En Gobierno ven casi inevitable la cesación de pagos hasta diciembre

La Nación, viernes 25 de julio

Tras el nuevo fracaso de la reunión de tres horas en la oficinas del mediador judicial Daniel Pollack, en Nueva York, en el gobierno de Cristina Kirchner comenzó a crecer ayer la sensación de que será inevitable prepararse para un default selectivo y transitorio, un puente hasta diciembre próximo, que permita no negociar con los fondos buitre que reclaman el pago de 1330 millones de dólares, hasta que sea indiscutible que queda despejada la cláusula RUFO.
“Si hay default, será hasta diciembre, cuando vence la cláusula RUFO. Hay que alejar el fantasma de esa cláusula, que complica todo. Hay maneras de hacer ese puente de plata”, dijo ayer a LA NACION un funcionario de uno de los principales ministerios.
Sin embargo, algunos optimistas todavía conservan la esperanza de que a último momento los fondos NML Elliott y Aurelius acepten reponer el stay (medida cautelar) que suspendería la sentencia del juez de Nueva York Thomas Griesa que obliga a pagar a los fondos buitre.
Esa cautelar permitiría seguir cumpliendo los vencimientos con los bonistas de 2005 y 2010 sin caer en default y negociar al mismo tiempo con los buitres una forma de pago desde enero de 2015, una vez que caduque la cláusula RUFO. En caso contrario, en la Casa Rosada imaginan un default hasta diciembre, cuando se despejará esa cláusula.
La cláusula RUFO (rights upon future offers) habilita hasta diciembre a los bonistas que cobran regularmente -el 92,4% de la deuda, que cobra con quita del 65%- a reclamar igual trato si a otros acreedores se les reconoce el 100%. Según el Gobierno, si se disparara esa cláusula, el Estado podría enfrentar reclamos por 120.000 millones de dólares.
La Presidenta considera que el “puente de plata” para llegar a diciembre en cesación de pagos consiste en depositar todos los vencimientos hasta fin de año de la deuda de los bonistas de 2005 y 2010, así como transfirió el pago por 900 millones de dólares el 26 de junio, que luego fue bloqueado por el juez Griesa en función de que también debían cobrar los buitres.
En ese sentido, quedan vencimientos en septiembre y en diciembre próximos, y el Gobierno transferirá el dinero a los bancos intermediarios, agentes pagadores. “Cristina dice que va a pagar o depositar todos los vencimientos, aunque Griesa los bloquee. Ella considerará que la Argentina pagó y no hay default. El problema lo tendrá el juez con los bancos”, dicen en Balcarce 50.
La Presidenta volvió a convocar ayer al ministro de Economía, Axel Kicillof, y a otros miembros del gabinete, para preparar el nuevo encuentro de hoy, a las 10, en comunicación directa con los enviados del equipo económico que estaban en los Estados Unidos.
La reunión fue en el despacho del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Kicillof asistió junto con el secretario de Política Económica, Emmanuel Álvarez Agis. También participó el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. Estuvieron conversando unas dos horas, pero no trascendió el contenido.
Sin embargo, en la Casa Rosada comentaron que las únicas salidas del conflicto planteado serían dos: o bien los fondos buitre contratan un seguro que se comprometa a cubrir el costo económico si se dispara la cláusula RUFO, o bien aceptan que el juez Griesa disponga nuevamente la cautelar. “El clima no cambió. Ésta fue la propuesta de ayer en Nueva York y lo sigue siendo”, dijo un vocero oficial.
Anoche, luego de reunirse con la Presidenta, los funcionarios del equipo económico seguían trabajando en línea directa con los enviados a Nueva York, los secretarios de Finanzas, Pablo López, y legal y administrativo, Federico Thea, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona.
“La premisa es no negociar porque la propia negociación dispararía la cláusula RUFO. Es por eso que los enviados no aceptaron reunirse con los abogados de los fondos buitre”, dijo un funcionario a LA NACION.
“¿Para qué le pagamos a un mediador? Él es el que debe conversar según lo dispuso Griesa. Nosotros cumplimos con lo que dijo el juez. Si te reunís con los buitres, ya estás negociando y quedás a tiro de la cláusula RUFO. En cambio, hablar con el mediador no nos compromete”, señalaron en Balcarce 50.

