Cómo gasta el Gobierno y el debate de los economistas para bajar el déficit

La opinión de los economistas para bajar el gasto público. Un debate que está al rojo vivo. 

POR MARIANO OBARRIO

El gobierno de Mauricio Macri reducirá los gastos operativos improductivos e ineficientes (despilfarro) en 114.000 millones de pesos para reasignarlo a partidas sociales por los aumentos en jubilaciones, pensiones, AUH y planes sociales. De ese modo, los gastos de funcionamiento pasarán de 301.000 millones de pesos a 187.000 millones.

Sin embargo, ese recorte de gastos no implicará una reducción del déficit fiscal –aunque se mantiene la pauta del 4,2% del PBI-, que es lo que está en el centro del debate de los economistas como requisito para bajar la inflación sin subir la tasa del BCRA y enfriar la economía.

Más abajo opinan economistas independientes y el vocero económico de Sergio Massa sobre las distintas posibilidades para bajar el gasto improductivo y lograr ese objetivo.

En los cuadros que siguen se puede apreciar cómo gasta el Gobierno, cuáles son sus prioridades en gasto social, jubilaciones, subsidios, salarios, obra pública y erogaciones operativas. Y cómo reasignará partidas para el ejercicio 2017. Son datos del Ministerio de Hacienda corroborados por los auditores de la Asociación de Personal de Organismos de Control (APOC).

Nota de LA NACION publicada domingo 24 de abril de 2017

http://www.lanacion.com.ar/2015508-macri-busca-recortar-costos-operativos-pero-sin-afectar-el-gasto-social

Cuadro 1.

EVOLUCION DEL GASTO PRIMARIO EN LOS ULTIMOS TRES AÑOS Y PRESUPUESTO 2017

Sector Público No Financiero
En millones de $
  2015 2016 2017
Prestaciones sociales           680.176        954.585    1.225.344
– Jubilaciones y pensiones                  473.432             654.328            866.193
– Asignación universal                    34.035                50.475               59.787
– Asignaciones familiares                    31.607                57.540               68.151
– Pensiones no contributivas                    62.266                80.389               96.988
– Otros                    78.837             111.854            134.224
Subisidios           251.000        291.172       212.204
Salarios           199.066        266.831       319.341
Gasto de capital           160.887        182.045       236.918
Resto           257.701        278.201       301.194
Gasto primario        1.548.829     1.972.834    2.295.001
       
Sector Público No Financiero
Participación %
  2015 2016 2017
Prestaciones sociales 44% 48% 53%
– Jubilaciones y pensiones 31% 33% 38%
– Asignación universal 2% 3% 3%
– Asignaciones familiares 2% 3% 3%
– Pensiones no contributivas 4% 4% 4%
– Otros 5% 6% 6%
Subisidios 16% 15% 9%
Salarios 13% 14% 14%
Gasto de capital 10% 9% 10%
Resto 17% 14% 13%
Gasto primario 100% 100% 100%
Resultado primario SPNF
  2015 2016 2017
% PBI 5,1% 4,3% 4,2%

Cuadro 2

EVOLUCION DEL GASTO PRIMARIO DESDE 2015 Y PROYECCION ESTIMADA PARA 2017 CON RECORTES DE GASTOS OPERATIVOS E INCREMENTO DE PRESTACIONES SOCIALES

Sector Público No Financiero
En millones de $
  2015 2016 2017
Prestaciones sociales           680.176        954.585    1.317.327
– Jubilaciones y pensiones                  473.432             654.328            894.787
– Asignación universal                    34.035                50.475               66.938
– Asignaciones familiares                    31.607                57.540               77.311
– Pensiones no contributivas                    62.266                80.389            104.450
– Otros                    78.837             111.854            173.841
Subisidios           251.000        291.172       234.204
Salarios           199.066        266.831       319.341
Resto           418.588        460.246       424.129
Gasto primario        1.548.829     1.972.834    2.295.001  
         
