unidos haya retirado el voto negativo del directorio del Banco Mundial, de la CAF (Corporación Andina de Fomento) y del BID es muy importante porque hace posible que podamos financiar mas proyectos de infraestructura, tan necesarios para poder crecer”, festejó.

“Además va a traer una nueva corriente de inversión y de intercambio. Estamos contentos de tener relaciones inteligentes, pragmáticas, que no pongan como trabas diferencias ideológicas”, aseguró, en implícita crítica a su antecesora Cristina Kirchner.

Esa noticia, que había sido anticipada a Prat-Gay por Lew, fue la que más alegró a Macri, junto a la decisión de Coca-Cola y Shell de anunciar nuevas inversiones en el país y al buen clima que recogió en la seguidilla interminable de reuniones con empresarios y jefes de Estado, y las demandas de notas periodísticas de todo el mundo. “Estamos restableciendo relaciones con el mundo”, dijo Macri.

Definiciones en el balance

Mauricio Macri

Presidente

“Esperábamos a esta altura tener la cosa más avanzada. Pero esperemos al 1° de febrero para ver en qué situación estamos”

“Estamos contentos de estar restableciendo relaciones inteligentes y pragmáticas con el mundo entero. Eso es algo altamente positivo para nuestro país”

“Que EE.UU. haya retirado el voto negativo del directorio del Banco Mundial, de la CAF y del BID es muy importante porque hace posible que podamos financiar mas proyectos de infraestructura”

Mauricio Macri: “Este año la inflación estará más cerca del 20% y espero que los gremios acompañen”

LA NACIÓN, 23 de enero de 2016

En medio de la nieve de Davos, Mauricio Macri tuvo tiempo para enviar un mensaje a los jefes sindicales para pedir moderación en las próximas negociaciones salariales.

“Nuestros números de inflación van a estar este año más cerca del 20 que del 25%”, dijo el Presidente sobre la referencia que considera el Gobierno para las paritarias.

Cuando se lo consultó sobre su opinión acerca del reclamo del jefe del sindicato de los camioneros, Hugo Moyano, que planteó un piso de 30% para los aumentos salariales, Macri señaló: “Esperemos a sentarnos: confío en que Hugo Moyano a la cabeza, y todos los demás, colaboremos en encontrar ese equilibrio”.

Durante el encuentro con los medios argentinos que estuvieron en Davos, Macri anunció que “lo antes que podamos volveremos a cumplir con el artículo IV del FMI”, que le permitirá al organismo internacional auditar anualmente la economía argentina.

-¿Cuál fue el resultado del foro de Davos?

-Según Richard Quest [periodista de CNN con quien se había entrevistado previamente], hemos sido la atracción. ¿Qué se siente ser la figura de Davos? Le dije: éstas son modas, no hay que creerse nada. Lo importante es haber ayudado al futuro de nuestro país. Sabiendo de la importancia de este lugar, me infiltré la costilla rota, por suerte funcionó, y estoy acá. Porque era un momento en que no podíamos estar ausentes. Hemos sido casi la única buena noticia en la semana con todo lo que ha pasado en los mercados.

-¿Hay expectativas de que haya inversores nuevos en la Argentina?

-Sí, claramente. Empiezan con estos fondos de inversión que apuestan asociados con otros. La segunda ola son las multinacionales que ya vienen a invertir para proveer a la Argentina y la tercera ola es cuando ya esa multinacional decide, con materia prima argentina, abastecer al resto del mundo.

-El FMI dijo que en la Argentina empieza una nueva era. ¿Usted va a dar instrucciones de poner en marcha el artículo IV?

-Sí, ya tiene la instrucción Prat-Gay. Lo antes posible, vamos a cumplir con el artículo IV, que es una normalidad en todos los países del mundo. Tiene que ver con que la información sea transparente.

-El gobierno anterior lo veía como una injerencia en la soberanía. ¿El efecto real fue en detrimento de la Argentina?

-Absolutamente. Fue todo costo para la Argentina. El gobierno anterior fue a cerrar el Club de París y pagó el doble para no cumplir con el artículo IV. Se habrían construido todos los jardines de infantes para que los 638.000 chicos que no tienen sala de tres, cuatro o cinco tengan las mismas oportunidades. El artículo IV informa cuál es la realidad de tu economía, no significa que hagas lo que nadie te dice. Vos hacés lo que querés.

