Cristina busca en Caracas el respaldo explícito del Mercosur

La Nación, martes 29 de julio de 2014

CARACAS.- Cuando faltan 24 horas para un posible default técnico, la presidenta Cristina Kirchner llegó a última hora de anoche a esta ciudad para participar de la 46» Cumbre del Mercosur. Su objetivo excluyente es obtener un pronunciamiento explícito, a través de un documento especial o una inclusión en la declaración final de los jefes de Estado, en apoyo de la postura del Gobierno en su dramática pelea con los fondos buitre.
Según confiaron aquí a LA NACION fuentes de la comitiva, Cristina preparó un discurso “muy duro” y de alto voltaje político. Condenará al juez Thomas Griesa por el fallo que ordenó pagarles 1500 millones de dólares a los fondos NML Elliot y Aurelius.
En la llamada Casa Amarilla, sede de la cancillería venezolana, la Presidenta denunciará al magistrado “por extorsión” y repetirá que la Argentina “está sufriendo un ataque especulativo” de los buitres, según pudo saber LA NACION.
Se presume que también será implacable con el magistrado por haber bloqueado los depósitos de US$ 1100 millones que la Argentina hizo en diversos bancos para cumplir, el 30 de junio pasado, con el pago a los tenedores de bonos de los canjes de 2005 y 2010. El juez congeló esos giros hasta que no se pague a los “buitres”. Al no recibir esos bonistas los fondos, mañana vencerá el plazo de gracia y el país entraría en default.
“La expectativa es que el Mercosur formule un pronunciamiento de apoyo explícito a la Argentina. No sabemos si habrá un documento especial o si se incluirá en la declaración final”, dijo un funcionario a LA NACION.
Fuentes diplomáticas brasileñas admitieron que el tema buitres “es objeto de intensa discusión entre cancilleres”. Y que “el Mercosur puede dar su apoyo político” a la Argentina. El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, también anticipó su respaldo: “Hemos acompañado en los más diversos foros la situación de la Argentina. Aquí lo que hay que buscar es la previsibilidad y seguridad”.
En las últimas semanas, la mandataria consiguió apoyos de la OEA, del G-77, del grupo Brics, de la Unasur y de países como Rusia, China, Italia y Francia.

“El propósito es dejar en evidencia que los fondos buitre y Griesa son culpables ante la comunidad financiera internacional”

, dicen fuentes del Gobierno.
Mientras hablará la Presidenta ante el Mercosur en Caracas, una delegación argentina del Ministerio de Economía negociará en Nueva York un último intento de acuerdo con el mediador de Griesa, Daniel Pollack, para que el juez reponga el stay (medida cautelar) que suspendería el efecto de la sentencia y evitaría que la Argentina entre en default.
En medio de las expectativas por lo que suceda hoy en Nueva York, la comitiva presidencial que llegó a Caracas daba por descontado un default. Sin embargo, aclaran que Cristina seguirá negociando con Pollack aun después de mañana -hasta diciembre- y seguirá pagando a los bonistas en septiembre y diciembre los próximos vencimientos.
“Ella dirá que la Argentina paga y no va a default. Ése será otro eje del discurso ante el Mercosur”, especulaban aquí. El Gobierno intentará negar el default y demostrar que “la vida sigue” su curso.
Luego de delegar el mando en el vicepresidente Amado Boudou, procesado por corrupción, la Presidenta llegó anoche y se retiró a descansar. Se alojó en el hotel Intercontinental Tamanaco. Arribó acompañada por el ministro de Economía, Axel Kicillof, del que no se informó si luego viajará a Nueva York.
Desde el día anterior ya estaban en Caracas el canciller Héctor Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Comercio, Augusto Costa.