Sector Público No Financiero
Participación %
  2015 2016 2017
Seguridad social 44% 48% 57%
– Jubilaciones y pensiones 31% 33% 39%
– Asignación universal 2% 3% 3%
– Asignaciones familiares 2% 3% 3%
– Pensiones no contributivas 4% 4% 5%
– Otros 5% 6% 8%
Subisidios 16% 15% 10%
Salarios 13% 14% 14%
Resto 27% 23% 18%
Gasto primario 100% 100% 100%
Resultado primario SPNF
  2015 2016 2017
% PBI 5,1% 4,3% 4,2%

QUE OPINA EL GOBIERNO

“Nosotros estamos forzando a los ministerios a hacer ahorros en el resto del gasto corriente. Y es donde año a año se viene achicando. En términos de ineficiencia y despilfarro ese universo que no es tan grande es el que te concentra casi todo.

“Después tenes decisión tarifaria. La  parte prestacional que son leyes y la obra pública. Y los sueldos que mientras que no tomes una decisión importante sobre los recursos humanos es bastante rígido.

“Incluso hay aumentos en los salarios (34% de 2015 a 2016) que vos ves marginalmente tiene ver con que cuando la inflación va bajando el arrastre de la paritaria del año anterior te gana un poco de participación.

“No quiere decir que estés aumentando sueldo ni que estés aumentando planta.

“En el transcurso del ejercicio la parte de prestaciones sociales va a requerir de un aumento de partidas porque la movilidad de marzo fue elevada y eso lo vamos a compensar con menor gasto corriente. Estos gastos son licitaciones, compras, insumos, transferencias a provincias, gastos de funcionamiento, que se van reduciendo año a año”.

QUE OPINA EL BANCO CENTRAL

Los analistas económicos del Banco Central, que preside Federico Sturzenegger, tienen informes según los cuales “el kirchnerismo elevó el gasto público en 15 puntos del PBI”, 5 de empleo/salarios, 5 de subsidios y 5 de jubilaciones.

Las jubilaciones, con la reparación histórica, van subir, con lo cual quedan los otros dos rubros para recortar, analizan. El aumento de infraestructura también creció con este gobierno y no había crecido con el gobierno anterior.

Quedan esos dos rubros, subsidios y empleo/salarios. Lo de subsidios es obvio que la lo encaró el gobierno. Y lo otro es un proceso que tiene mucho más de mejorar la calidad del gasto que bajarlo, escriben en sus informes.

En la Ciudad por ejemplo Macri no cambió el personal pero bajó los puestos administrativos 20% y subió los docentes y médicos, aseguran. No es baja de gasto, pero es equivalente porque es transformar recursos improductivos en productivos, señalan. En infraestructura las cosas se están haciendo a mitad de precio especial también es un ahorro, pero que el gobierno está haciendo para duplicar obras. En un año se están haciendo las mismas autopistas que Argentina hizo en toda su historia, estiman.

MARCO LAVAGANA, VOCERO ECONOMICO DE SERGIO MASSA

El déficit primario empeoró en casi dos puntos del PBI en 2016 y el blanqueo maquillo la caída, y aún en los primeros dos meses de este año siguió  aumentando. El gobierno está decidido a achicar el rojo, apuntando a recortar especialmente subsidios y gastos de operación. De hecho defiende el gradualismo fiscal mostrando como gana participación el gasto social y la obra pública en desmedro del resto de los gastos.

Pero el principal elemento que tenemos que entender es que la única forma de reducir el déficit es por la vía del crecimiento: es imposible que la Argentina corrija 6 u 8 puntos de déficit por la vida del ajuste.

La solución pasa por impulsar la economía, cada punto extra de crecimiento del PBI mejora la recaudación en 25.000 millones, mejorando la matriz impositiva para estimular la inversión y la creación de empleo y ampliando la base contributiva, atacando la informalidad.