Mirá todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

LOS BUITRES: OTRA TRAMPA DEL VOLUNTARISMO

La Presidenta nunca vio venir el problema en el que hoy introdujo a todo el país. Para el populismo del finado Ernesto Laclau, las mayorías convalidan cualquier decisión y más aún si ella va en contra de las malditas corporaciones a las que hay que combatir sin rodeos para revalidar el título de líder de las masas. El conflicto es la legitimación de la facción y la democracia es vencer al otro, doblegarlo y hacerle morder el polvo. Es la imposición autoritaria e inapelable de las mayorías, aunque sean circunstanciales.
Cristina creyó que ese sistema de mayorías también valía para la reestructuración de la deuda soberana. La aceptación del 93% invalidaba por sí mismo el reclamo del 7% que no aceptaba la quita del 65%. Más de una vez vociferó que los holdouts, una minoría humillada por los exitosos canjes, no tenía derecho a cobrar siquiera un solo dolar. Que las demandas judiciales eran ilegítimas y que por lo tanto ni siquiera les cabía el derecho a ingresar tardíamente a un canje similar. Sencillamente debían resignarse a la derrota eterna.
Para la Presidenta era como haber ganado una elección por el 93% en una intendencia: le confería todas las herramientas del poder. Al 7% ni Justicia. Pero no advirtió que en los países donde imperan las leyes, los Jueces no se dejan impresionar por las mayorías y sólo miran si los argumentos de las minorías, así sea un 0,5%, son valederos. Para Cristina, eso nunca podía ocurrir.
Subestimó el poder del 0,5%, así como el 7%. Y en la Argentina,  la Cláusula RUFO que no se conocía hasta hace pocos meses,  Nunca sería un problema. ¿Quién iba a contradecir un canje del 93% a una Presidenta del 54%?

¿Me está hablando en serio?

Lo mismo pensó Cristina cuando denunciaba un golpe de Estado en Honduras y un buen día de 2009 les comentó a los periodistas que viajaría junto a una delegación de la OEA para reponer al gobierno constitucional al día siguiente mientras en las calles la política se dirimía a sangre y fuego.
Un periodista le preguntó si ya tenía definida la ingeniería institucional, jurídica y diplomática para que los golpistas cedieran su lugar para reponer al gobierno de Manuel Zelaya. La Doctora se paró en seco y con una llamarada en su mirada lo increpó: ¿Me estás hablando en serio?
Al día siguiente, el avión en el que viajaban ella, Miguel Insulza, de la OEA, y otros jefes de Estados que iban a liberar a Honduras del golpismo, ni siquiera pudo bajar en Honduras -por el clima de violencia civil y rechazo a cualquier intervención externa- y la OEA tuvo que sesionar en Miami con un pronunciamiento meramente declamativo. El periodista hablaba en serio. Y Cristina no liberó Honduras. El voluntarismo, su figura y su estrella, no alcanzaron.
Comenzaba 2010 cuando la Presidenta anunció que Mercedes Marcó del Pont iba a asumir la presidencia del Banco Central para liberar a esa entidad de las garras de Martín Redrado, un colonizado economista que no aceptaba disponer las reservas para pagar deuda pública. Nuevamente un periodista molesto le preguntó si Mercedes iba a reformar la Carta Orgánica para disponer de las reservas como si fuera dinero del Tesoro y si se tomarían recaudos contra posibles embargos de los fondos del Central en EE.UU, ya que podían ser considerado patrimonio del Gobierno por los Buitres ante la teoría de Alter Ego.
La abogada exitosa atacó al periodista, no lo dejaba terminar su pregunta, y lo pretendió humillar en público. ¿Leyó el proyecto de reforma de la Carta Orgánica o habla porque está colonizado? ¿Quién iba a embargar al gobierno popular?
Dos años despues, la Presidenta anunció la reforma de la Carta Orgánica ante el Congreso, que meses después la votó. Y un año más tarde, los Buitres embargaron la Fragata Libertad. Sólo entonces el Gobierno admitió que los Buitres habían intentado embargar un centenar de propiedades y bienes y que el Estado pudo ganar esas batallas en los estrados judiciales.
Nuevamente el voluntarismo -una forma de mentira de patas cortas en la política- había sido vencido por la realidad. Hasta hace un año, la Señora decía que nunca iba a pagarle un dólar a los fondos buitres, que ningún fallo podía reconocerles ese derecho y que de haberlo no lo iba a cumplir.
Hoy todo depende, lamentablemente, de un milagro del papa Francisco.

