Con Londres, Malvinas será un eje prioritario, pero no será el único

LA NACIÓN, 21 de enero de 2016

DAVOS.- La canciller Susana Malcorra trazó de un plumazo las grandes líneas de la política exterior del gobierno de Mauricio Macri. En la nueva etapa de la relación con Gran Bretaña, el conflicto de las Malvinas será una cuestión prioritaria, pero no la única. Y en el juicio por la deuda impaga con los holdouts en los Estados Unidos, la diplomacia tendrá mucho que decir, no serán sólo cuestiones económicas y judiciales, como hasta ahora. La Cancillería quiere servir para dar claridad al pleito y lograr flexibilizar posturas.

“Nosotros tenemos un tema con Gran Bretaña, complejo, que es Malvinas. Pero centrar nuestra relación con el Reino Unido sólo en Malvinas es como quedarnos con el vaso medio vacío”, dijo Malcorra a los periodistas en el lobby del hotel Seehof, de excelente humor y predisposición.

Sobre los fondos buitre, señaló: “Expresaremos nuestra preocupación como lo hemos hecho abiertamente, entendemos que cuanto más claro y directo expliquemos nuestra posición, habrá menor chance de que haya malentendidos”.

Se refería a las reuniones que ella mantendrá mañana con su par norteamericano, John Kerry, y a las que Macri tendrá con el vicepresidente Joe Biden, de ese país, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, mantendrá con el secretario del Tesoro, Jacob Lew.

“La posición -agregó la canciller- es: vamos a hablar con todo el mundo y vamos a ser consistentes con lo que decimos, el Gobierno en su totalidad, primero tratando de lograr que los otros nos entiendan bien y segundo que ciertas posiciones se flexibilicen”.

Así Malcorra explicó parte de la agenda de hoy de Macri. El Presidente se reunirá con los primeros ministros del Reino Unido, David Cameron, y de Israel, Benjamin Netanyahu; con el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y con la reina Máxima, de Holanda.

El jefe del Estado ratificará ante los más de 2500 participantes de más de un centenar de países en el foro del World Economic Forum de Davos “la firme decisión de la Argentina de volver a insertarse en el escenario internacional”.

También se encontrará con los primeros ministros de Francia, Manuel Valls, y de Holanda, Mark Rutte, y con directivos de decenas de importantes empresas multinacionales.

Malcorra señaló que “lo que se está notando es que hay un enorme interés” en que a través de estos contactos se conozca mejor el programa de gobierno y esto redunde en compromisos de inversiones.

También explicó que el pedido de incorporación a la OCDE que hará la Argentina es importante porque “es el único país del G-20 que no está en la OCDE, e implica usar todas las plataformas disponibles para hacer escuchar nuestra voz y para traer nuestra perspectiva y entender la de los demás”. Además, implica que “a nivel del G-20 se estará integrados a las discusiones que muchas veces se dan en el ámbito de la OCDE”.

Señaló que con Gran Bretaña “empezar a hablar de otros temas nos ayudará a empezar a encontrar salida al tema Malvinas”. Y señaló: “Tenemos otras agendas en común”. Dijo que “es lo que el Presidente quiere que hagamos. Impulsar el tema Malvinas, pero avanzando en muchísimas otras cosas que el Reino Unido y la Argentina pueden tener como oportunidad”.

En el caso Malvinas, añadió, “hay múltiples capas, algunas se pueden resolver más rápido que otras y sólo a través del diálogo”. No descartó avanzar en la incorporación de los isleños a la discusión. “Esas cosas se discuten con la otra parte antes de discutirlas públicamente. La Argentina tiene una visión que incluye el tratamiento de la tierra como espacio argentino. Entonces el tema isleño es muy delicado, pero no me cabe duda de que si tuviéramos intención de resolverlo, podríamos encontrar alguna fórmula. ¿Cuál? Me parece que eso más vale discutirlo potencialmente con los colegas del Reino Unido.”

La jefa de la diplomacia también se detuvo en el conflicto de los holdouts por la deuda impaga y la nueva relación con Washington. “El Poder Ejecutivo y el Judicial son independientes en Estados Unidos, pero hay también que formar opinión -señaló-. Vamos a tratar de hacer ese trabajo.”

