EL FRENTE “nos” SE FRACTURÓ Y HOTTON EXPLICÓ QUE NO RECIBIÓ “UN PESO” DE GÓMEZ CENTURION

EN UN VIDEO, CYNTHIA HOTTON DIJO QUE EL FRENTE “NOS” NO EXISTE MAS PORQUE ASI SE HABIA CONFORMADO. ELLA FORTALECERÁ VALORES PARA MI PAÍS. CUESTIONÓ QUE GOMEZ CENTURION QUIERA FUNDAR EL PARTIDO “NOS” PORQUE EL NOMBRE “HACE RUIDO”, DIJO

_________________________________________

Por Mariano Obarrio

El frente NOS que encabezó Juan José Gómez Centurión como candidato a presidente “próvida” se rompió en tres pedazos. Luego de las elecciones presidenciales del 27 de octubre sus principales referentes resolvieron que seguirán cada uno por su propio camino en el futuro. Los pases de factura se sucedieron luego de la pobre elección del ex militar, que sólo alcanzó el 1,71% y los 443 mil votos.

La principal aliada, Cynthia Hotton, del partido Valores para Mi País, que era candidata a vicepresidenta de NOS, se retiró de la alianza por discrepancias en el manejo político del ex veterano de la Guerra de las Malvinas y ex funcionario macrista. En un video difundido hoy, la ex diputada macrista aseguró que “no recibió un peso” de los fondos públicos destinados a la campaña. Y cuestionó también que Gómez Centurión quiera fundar ahora el partido “NOS” porque, opinó, “el nombre hace ruido”.

“Nosotros, Cynthia Hotton, no hemos recibido un solo peso de lo que le corresponde al Frente NOS de la campaña presidencial. Y esto lo quiero dejar bien en claro, porque para la campaña antes de las PASO y después de las PASO, Cynthia Hotton y Valores para Mi País todo lo que ustedes vieron… no hemos recibido un peso”, dijo la ex legisladora. Y señaló que “ustedes quizás han visto que ustedes no recibieron hada y hay otros que sí, por el Frente NOS hay gente que sí recibió recursos pero no aquellos que participaban por Valores para Mi País”. Fue un tiro por elevación para Gómez Centurión al que en Valores acusan de no haber compartido los recursos públicos, algo que fue confirmado por fuentes de NOS.

En los registros del Ministerio del Interior sobre los aportes públicos de campaña figura que el Estado nacional le destinó al Frente NOS unos 4 millones de pesos como “aportes de campaña” para las PASO del 11 de agosto y 14 millones para las elecciones de octubre. Por separado, le giró 18 millones para “impresión de boletas” en las PASO y 46 millones para las generales.

Sin embargo, los recursos para la impresión de boletas, unos 64 millones, fueron administrados por el Partido Conservador Popular, que dirige Marco Aurelio Micheli, que fue la plataforma jurídica usada por Gómez Centurión y por Hotton para presentarse en las elecciones. De esos recursos, deberían rendirse cuentas para saberse cuántas boletas se imprimieron y si en verdad se usaron los 64 millones de pesos.

En tanto, los recursos de los cuales habla Hotton totalizan la suma de 18 millones de aportes de campaña (4 más 14 entre las dos elecciones). De eso, la líder de Valores para  Mi País asegura que no “recibió un solo peso”, lo cual podría abrir un conflicto con el líder del frente electoral “próvida”. Fuentes cercanas a Centurión y a Hotton aseguran que existió un conflicto al respecto.

Sin embargo, en el partido aseguran que hubo otras discrepancias políticas que terminaron de romper el Frente NOS. Por ejemplo, Hotton quería conformar el partido Valores Para Mi País y juntar afiliaciones para darle personería jurídica. En cambio, Centurión buscará constituir ahora el Partido NOS, cuyo nombre es objetado por Hotton porque llama a engaño hacia los que simpatizaron con el Frente NOS siendo que ella no lo integrará más.  

También Hotton cuestionó muchas decisiones de campaña, de discurso y de enfoque político de Centurión. Sostiene que su campaña terminó muy volcada a la ultraderecha y que los seguidores evangélicos que ella aportaba no querían un discurso tan abiertamente favorable a la dictadura militar de 1976, porque terminó “reduciendo” la causa de “las dos vidas” a un pobre 1,7% de los votos, alrededor de 430 mil sufragios.