La estrategia del gobierno para convencer al mediador

La Nación, jueves 24 de julio
En medio de las últimas horas de turbulencias, la presidenta Cristina Kirchner definió con su equipo económico que los enviados a la reunión de hoy con el mediador judicial Daniel Pollack se plantarán en la postura de no negociar nada hasta diciembre con los fondos buitre ni con el juez de Nueva York Thomas Griesa hasta que éstos resuelvan el obstáculo de la cláusula RUFO, para lo cual les propondrán que contraten un seguro que cubra el costo, si ésta se dispara.
“Ellos no lo aceptarán, porque saben que es un riesgo. La idea es dejarlos en evidencia de que la cláusula RUFO sí es un problema y no es inocua como dicen ellos. Si no lo aceptan, todo quedará como hasta ahora”, aseguró a LA NACION una fuente oficial de la Casa Rosada.
Así, en Balcarce 50 admiten el escenario de un default -aunque no aceptarán nombrarlo así- a partir del miércoles 30, dentro de seis días. Comenzó la cuenta regresiva.
La cláusula RUFO (rights upon future offers, por sus siglas en inglés) vence en diciembre próximo. Habilita a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010 -el 92,4% de la deuda, que cobra con quita del 65%- a reclamar igual trato si a otros acreedores se les reconoce el 100%. Según el Gobierno, si se disparara esa cláusula, el Estado podría enfrentar reclamos por US$ 120.000 millones.
“Hasta que no se resuelva la RUFO no negociarán nada. Si los bonistas de los canjes 2005 y 2010 no cobran, no habrá default, porque Argentina les pagó, pero fue el juez el que bloqueó el pago”, dijo un funcionario a LA NACION. En línea con ese razonamiento, la Presidenta dijo ayer: “Argentina no va a caer en default, van a tener que inventar un nombre nuevo”. También ella planteó ayer que el principal obstáculo para negociar es la cláusula RUFO (ver en la página 8).
Ésta será la argumentación central en la reunión de hoy en Nueva York, según definió Cristina Kirchner con su equipo económico en la reunión de anteayer en la Casa Rosada. Les ofrecerán a Griesa y a los fondos NML Capital y Aurelius, que reclaman el pago de 1330 millones de dólares, que tomen un seguro que pague esa cifra, si ante una negociación o un pago argentino la cláusula se dispara. Se trata de una oferta imposible de aceptar por los buitres.
En esa reunión, la Presidenta resolvió que el ministro de Economía, Axel Kicillof, no viaje a los Estados Unidos. Anoche partieron los secretarios de Finanzas, Pablo López, y legal y administrativo, Federico Thea, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona.
La reunión de hoy será con Pollack, el mediador dispuesto por Griesa. El encuentro estaba previsto para ayer, pero se postergó hasta hoy porque anteanoche no llegaron a tomar el avión. También participarán los abogados del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton.

“Los enviados insistirán en que los buitres tomen un seguro financiero y cubran los riesgos y los costos de una eventual aplicación de la cláusula RUFO”

, dijo una fuente oficial de Balcarce 50. “Si ese riesgo fuera nulo, como ellos afirman, el precio de este seguro debería ser despreciable”, agregó.
En rigor, Cristina tiene poca expectativa de que los buitres acepten contratar ese seguro. Pero pretende obtener otra argumentación para no negociar antes de diciembre próximo. Tiene además la certeza de que NML y Aurelius le tienen pánico a un default argentino, porque les impediría cobrar, su único objetivo. Y ese temor los llevaría a ceder posiciones, pese tener un fallo en firme a favor.
En la Casa Rosada algunos señalan que ello buscaría obtener un compromiso de los fondos para negociar después del 1° de enero de 2015, cuando ya no esté vigente la cláusula RUFO. Pero casi no hay tiempo para hacer un acuerdo escrito en ese sentido.
Para los expertos en temas financieros, la Argentina será considerada en default, porque sólo depositó la plata de los bonistas, pero éstos no la cobraron. Y tras ese default éstos quedarían habilitados a juntar una masa crítica de 25% de los acreedores de cada bono -Par o Discount- y pedir la aceleración del bono: cobrar en 24 horas todo lo que se les debe pagar hasta 2033 o 2038, según cada vencimiento. Ello enturbiaría más el juicio con los bonistas, los buitres y los bancos pagadores.