Durante una cumbre de cancilleres en el hotel Meliá, Timerman anticipó ayer que Cristina Kirchner pedirá el apoyo del bloque americano. En tanto, Giorgi se sumó al reclamo. “Debemos neutralizar los efectos negativos de la globalización, que tienden a profundizarse, como el caso de los fondos buitre, que están enquistados en el sistema financiero”, dijo la ministra.
En esta cumbre, además, Cristina recibirá la presidencia pro témpore del Mercosur por seis meses de manos del presidente anfitrión, el venezolano Nicolás Maduro. Además, Paraguay se reincorporará luego de la suspensión por el golpe de Estado que desalojó del poder a Fernando Lugo. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció que no participará..

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Desde Caracas, delicias del modelo Bolivariano

En Caracas, el cambio oficial es 11 bolívares por dolar. El que nadie usa, salvo los que tienen que hacer operaciones formales como pagar una importación. En tanto, el paralelo es de 60 o 70 bolívares por dólar. Si consumís con tarjeta de crédito internacional, por caso en el hotel, el cambio que pagás en tu lugar de orígen, al regresar a tu casa, es el oficial, con lo cual una comida de 1000 bolívares te puede salir 95 dólares si la abonás con tarjeta de crédito. No tiene precio. Pero la podés pagar 17 dólares si la cancelás cash y antes cambiaste tus dólares en el mercado paralelo. Por las dudas, si venís a tomar sol a Caracas, sabelo.

Planchas, motos y lavarropas. Estrategias del Gobierno para promover el consumo ante eventual default

La Nación, domingo 27 de julio de 2014
El gobierno de Cristina Kirchner evalúa un plan de emergencia para el caso de que no se logre un acuerdo con los fondos buitre y caiga en defaultel miércoles próximo por no poder cumplir con el fallo del juez Thomas Griesa, que ordena pagarles a aquéllos US$ 1500 millones, y tampoco con los tenedores de bonos de los canjes de 2005 y 2010.
Según confiaron altos funcionarios del Gobierno, las medidas que baraja están dirigidas a sostener el consumo, el empleo y el financiamiento interno, que podrían quedar afectados por esa cesación de pagos.
La primera orden de la Presidenta fue no admitir el default. Seguirá negociando con los fondos NML Elliott y Aurelius hasta diciembre, cuando expira la cláusula RUFO, gran obstáculo para pagarles a los holdouts. Quiere así que pase diciembre y acordar desde enero una forma de pago a los “buitres” sin que los bonistas reclamen igual trato, en una catarata de juicios que el Gobierno estima en US$ 120.000 millones.
Si no hay antes un acuerdo, desde el miércoles la Casa Rosada negará el default. Dirá que ya pagó a los bonistas el vencimiento del 30 de julio, por US$ 1100 millones, y que fue Griesa el que congeló los fondos por no pagar a los holdouts.
Ese día, 30 de julio, las calificadoras de riesgo declararán el default selectivo porque vencerá el plazo de gracia para cumplir con los bonistas. Pero la Presidenta lo desconocerá y ordenará pagar los próximos vencimientos, aunque sean bloqueados por el juez, lo cual denunciará en todos los foros internacionales. Esto se comenzará a comprobar pasado mañana cuando participe de la Cumbre del Mercosur, en Caracas, Venezuela.