Obviamente está bien que los subsidios y los gastos operativos del Estado hayan reducido su contribución al crecimiento el gasto público y que en su lugar se expandan relativamente más rápido los gastos sociales y obra pública.

También vale destacar que aunque el gasto en jubilaciones crece a tasas elevadas +45% por la reparación historia que votamos en el Congreso en 2016 (y que podría ser mayor si el gobierno quisiera implementarla plenamente), un jubilado que cobra la mínima perdió poder adquisitivo en los últimos 16 meses. Y la obra pública muestra altas tasas de variación (+34%) en parte por el parate del año pasado, que explico que en el sector se hayan perdido 25.000 puestos de trabajo desde noviembre de 2015 y dejo una muy baja tasa de comparación.

Siempre existen posibilidades adicionales para transparentar y optimizar el gasto. Hay márgenes para mejorar por ejemplo en materia de bienes y servicios, que en el primer bimestre crecieron por encima de los planes sociales, en ciertos subsidios no relacionados con tarifas o en otras transferencias discrecionales, pero no van a ser estas acciones las que cierren la brecha fiscal, sino el crecimiento económico.

La vía del ajuste es conocida y dio siempre malos resultados. Esperemos que el gobierno entienda esto, ya que en el medio de este esquema, lo que también crece es el peso de los servicios de la deuda.

MARCELO ELIZONDO, DESARROLLO DE NEGOCIOS INTERNACIONALES

Sencillo de recortar no hay nada. Porque todo recorte implica que hay alguien que pierde un “beneficio”. Pero debe saberse que ese “beneficio” en juego implica un perjuicio de algún otro que pone dinero. No hay magia. Lo que alguien recibe otro lo paga. No lo paga “el Estado” sino quien paga al “Estado” (contribuyente)

Hay que entender que si no se recorta el gasto no se logra equilibrio y ese actual desequilibrio es la madre de la alta tasa de interés, el atraso cambiario, la alta presión tributaria y la escasez de crédito.

Entiendo que el gasto público debería ser recortado en primer lugar por subsidios. Y en segundo luego (dentro de “otros”) en gastos de administración.

Y que no solo debe ocurrir en el gasto federal/nacional sino también en el provincial (atendido en buena parte con fondos que se transfieren desde el gobierno federal/nacional).

No es política ni social ni legalmente viable recortar en gastos en salarios públicos, en prestaciones sociales o jubilaciones.

Por ende los subsidios serán el sector en el que puede atacarse el desequilibrio fiscal en principio y luego en gastos de administración.

Y es muy relevante que se explique a la población que en verdad las quejas de las Pymes sobre atrasa cambiario o alta tasa de interés, las quejas de los consumidores por la alta tasa de inflación, las quejas de exportadores o economías regionales por la falta de competitividad, las quejas de usuarios de servicios públicos por la calidad de algunas políticas (seguridad pública por caso), las quejas de quienes quieren mejorar sus salarios públicos (los docentes por ejemplo), las quejas de quienes esperan más inversiones para que se cree más empleo (inversiones que dependen de garantías macroeconómicas), todas esas quejas están vinculadas con que si no se ponen en orden las cuentas públicas no se podrá abordar la mejora esperada y reclamada.

Además, hay que prever menos personal en el sector público. Pero creo que ello solo puede ocurrir con viabilidad política cuando la economía cree empleos en el sector privado.

Es imposible pensar en la viabilidad política de reducir planta de personal si el sector privado no crea empleo.

Por ende es importante que la secuencia sea:

1-equilibrar las cuentas públicas (empezando por subsidios y gastos de administración),

2-mejorar el entorno macroeconómico (menos inflación, menos tasa de interés, mejor tipo de cambio -estable-, mas apertura económica, mas competitividad sistémica),

3-alentar la inversión (mejores regulaciones), que luego crezca la economía (actividad privada) y ello genere empleo productivo y entonces podrá empezar una tendencia de más empleo privado por empleo público.