Además, la mayoría del electorado que defiende “las dos vidas” no tiene ningún tipo de simpatía por la dictadura militar, ni por la represión ilegal ni por las violaciones a los derechos humanos perpetradas por aquel gobierno. Sin embargo, Gómez Centurión se dedicó a defender al régimen de Jorge Rafael Videla y dijo que no existió un plan sistemático de desaparición de personas y se puso a discutir si la cantidad de desaparecidos.

Se enfrentó además a la presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y dijo que “es la mamá de una terrorista”. También generaron mucho malestar en el Frente NOS los malos desempeños de Gómez Centurión en los debates presidenciales, en los que no pudo formular un discurso claro, ni propuestas convincentes para garantizar “las dos vidas” ni acomodarse a los tiempos. Todas esas discrepancias derivaron en una implosión del Frente NOS, que no tiene retorno.

LIMA O PUEBLA: FERNÁNDEZ, PRESO DE LA GUERRA ENTRE EL PRAGMATISMO Y LA IDEOLOGÍA POPULISTA

EN BUENOS AIRES, SE REUNE MAÑANA EL GRUPO DE PUEBLA, DE LIDERES PROGRESISTAS DEL POPULISMO. AYER EL GRUPO DE LIMA RATIFICÓ EN BRASILIA QUE QUIERE DEMOCRACIA EN VENEZUELA. FAURIE MANDO UNA SEÑAL CLARA A LOS EE.UU. FERNANDEZ AGRAVA SU CRISIS CON BOLSONARO, POR LULA

___________________________________________

Por Mariano Obarrio

El populismo y los gobiernos promercado están en guerra en América Latina. En Curitiba fue liberado de su detención Luiz Inacio Lula Da Silva y arremetió contra Jair Bolsonaro. En Buenos Aires se reúne este fin de semana, sábado y domingo, el Grupo de Puebla liderado por el presidente electo Alberto Fernández y apoyará a Lula y al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Y en Brasilia el Grupo de Lima, de países alineados con la centroderecha., ratificó que quiere destituir a Maduro y confirmaron su apoyo al presidente encargado, Juan Guaidó.

Mientras tanto, la región es un polvorín. En Chile no cesan los disturbios de los activistas de izquierda, algunos dicen que fogoneados por el Grupo de Puebla, el Foro de San Pablo o Cuba, Ayer incendiaron la Casona Schneider, construido en 1915, que ahora es la sede de la Universidad Pedro de Valdivia. Veintitrés compañías de bomberos apagaban las llamas. Pero también destruyeron parte del edificio de la embajada argentina en Chile. Quizás fue para celebrar la reunión en Buenos Aires de los líderes del Grupo de Puebla.

El peronismo ofrece señales a dos puntas y participa activamente de este choque de civilizaciones, que tiene final abierto. Mientras Fernández se dará un baño de populismo con el Grupo de Puebla, sus aliados, el diputado electo del Frente de Todos Sergio Massa y el embajador Jorge Arguello, se encontraron ayer en el Club Americano con el embajador de los Estados Unidos, Edward Prado, y una decena de diputados republicanos.

Estaban allí los congresistas Steve Scalise (Nueva Orleans), Larry Bucshon (Indiana), Guy Reschenthaler (Pensilvania), Frank Lucas (Oklahoma), Mike Rogers (Alabama), Jenniffer González-Colón (Puerto Rico), Dan Newhouse (Washington), Denver Riggleman (Virginia), Michael Waltz (Florida) y Aumua Amata Coleman Radewagen (Arkansas). Una delegación representativa de las políticas que busca consolidar el gobierno de Donald Trump en la Argentina, el mejor aliado de Mauricio Macri

Es posible que el canciller del gobierno de Fernández sea el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, que lo acompañará al Grupo Puebla desde la mañana. Pero Arguello logró que Fernández hablara el viernes último por teléfono con Trump y acuerde reunirse en diciembre en Washingtón, reunión clave para la negociación con el Fondo Monetario Internacional. Una guiño a la izquierda y un volantazo hacia la derecha, como aconsejaba Perón.

El canciller del gobierno de Mauricio Macri, el saliente Jorge Faurie, dio una señal clara hacia los Estados Unidos y dijo en Brasilia que “el Grupo de Lima es la prueba de que existe firme solidaridad latinoamericana frente a atropellos y abusos”. Se refería a los atropellos de Maduro sobre el pueblo venezolano. Seguramente Maduro será defendido en por los líderes populistas del Grupo de Puebla donde estará Fernández.

