Maduro: “Cuente la presidenta Cristina con todo el respaldo militante”

La Nación, miércoles 30 de julio de 2014
CARACAS.- Como era su propósito, la presidenta Cristina Kirchner obtuvo ayer aquí un contundente respaldo de la 46» Cumbre de jefes de Estado del Mercosur en su pelea contra los fondos buitre. El bloque regional firmó una “declaración especial” en apoyo de la Argentina, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le manifestó a la mandataria argentina que “cuente con todo la solidaridad de hermanos, de militantes, con la lucha que lleva adelante”.

El presidente venezolano denunció que “estas maniobras especulativas” son “no sólo un daño para la Argentina, sino un daño a todos los países del Sur”

Lo hizo a menos de un día de que se defina la situación de la Argentina con los fondos NML Elliott y Aurelius, que reclaman el pago de 1500 millones de dólares como manda un fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa.
A su turno, Cristina Kirchner atacó con dureza a Griesa, reclamó que liberara los pagos a los bonistas de 2005 y 2010 para que la Argentina no entre en cesación de pagos y anunció que su gobierno seguirá pagando esos vencimientos aunque el juez los bloquee, como ocurrió hasta ahora con los 539 millones de dólares que el Gobierno depositó para los tenedores de bonos reestructurados.
Además, los presidentes del Mercosur coincidieron ayer mediante sendas declaraciones en “profundizar y consolidar” la integración latinoamericana y condenaron “de manera enérgica” el conflicto en Medio Oriente. Además, declararon ciudadanos ilustres del Mercosur a los fallecidos ex presidentes Hugo Chávez y Néstor Kirchner.
En el comunicado sobre los fondos buitre, el Mercosur consideró que

“de ninguna manera puede considerarse un proceso de default cuando un país solvente y líquido realiza puntualmente los pagos y se les bloquea el cobro a sus bonistas”.

Los presidentes reafirmaron su “solidaridad y apoyo irrestricto” a la posición de la Argentina ante “las decisiones legales favorables a un grupo minúsculo de tenedores de títulos de deuda soberana”. Con este apoyo, Cristina Kirchner busca aislar a los fondos buitre y al juez Griesa y responsabilizarlos ante el sistema financiero internacional por poner en juego otras reestructuraciones.
En ese sentido, la mandataria sumó el apoyo del Mercosur al de los respaldos alcanzados por parte de los bloques de la OEA, del G77, de la Unasur, del grupo Brics, de Rusia, China, Italia y Francia.
El bloque regional pronunció su “más enérgico rechazo” a los fondos “cuyo modelo de negocios obstaculiza el logro de acuerdos definitivos entre deudores y acreedores, poniendo en duda futuras reestructuraciones de deuda soberana y estabilidad financiera internacional”.
Reclamaron una negociación en “condiciones equilibradas y de buena fe, como la única forma de alcanzar una solución justa, equitativa, legal y sustentable para el 100% de los bonistas”.
La Presidenta agradeció “profundamente” la solidaridad del Mercosur, acompañada por el canciller Héctor Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi, y los secretarios legal y técnico, Carlos Zannini, y de Comunicación, Alfredo Scoccimarro.
El ministro de Economía, Axel Kicillof, que llegó a Caracas anteanoche con Cristina, viajó ayer en secreto al mediodía a Nueva York para seguir negociando con el conflicto por los holdouts (ver aparte).
Además, acompañaron a la Presidenta el embajador ante el Mercosur, Juan Manuel Abal Medina, y sus pares en Brasil, Luis Kreckler, y en Venezuela, Carlos Cheppi, entre otros funcionarios.
Por su parte, la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, consideró que el reclamo de los buitres “afecta a todo el sistema financiero internacional” y que “no se puede permitir que desde afuera pongan en riesgo” a los países endeudados. Confirmó luego que “Brasil respalda integralmente a la Argentina”, algo que en público hasta ahora no había afirmado, aunque recordó que en la reunión privada del grupo Brics había dicho hace diez días que llevaría el tema al próximo encuentro del G-20.
Además de Cristina Kirchner; Maduro, el dueño de casa, y Dilma Rousseff, participaron de la Cumbre los presidentes de Uruguay, José Mujica; de Bolivia, Evo Morales, y de Paraguay, Horacio Cartes.
Las deliberaciones se realizaron en la Casa Amarilla, sede de la cancillería venezolana. Sólo faltó la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, por cuestiones de agenda interna.
Maduro reveló que Mujica había dicho en la reunión privada previa que

“hay que ir más allá de las declaraciones de acompañamiento y hermanamiento” con nuestro país y acordar acciones comunes para “acompañar a la Argentina y salir airosa”..