Creo que otro modo de lograrlo es inviable políticamente.

GUILLERMO NIELSEN, EX SECRETARIO DE FINANZAS

La situación superó lo que pueda hacer un buen secretario de Hacienda. Desde ya se va a necesitar uno bueno. Cosa que este gobierno nunca tuvo. Pero más allá de eso, creo que el gasto público está absolutamente desbordado. Necesitamos una reforma previsional, al estilo de lo que está ocurriendo en Brasil. Porque pasa lo mismo que en la Argentina. Sucesivas reformas legales, cada vez más beneficios, prácticamente el 50% de lo recaudado en impuestos va para pagar jubilaciones y pensiones.

Pero no es lo único, hay que tocar las vacas sagradas. Este conflicto con los maestros tiene un punto de partida, es que el estatuto del docente: es totalmente inadecuado. No podemos tener tres maestros por curso o cuatro si en la cadena de suplencias hay alguna maestra que tomó licencia por maternidad, esto es un despropósito.

¿Quién le pone el cascabel al gato? Se necesita una comisión parlamentaria de mucho calibre, muy numerosa, que explique a la sociedad que la estructura productiva de la ARG no da para mantener el actual nivel de jubilaciones y pensiones o para el estatuto del docente. Y esto yo no lo veo en el horizonte.

AGUSTIN MONTEVERDE, ECONOMISTA

Según Monteverde, las prioridades de bajar el gasto pasan por:

-Bajar el déficit operativo de las empresas públicas.

-Terminar con los subsidios a provincias y municipios.

-Reducir los subsidios económicos, luz gas y transportes.

-Avanzar en mecanismos de trabajos desde el hogar para bajar el costo de luz, agua y de metros cuadrados y reducir espacios y alquileres.

-Reducir la planta de autos y controlar los gastos en movilidad y viajes

-Reducir la estructura del Estado. Antes había secretarias de Estado y subsecretarias de Estado, ahora tienen que mantener secretarios, direcciones y muchos cargos porque cada secretario o subsecretario debe justificar su importancia con muchas direcciones.

-Tener 21 ministros es el peor mensaje. Hay que recortar el organigrama y reducir el volumen de gente que trabaja en el Estado.

OPINION DE FIEL PARA BAJAR EL GASTO

  1. La baja de subsidios es prioridad y está en la agenda, pero debe graduarse para ser consistente con las metas anuales de baja de inflación. Si la meta de inflación es exigente (como lo es hoy), no se puede cargar toda la reducción del déficit a baja de subsidios porque ambos objetivos pueden ser inconsistentes.
  2. Reducción (también gradual) de pensiones no contributivas. Esto se puede hacer de varias formas, pero tiene la misma naturaleza en muchos casos de los subsidios.
  3. Frenar aumento de empleo público, para bajar peso de salarios. Hay margen para recortar empleo excedente (el caso de los ausentes es solo un ejemplo), y volver a empezar en una carrera administrativa.
  4. Hay mucho por revisar en planes sociales para lograr que una parte de esos planes vaya cayendo al mismo tiempo que aumenta la demanda de trabajo en el sector privado.
  5. En Pensiones ya se hicieron algunos ajustes que van en sentido correcto.

La baja de gasto es en todas las áreas, no en una sola, y requiere que alguien se ponga en cabeza de esa acción para coordinar y para ilustrar a los ministerios (y en provincias y municipios) sobre la magnitud de la tarea y los instrumentos que tienen disponible.

MANUEL SOLANET Y AGUSTIN ETCHEBARNE, DE LA FUNDACION LIBERTAD Y PROGRESO

Es necesario encarar una reforma integral. Hay cuatro componentes en los que se incrementó fuertemente el gasto público en el periodo 2003-2015. Ese incremento llevó el gasto desde 30% al 47% del PIB:

1) Jubilaciones y pensiones. Este sector es imposible de recortar a corto plazo. El incremento equivale de ese periodo fue de 3,4% del PIB. Nuestra propuesta es elevar gradualmente la edad jubilatoria, debido a que aumentó la expectativa de vida, y equiparar hombres y mujeres en un plazo determinado (no discriminar por sexo porque las mujeres viven más que los hombres). Esto no genera una reducción del gasto de corto plazo, pero sí tiene un efecto en el largo pazo. Además reduce el riesgo país, porque mejora el equilibrio intertemporal.