-El artículo IV habilita a pedir préstamos del FMI para la Argentina. ¿Piensan en ello?

-No lo tenemos previsto. Sí vamos a estar muy activos y hemos recibido demostración de apoyo de parte del BID, del Banco Mundial, de la Corporación Andina de Fomento, que están acá, en los planes de infraestructura que hemos presentado.

-Se presentó el objetivo de inflación del 20 o 25 %. ¿Ése es el número que pretende el Gobierno para las paritarias de este año?

-Queremos sentarnos a dialogar con los trabajadores. Estamos todos preocupados en cuidar los trabajos en la Argentina. Esperemos todos juntos encontrar los equilibrios.

-¿Pero ésos son los números que tienen?

-Nuestro número de inflación va a estar para este año más cerca del 20 que del 25%, esperamos que los gremios acompañen en esa dirección y en una conversación más amplia: hay que levantar esa bandera que levantó Perón de que la estrella de un país debe ser la productividad. Ver cómo producimos más y mejor.

¿Le preguntaron los presidentes y los empresarios por el plan fiscal monetario y antiinflacionario?

-Sí. Estaban interesados en nuestro compromiso con la inflación y les dijimos que tenemos que llegar a un dígito lo antes posible. Preguntaron si ya hablamos con los holdouts y cuál era nuestra posición acerca de asegurar reglas estables en el tiempo. Le dijimos que entendemos que tenemos que ser predecibles y confiables.

El Presidente postuló a Massa a líder del PJ y Scioli le contestó

LA NACIÓN, 23 de enero de 2016

DAVOS.- En medio de los encuentros de alta política del Foro Económico Mundial, el presidente Mauricio Macri y el diputado nacional del Frente Renovador (FR) Sergio Massa parece que estrecharon aquí sus vínculos a la máxima expresión, hasta el punto que el jefe del Estado le dijo a los periodistas de todo el mundo que

“acá me acompaña el líder más importante de la oposición argentina, con posibilidades de conducir el Partido Justicialista”.

El espaldarazo de Macri a Massa respondió a una pregunta de una cronista española que le preguntó sobre cómo iba a solucionar la fuerte división entre el kirchnerismo y el resto del arco político.

Desde Buenos Aires, la respuesta fue casi inmediata. El ex candidato presidencial del Frente para la Victoria Daniel Scioli le contestó a Macri que “los presidentes del PJ no se eligen por DNU”, en referencia a la ola de decretos que dispuso la gestión macrista en sus primeros días en el poder.

Según confiaron a LA NACIÓN altas fuentes de la comitiva presidencial, Macri está agradecido y entusiasmado con el papel de Massa en Davos, presente en varias reuniones de primer nivel. “Fue muy buena la manera en que se condujo en los encuentros bilaterales en los que le tocó estar; colaboró y ayudó mucho”, dijo uno de los laderos del Presidente.

Subrayó, especialmente, el pedido que Massa le hizo, con simpatía y cordialidad, al vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, clave para que éste diera un respaldo fuerte a Macri. El diputado del FR le dijo que, pese a ser opositor, quería que el gobierno norteamericano ayudara al gobierno argentino a regresar al mercado de capitales para mejorar las inversiones y el trabajo argentino.

Fue entonces que Biden dijo que su país colaborará y le dio el teléfono particular de su casa de descanso a Macri. En la comitiva de Macri celebraron que Biden comentara luego el gesto de la Argentina de llevar a un dirigente opositor. Y dijo que la iniciativa debía ser imitada en su país.

Massa participó del grupo de colaboradores presidenciales como si fuera un funcionario más. Intercambiaba papeles, proponía, conversaba con Macri y se asoció mucho al jefe del Gabinete, Marcos Peña.

Es que el ex jefe de Gabinete de la ex presidenta Cristina Kirchner durante 2008-2009 conoce el trabajo de Peña y éste lo consulta con frecuencia. Se tutean, se hacen bromas e incluso Massa no evitó anteayer su estilo directo: “Marcos, no hagas cosas de niño”, lo bromeó cuando Peña sacaba una foto con el celular en el centro de convenciones. Ambos celebraron la cargada.