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados en Unas Cuantas Verdades por radio El Mundo, AM 1070 o haciendo click aquí

Delicias de Caracas II. El maltrato a la prensa durante la cumbre del Mercosur

20140729_102621
El hall entre rejas, sirvió para que los periodistas esperaran hasta poder pasar al teatro

El gobierno bolivariano de Nicolás Maduro no quiere a la prensa. La confinó durante la Cumbre del Mercosur al Teatro Principal, un reducto sin ninguna condición para el trabajo periodístico. Al llegar introdujeron a los enviados especiales de todos los medios de América latina, unos 400 periodistas, en un hall rodeado de rejas que daban a las calles por donde circulaban libremente todos los chavistas de remeras coloradas que podían acceder a una mejor visual del evento que la prensa.
No se los dejó salir de allí. Era un lugar cerrado y lúgubre, donde por varias horas ni siquiera hubo internet.

WP_20140729_014
“Sala de Prensa” con televisión al fondo. Los periodistas lo vieron por TV

Ese teatro está ubicado frente a la Casa Amarilla, Cancillería venezolana, donde sesionó la cumbre, y solo contaba con una pantalla de televisión de 46 pulgadas, con mala imagen, para ver las alternativas de la cumbre.. Todas las posibilidades de contactos con los funcionarios estaban cuidadosamente cortadas. Los periodistas que querían ir a ver la ofrenda floral y la llegada de los mandatarios eran impedidos.

WP_20140729_020
Credencial de la Cumbre Mercosur

 

“Solo pueden pasar fotógrafos y camarógrafos”, decía una funcionaria de la cancillería venezolana custodiada por guardias del Ejército venezolano.

El centro de prensa improvisado dentro de la zona de butacas y del escenario del teatro no tenía comodidades suficientes para desarrollar el trabajo de informar. Dispusieron cinco notebooks sobre el escenario, pero sin sillas para sentarse a escribir en ellas. No hubo suficientes computadoras para todos. No había mesas para trabajar, hasta que trajeron tres mesas de bar que bailoteaban porque tenían el largo de sus patas desparejas. Los enviados brasileños estaban indignados. Los argentinos, en cambio, más entrenados en el maltrato a la prensa, lo tomaron con un poco más de naturalidad.

Mientras tanto, como es su costumbre, Crsitina Kirchner evitó el contacto con los periodistas y les prohibió a sus ministros y funcionarios que hablen con los enviados especiales. Las coberturas de cumbres y viajes presidenciales, así, terminan siendo solo transcripciones de discursos presidenciales, aunque todavía existen algunos contactos informales entre funcionarios y periodistas. Pero nada de hablar abiertamente con los enviados. Es más, los funcionarios no quieren que se los cite textualmente en opiniones o declaraciones. Un funcionario pidió a este cronista

“… manteneme hiper off”

 

WP_20140729_008
Selfie con Eleonora Gosman, de Clarin, sobre las butacas del Teatro Principal

 

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por radio El Mundo AM 1070, o haciendo click acá

Fiel a sí misma, llegó tarde

La Nación, martes 29 de julio de 2014

CARACAS.- La presidenta Cristina Kirchner llegó 37 minutos tarde a la ofrenda floral al “Padre de la Patria”, Simón Bolívar, y a la foto oficial. Hizo esperar a los seis mandatarios del Mercosur que hacía minutos habían comenzado a sesionar en la cumbre del bloque regional que se desarrolla en la Casa Amarilla, la sede de la Cancillería del gobierno bolivariano de Venezuela y en la que la mandataria argentina busca un apoyo explícito al país en la negociación con los fondos buitres, a solo 24 horas de entrar en default.
El acto de la ofrenda floral estaba prevista para las 10 de la mañana de Caracas (11.30 de Argentina) y se llevó adelante en la Plaza Simón Bolívar ante una muchedumbre. Los presidentes de Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia debieron improvisar conversaciones de ocasión mientras la presidenta argentina se demoraba en llegar hasta el lugar.
Cristina Kirchner llegó a las 10.37 minutos y apenas se bajó de su automóvil saludó sonriente al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro , y también fue saludada por el mandatario de Uruguay, José Mujica , a quienes por unos minutos les explicó el motivo de su demora en llegar desde el hotel Tamanaco, donde estaba alojada.
Luego de la ofrenda floral, la Presidenta presenció los bailes folclóricos de grupos de Joropo, una música típica venezolana, durante los cuales ella también se animó a mover la cintura acompañada por sus colegas Maduro, Mujica, Evo Morales, Dilma y Cartes.
Al subir al lugar de la cumbre, la mandataria fue la única que salió al balcón de la Casa Amarilla a saludar a los presentes y les arrojaba besos y se tocaba el pecho en señal de afecto.