También sobre este punto, dijo que el de “los holdouts es un tema, pero no el único tema. Obviamente es muy importante, pero no es el único tema”.

También dijo que en el encuentro de Macri con Netanyahu puede haber temas “en general y específicos, como lo que pasó hace veintipico de años con la AMIA y la embajada de Israel: conociéndolo al primer ministro, va a ofrecer cooperación, toda la cuestión de innovación y tecnología”.

El reemplazo de Alicia Castro

Mauricio Macri designó a Carlos Sersale di Cerisano nuevo embajador ante el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Así, cubrirá la salida de la kirchnerista Alicia Castro.

Sersale di Cerisano, de 65 años, tiene una larga carrera diplomática y había estado a cargo de la embajada de Sudáfrica entre 2006 y fines del año pasado. En diciembre, su nombre había circulado como posible número dos de la canciller, Susana Malcorra.

Cersale di Cerisano es un economista de formación y se unió al cuerpo diplomático en 1970, cuando inició una larga carrera como representante ante las Naciones Unidas (ONU). Entre 2000 y 2005 volvió a Buenos Aires y luego solicitó un puesto en Sudáfrica.

Mauricio Macri llegó a Davos para buscar inversiones en la Argentina

LA NACIÓN, miércoles 20 de enero de 2016

DAVOS.- Nieva, las calles estan blancas y hacen tres grados bajo cero. Bajo un cielo gris, el presidente Mauricio Macri llegó hace minutos a Davos para convencer a los principales empresarios del mundo y a los jefes de Estado más influyentes que participan del Foro Económico Mundial que deben reanudar las inversiones productivas en la Argentina y facilitar el financiamiento de grandes proyectos en infraestructura, energía, minería, agroindustria y telecomunicaciones, entre otras actividades.

La misión declarada del Gobierno en este viaje consiste, a todas luces, en que el país vuelva a crecer y reinsertar a la Argentina en el mundo.

El gran interrogante es si lo logrará. “Las noticias han llegado hasta acá. Algo ha cambiado en la Argentina. Por lo menos ahora no van criticar tanto al mundo y a los empresarios”, dijo en el tren que une Zurich con Davos un jubilado español, José, bastante informado, que eligió este centro de esquí para vivir y darse sus gustos con viajes a toda Europa.

El economista argentino Mario Blejer, que llegó ayer a junto a Eduardo Elsztain (Grupo IRSA) en el vuelo de Iberia, aventuró que las preguntas que se harán los empresarios y lideres políticos en Davos girarán en torno de “si Macri va a tener fuerza política para hacer los cambios” en materia económica que sean necesarios para revertir el estancamiento y bajar la inflación.

El ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, llegó ayer y hoy se reunió con su par de Brasil, Nelson Henrique Barbosa-Filho, con quien habló del Mercosur y de las relaciones bilaterales.

La agenda de Macri y Prat Gay pasará por explicar en detalle la política fiscal, el plan para bajar el gasto público y mejorar los ingresos, y los programas monetario y antiinflacionario. Los objetivos concretos son lograr compromisos en inversiones, financiamiento e intercambio comercial.

De buen humor, Prat Gay comenzó a dar señales concretas para bajar el gasto. Almorzó hoy en el comedor del hotel Migros, donde rige el autoservicio: la comida se elige en una bandeja y se paga por caja de acuerdo al peso. Cuesta entre 18 y 20 francos suizos, lo que equivale a 18 o 20 dolares. El tipo de cambio esta aquí casi uno a uno.

Este apacible centro de esquí suizo, donde todos los años se hace el Foro Económico Mundial, está ahora casi militarizado. Hay francotiradores en todos los edificios, muchos efectivos uniformados y sobran los controles por escáner.

Por temor a los atentados terroristas, todos los participantes, incluidas las comitivas y la prensa, deben trasponer a cada paso puestos de control donde deben depositar celulares, valijas, mochilas, bufandas, computadoras y todos los abrigos, que no suelen ser pocos.

Una agenda cargada

Macri tiene la agenda más recargada que se recuerde de un presidente argentino en este siglo. En apenas tres días, hasta el viernes, se encontrará con los ejecutivos de las mas grandes compañías mundiales, quince minutos con cada uno, y con los principales jefes de Estado en encuentros de media hora, casi todos continuados.

