La unidad del frente celeste se debe fundar en los valores humanos y no en ideologías

POR MARIANO OBARRIO

Frente a algunas agresiones de fanáticos provida por mi cuestionamiento a la postulación de un candidato a presidente por un frente celeste de perfil de extrema derecha quiero explicar bien mis razones, aunque muchos puedan discrepar, lo cual es absolutamente respetable:

1-Creo que la causa Celeste NO debe llevar candidato a presidente, independientemente del nombre o de su perfil ideológico. Porque la elección de octubre se polarizará entre tres candidatos que pueden ganar y es posible que nuestro candidato quede diluido en ese tironeo feroz que produce la grieta y el temor del regreso de unos y la continuidad de otros. Y eso podría atentar contra la cantidad de diputados que es necesario obtener para defender los valores de la vida y la familia. Un presidente provida le puede poner un tope o “techo” a la cantidad los diputados.

2-Creo que la gran mayoría de votantes provida, que en el país superan el 60%, no votan un presidente para dirigir los destinos de la Nación sólo por su rechazo al aborto o a la ideología de género, sino por un conjunto de valores que hacen a la gobernabilidad y al progreso de la economía, el trabajo, la seguridad, la educación, la salud, etc. Y para resolver esos desafíos muchos votantes provida han abrazado ideologías diversas: liberales, democristianos, conservadores, de centro, peronistas, radicales, desarrollistas, etcétera. No nos podríamos poner todos de acuerdo en “un” candidato a presidente provida por la gran diversidad ideológica que tiene la defensa de la vida. De hecho, en el Congreso la VIDA fue defendida por peronistas, kirchneristas, liberales, conservadores, radicales y hasta socialistas como Luis Cotigiani, Esa defensa no es una ideología en si misma, es un VALOR HUMANO TRANSVERSAL.

3-Creo entonces que la mejor estrategia es presentar listas “cortas” de legisladores nacionales y provinciales, que expresen nuestros valores humanos, para hacer una elección fuerte como la de Amalia Granata, de 10%, que no llevó candidato a gobernador a la PASO y que no planteó en su campaña postulados ideológicos. Amalia podría sacar más votos en las generales. Si seguimos ese camino trazado por ella podríamos dar una mejor la batalla de estos temas en el Congreso. Es posible que un candidato a presidente hoy le ponga un techo bajo a la elección y nos impida obtener un resultado acorde con la necesidad de llevar muchos legisladores. Hay dos ejemplos de listas “largas”: en San Juan y en Córdoba, las fuerzas provida con lista “larga” obtuvieron 4 puntos en cada provincia. En San Juan eran PASO y para la general sus gobernadores tendrán que jugar para el corte de boleta. En Córdoba esos 4 puntos implicaron duplicar la bancada, lo cual fue un éxito, pero tal vez con una lista corta podría haber penetrado el electorado peronista y de Cambiemos. De hecho la boleta para gobernador de ese frente sacó menos votos que la boleta de legisladores, lo cual demuestra la tendencia a votar legisladores celestes.

4-Creo que no podemos contaminar la causa provida con ideologías, ni de ultraderecha nostálgica ni de la izquierda loca. La causa es un conjunto de valores humanos, que nos hace unir en un humanismo trascendente, que debemos defender y que hacen a la dignidad de la persona humana: la vida, los hijos y la familia, pero también la cultura del trabajo, el respeto, la tolerancia, la integración nacional, la amistad social, el diálogo intersectorial, los acuerdos políticos, el respeto a la ley, a la autoridad, a los docentes, a la mujer, a los alumnos, a los padres, a los hijos. Y todo eso se puede convertir en un conjunto de iniciativas políticas basadas en esos valores humanos. No considero que haya que hablar sólo de aborto o de IDG en una propuesta provida; existen infinidad de temas que hacen a nuestros valores: una economía social de mercado (como la democracia cristiana alemana del 46), la cultura del trabajo, las reformas laborales y previsionales sin afectar a los que menos tienen, la competitividad genuina de las empresas, los costos laborales, la rebaja de impuestos, la reforma fiscal, la reforma de las provincias, la educación de calidad y en valores, la autoridad en la escuela, la disciplina, la participación en ganancias de los trabajadores, los beneficios para empresarios y para trabajadores, la seguridad, etc. Por el contrario, hay temas, que describen a una ultra derecha que no nos representan: la reapertura de las divisiones por la década del 70 o la política para “armar a ciudadanos honestos”. Nada tienen que ver estos temas con la militancia provida, más bien son contrarios. La unión de un frente celeste se debe fundar en valores humanos y no en ideologías. En uno de los primeros videos que hice por el aborto, contra las agresiones a Susana Romero, dije “defendemos valores humanos, no ideologías”. Vuelvo a decirlo ahora.  (minuto 3.30)

