EL PROTOCOLO DE ABORTO ABRE LA PUERTA A UNA LEGALIZACION POR DECRETO, DICEN SECTORES PROVIDA

EN SU PRIMERA MEDIDA DE GOBIERNO, ALBERTO FERNANDEZ DICTO POR RESOLUCION UN NUEVO PROTOCOLO QUE AMPLIA LA NO PUNIBILIDAD A CAUSALES QUE EXCEDEN EL CODIGO PENAL Y QUE EQUIVALEN AL TEXTO DEL PROYECTO DE LEY QUE RECHAZÓ EL CONGRESO EN 2018

___________________________

Por Mariano Obarrio

Sin que se hayan ocupado aún muchos organismos, el gobierno de Alberto Fernández firmó como primera medida de gestión el nuevo protocolo de aborto ILE. La principal objeción de los sectores que defienden “las dos vidas” radica en que con una simple resolución el ministro de Salud, Ginés González García, habilitará abortos más allá de las causales de no punibilidad previstas en el artículo 86 del Código Penal y en el fallo FAL de 2012 y abre la puerta a una legalización de hecho del aborto, lo cual fue rechazado por el Congreso en 2018.

“Un protocolo es un procedimiento legítimo y necesario, siempre y cuando no contradiga una normativa superior. El que se presentó hoy para intervenir en el caso de abortos no punibles pareciera tener la intención de legislar lo que el Congreso Nacional ya decidió rechazar en 2018”, dijo por Twitter la diputada Victoria Morales Gorleri, de PRO. En un argumento central, la legisladora señaló que “mientras que el artículo 86 del Código Penal establece que debe darse sólo “si hay peligro para la salud que no pueda evitarse por otro medio”, en el protocolo se abre esta práctica para cualquier tipo de riesgo a la salud y sin mencionar “que no pueda evitarse por otro medio”.

También la Iglesia, que estaba en buenas relaciones con el gobierno albertista, se pronunció enérgicamente en contra de la resolución publicada en el Boletin Oficial. En declaraciones a la agencia AICA, el presidente de la Comisión de Pastoral de la Salud del Episcopado, el obispo Alberto Bochatey, condenó la actualización del Protocolo y consideró que “se instala el aborto libre en la Argentina”. Y agregó: “No sorprende porque el ministro González García es abortista y ya había advertido que no iba a entrar en una discusión por la ley, sino promulgar el Protocolo vía ministerio y obligar a las provincias a que se adhieran. Y así ya se instala el aborto libre en la Argentina”.

La decisión de Alberto Fernández abre una grieta en su relación con la Iglesia, que pareció fortalecerse el domingo último cuando el Presidente y su antecesor, Mauricio Macri, asistieron a una misa por la unidad nacional en la Basílica de Luján, previo al recambio presidencial. El jefe del Estado se mostró fraterno con los obispos e introdujo varios pasajes del papa Francisco en su discurso de inicio de mandato en el Congreso, el martes último. Más allá de sus oraciones en la misa de Luján, su primera medida de gobierno fue legalizar virtualmente el aborto en el país del cual es oriundo el papa Francisco, nada menos.

Victoria Morales Gorleri

No se descarta que el debate escale y ello abra una fisura también dentro del peronismo, donde muchos sectores siguen las enseñanzas del recordado presidente Juan Domingo Perón y Eva Perón, que defendían la vida del niño por nacer y que impulsaron a través del ministro de Salud Ramón Carrillo un cúmulo de derechos sanitarios para los bebes. Perón consideraba el aborto una imposición del imperialismo y de los organismos internacionales para el control poblacional.

Por otra parte, la resolución que habilita el nuevo protocolo se contradice con la intención manifiesta del Presidente de luchar por la unidad y erradicar “la grieta” con políticas de consensos. La práctica de gobernar por decreto o resolución es contraria al espíritu democrático de habilitar debates en el Congreso. Una resolución como esta podría traer fuertes divisiones sociales en un momento de alta necesidad de avanzar en los grandes debates económicos.

