LA INCREIBLE HISTORIA SECRETA DE LA DENUNCIA DE ALFONSIN DEl “PACTO SINDICAL-MILITAR” en 1983

Fue un caso testigo de cómo se suelen “operar” las estrategias electorales en las campañas de los candidatos presidenciales

POR MARIANO OBARRIO

Uno de los grandes hitos de la campaña de Raúl Alfonsín en 1983, gracias al cual comenzó a ganarle al peronista Italo Luder, fue su denuncia sobre un Pacto Sindical Militar. Cuando era precandidato presidencial, esa fue su herramienta para convencer de que él era el mejor cambio en el país para dejar atrás a la dictadura. Impuso la idea de que era la mejor alternativa, antes que el peronismo, para investigar la violencia política de los años 70. La denuncia la hizo el 25 de abril de 1983.

La historia secreta del Pacto Militar Sindical nunca se relató. Un jueves de abril de 1983, cuando el PJ y la UCR dirimían sus candidatos, el abogado y dirigente radical José María Lladós recibió a altos mandos de la Marina que le confiaron que el Ejército negociaba un pacto entre militares y sindicalistas. Lladós compartía su estudio con otro abogado radical, Ricardo Yofre, con quien comentó la novedad.

Los dos dirigentes y operadores de la UCR trabajaban para la candidatura presidencial de Alfonsín. El acuerdo que revelaron los marinos era para que el peronismo y los sindicatos se comprometieran a algunas cosas: respetar la autoamnistía -que el entonces presidente de facto Reynaldo Bignone promulgó luego el 22 de septiembre de ese año con el número 22.924-; no revisar las causas por violaciones a los derechos humanos; asegurar el rol de las Fuerzas Armadas en el futuro gobierno constitucional, y no reducir el equipamiento castrense.

Ricardo Yofre, histórico dirigente de la UCR

Yofre compartió esa información con un conocido columnista de un diario nacional, al que le contó pelos y señales de la “operación”, y este prestigioso periodista la confirmó con el entonces general Jorge Ezequiel Suárez Nelson, alto mando del Comando en jefe del Ejército. “Dicen que ustedes se reúnen mucho con sindicalistas…”, le señaló el columnista. Suarez Nelson se sobresaltó: “¿Usted como sabe eso?”. “Bueno se comenta en algunos lugares”, dijo el periodista.

“Bueno… algunas reuniones hay”, repuso el militar sin mayores precisiones. Pero el periodista había confirmado la primicia y la escribió en una columna política el domingo de esa semana de abril. Ante el escándalo, Alfonsín reunió a su equipo más cercano: Raúl Borrás, Germán López y Dante Caputo, entre otros. La noticia era muy positiva para su campaña, pero buscaron que no fuera contraproducente para Alfonsín, que buscaba votos peronistas y debía sacarse el mote de “gorila” (antiperonista), que no quería mostrar. Había que hacer “control de daños”. Denunciar la complicidad pero sin cargar contra el partido de Juan Perón.

Dante Caputo, seria luego canciller

En otro café en el que se analizaban estrategias de campaña, Borras, Yofre, Eduardo Angeloz y Horacio Jaunarena decidieron que un militar saliera a ratificar ese pacto. Supieron que el que estaba dispuesto era Carlos Delía Larroca, al que el cordobés Angeloz conocía porque había sido comandante del Tercer Cuerpo de Ejército en Córdoba. Lo convencieron el domingo 24 de abril, pero justo ese día se iba de viaje y coordinaron con una agencia de noticias, Noticias Argentinas, para que fuera a entrevistarlo al aeropuerto.

Las declaraciones de Delía Larroca salieron el lunes 25 de abril en un diario de tirada nacional y generaron un gran revuelo. Ese lunes 25 de abril Alfonsin partía por la tarde a España, pero al mediodía tenía un almuerzo en la casa de Yofre, en Barrio Parque, con la cúpula de editores de un diario de alcance nacional. Antes de que llegaran los invitados Yofre y Alfonsin se reunieron a solas. Borrás no pudo llegar por un percance con su auto en Tandil y le dio a Yofre la siguiente instrucción de viejo zorro de la política: “Ricardo, hacele un memorándum, porque a Raúl le gusta leer”.