Pero Fernández le garantizó a Trump que no abandonará el Grupo de Lima, donde ayer estuvo Faurie como líder de la región e hizo un discurso abiertamente contrario a Maduro. El presidente electo de la Argentina, paralelamente, celebró la liberación de Lula, acusado de corrupción por el Lava Jato, y lo invitó a su asunción el 10 de diciembre próximo, lo cual agravó su crisis con el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que escaló su condena a Fernández en los días recientes. Bolsonaro ya había avisado que no vendrá a esa misma asunción, ni enviará a su vicepresidente. Nadie sabe cómo hará Fernández para deshacer ese nudo de miles de millones de dólares en el comercio bilateral.

Al salir de su prisión luego de 580 días detenido por ser procesado por corrupción en el Lava Jato, Lula tomó el micrófono y arremetió contra Bolsonaro. “Ustedes eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir el descaro y la canallada que un sector podrido del Estado brasileño tuvo conmigo y con la sociedad brasileña”, dijo el líder del PT, emocionado. “Salgo con el mayor sentimiento de agradecimiento. Tengo ganas de probar que este país puede ser mucho mejor cuando tenga un gobierno que no le mienta por Twitter como Bolsonaro miente. Brasil no mejoró, Brasil empeoró”, aseguró Lula.

En su extremismo, Bolsonaro y Fernández están a punto de romper el Mercosur y de complicar el intercambio comercial que existe entre ambos países. Fernández asegura que no quiere romper la relación bilateral, pero sus gestos conducen hacia ello. En medio de todo, el ex vicecanciller Eduardo Valdes, amigo de Fernández y de Arguello, suele decir que “hay que desideologizar las relaciones internacionales y fundarlas sobre la base de intereses”. Como hicieron Francia y Alemania luego de la Segunda Guerra. La idea es buena. Pero en aquella postguerra Francia tenía a Charles De Gaulle y Alemania a Konrad Adenauer, dos estadistas. Bolsonaro y Fernández tendrán que probar que lo son.

En Brasilia se celebró hoy la XVI Reunión de Cancilleres del Grupo de Lima, que abordó la crisis en Venezuela y redobló su pedido de “restauración de la democracia en ese país”. Todos contra Maduro. Faurie dijo que su gestión “contribuyó a visibilizar la situación de Venezuela” y dijo: “Es uno de mis mayores orgullos en estos años como canciller haber colaborado para defender la libertad y los derechos humanos de los venezolanos”.

El canciller de Macri dijo que el Grupo de Lima fue la “primera expresión de la comunidad internacional” en denunciar graves violaciones a los derechos humanos, que luego fueron ratificadas por el informe de la Alta Comisionada de la ONU para los DD.HH., Michelle Bachelet. Curiosamente, Bachelet es progresista. Recordó Faurie que el gobierno de Macri impulsó el respaldo internacional al presidente encargado, Juan Guaidó, además de haber acreditado a su representante Elisa Trotta como Embajadora en nuestro país.

En la Declaración del Grupo de Lima los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Venezuela (Guaidó) reiteraron y reforzaron su apoyo al Presidente Encargado Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional, como autoridades legítimas y democráticamente electas y reclamaron la realización de elecciones presidenciales libres, entre otros 23 puntos.

En tanto mañana sábado 9, en abierta contraposición al Grupo de Lima, Alberto Fernández inaugurará junto a su posible futuro canciller Felipe Solá en el hotel Emperador el Grupo de Puebla, cuya agenda diseñó el ideólogo de izquierda progresista chileno Marco Enriques-Ominami.

La futura estrategia para la región de la izquierda progresista será abordada por José Mujica, José Luis Rodríguez Zapatero, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Ernesto Samper, Fernando Lugo, Leonel Fernández, el candidato presidencial uruguayo Daniel Martínez quien ganó la primera vuelta de las elecciones, Fernando Haddad, Cuauhtémoc Cárdenas, Clara López Obregón, Jorge Taiana (ex Canciller); Julián Domínguez, Carlos Tomada, José Miguel Insulza, Álvaro García Linera, Celso Amorim y Carol Proner, entre otros. Ahora Fernández tendrá que elegir entre las ideologías, el populismo o el pragmatismo para acordar los problemas de la deuda privada y con el FMI.