Buscará así dejar en evidencia a Griesa y a los “buitres” ante la comunidad económica internacional.
El Gobierno dirá que pese al eventual default con los bonistas seguirá negociando con los “buitres” y reclamándoles hasta diciembre la reposición del “stay”, la cautelar que suspendería el pago a los holdouts y permitiría regularizar la situación con los bonistas. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, confirmó ayer esta estrategia. “La Argentina necesita tiempo y ese tiempo se llama stay.” Agregó que “los argentinos tienen que estar tranquilos, la vida sigue andando”.
El secretario legal y técnico, Carlos Zannini, eligió en Córdoba, en un encuentro de la militancia, apuntar a los fondos buitre. “Son una sarna del sistema financiero internacional y su verdadera intención es el megayacimiento de Vaca Muerta.”
El Gobierno todavía apuesta a que antes del miércoles, a último momento, los “buitres” acepten reponer el “stay” o que Griesa destrabe los pagos a los bonistas y se evite el default, un reclamo que comparte con los bancos pagadores Bank of New York Mellon (BONY), Euroclear y Clearstream, Citibank y JP Morgan, que piden certezas sobre el destino de los depósitos. Fuera de esas alternativas, no quedan otras por parte de la Casa Rosada.
El ministro de Economía, Axel Kicillof, podría hablar por teléfono en estas horas con el mediador propuesto por Griesa, Daniel Pollack. En la Casa Rosada y en Economía no confirmaron ayer si enviados de la cartera económica volverán a Nueva York antes del miércoles.
Mientras tanto, en Balcarce 50 estudian nuevas medidas de aliento al consumo y darles más dinamismo a los planes Procrear (créditos para viviendas), Procreauto (automóviles) y Progresar (jóvenes ni-ni). Se analiza además aumentar la aplicación de los planes de Recuperación Productiva (Repro) para evitar despidos: el Ministerio de Trabajo paga parte de los salarios a las empresas para que no despidan trabajadores.
Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, se buscaría impulsar actuales planes de crédito de fomento (10.400 millones de pesos) para emprendedores y microemprendedores y sumar otras medidas de aliento al consumo. Si se retrae el financiamiento, se intensificará la asistencia al propio Tesoro con más transferencias de la Anses y del Banco Central y con una mayor emisión monetaria ante un mayor déficit fiscal.
Se buscarán también fortalecer las reservas a través del “swap”, o intercambio de monedas de US$ 11.000 millones, que la Argenitna firmó con China, hace más de una semana.
En el Gobierno aseguran que habrá desde el miércoles 60 días para negociar. En ese lapso, los bonistas podrían pedir la aceleración del bono, esto es, juntar un 25% de tenedores y reclamar que los vencimientos de 2033 o 2038 se adelanten en 24 horas.
La preocupación de la Presidenta se focaliza en la posibilidad de que se registre una mayor caída del PBI, las inversiones, el crédito, el consumo y haya despidos. Por eso exhortó a comprar motos, planchas y lavarropas.