2) Subsidios a la energía y el transporte, equivalen a 4,3% del PIB. Esto ya se empezó de manera gradual aumentando las tarifas. Nosotros proponíamos hacer el ajuste rápido compensado con subsidios a la demanda en los estratos más carenciados.

3) Subsidios a las familias, planes sociales. Equivale a 3,9% del PIB. Aquí hay casi 120 programas, aproximadamente la mitad de la Nación y la mitad de al Pcia de Bs As  y algunos de otras. La idea es hacer una base única y unificar los programas, simplificarlos y hacerlos transparentes. Reducir todo lo que sea financiamiento sin contraprestación, y, reemplazo por trabajo efectivo y pago por presentismo. La idea es mantener la disciplina y entrenamiento laboral. El gobierno hizo lo contrario, aprobó 30.000 millones de pesos para la “economía popular”, que abarca grupos de presión que forman piquetes. Es decir, el gobierno financia los piquetes. Los diputados de oficialismo lo votaron porque había un proyecto de cesión 100.000 millones de pesos del kirchnerismo que tenía media sanción del Senado. Podría haber obtenido mayoría si no presentaban el proyecto alternativo de Cambiemos. A nuestro juicio, Cambiemos debió haber votado en contra sin presentar un proyecto alternativo y el presidente debió vetarlo… Probablemente hubiera subido en las encuestas… Hay cosas que se  pueden ir haciendo de inmediato y algo ya se está trabajando. Por ejemplo la simplificación, digitalización y sistematización. Por eso se aumenta la AUH que es el sistema más transparente, pero la contracara es que es dinero sin contraprestación efectiva, tiende condicionamientos de difícil cumplimiento pero que no son de todos modos trabajo efectivo.

4) El aumento de la burocracia administrativa y su efecto sobre las remuneraciones equivale 5,5% del PIB (0,5% es del gobierno Nacional y 3,8% de las provincias y 1,2% de los municipios). Puede empezarse con una decisión política de recortar los privilegios de los políticos. (autos, choferes (se reemplazaría con una flotilla de radio-taxis), helicópteros, aviones, transformar en intransferibles los pasajes de diputados y senadores, etc.  Es una medida simbólicamente importante.

Pero consideramos que es indispensable encarar toda la reforma del Estado que proponemos.

La reforma propuesta contempla el reordenamiento y simplificación del actual organigrama del gobierno con la supresión de los cargos actuales. Se reemplaza el organigrama actual, por uno nuevo organigrama más eficiente y reducido.  La totalidad del personal quedaría en disponibilidad (Ley 25.164) con mantenimiento del sueldo por un año e indemnización. En nuestra propuesta proponemos poner instrumentos aún más benignos para proteger a los empleados que quedarían en esa situación. Por ejemplo ampliar el periodo a dos años, para que tengan suficiente tiempo (hasta dos años) para conseguir un nuevo empleo; incentivos a las empresas que contraten personal en disponibilidad dentro o fuera del Estado, con programas de capacitación y especialistas en recursos humanos y empleo; jubilación anticipada.

También se deben hacer acuerdos con las provincias para inducirlas a desarrollar programas de reducción de sus aparatos estatales. Condicionamientos para recibir fondos extra coparticipación y autorizaciones para emitir deuda. En una segunda etapa reformar el actual régimen de coparticipación federal de impuestos devolviendo potestades tributarias a los gobiernos provinciales. Correspondencia fiscal para alinear en el sentido correcto el interés de los gobiernos provinciales por gastar menos y gastar mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s