También contradice al propio Presidente que dijo que trabajará por un país en donde no sobra nadie: con estas resoluciones se autoriza una vía libre a la cultura del descarte y de eliminación discrecional de vidas humanas y de las vidas de los más indefensos.

Morales Gorleri aseguró también que el protocolo “también habilita a niñas de 10 años a abortar con autorización de un ‘allegado’ mientras que el Código Civil y Comercial (Art 26) establece que los menores ejercen sus derechos a través de sus representantes legales”. La legisladora se pronunció en favor de confiar “en la voluntad de diálogo del Presidente @alferdez” y dijo “espero se revise y modifique esta normativa”. La diputada de Cambiemos señaló: “No importa qué pañuelo uses, la modificación de una ley penal, y en particular de un tema tan sensible, corresponde y debe debatirse en @DiputadosAR, la Casa de la Democracia, y las atribuciones del ejecutivo deben ajustarse con responsabilidad a la norma”.

Monseñor Alberto Bochatey

Por otro lado, dijo que “queriendo resolver cuestiones de práctica médica, el Ministro de Salud, @ginesggarcia , está excediendo lo establecido en la normativa vigente o ejerciendo atribuciones correspondientes al Congreso”. Y dijo que “el Protocolo considera al aborto como práctica no invasiva ni riesgosa, permitiendo que una niña de 13 años no necesite autorización de los padres, mientras que nuestra legislación sí considera como practica invasiva a un tatuaje… Y así podría seguir enumerando contradicciones”.

La respuesta de la Iglesia al protocolo, en tanto, se produjo mientras que la primera dama Fabiola Yáñez se encuentra en el Vaticano donde visitó al Papa y participa de un evento organizado por la Fundación Pontificia Scholas Ocurrentes. El obispo Bochatey cuestionó la actualización de medicamentos y una nueva droga, la mifepristona, no aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). “A nivel internacional se utiliza la asociación de esta droga con el misoprostrol para aumentar la eficacia del aborto y disminuir los efectos secundarios”, dijo Bochatey. Y objetó que permite practicar aborto a los 13 años: “Las niñas de esta edad podrán hacerse un aborto, incluso sin el consentimiento de sus padres. Esto es peor que la ley que quisieron promulgar en 2018, que lo aceptaba desde los 14 años”.

“Otro cambio grande es el paradigma del concepto de salud integral, que es física mental y social. Dicen que es exactamente igual que lo que estaba en el código de 1921, pero no es así”, señaló. De hecho, en 1921 no existía la división del concepto de salud entre mental, social y física. Sólo se entendía por salud el estado físico de una persona. El Código Penal establece la no punibilidad solo en caso de riesgo de vida, salud o violación de una mujer. “Este Protocolo avala muchos otros factores que no tienen que ver con riesgos de vida o de violación”, señaló. “Este Protocolo avala muchos otros factores que no tienen que ver con riesgos de vida o de violación”, dijo.

El protocolo se oficializó mediante la resolución 1/2019, es la primera medida firmada por el nuevo ministro de Salud. Bochatey dijo que “la táctica es clarísima y era muy previsible, evitando que se genere todo tipo de discusión y un debate democrático. La ciudadanía no está a favor del aborto en la Argentina, como quedó demostrado democráticamente en 2018”. Asimismo, dijo que el Protocolo no respeta la objeción de conciencia de los médicos y las instituciones de salud.

Luego el prelado reafirmó que esta medida también sucedió en muchos países latinoamericanos, en los que “metieron el aborto por la ventana, no por la línea de debate legislativo, contrario a la cultura del pueblo, sin otras propuestas para el cuidado de la mujer”. “Esto no es simplemente un tema de salud publica o de medicamentos, sino que se trata de algo más profundo, que es la vida misma”, concluyó el obispo. Llamó la atención que Alberto Fernández impusiera el protocolo antes de anunciar cualquier medida para superar la crisis económica.