EN BUSCA DE APOYO
En estos momentos Cristina Kirchner se encuentra exponiendo frente al resto de los mandatarios.
La Presidenta buscará que en el encuentro se redacteuna nueva declaración de respaldo en el conflicto con los acreedores que no entraron en el canje de deuda, como ocurrió en la reunión que mantuvo Cristina dos semanas atrás con los líderes del bloque de los BRICS.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

CFK: “…venimos con mucha esperanza, alegría, fuerza y convicción…”

La Nación (online) 29 de julio de 2014

CARACAS.- Cristina Kirchner llamó a “redoblar los esfuerzos para conseguir un orden global más equitativo y más justo”, al arribar anoche a Caracas paraparticipar de la cumbre de Jefes de Estado del Mercosur.
A menos de 24 horas para la posible entrada de la Argentina en un default técnico por la dramática peleadel Gobierno con los holdouts, la Presidenta aseguró que llegaba a la cumbre del Mercosur “con muchos recuerdos y compromisos con la historia presente y con el futuro, en un mundo convulsionado, donde todo parece estar patas para arriba en materia de seguridad, de paz, de orden global y financiero”.
“Pero venimos con mucha esperanza, alegría, fuerza y convicción, sobre todo de que todas las cosas que hemos sostenido durante mucho tiempo, todas las cosas que hemos nosotros pedido que cambiaran, porque si no iba a finalmente estallar, desgraciadamente vemos hoy que están pasando”, indicó, en diálogo con los periodistas que la aguardaban en el aeropuerto de Caracas.
Acompañada por el ministro de Economía, Axel Kicillof , la mandataria agregó:

“Esto no nos tiene que llevar a la desazón, sino a redoblar esfuerzos para conseguir un orden global más equitativo, más justo, multipolar, en que ya no sea la subordinación de los unos sobre los otros, sino la cooperación lo que anime el vínculo entre las naciones, como sucede en el Mercosur, la Unasur y la Celac”.

En ese marco, la jefa del Estado recordó al ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez: “Siento que hemos dado pasos terribles desde aquel 2003 cuando lo conocí a Chávez”, apuntó.
“El compromiso de todos los mandatarios y mandatarias de la región en un momento difícil del mundo es para seguir creciendo y fundamentalmente para seguir incluyendo a la población, a pueblos que no tenían derechos, y peleando cada día más por un mayor grado de igualdad entre los hombres y las mujeres dentro de nuestras sociedades y también entre nuestros países”, aseveró la jefa del Estado.
Enseguida, añadió:

“Tenemos los instrumentos para poder hacerlo y la historia; si no lo hacemos, no se nos perdonará. Estoy segura de que vamos a estar todos a la altura de las circunstancias en honor a él y a quien fuera mi compañero y que tanto luchó y a tantos hombres y mujeres que dieron su vida por esta Patria Grande”.

Además de Kicillof, integran la comitiva argentina que acompaña a Cristina el canciller Héctor Timerman ; la ministra de Industria, Débora Giorgi ; el secretario de Comercio, Augusto Costa ; y el embajador argentino ante el Mercosur, Juan Manuel Abal Medina.
También viajaron hasta la ciudad de Caracas la subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español; el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Carlos Bianco; y el secretario de Planeamiento Estratégico Industrial, Horacio Cepeda..

Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por radio El Mundo AM1070 o haciendo click aquí.