LOS ENVIADOS DE LA CASA ROSADA A ESTADOS UNIDOS
Pablo López
Secretario de finanzas
Encomendados
Tanto López como el secretario legal y administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona, fueron designados por la Presidenta para viajar a la reunión con el mediador judicial

El operador
Por decisión de la Presidenta, Kicillof se quedó en Buenos Aires. Pero el ministro es el operador en la distancia de la negociación..

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Cristina envió un equipo técnico a negociar con los holdouts. Kicillof participa desde la distancia

La Nación 23 de julio

Luego del último revés judicial del Gobierno en Nueva York por el conflicto con los fondos buitre, la presidenta Cristina Kirchner convocó ayer a la Casa Rosada al ministro de Economía, Axel Kicillof, y a todo su equipo para buscar la manera de no caer en default. Tras casi cinco horas de reuniones, la mandataria resolvió seguir negociando y enviar hoy a una delegación técnica de Economía a una reunión con el mediador judicial Daniel Pollack.
Si bien nadie lo confirmó anoche oficialmente, hasta última hora se barajaba la idea de que viajarían los secretarios de Finanzas, Pablo López, y legal y administrativo, Federico Thea. La jefa del Estado decidió que Kicillof se quedara en Buenos Aires.
Durante toda la tarde de ayer se vivieron horas de nerviosismo y expectativas en la Casa Rosada. El juez federal de Nueva York Thomas Griesa rechazó el pedido de la Argentina de reponer el “stay”, la medida cautelar dirigida a suspender el efecto de su sentencia que obliga al país a pagar 1330 millones de dólares a los fondos NML Capital y Aurelius.
También instó al Gobierno a seguir las tratativas con Pollack para llegar a un acuerdo de pago. Para ello convocó a una reunión con el mediador y los abogados del Estado argentino del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton. A ella se sumarían entonces Thea y Pablo López.
El Gobierno pidió restituir la medida cautelar para suspender ese pago para poder cancelar los vencimientos con los bonistas de los canjes de 2005 y 2010 mientras negocia una salida con los “fondos buitre” sin caer en default con los tenedores de la deuda reestructurada.
El rechazo de Griesa a ese pedido mantiene bloqueados los pagos a bonistas que hizo la Argentina el 26 de junio último, por lo cual el plazo de gracia para resolver ese pago vence el próximo miércoles, 30 de julio, y de no destrabarse antes el problema la Argentina podría caer en default.
Los fondos NML y Aurelius rechazan la reposición del stay hasta que la Argentina haga una propuesta de pago, pero el Gobierno sostuvo ayer que no la hará hasta que haya una cautelar, porque eso podría traerle serias consecuencias legales, ya que activaría la cláusula RUFO, que vence en diciembre y que habilita a los bonistas del canje a reclamar igual trato que a los acreedores a los que se les mejore la oferta.
En caso de no encontrar una solución, la Argentina caerá en default. “Todavía sigue habiendo una idea de negociar hasta el último día, quedan ocho días. El default es una de las hipótesis si los buitres no ceden. Pero la Argentina paga, por lo tanto no está en default. La idea del Gobierno es seguir negociando. Y para eso viajará una delegación técnica”, dijo a la nacion un alto funcionario poco después de que se retiró la Presidenta, a las 21.
“El juez dio una pista, tiró una soga. Rechazó el stay, pero dijo que sigamos negociando con Pollack. Seguramente llevaremos alguna propuesta, por ahora muy reservada, mañana (por hoy) será un día clave”, comentó otro secretario de Estado, en medio de un fuerte hermetismo que reinó durante toda la jornada.
La Presidenta llegó ayer a la Casa Rosada más temprano de lo habitual, a las 16.15, y convocó a Kicillof y su equipo. El ministro acudió junto con Pablo López, Thea y el secretario de Política Económica, Emmanuel Agis. También participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el secretario legal y técnico, Carlos Zannini; el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio, y el administrador de la AFIP, Ricardo Echegaray.
Cuando se retiraba de la Casa Rosada, Zannini fue consultado por la nacion sobre si se había definido una delegación para negociar hoy en Nueva York con Daniel Pollack, pero el secretario legal y técnico, con gesto adusto, no quiso responder.
En ese momento, las 20.57, la Presidenta se retiraba de la Casa Rosada por la explanada junto con Oscar Parrilli. Pocos minutos después salieron Kicillof, su equipo, Capitanich y el subsecretario Carlos Liuzzi.
El Gobierno había intentado presionar a Griesa para que liberara a los bancos intermediarios, Bank of New York, Citibank, JP Morgan y Euroclear y Clearstream, y que éstos destrabaran los pagos congelados a los bonistas. Pero Griesa no hizo caso de ese pedido y el Ministerio de Economía emitió un duro comunicado en el que acusó: “El juez Griesa no resolvió nada y los buitres siguen amenazando”.
En ese texto, el Gobierno desafió a los fondos buitre y al juez a que ofrezcan una fórmula que permita evitar la vigencia de la cláusula RUFO para negociar el pago de los 1330 millones.
De no encontrar una solución no se descarta que el Gobierno recurra al “default técnico transitorio”, aunque nunca admitirá que entró en cesación de pagos porque continuará pagando los vencimientos a los bonistas aunque Griesa los bloquee. Eso duraría hasta que en diciembre caduque la cláusula RUFO y exista otro escenario para negociar con los buitres.