Mañana será el turno del premier inglés, David Cameron; del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden; de la reina Máxima de Holanda y el primer ministro de ese país Mark Rutte, del presidente de México, Enrique Peña Nieto, y del primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, y el de Francia, Manuel Valls.

También se entrevistara con Johann Schneider-Ammann, presidente de la Confederación Suiza y con Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.

Luego de acomodarse hoy en el elegante hotel Seehof, donde se aloja, Macri se reunirá con Ozan M. Ozkural, de Tanto Capital Partners; con Tadashi Maeda, del Japan Bank for International Cooperation y con Sunny Varkey; presidente de GEMS Education.

También para mañana y pasado mañana la agenda estará cubierta con varias reuniones de 15 minutos con los CEOs de Dow Chemical Company, Grupo Shell, Facebook, Coca-Cola, Total, Mitsubishi, Google, Dreyfus, Microsof, BT Group, Nissan Renault, Virgin Group;y con Klaus Schwab, fundador y CEO del Foro Económico Mundial.

Además, mañana expondrá ante el Word Economic Forum en el “Argentina’s Turn”, con columnistas económicos de los principales medios del mundo: Time Magazine, El País, USA Today, The Economist, BBC News, Financial Times, Huffington Post, Le Monde, China Business News, New York Times, CNN, Nature, CBS News, Deutsche Welle, Foreign Policy, Washington Post, Fortune, Bloomberg, O Estado de Sao Paulo, Die Zeit, NHK, Folha de Sao Paulo, Thomson Reuters, New Delhi TV, Le Figaro, Swiss TV, RAI, Nikkei, Associated Press, Der Spiegel, Al Jazeera, etc.

El viernes será el turno del desayuno de trabajo en el Salon Holsboer del Hotel Seehof con el grupo empresario argentino e invitados especiales.

Como última actividad, y quizás el mayor desafío para exponer sus planes futuros en materia económica, Macri hablará ante el International Business Council-IBC sobre “el Nuevo Futuro de Argentina”. Será en el salón Casanna 2 del imponente Congress Centre.

Allí lo escucharan los maximos popes del empresariado mundial: General Motors, McKinsey, Bombardier, Shell, BASF, Banco Santander, Heineken, Nestle, Cisco, Citi, Embraer, Dell, JP Morgan, UBS, FEMSA, Black Rock, Renault-Nissan, BBVA, HSBC, Sony, Philips, ICBC, Novartis, Siemmens, Coca-Cola, Mitsubishi, Dow Chemical, Pemex, Yahoo, Wal-Mart, Tata, Acelor Mittal, Bank of America, Nomura, Hilton, PepsiCo, Unilever, Total, Lippo, Huawei, KPMG, Lenovo, Ericsson, etc.

El contenido y las conclusiones las informara en una conferencia de prensa en el Press Conference Room, Media Village, luego de lo cual regresara a Buenos Aires.

MM descubre los límites de la política y busca enmendar errores. Programa emitido 16-1-2016

Editorial

Mariano Obarrio

IMG_0047
Mariano Obarrio, conductor UCV

 

 

Verdades Económicas

Mariano Obarrio y José Antonio Diaz

IMG_0032
José Antonio Díaz, columnista económico UCV

Entrevista I

Mario Cimadevila, Secretrio Unidad AMIA, Ministerio de Justicia

Cimadevilla
Mario Cimadevilla, Secretario Unidad AMIA

 

Entrevista II

Jorge Donoso Castex, presidente Asociación de Fiscales

413161.jpg

 

Entrevista III

Daniel Artana, economista de FIEL

20150704163231_daniel_artana.jpg
Daniel Artana, FIEL

 

Escuchá a Mariano Obarrio  en Unas Cuantas Verdades todos los sábados de 10 a 12 por Concepto FM 95.5 

 

El Gobierno apuesta a avanzar con su agenda, pese al costo político

LA NACIÓN, sábado 2 de enero de 2016

En sus primeros 20 días de gobierno, el presidente Mauricio Macri pagó altos costos políticos por reformar leyes emblemáticas del kirchnerismo con decretos de necesidad y urgencia (DNU). Si bien recibió críticas por no abrir negociaciones políticas previas con el Congreso, el núcleo duro del macrismo apostará a “mostrar los dientes” en los primeros 100 días.