Cristina busca en Caracas el respaldo explícito del Mercosur

La Nación, martes 29 de julio de 2014

CARACAS.- Cuando faltan 24 horas para un posible default técnico, la presidenta Cristina Kirchner llegó a última hora de anoche a esta ciudad para participar de la 46» Cumbre del Mercosur. Su objetivo excluyente es obtener un pronunciamiento explícito, a través de un documento especial o una inclusión en la declaración final de los jefes de Estado, en apoyo de la postura del Gobierno en su dramática pelea con los fondos buitre.
Según confiaron aquí a LA NACION fuentes de la comitiva, Cristina preparó un discurso “muy duro” y de alto voltaje político. Condenará al juez Thomas Griesa por el fallo que ordenó pagarles 1500 millones de dólares a los fondos NML Elliot y Aurelius.
En la llamada Casa Amarilla, sede de la cancillería venezolana, la Presidenta denunciará al magistrado “por extorsión” y repetirá que la Argentina “está sufriendo un ataque especulativo” de los buitres, según pudo saber LA NACION.
Se presume que también será implacable con el magistrado por haber bloqueado los depósitos de US$ 1100 millones que la Argentina hizo en diversos bancos para cumplir, el 30 de junio pasado, con el pago a los tenedores de bonos de los canjes de 2005 y 2010. El juez congeló esos giros hasta que no se pague a los “buitres”. Al no recibir esos bonistas los fondos, mañana vencerá el plazo de gracia y el país entraría en default.
“La expectativa es que el Mercosur formule un pronunciamiento de apoyo explícito a la Argentina. No sabemos si habrá un documento especial o si se incluirá en la declaración final”, dijo un funcionario a LA NACION.
Fuentes diplomáticas brasileñas admitieron que el tema buitres “es objeto de intensa discusión entre cancilleres”. Y que “el Mercosur puede dar su apoyo político” a la Argentina. El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, también anticipó su respaldo: “Hemos acompañado en los más diversos foros la situación de la Argentina. Aquí lo que hay que buscar es la previsibilidad y seguridad”.
En las últimas semanas, la mandataria consiguió apoyos de la OEA, del G-77, del grupo Brics, de la Unasur y de países como Rusia, China, Italia y Francia.

“El propósito es dejar en evidencia que los fondos buitre y Griesa son culpables ante la comunidad financiera internacional”

, dicen fuentes del Gobierno.
Mientras hablará la Presidenta ante el Mercosur en Caracas, una delegación argentina del Ministerio de Economía negociará en Nueva York un último intento de acuerdo con el mediador de Griesa, Daniel Pollack, para que el juez reponga el stay (medida cautelar) que suspendería el efecto de la sentencia y evitaría que la Argentina entre en default.
En medio de las expectativas por lo que suceda hoy en Nueva York, la comitiva presidencial que llegó a Caracas daba por descontado un default. Sin embargo, aclaran que Cristina seguirá negociando con Pollack aun después de mañana -hasta diciembre- y seguirá pagando a los bonistas en septiembre y diciembre los próximos vencimientos.
“Ella dirá que la Argentina paga y no va a default. Ése será otro eje del discurso ante el Mercosur”, especulaban aquí. El Gobierno intentará negar el default y demostrar que “la vida sigue” su curso.
Luego de delegar el mando en el vicepresidente Amado Boudou, procesado por corrupción, la Presidenta llegó anoche y se retiró a descansar. Se alojó en el hotel Intercontinental Tamanaco. Arribó acompañada por el ministro de Economía, Axel Kicillof, del que no se informó si luego viajará a Nueva York.
Desde el día anterior ya estaban en Caracas el canciller Héctor Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Comercio, Augusto Costa.

Durante una cumbre de cancilleres en el hotel Meliá, Timerman anticipó ayer que Cristina Kirchner pedirá el apoyo del bloque americano. En tanto, Giorgi se sumó al reclamo. “Debemos neutralizar los efectos negativos de la globalización, que tienden a profundizarse, como el caso de los fondos buitre, que están enquistados en el sistema financiero”, dijo la ministra.
En esta cumbre, además, Cristina recibirá la presidencia pro témpore del Mercosur por seis meses de manos del presidente anfitrión, el venezolano Nicolás Maduro. Además, Paraguay se reincorporará luego de la suspensión por el golpe de Estado que desalojó del poder a Fernando Lugo. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció que no participará..

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Desde Caracas, delicias del modelo Bolivariano

En Caracas, el cambio oficial es 11 bolívares por dolar. El que nadie usa, salvo los que tienen que hacer operaciones formales como pagar una importación. En tanto, el paralelo es de 60 o 70 bolívares por dólar. Si consumís con tarjeta de crédito internacional, por caso en el hotel, el cambio que pagás en tu lugar de orígen, al regresar a tu casa, es el oficial, con lo cual una comida de 1000 bolívares te puede salir 95 dólares si la abonás con tarjeta de crédito. No tiene precio. Pero la podés pagar 17 dólares si la cancelás cash y antes cambiaste tus dólares en el mercado paralelo. Por las dudas, si venís a tomar sol a Caracas, sabelo.

El rincón donde podés escuchar nuestro programa de radio e informarte