La experiencia de llevar a un líder opositor a los viajes presidenciales entusiasmó a Macri. Ahora programan invitar a Margarita Stolbizer y a los gobernadores del PJ. Scioli quedó postergado, pese a que originalmente iba a venir a Davos. “Quedó demasiado cerca de Cristina Kirchner y no comparte nada de nuestra política”, dijo un funcionario sobre el ex gobernador bonaerense.

Macri dijo que la inclusión de Massa implicaba “un cambio generacional”.

Massa pelea el liderazgo del PJ con otros de su generación que aún no se fueron del partido: Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo, Diego Bossio, entre otros. Su objetivo es que el FR y el PJ, sin Cristina ni Scioli, se enfrenten en una elección primaria para definir un candidato presidencial en 2019. “Yo voy a competir con Macri”, suele repetir Massa.

Sin embargo, el diputado del FR respaldó ayer a Macri en la puesta en marcha del artículo IV del FMI, que le permitirá al organismo auditar la economía argentina. “Es lo mismo que hace toda la región, Bolivia o Paraguay, toda la región”, dijo Massa.

Gesto de EE.UU.: ayudará al país a volver a los mercados

LA NACIÓN, 22 de enero de 2016

DAVOS.- En la principal reunión bilateral de su agenda en el Foro Económico Mundial, el presidente Mauricio Macri logró ayer que el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, le manifestara que su país ayudará a la Argentina a reinsertarse en el mercado de capitales y a captar mayores inversiones.

En línea con esa promesa, el Tesoro norteamericano levantó luego el veto que, desde 2011, complicaba al país a la hora de obtener préstamos de los organismos multilaterales.

Macri y su comitiva coincidieron en que se “relanzó” así la relación entre la Argentina y los Estados Unidos, que durante el gobierno de Cristina Kirchner se había enfriado y reducido al mínimo nivel.

Después de acordar una agenda conjunta, que incluirá la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, el momento clave llegó durante la despedida, cuando Biden propuso a Macri tener una relación de partners (socios).

Intervino entonces el diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Click Aqui
En una señal de respaldo a Macri en su condición de referente de la oposición, le dijo al vicepresidente Biden: “Sería muy bueno que los Estados Unidos ayuden al gobierno argentino a ingresar al mercado de capitales y podamos tener inversiones y trabajo para los argentinos”.

Según fuentes de la comitiva del Gobierno, Biden respondió que su país “va a ayudar” y que él quedaba a disposición del presidente Macri. Como gesto de amistad, le dio el teléfono particular de su casa de descanso.

Luego del encuentro, Macri dijo a LA NACION que “no se habló del conflicto con los holdouts”. Se trata de una verdad a medias: la referencia de Massa al ingreso del país al mercado de capitales y al financiamiento internacional supone un previo acuerdo con los fondos buitre, algo que Biden no desconoce.

Hubo una división de roles en la delegación oficial. Macri subrayó que fue el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien conversó sobre el conflicto de la deuda en default con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Jack Lew, en otra sala de reuniones.

Por parte de Washington, la prueba de amistad concreta fue el comunicado del Tesoro norteamericano, que Lew le había anticipado a Prat-Gay: el Tesoro levantó ayer el veto para que los organismos internacionales, de los que es accionista, le otorguen créditos a la Argentina.

Esa objeción regía desde 2011 por el conflicto de las deudas con los holdouts, con el Ciadi y con el Club de París.

El Presidente se reunió ayer además con el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, con quien también comenzó una “nueva etapa” en la que el conflicto sobre las islas Malvinas “será importante pero no el único” para avanzar en otros acuerdos.

Además, Macri se entrevistó con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu; con el de Francia, Manuel Valls, y con el de Holanda, Mark Rutte, que acompañaba a la reina Máxima Zorreguieta, entre otros encuentros de alto nivel.

En el salón central del Centro de Convenciones, entre empresarios, gobernantes, economistas y periodistas que iban y venían, Macri comentó a la prensa argentina lo que Prat-Gay le explicó a Lew sobre los holdouts: “Tenemos vocación de resolver este tema, fuimos a Nueva York, tenemos buena fe y queremos una negociación justa”.

“A cada rato te paran y te preguntan por el tema”, comentó el jefe del Estado.

La canciller Susana Malcorra, que participó del encuentro con Biden al igual que el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, tratará hoy detalles del asunto con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

En la comitiva presidencial celebraban a sus anchas las decenas de reuniones con empresarios y las promesas de inversiones de las empresas Coca-Cola, por 1000 millones de dólares, y de la petrolera Shell, aunque sin cuantificar, en petróleo no convencional.