Horacio Jaunarena, despues sería nombrado ministro de Defensa

Yofre esperó a Alfonsín con el memorándum prolijamente escrito. Cuando el precandidato llegó a su casa se lo dio a leer. Alfonsín lo examinó y le dijo a Yofre no muy convencido: “Muy bien… lo hablamos la semana que viene a mi regreso de España”. Pero su interlocutor le replicó: “Miré, que el tema está en los medios. La pelota está picando y la puede patear (Oscar) Alende”. Era el candidato por el Partido Intransigente, recordado como El Bisonte. Otro de los rivales del candidato radical era precisamente el del Partido Intransigente con quien compartía algunos segmentos de electorado. Cuestiones de estrategia electoral.

Yofre le explicó que la denuncia del pacto iba a colocar a Alfonsín y a la UCR enfrentado al gobierno militar e iba dejar asociado al PJ con ese acuerdo. La jugada buscaba revertir lo de años anteriores: la UCR había quedado cerca de los gobiernos de facto y lo había pagado caro. El peronismo siempre se había victimizado con la cercanía de algunos dirigentes tradicionales del radicalismo con gobiernos que no habían sido votados.

Alfonsín no quería ser “el” denunciante, para no quedar identificado como un “gorila”. Entonces preguntó: “Está bien…¿Y si lo dice Germán López?” Yofre contestó: “No, Raúl, Germán no tiene la envergadura de usted, no tendrá el mismo impacto”. El candidato insistió: “¿Y si lo dice Víctor Martínez?”. Era su candidato a vicepresidente. La respuesta fue la misma. La cosa quedó allí.

Raúl Alfonsín y su vice Víctor Martínez

Luego tuvieron el almuerzo con los periodistas de ese diario nacional, junto a López y a Martínez. Durante el almuerzo no hablaron nada del Pacto sindical-militar. Luego de ello Alfonsín viajó a Ezeiza. A las 7 de la tarde, sorpresivamente, un periodista de Noticias Argentinas llamó a Yofre: “Ricardo, Alfonsín denunció el pacto militar sindical en declaraciones a Canal 13 en el aeropuerto”. En el acto, salieron los cables de noticias y al día siguiente las tapas de todos los diarios del país daban cuenta de ello.

Alfonsín había asegurado contar con información fehaciente sobre “acuerdos que se producirían entre los generales Cristino Nicolaides, Jorge Suárez Nelson y Juan Carlos Trimarco con algunos hombres del sindicalismo”.

La noticia ocupó la agenda central de la semana y Alfonsín llamaba a sus asesores desde Madrid pidiendo más información para continuar la explosiva denuncia. Al martes siguiente, de regreso en Buenos Aires, Alfonsín ofreció una conferencia de prensa cuyos lineamientos escribió Dante Caputo. El conflicto se transformó en el principal punto de fricción con el legendario Lorenzo Miguel y con varios sindicatos, que querellaron a Alfonsín por la denuncia ante la justicia. Luego, Alfonsín fue elegido presidente y el líder metalúrgico de la UOM y las 62 Organizaciones depusieron sus querellas como muestra de convivencia democrática. Los peronistas perdonan fácilmente si hay cosas para negociar.

Kirchner bajó el cuadro de Videla y terminó con el “Pacto” peronista-militar

Luego, Alfonsín impulsó los juicios a las juntas militares, todos los altos mandos del gobierno militar resultaron condenados, pero la continuidad de los juicios chocaron con los levantamientos carapintadas de Semana Santa de 1987, en los que el presidente radical debió negociar las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. El Pacto Sindical Militar había cumplido su función.

Muchos militares votaron al peronismo en 1987 para castigar a Alfonsín. Incluso muchos militares de las guarniciones de Santa Cruz votaron a Néstor Kirchner como intendente de Río Gallegos, que les prometió frenar la persecución radical en los tribunales. En 1991 Kirchner fue gobernador y mantuvo una excelente relación con las fuerzas castrenses. Pero en 2003, asumió como presidente y desde entonces se transformó en la pesadilla de todos los militares con la derogación de aquellas “leyes del perdón”, la reapertura de causas a antiguos jefes mlitares y su decisión de bajar el cuadro de Videla en de la galería de cuadros del Colegio Militar. El pacto peronista-militar se había terminado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s