 

Leé otras notas de Mariano Obarrio en La Nación

“Hay que hacerlo rápido porque sino viene la próxima formación y nos lleva puestos”

1- La Presidenta se ríe como si lo que pasó, dos tragedias ferroviarias, fuera parte de una película de humor y no de la realidad argentina. Eso revela que está fuera de ubicación en tiempo y espacio.
2- La Presidenta parece querer burlarse de las tragedias y cargarle la responsabilidad de ellas a una gestión anterior, la de De Vido, como si ella solo fuera responsable de la gestión de Randazzo. Pero De Vido sigue siendo ministro, dese hace 11 años y lo designó su fallecido esposo. ¿A quien le carga la responsabilidad entonces? Eso revela que nos toma por estupidos a cada uno de nosotros y ella siempre pretende salir indemne.
3- La Presidenta no se da cuenta de que las consecuencias de esos accidentes son familias destrozadas y pasajeros que ya no están. Sin embargo, lo toma en joda. Ni siquiera respeta el duelo o el luto de los demás. Eso revela que no comprende la realidad cuando esta no la toca muy de cerca: está en una burbuja.
4- La Presidenta demuestra no sentir un ápice de remordimiento ni de pena por las víctimas. Ella que es la defensora de los Derechos Humanos bromea con un hecho trágico. O con dos. Eso revela que es una persona incapaz de ponerse en el lugar del otro. O que sufre algun tipo de perversidad.
5- Si fue un chiste, la Presidenta claramente no tiene chispa. Hace chistes malos. Eso revela que es poco graciosa, por decirlo suavemente.

Fondos buitre: el Gobierno confía en el apoyo internacional para negociar

La Nación, lunes 21 de julio 

La presidenta Cristina Kirchner cree haber encontrado un fuerte polo de apoyo internacional para avanzar en el último tramo de la negociación con los fondos buitre: el objetivo es evitar el default en una última gestión desde una posición de fuerza o, en caso de un escenario de cesación de pagos, construir un respaldo que aísle a los fondos NML Capital y Aurelius y al gobierno de los Estados Unidos.
“La prioridad es evitar un default”, señaló a LA NACION un alto funcionario del Gobierno.

“Pero si hay default, que haya control de daños y que no sea por culpa del Gobierno sino de ellos [por los buitres]”, agregó.