“La defensa de las ideologías no puede ser un obstáculo para avanzar en la relación”, dijo Macri sobre su reunión con Biden, lo que se interpretó como un tiro por elevación a su antecesora, Cristina Kirchner.

El jefe del Gabinete, Marcos Peña, señaló que “la Argentina es una gran noticia en el contexto de malas noticias”. Y agregó: “Lo principal fue el clima de entusiasmo que recogemos en empresarios y líderes de que la Argentina esté de vuelta en el foro de Davos”.

Biden le señaló a Macri que el gesto de llevar a Massa, un opositor, a este tipo de reuniones no era usual para la Argentina. Valoró la iniciativa. Y preguntó si ambos competirán por la presidencia en 2019. “Le dijimos que sí”, dijo Massa.

Nueva etapa

Macri destacó luego que “se abre una nueva etapa en la relación bilateral para colaborar en todos los campos: innovación, energía, tecnología, defensa y seguridad: crear una atmósfera de buen diálogo”. Biden señaló que en la Argentina “hay paz y desarrollo sustentable”.

Si bien no se trató el tema, en la comitiva oficial confirmaron que Macri irá en marzo a la cumbre de seguridad nuclear y posiblemente se reúna allí con el presidente norteamericano, Barack Obama.

El Presidente también se encontró ayer con el premier irlandés, Enda Kenny, quien invitó a Macri a visitar Irlanda. Ese país podría enviar una delegación técnica sobre asuntos vinculados a la innovación y el desarrollo tecnológico.

En la reunión con la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, y con el primer ministro de ese país, Mark Rutte, Macri estuvo acompañado por su esposa, la primera dama, Juliana Awada.

En el relanzamiento de esa relación, el mandatario confirmó que “se habló de cooperación en canales dragados, porque Holanda tiene mucha inversión y experiencia” en el manejo del agua y en infraestructura portuaria.

Adelantó así que Holanda enviará “una delegación de ingenieros para estudiar el tema de las inundaciones en la Argentina y nuestros ingenieros irán a Rotterdam para ver los canales”. Macri también invitó a la reina Máxima a una visita oficial a la Argentina.

Con el presidente de la Confederación Suiza, Johann Schneider-Ammann, acordaron profundizar las relaciones bilaterales, pero no se conocieron más detalles.

Comienza una nueva etapa en la relación

Compromiso

El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, dijo que ayudarán a la Argentina a recuperar inversiones. La reunión con Macri tuvo un tono cordial y amistoso

Gesto del Tesoro

El Tesoro norteamericano levantó el veto a los préstamos a nuestro país de los organismos multilaterales, que regía desde 2011

Malcorra, con Kerry

La canciller argentina estará hoy con el secretario de Estado norteamericano, con quien dialogarán sobre la pulseada que el país tiene con los fondos buitre

Del editor: qué significa. Mauricio Macri viajó al foro de Davos en busca de respaldos políticos y económicos; ayer comenzó a obtener algunos resultados concretos.
Compartilo

Con Cameron, Macri habló de ampliar el vínculo y establecer un “paraguas” sobre Malvinas

LA NACIÓN, 22 de enero de 2016

DAVOS.- El presidente Mauricio Macri se reunió ayer con el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, y acordaron relanzar la relación bilateral, profundizar el diálogo sobre “todos los temas”, incluido el conflicto de la soberanía sobre las islas Malvinas, aunque quedará “debajo de un paraguas” para que no contamine el resto de los asuntos de interés mutuo.

Luego de salir del encuentro con Cameron, Macri señaló a los periodistas que “fue una buena reunión constructiva, hay vocación de comenzar una relación con la cual se pongan todos los temas sobre la mesa, debajo de un paraguas, ¿no?”.

Con esa figura, evocó la política del “paraguas” que aplicó el gobierno de Carlos Menem en la relación con Gran Bretaña.

El encuentro duró media hora, como todas las reuniones con los jefes de Estado ayer, y se realizó en el hotel Belvedere, distante a sólo 200 metros del Centro de Convenciones del Foro Económico Mundial.

“Quiero que dialoguemos sobre todos los temas pendientes, incluido Malvinas”, aseguró Macri en esa breve rueda de prensa.