5-Creo que no estamos para comprarnos nuevamente antinomias montoneros-militares, peronistas-antiperonistas, sindicalistas-guerrilleros, izquierda-derecha, represión-subversión…, que tanto daño le hicieron al tejido social y político de la Argentina. No es parte de nuestra agenda. De eso se deben encargar la Justicia y la Historia. No podemos seguir agitando esa grieta y menoscabar por las redes sociales a hombres que podrán cargar con sus culpas, sí, pero que justo pasan hoy por la sagrada hora de su muerte. No es de buen cristiano hacerlo. No podemos hacer kirchnerismo al revés y reinstalar la cultura del odio y la revancha. No debemos ser eso.

6-Creo en la verdad completa: muchos hombres y mujeres, de todos los pelajes y colores, son culpables de lo que nos pasó en los 70. Las organizaciones armadas atentaron y asesinaron a militares y civiles, luego lo hicieron contra el gobierno constitucional de Juan Perón e Isabel Peron, luego éste firmó el decreto de aniquilamiento contra ellas, con un plan sistemático para eliminarlas, el país entró en un caos político y económico, la gran mayoría sociedad avaló un golpe de Estado que resultó más sangriento, los militares profundizaron las violaciones a los derechos humanos mientras los terroristas escalaban su violencia y cometían crímenes de lesa humanidad que también deberían ser juzgados y no indemnizados. La Justicia debe actuar como tal, con equilibrio e imparcialidad y regularizar la situación penal de muchos hombres que hoy tienen prisiones preventivas por procesamientos que exceden en el tiempo permitido en la ley procesal y deberían ser liberados. Pero estos temas no forman parte de la causa provida porque reabre muchas grietas que dividen a los que defendemos la Vida, y debemos dejarlos para futuros acuerdos entre legisladores, jueces y un futuro gobierno.

7-Creo que tampoco la Ola Celeste ha llegado para introducir proyectos como los de armar a “los ciudadanos honestos” con ideas que pueden favorecer a unos pocos y generar más clima de pánico y justicia por mano propia. Hay que desarmar a los delincuentes, detenerlos, juzgarlos y condenarlos y que cumplan su condena y se puedan regenerar en la cárcel con programas como los de Los Espartanos, pero instituidos a nivel nacional y no sólo por una ONG. En ese sentido podemos trabajar juntos con el gran Coco Oderigo y aprender mucho de su experiencia. Pero no se soluciona la seguridad con “armas para los honestos”, sino con educación y rigor de la ley para todos. El armamentismo ciudadano genera tragedias impensadas, transforma en asesinos a hijos despechados, drogados o desequilibrados que pueden ocasionar balaceras entre sus compañeros de colegio con el arma del “papa”. O matar a su novio o novia como en el caso Nair en Gualaeguaychú.

8-Creo que cuando comencé a expresar mis ideas en Twitter contra el aborto y contra el feminazismo y la ideología de género también merecí muchas agresiones y muchos amigos me decían que tenía razón pero no tenía que verbalizarlo para no ponerme en contra del discurso políticamente correcto del progresismo instituido. Ahora ha crecido tanto el movimiento provida que ya tiene “su discurso políticamente correcto” y parece que algunos quieren que sea de extrema derecha, y no admite que haga un intento de equilibrio, que se digan determinadas cosas y que se pueda generar libremente dentro del mundo celeste la discusión política. Pero como hice en aquel entonces yo las digo igual, aunque algunos amigos que siempre me aplaudieron hoy se asusten y me digan que quiero dividir. Nada de eso, quiero unir más que nunca sobre la base del diálogo, la discusión política y los acuerdos sin hombres ni nombres impuestos. No acepto que nos dividan desde afuera con discursos que no llegarán al corazón de la gente. Y con agendas que NO aglutinen a TODOS los defensores de las Dos Vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s