CÓMO SERÁ EL MODELO SI NO HAY ACUERDO
Preparan un escenario con default hasta diciembre

Negar el default
Cubrir todos los vencimientos con los bonistas hasta diciembre para no admitir el default.

Aliento al consumo
Profundizar los planes Procrear (créditos para viviendas) Procreauto (automóviles) y Progresar (jóvenes ni-ni).

Evitar despidos
Aumentar planes de Recuperación Productiva (Repro) para evitar despidos: el Ministerio de Trabajo paga parte de los salarios a las empresas para que no despidan trabajadores.

Financiamiento a pymes
Impulsar más planes de crédito de fomento (10.400 millones de pesos) para emprendedores, microemprendedores y microempresas.

Déficit fiscal
Aumentar el financiamiento al propio Tesoro con giros de la Anses y del Banco Central. Mayor emisión monetaria..

Del editor: qué significa. El Gobierno apuesta todavía a ganarles la pulseada a los holdouts y tensa la cuerda de esa negociación, pero sabe que los buitres tienen paciencia.

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

CRISTINA QUEDÓ ENCERRADA EN SU PROPIO “CERROJO”

La Doctora tiene razón en ser prudente con la cláusula RUFO, pero quedó entrampada allá en 2010 en una encrucijada gracias a la impericia de todo su Gobierno mientras que muchos decían que había que encontrarle una solución definitiva al caso del los holdouts. Ella subestimó el peligro porque consideraba que el 7% no podía reclamar el 100% de los bonos defaulteados si el 93% de los acreedores se había conformado con un pago menor con una quita del 65%.
Más aún, sostenia en público en sus actos con la militancia y con los empresarios que los Fondos Buitres había perdido el derecho a ingresar a un canje similar a los de 2005 y 2010 e hizo votar la Ley Cerrojo por la cual ni siquiera podían aspirar a una reestructuración similar. “No cobrarán un solo dolar”, exclamaba a cuatro vientos, aplaudida por sus aduladores.
Reivindicaba la épica de un país quebrado y oprimido pero que alardeaba de un “modelo” con record de recaudación y crecimiento a tasas chinas mientras celebraba el incumplimiento con los acreedores soberanos.
Por su falta de estrategia, de sentido común, terminó por encerrarse en este laberinto del cual ahora ella no sabe cómo salir y hace pocos días imploró a los Buitres que ingresaran en el canje al que ella misma le había puesto cerrojo cuando se sentía fuerte por la aprobación de ese 93%. Terminó presa de su propio candado. Entrampada en su cerrojo.
En caso de haber mostrado desde un principio voluntad de inclurilos en el canje, algun juez podría haber contemplado la situación de un país en apuros, pero con buena fé para pagar, y quizás el juicio terminaba en lo que ella hoy pide: que los Buitres cobren en los mismos términos que los bonistas de 2005 y 2010. Pero les negó cobrar siquiera un dolar, les negó el canje y alardeó de haber enriquecido al país como nunca en la historia argenitna. Era obvio que algun juez, alguna vez, le diría: si tan bien le fue, entonces Pague. Y que los Buitres no iban a retroceder así nomás.

Programa emitido el sábado 26 de julio

¿Se puede evitar el default técnico? ¿Qué pasa después del jueves 31 de julio? ¿Hay posibilidad de acuerdo con los buitres? ¿Cuáles son las opciones que planteó el Gobierno? La opinión de los expertos y de la oposición.

Escuchá los audios de Unas Cuantas Verdades haciendo click en los títulos o entrando en:  yourlisten.com

Mariano Obarrio - UCV

Apertura: Editorial de  Mariano Obarrio. Las opciones que planteó el Gobierno.

José Antonio Diaz y Mariano Obarrio:  

Porqué ni Cristina ni Axel quieren firmar un acuerdo con los holdouts.

 ¿Hay opción a un nuevo stay?   

¿Qué pasaría si Argentina entra en  default?

Entrevista a Sergio Massa, Diputado Nacional- Frente Renovador

382981
Sergio Massa

“La inflación es una fábrica de pobres”

 

Entrevista a Remes Lenicov, ex Ministro de Economía

Not_20130509_687546
Remes Lenicov

Entrevista a Daniel Marx, ex Secretario de Finanzas

Daniel-Marx-precios-lenguaje-economia_CLAVID20120113_0004_25
Daniel Marx

 Escuchá Unas Cuantas Verdades todos los  sábados de 9 a 11 en radio El Mundo AM 1070

WP_20140705_017-2

“Hasta aquí llegamos”

La Nación sábado 26 de julio

Luego de la reunión de ayer en Nueva York, sin resultados positivos, el gobierno de Cristina Kirchner consideraba que ya no quedan alternativas de negociación posibles para ofrecerles del lado argentino a los fondos NML Elliott y Aurelius para acordar una forma de pago de los 1500 millones de dólares que éstos reclaman, sin que se dispare la cláusula RUFO, lo cual desataría una avalancha de juicios de los bonistas de los canjes 2005 y 2010.
Por ese motivo, en la administración kirchnerista está cada vez más presente la posibilidad de que el miércoles próximo, el 30 de julio, la Argentina podría entrar en default, aunque la Presidenta no admitirá la cesación de pagos.
Es que ese día vencerá el plazo de gracia para que esos bonistas cobren un vencimiento girado el 26 de junio y que el juez de Nueva York, Thomas Griesa, impidió que reciban hasta que el Gobierno no cumpla el fallo que ordena pagarles a los fondos buitre.