Pese a los frentes abiertos a la “resistencia” de la ex presidenta Cristina Kirchner, el conflicto no preocupa en el entorno de Macri. Su objetivo es avanzar rápido, sin medir el desgaste.

“El Presidente usará todas sus facultades constitucionales en los primeros tres meses, porque el kirchnerismo no quiere que gobernemos y nosotros vamos a destrabar la economía y el descalabro institucional para empezar a crecer”, confió a LA NACION un ministro del gabinete.

“Hay que mostrar firmeza y capacidad de gobierno”, enfatizó un asesor clave de Macri.

Por otra parte, el Gobierno sigue con atención una seguidilla de episodios delictivos: la fuga de los tres condenados por el triple crimen fue precedida del robo de un servidor de todos los archivos digitales de la ex SIDE y un fallo de la Corte Suprema de Mendoza, por ahora frenado, que podría dejar libres a 800 presos de alta peligrosidad. “Se investigan caso por caso, no hay hipótesis conspirativa, pero estamos atentos”, dijo a LA NACION un allegado a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Los aliados del frente Cambiemos, el radicalismo y la diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, aconsejaron en privado a Macri más negociación, cintura, gradualismo y apego por las formas institucionales.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, dijo entre sus allegados que el Gobierno hace “kirchnerismo para chetos”. Muchos consideran que son innecesarios tantos costos políticos: las leyes se pueden negociar en el Congreso con los aliados y fracturando al PJ.

En cambio, los DNU irritan al peronismo y lo unifican en contra de Macri. Le atribuyen al macrismo un prestigioso gabinete de técnicos, pero una alta impericia política.

Un allegado al ministro de Justicia, Germán Garavano, agregó: “Tal vez las formas están en el borde de la institucionalidad. Pero los DNU son legales y constitucionales. Para desmontar lo que armó el kirchnerismo no hay otro camino. Luego de poner orden, habrá mejores formas”.

Pero el constitucionalista Daniel Sabsay dijo a LA NACION que los DNU que reformaron las leyes de medios audiovisuales y telecomunicaciones y el que suspendió el Código Procesal Penal no se ajustan al artículo 99 inciso 3 de la Constitución: en ambos casos, el Poder Ejecutivo emite disposiciones legislativas sin que exista urgencia y en el segundo lo hace en materia penal, algo prohibido.

“Si nos quejábamos del procedimiento exprés del kirchnerismo, esto es mucho peor porque ni siquiera pasa por el Congreso”, dijo Sabsay.

Un alto funcionario confió que la “oportunidad, mérito y conveniencia” de los DNU los determinan Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Pero el contenido es del grupo CPC (Compromiso para el Cambio): el secretario legal y técnico, Pablo Clusellas; el jefe de asesores presidenciales, Pablo Torello, y el abogado Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, tres fundamentalistas de la pluma.

La intervención por DNU de la Afsca y la Aftic costó varios operativos policiales, pero era una facultad presidencial. En cambio, la fusión por DNU de ambos organismos y el cambio en la ley de medios y de telecomunicaciones fueron trabadas por un juez de La Plata, Luis Arias.

El nombramiento del diputado Pablo Tonelli en el Consejo de la Magistratura fue frenado por una jueza subrogante de La Pampa.

El traspaso de las escuchas de la Procuración General de la Nación a la Corte Suprema fue demorado por la propia Corte hasta el 15 de febrero. ¿Nadie negoció antes de avanzar?

El objetivo es desgastar a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para que renuncie. La otra medida contra ella fue la suspensión del nuevo Código Procesal Penal, de los 1700 cargos que nombraría y de millonarias asignaciones presupuestarias. Por ahora está descartado un DNU para remover a Gils Carbó; pero se impulsarán varias causas judiciales en su contra.

“Los DNU son constitucionales. Hay que mostrar los dientes. El poder hay que usarlo. Si no, los kirchneristas te comen la cabeza”, señaló un funcionario. “El gran público no registra ese costo político y hasta le cae bien”, agregó.

Pero un reconocido magistrado, enfrentado a Gils Carbó y que simpatiza con el “cambio”, comentó que “el gabinete de Macri tiene muchos cerebros técnicos, gerentes, pero poca política: falta sentido de oportunidad y se abren muchos frentes. No se negocia con la Corte o con el Senado. No hacen política”.