La estrategia es lograr una acumulación de respaldo internacional para forzar una negociación exitosa en esta semana, antes del 30 de julio, cuando vencerá el plazo de gracia para pagarles la deuda a los bonistas de los canjes de 2005 y 2010. En rigor, la Argentina giró ese pago a los bancos intermediarios, pero la justicia norteamericana lo inmovilizó y exige que antes se cumpla con el pago a los fondos buitre. En esta pelea, hoy comienza una semana clave para la Casa Rosada y para el ministro de Economía, Axel Kicillof.
El juez federal de Nueva York Thomas Griesa citó para mañana a losGriesa bancos intermediarios, que suelen girar los fondos de la Argentina a los bonistas, para definir el destino de esos recursos.
El Gobierno había depositado el 30 de junio en el Banco de Nueva York y otras entidades, pero Griesa ordenó no pagarles a esos acreedores hasta que la Argentina no cumpla el fallo que le ordena cancelar 1330 millones de dólares a NML Capital y a Aurelius.
Si los bonistas no cobran el próximo 30, la Argentina caerá en default. Por eso, la Presidenta denunció en Brasilia ante el grupo Brics y la Unasur que “la Argentina paga, pero no la dejan” y que ello forma parte de una operación para “hacer caer la reestructuración de 2005 y 2010”. Advirtió que si los bonistas no reciben su dinero “que se hagan responsables los que lo imposibilitan”. Es decir, el Gobierno no se hará responsable.
Luego de ese discurso, en la Casa Rosada existía la sensación de que el grupo Brics y la Unasur habían sumado su apoyo a otros bloques internacionales: el G-77 más China; la OEA, y los gobiernos de Italia y de Francia, entre otros.

“Hay que construir un escenario internacional. Este consenso servirá o bien para negociar y no caer en default, desde una posición de fuerza, o bien para, en caso de caer en default, el peor escenario, explicar que un grupo minoritario y aislado -con los Estados Unidos y los fondos buitre- pone en riesgo a todo el sistema financiero internacional”,

confió un funcionario allegado a la mandataria.

LA PRIORIDAD
“Pero la prioridad es evitar el default”, agregó. El objetivo del Gobierno es que Griesa reponga el “stay”, o medida cautelar, para sus pender el fallo que lo obliga a pagar los 1330 millones hasta por lo menos diciembre.
Ese mes vence la cláusula RUFO, que habilitaría a los bonistas a reclamar una mejora en el pago de sus bonos si la Argentina les paga el 100% del valor de los bonos defaulteados a otros acreedores. Por lo tanto, el objetivo del Gobierno es lograr la suspensión del fallo para negociar luego una propuesta de pago a los buitres, en efectivo y en bonos.
Pero éstos quieren escuchar primero la propuesta y luego aceptar o no un stay. ¿Cuál es la propuesta? “Hay una batería de herramientas: pago inicial, bonos, etc., pero están bajo siete llaves”, señalan varios funcionarios de Balcarce 50.
La Presidenta invitó también en Brasilia a los fondos buitre a entrar en el canje, es decir, aceptar la misma quita del 65% que los bonistas de la reestructuración de 2005 y 2010. Pero ellos no lo aceptan: tienen un fallo firme de Griesa que los habilita a cobrar el 100%. El Gobierno, de ese modo, tensará la cuerda hasta el final para conseguir una mejor negociación: la idea es evitar el default o asumirlo con una buena justificación ante el mundo que “debilite” a su contraparte. “Hay que aislar a Estados Unidos y a los buitres.” Ésa es la premisa.

ROSSI CRITICÓ A LOS “AGITADORES” DEL DEFAULT
El ministro de Defensa, Agustín Rossi, apuntó ayer contra quienes “agitan” el fantasma del default y afirmó que ésa no es la situación de la Argentina, porque el país cumplió en “tiempo y forma” con el pago del vencimiento de deuda reestructurada que operó el 30 de junio, pero “en una acción inédita” el juez neoyorquino Thomas Griesa lo trabó.
“Hay que dejar en claro que la Argentina ya pagó, por esto que se agita en algunos lugares sobre el tema del default. El default es una acción voluntaria de un país. Un país deja de pagar. No es el caso de la Argentina”, dijo.