Click Aqui
El Presidente estuvo acompañado por el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, aunque Cameron le pidió al final tener un encuentro de cinco minutos a solas.

Por su parte, Malcorra señaló que ambos mandatarios acordaron que tenían que abrir “el diálogo en todos los temas en común”, aunque advirtió: “Por supuesto, puede ser que en algunos avancemos más rápido que en otros, pero ninguno está fuera de la mesa”. El mensaje claro fue: el Gobierno no va a “malvinizar” la relación, pero tampoco a “desmalvinizarla”.

La canciller, sin embargo, anticipó que una delegación británica viajará a la Argentina para poner en marcha la nueva relación. “Ahora tenemos que armar una agenda que incluye la visita de una delegación del Reino Unido a la Argentina (para fijar) cada uno de los distintos temarios que tenemos que seguir y un compromiso de tiempos”.

Narcotráfico y corrupción

Por su parte, el presidente especificó que los otros temas de la relación bilateral serán: la lucha contra el narcotráfico, contra la corrupción, contra el cambio climático, y el apoyo británico para el desarrollo financiero de la Argentina y para la infraestructura.

¿Y el tema Malvinas?, le preguntaron los periodistas. “Por supuesto está en el temario también. Va a estar en la mesa de conversaciones”.

Sin embargo, en un comunicado posterior, el gobierno británico indicó que “nuestra posición sobre las Falklands (Malvinas) es la misma y el reciente referéndum fue absolutamente claro respecto del deseo de los isleños de seguir siendo británicos”.

No obstante, destacó que durante el encuentro se trataron “la reforma económica; el comercio y la inversión, y Falklands” y se planteó “la oportunidad para embarcarse en un nuevo capítulo en las relaciones” entre ambos países.

Hubo tiempo para la política. Cameron le preguntó a Macri cuánto tiempo tiene de mandato, si cuatro u ocho años. Macri respondió que “si la gente quiere, ocho”, y lo miró a Massa, que respondió que él quería “que sólo sean cuatro” porque se va a postular en 2019.

También Cameron le preguntó a Massa si el peronismo “va a evolucionar o a involucionar”, según fuentes de la comitiva. Massa le dijo que esperaba una evolución.

En la atmósfera, aunque nadie la mencionaba, flotaba la figura de la ex presidenta Cristina Kirchner. “Pregunto si la etapa que terminó habrá terminado realmente”. Y Massa respondió que eso esperaba y que él trabaja por una renovación.

El Presidente comenzó la reunión advirtiendo que sería “breve” en su introducción. Según fuentes de la comitiva, Cameron respondió: “Eso va a ser bienvenido, mejor que los antecesores”. Y levantó las manos como para dar a entender que se refería a la ex presidenta.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo luego que “la diferencia sobre Malvinas no será un impedimento para tener buenas relaciones como las tienen España y Gran Bretaña pese a sus claras diferencias sobre Gibraltar”.

Macri también se reunió con el primer ministro de Francia, Manuel Valls, y ultimaron detalles para la visita del presidente de ese país, François Hollande, a la Argentina, con el fin de “relanzar la relación bilateral”. Peña confirmó que se acordó que el 25 y el 26 de febrero próximo Hollande hará una visita de Estado con una delegación de 130 personas, entre ellas muchos empresarios, junto a 40 periodistas. “Los dos coincidieron en que hay un espacio de mejora muy grande”, señaló el jefe de Gabinete.

El principal pedido de Macri a Valls, como a todos los líderes europeos con los que se reunió, fue “acelerar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea”. Peña dijo que “hay que sentarse y empezar a conversar, para después negociar y ponernos de acuerdo, pese a que haya muchos temas complicados como el ingreso de nuestra carne a Irlanda o a Francia”.

Macri busca atraer inversiones y reinsertar al país en el mundo

LA NACIÓN, 21 de enero de 2016

DAVOS.- De buen humor, pero visiblemente cansado por el viaje de 20 horas y por su fisura de costilla, el presidente Mauricio Macri llegó al hotel Seehof, de esta ciudad, con la esperanza de poder anunciar hoy o mañana nuevas inversiones para la Argentina. ¿Puede haber novedades?, preguntó LA NACION. “Bueno, esperemos que sí. Para eso tomé todas estas reuniones. Una cada quince minutos”, bromeó, sonriente.