“Hasta aquí llegamos. No hay más propuestas para ofrecer que lo que ya se ofreció, al menos de nuestro lado. Pueden surgir otras alternativas en estos días, hasta el 30 de julio, que se estudiarán y para eso seguirá el diálogo”,

dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.
Pasado el mediodía, luego de recibir el informe de lo conversado en las oficinas del mediador judicial, Daniel Pollack, la Presidenta viajó a Río Gallegos, donde analizará durante el fin de semana con el equipo económico, aunque por vía telefónica, todas las negociaciones que llevaron adelante los enviados del ministro de Economía, Axel Kicillof.
La mandataria decidirá entonces si la comitiva que envió a los Estados Unidos regresará pasado mañana a Nueva York para participar de más reuniones con Pollack o si delega esa participación en los abogados del estudio Cleary, Gottlieb Steen & Hamilton. Pese a que en el comunicado oficial de Economía se anunció que se analizaron alternativas y que continuará el diálogo, no está claro que esa comitiva regrese a Manhattan.
En tanto, anoche esos enviados volvieron a Buenos Aires: eran la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona; el subprocurador, Javier Pargament; el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario legal y administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea.
“No se sabe si irán el lunes a Nueva York. Es una posibilidad y la definirá la Presidenta. Depende de lo que se analice el fin de semana, pueden seguir las negociaciones por teléfono, o incluso con una llamada del ministro a Pollack”, comentaron a LA NACION en Balcarce 50, donde todo era incertidumbre.
Ninguna alternativa de negociación tuvo éxito. Y la Presidenta no quiere aceptar por ahora la exigencia de hacer un pago inicial a los fondos buitre como garantía de cumplimiento del fallo de Griesa. Ella y los abogados argentinos consideran que cualquier pago violaría la cláusula RUFO (rights upon future offers), que abriría una catarata de juicios de los bonistas.
Hasta ahora las propuestas argentinas rechazadas por los buitres y Griesa para evitar el default con los tenedores de bonos de los canjes 2005 y 2010 fueron cuatro: que los buitres contraten un seguro financiero y se cubran, ellos mismos, del riesgo de que se dispare la cláusula RUFO. Que los holdouts entren al canje con quita del 65%, como el resto de los bonistas. Que los fondos admitan una reposición del stay, la Argentina cumpla con los bonistas, evite el default y luego se negocie un pago desde enero, cuando expire la cláusula RUFO. Y que Griesa destrabe el pago a los bonistas, que quedó congelado. El Gobierno pagará los vencimientos de septiembre y diciembre, y para el juez será difícil sostener ese bloqueo, señalan en la Casa Rosada.
El diálogo de ayer de los enviados y Pollack quedó en el hermetismo total. Pero en el Gobierno aseguran que Cristina y Kicillof están abiertos a nuevas propuestas, aunque hay escepticismo de que haya alternativas superadoras por parte de los buitres. Un sector en la Casa Rosada asegura que existe optimismo de una solución a último momento. “El tiempo es parte de la negociación y en estas cosas a último minuto se destraban. Al juez no le conviene congelar los fondos indefinidamente y a los buitres no les conviene el default”, dijo un funcionario.
En caso de entrar en default, en la Casa Rosada dicen que la Presidenta enarbolará un discurso en la cumbre del Mercosur, el martes, en Caracas, y tratará de continuar negociando más allá del 30, sin darle más dramatismo a esa fecha tope.

“ES COMO IR AL DEFAULT POR UNA LOUIS VUITTON”

La diputada de UNEN Elisa Carrió renovó sus críticas contra el gobierno de Cristina Kirchner y su gestión en la disputa con los fondos buitre y las trabas que enfrenta la negociación durante las últimas semanas. “Lo que quiere Griesa es una garantía de que van a pagar alguna vez. Usted puede poner una garantía de 300 millones de dólares, no es nada. No poner una garantía es como ir al default por una Louis Vuitton”, advirtió con ironía Carrió ayer, en La Rural.
En ese sentido, la diputada insistió en que “hay que depositar una caución como garantía para seguir negociando hasta después de diciembre”. Además, sostuvo que “el daño que [el Gobierno] le está haciendo a la Argentina es terrible. Es todo por venganza, todo por mediocridad, todo por nada”, señaló.

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Escuchálo los sábados de 9 a 11 en Radio el Mundo AM 1070 (hace click acá)

El rincón donde podés escuchar nuestro programa de radio e informarte