MACRI PROPONE A PATRICIA BULLRICH PARA PRESIDIR EL PRO Y CALMAR LAS PELEAS INTERNAS

EL PRESIDENTE LO CONVERSO CON RODRIGUEZ LARRETA Y CON VIDAL. SERÍA UNA FORMA DE PREMIAR A LA MINISTRA DE SEGURIDAD Y NEUTRALIZAR LAS TENSIONES ENTRE MARCOS PEÑA Y LA GOBERNADORA. MACRI APUNTA A UN LIDERAZGO NACIONAL DE LA COALICIÓN CON LA UCR Y LA CC

____________________________________________

Por Mariano Obarrio

El liderazgo de Juntos por el Cambio está en plena discusión. El presidente Mauricio Macri les hizo saber a los principales referentes del PRO que propondrá a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, como la próxima presidenta de ese partido nivel nacional, cargo que ejercerá hasta abril próximo el senador misionero Humberto Schiavoni. Sin embargo, el recambio podría adelantarse para organizar la estrategia parlamentaria para el próximo mandato.

Si Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal lo aceptan, Bullrich podría ser la nueva titular del partido. Mientras tanto, Macri buscará, sin grandes cargos institucionales, ejercer el rol de jefe político de la toda la oposición para capitalizar el 40% de los votos que obtuvo en las elecciones. Por ahora, Larreta, Vidal y Bullrich le reconocen ese papel.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad

La elección de Patricia Bullrich sería un reconocimiento y un premio a su gestión en Seguridad. El Presidente considera que la ministra fue eficiente y resultó siendo un pilar clave del Gobierno, con resultados positivos que no pudo exhibir en la economía.

Por otra parte, la presidencia partidaria de Bullrich resolvería parte de las tensiones internas. En los días previos a las elecciones del 27 de octubre había trascendido que Rodríguez Larreta podía impulsar a Vidal para el PRO. Pero la gobernadora bonaerense quedó enfrentada con el jefe del gabintete, Marcos Peña, tras la “derrota digna”.

Vidal interpretó que los trascendidos a la prensa de la Casa Rosada sobre su responsabilidad por mal resultado en Buenos Aires salían del equipo de comunicación de Peña. “La quieren hacer culpable a María Eugenia porque perdió en el conurbano”, confiaron en la Casa Rosada.

La culparon de “provincializar” la campaña luego de las PASO y no darle apoyo a Macri, además de perder por amplia diferencia el segundo y tercer cordón del conurbano. “La elección se perdió allí”, dicen. En las tiendas de Vidal replican: María Eugenia le dio apoyo al Presidente y también le dio luz verde a los intendentes de Juntos por el Cambio para que corten boleta y salven sus municipios.

“Vidal tuvo la grandeza de impulsarlos para que Cambiemos mantenga 62 intendencias con el corte de boleta y si le tocaba quedar afuera a ella, al menos que los votantes pudieran votar a los intendentes nuestros. No hicimos la política de ‘o nos salvamos todos o ninguno’”, aseguran muy adentro del equipo de Vidal.

María Eugenia Vidal, en el cierre de campaña bonaerense

En ese contexto de tensiones, la presidencia de Vidal en el PRO podría causar mayores fisuras. Por otra parte, Peña impulsaba que el propio Macri fuera presidente del partido apenas dejara la presidencia de la Nación. Pero esa alternativa no convenció al Presidente, que se quiere elevar como líder de toda la coalición de los tres partidos. Y era una manera, también, de avivar tensiones entre Vidal y Peña.

Pasado el mal momento de la derrota, Macri, Vidal y Larreta quieren sobreponerse a las duros enfrentamientos internos y todos respetan el liderazgo de Macri. Aunque algunos en Juntos por el Cambio temen que Macri sufrirá los ataques del nuevo gobierno de Alberto Fernández y eso podría desgastarlo y bajar la espuma de su “derrota digna”.

Por eso, el Presidente encontraría ahora como mejor salida entronizar a Patricia Bullrich como la nueva presidenta del PRO. No es una figura allegada a Peña ni a Vidal, sino una dirigente con muñeca política propia y con razonable trato con todas las partes.

Cerca de Patricia Bullrich aseguraron que nunca “le ofrecieron ni le comunicaron nada al respecto”. Sin embargo, los trascendidos alcanzan a las más altas esferas macristas. Cerca de Macri y de Larreta revelaron que “Mauricio propuso a Patricia para la presidencia del PRO y Horacio no se va a oponer a esa designación”.

Cerca de Vidal aseguran que “María Eugenia no está en esas negociaciones” y añaden que su objetivo es crear una fundación para dedicarse a los temas bonaerenses y la política provincial. El macrismo conserva una buena porción de legisladores para negociar con el futuro gobierno provincial de Axel Kicillof.

Macri no quiere que se produzca con Patricia Bullrich el mismo efecto negativo que tuvo su designación de Cristian Ritondo como jefe del bloque de diputados del PRO. El Presidente se reunió ayer con el diputado electo Omar De Marchi, de Mendoza, que había planteado sus discrepancias con la designación a dedo de Ritondo. También hubo pipa de la paz entre Ritondo y De Marchi, para limar asperezas. Se propusieron trabajar juntos.

Omar De Marchi, diputado electo de Mendoza

El intendente de Lujan de Cuyo había dicho por Twitter: “Ningún hombre es lo suficientemente bueno para gobernar a otro hombre sin su consentimiento”. Esto lo dijo Abraham Lincoln hace 120 años. No es bueno enterarse por los diarios sobre quien podría presidir el Bloque de Diputados de Juntos por el Cambio que pronto integraré”.

El cuestionamiento obedece a que Juntos por el Cambio ganó las elecciones presidenciales en Mendoza y en cambio las perdió por amplio margen en Buenos Aires. Sin embargo, Ritondo será jefe del bloque habiendo encabezado la lista de diputados bonaerenses. Está claro que los dirigentes del interior cuestionan el sistema inconsulto de toma de decisiones que siempre ejerció la Casa Rosada.

Cristian Ritondo, futuro jefe del bloque de diputados de PRO

A eso se suma que en la UCR existe un núcleo que quiere disputarle a Macri el liderazgo de la oposición. El presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, es un aliado de los sectores más duros del radicalismo que cuestionan a Macri. Entre ellos, el dirigente Enrique “Coti” Nosiglia y el senador electo porteño Martín Lousteau.

Todos ellos sostienen que la coalición gobernante, que pronto se convertirá en opositora, debe discutir los liderazgos de manera horizontal y que los 40 puntos de Macri no son sólo del Presidente, sino de muchas fuerzas políticas, entre ellas el radicalismo.

Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza

En cambio, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, el diputado Mario Negri y el senador Luis Naidenoff, estos dos últimos jefes de sus bancadas parlamentarias, sostienen que Macri es el líder de toda la oposición. Es por ello que en diciembre próximo será clave quién se quede con la presidencia del comité nacional de la UCR. Cornejo quiere ser reelegido, pero también se postulan Nosiglia y Morales.

Todos tienen diferentes visiones sobre el futuro de Juntos por el Cambio y el papel de Macri como jefe de la coalición que también integra la Coalición Cívica, que no termina de reponerse ante la renuncia a la política de su líder natural, la diputada Elisa Carrió, que desde marzo dejará su banca. En el fondo de toda esa discusión estará la estrategia con miras a las elecciones legislativas de 2021 y las presidenciales de 2023.