El primer mandatario tiene programadas más de 30 reuniones para hoy y mañana, con empresarios de primer nivel y con varios jefes de Estado que participan del World Economic Forum (WEF) en Davos, esta helada villa de esquí en Suiza.

Más de 5000 militares suizos la custodian y hay decenas de controles para detectar metales. Nieva, las calles están blancas y el frío llega a los 10 grados bajo cero.

Antes de subir a su habitación del segundo piso del Seehof, Macri se detuvo a conversar con los enviados especiales, junto a la sonriente primera dama, Juliana Awada.

Cuando LA NACION lo consultó sobre sus expectativas, se sinceró: “Estoy tratando de aprovechar la agenda al máximo porque cada reunión es una oportunidad de trabajo para los argentinos”. De todos modos, no todo será la economía.

Click Aqui
Una novedad política será el lanzamiento de una nueva etapa en la relación con Gran Bretaña, cuando se encuentre hoy con el primer ministro de ese país, David Cameron. La cuestión Malvinas estará presente. Pero Macri quiere reflotar muchas otras cuestiones de la relación bilateral, según confió la canciller Susana Malcorra.

En su encuentro con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, Macri también abordará hoy la negociación con los holdouts, entre muchos puntos de la agenda.

Si bien ese conflicto tiene una dimensión judicial, el Gobierno quiere generar confianza política, mostrar que hubo un cambio en la postura ideológica respecto de la ex presidenta Cristina Kirchner, y así intentar flexiblizar las duras posiciones en los fondos buitre.

Lo mismo harán, en otro plano, el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, hoy con el secretario del Tesoro, Jacob Lew, y la propia Malcorra, mañana con el secretario de Estado, John Kerry. Dos encuentros clave en la agenda argentina.

En el mismo lobby del Seehof, el jefe del Gabinete, Marcos Peña, dijo a LA NACION que el propósito central de la participación en el WEF es marcar presencia en Davos tras 12 años de ausencia argentina durante el gobierno kirchnerista.

Poder concentrado

“La idea es aprovechar la concentración de decisores políticos y económicos para decir: «Estamos de vuelta»”, dijo Peña. El regreso al mundo es la nueva bandera macrista. Macri despertó expectativas en el foro: es “la” novedad.

“Necesitamos que vuelvan las inversiones, que vuelvan las fábricas, que la gente sepa que la Argentina volvió y que quiere ser parte del siglo XXI, aceptando todos los desafíos pero teniéndose mucha fe en las oportunidades que tenemos”, dijo Macri a LA NACION apenas arribado.

En una rueda de prensa pequeña, con tres diarios además de LA NACION, se entusiasmó: “Ha tenido muy buen eco el cambio en la Argentina, porque queremos tener relaciones constructivas e inteligentes con todos los países del mundo y que ninguna diferencia ideológica, ni interna ni externa, evite la mejor solución para los argentinos”. Y remató: “Esta buena expectativa hay que ir concretándola”.

También Macri confirmó que la Argentina pedirá el ingreso formal en la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), grupo de países ricos que monitorea las buenas prácticas en política económica y valida las decisiones. “Sí, claramente, lo estamos haciendo con Alfonso (Prat Gay)”, dijo. Y señaló que espera de ello “mayor intercambio comercial, mayor lugar para los exportadores argentinos, todo en función de mejorar las oportunidades de trabajo para la Argentina”.

El Presidente se veía cansado y algo molesto por la fisura de una costilla. El vuelo comercial por Air France resultó largo: tuvo dos tramos, con una escala en París de una hora y media. Sin embargo, desde Zurich, Macri viajó en automóvil a Davos, con un paisaje de ensueño.

Había partido anteayer a las 18 de Buenos Aires y arribó poco antes de las 18 (14 horas en la Argentina), cuando casi es de noche aquí.

Pese al agotamiento, se reunió en su hotel con Hamad Al Dhaheri, director del fondo de inversión Abu Dhabi Investment Authority (ADIA), con el indio Sunny Varkey, de GEMS Education, para el entrenamiento de maestros y profesores, y con Marcos Mindlin, de Pampa Energía, que le presentó a un grupo de inversores.

La canciller Malcorra también habló a sus anchas con los enviados de la Argentina. Tanto como el regreso al WEF, el trato de los funcionarios con la prensa, aunque perfectible, marca el cambio de época.