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Con el Congreso vacío sólo Boudou despidió al presidente chino

La Nación, domingo 20 de julio

El presidente de China fue recibido por Boudou y dijo que fue una visita histórica

xijinpingLuego de haber firmado anteayer 20 convenios con la presidenta Cristina Kirchner, su par de China, Xi Jinping, fue recibido ayer en el Congreso por el vicepresidente Amado Boudou, y destacó que “ambos países se encuentran en un punto de partida histórico”, pese a que el oficialismo no logró reunir a la Asamblea Legislativa para homenajearlo, por falta de quórum.
Como visita de Estado correspondía, de acuerdo con las normas de diplomacia internacional, que Xi hablara ante la asamblea compuesta por todos los senadores y los diputados. El visitante dijo que vino “en visita de Estado para abrir nuevos horizontes”.
Pero la asamblea no pudo congregarse: la mayoría de los legisladores había comenzado sus vacaciones de invierno o había viajado a sus provincias por el fin de semana.
Así las cosas, el mandatario chino sólo pronunció su discurso en el Salón Delia Parodi de la Cámara de Diputados. Lo recibieron Boudou, el presidente de ese cuerpo, Julián Domínguez, y un grupo de diputados y senadores de la comisión bicameral de amistad con China.
La presidenta Kirchner había considerado la “asociación estratégica integral” firmada anteayer como “una política de Estado”, pese a que no la consultó con los partidos políticos de la oposición.
La mandataria y Xi Jinping suscribieron anteayer en la Casa Rosada préstamos chinos por 7500 millones de dólares y tecnología de ese país para represas hidroeléctricas y renovación ferroviaria.
Además, presentaron un intercambio de monedas o swap por US$ 11.000 millones entre ambos bancos centrales para prevenir crisis financieras especulativas y para mejorar el comercio bilateral.
Luego de firmar el libro de visitas ilustres en el Salón Azul del Senado, Xi se manifestó “dispuesto a hacer más esfuerzos para permitir el ingreso [en su país] de más productos argentinos”. Y estimó esa suba en US$ 10.000 millones.
Por la tarde, en la Cancillería se celebró la primera reunión del Diálogo Estratégico para la Cooperación Económica entre la Argentina y China, compuesto por los gabinetes de ministros de ambos países. Participaron todos los ministros y principales secretarios de Estado y directores de empresas estatales de ambos países. El ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que las dos naciones “están viviendo la etapa de mayor crecimiento de toda la historia del comercio bilateral y deben continuar trabajando para fortalecer este vínculo”.

“Hemos acordado condiciones financieras muy convenientes para el desarrollo de obras de infraestructura indispensables”, subrayó.

Los créditos de bancos chinos por US$ 4714 millones para las represas Cepernic y Kirchner y los US$ 2100 millones para el Ferrocarril Belgrano Cargas serán a 15 años con cinco y medio de gracia, a una tasa de 3,5 más Libor, un 4,75 en total.
Una parte de esos recursos serán para comprar equipamiento, turbinas y vagones chinos.
“Las represas generarán más de 5000 puestos de trabajo”, destacó el ministro Kicillof.
En el Congreso, Xi Jinping había recibido un combo de regalos. Boudou le obsequió una camiseta de la selección argentina de fútbol con el número 10 y su nombre. El mandatario celebró el subcampeonato en la Copa Mundial de Brasil y dijo que

“se podrá mejorar el fútbol en China con ayuda de ustedes”.

El vicepresidente completó su agasajo con una bandeja, un mate y el libro Néstor por Todos.
En tanto, Julián Domínguez le dio un bandoneón y dos libros: el Martín Fierro y otro con fotografías de la Argentina. Xi Jinping los retribuyó con una vasija de porcelana.
Domínguez aseguró que la relación bilateral “se encuentra en su mejor momento histórico”.
Boudou, que presidió una vez más un acto público tras haber sido procesado por el caso Ciccone, señaló que “en sólo diez años hemos logrado convertir esta asociación estratégica en una asociación estratégica integral” y agradeció “el acompañamiento de la República Popular China en el tema Malvinas”.
Entre las actividades de su agenda, el presidente chino rindió ayer un homenaje al general José de San Martín, acompañado por el canciller Héctor Timerman, en la plaza que lleva el nombre del prócer en el barrio de Retiro.
Tras su visita al Congreso, Domínguez invitó a Xi Jinping a comer un asado criollo en Luján, en la estancia La República, propiedad del ex banquero Raúl Moneta.
En tanto, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, le entregó las llaves de la ciudad al visitante, quien elogió Buenos Aires “porque es una ciudad próspera”. Macri dijo que “hay mucho para construir”..

Leé otras notas de Mariano Obarrio en La Nación

20140719-095820-35900316.jpg

El rincón donde podés escuchar nuestro programa de radio e informarte