Archivo de la etiqueta: Florencio Randazzo

Entre palomas y halcones Cristina busca evitar el final de Menem

LA NACION, Domingo 07 de diciembre de 2014

9998El conflicto con los jueces divide al gobierno de Cristina Kirchner entre moderados y fundamentalistas. Un grupo de ministros quiere bajar la tensión porque considera que la Presidenta lleva las de perder en un año electoral como 2015. En cambio, la agrupación La Cámpora, más radicalizada, quiere ir a fondo y acorralar a losjueces que investigan a funcionarios y a la familia presidencial.

Hasta ahora la Presidenta lideró a los “halcones”, pero las “palomas” le aconsejan poner paños fríos. Existe una sorda disputa en el núcleo de Olivos.

“Nadie sabe cómo va a reaccionar. Está en una etapa impredecible”, dijo un alto funcionario.

zannini_cuarterolo_perfilSegún confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, hasta el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, “se está convenciendo a esta altura de bajar” el enfrentamiento.

En esa línea también militan el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros más políticos, como el de Interior y Transporte, Florencio Randazzo; de Planificación, Julio De Vido; de Defensa, Agustín Rossi, y el de Justicia, Julio Alak.

scioli_vs_randazzoSu mayor pesadilla es que Cristina sufra una prematura licuación de poder que le impida imponer candidatos propios en las listas del Frente para la Victoria para las elecciones de 2015. Y peor aún: que se judicialice la campaña y pierda el candidato presidencial oficialista, sea Daniel Scioli o Randazzo.

Los jóvenes camporistas, en cambio, buscan escalar el conflicto. Creen enfrentar una conspiración destituyente orquestada por el Grupo Clarín, los fondos buitre y las corporaciones hegemónicas. Y que todos ellos pretenden una condena y la prisión para Cristina Kirchner luego de que deje el poder en 2015.

En ese grupo están el viceministro de Justicia, Julián Álvarez, el 5419708f67b07_660_360!diputado Eduardo De Pedro (ambos miembros del Consejo de la Magistratura), Máximo Kirchner y el jefe formal de La Cámpora, Andrés Larroque. No les interesa el futuro de Scioli ni de Randazzo. Están convencidos de que, puesta a pelear, Cristina aumenta su imagen pública y que como candidata a diputada -nacional o del Mercosur- traccionaría a las listas de candidatos camporistas.

-_cristina_fernandez_juez_bonadio.jpg_274898881Luego de que el juez federal Claudio Bonadio allanó su empresa Hotesur SA, Cristina Kirchner tuvo un brote de irritación en Olivos:

“Éstos se creen que soy Carlos Menem, que se dejó meter preso cuando se fue. Clarín y los buitres me quieren ver presa. Pero yo no soy Menem”.

De inmediato ordenó desempolvar el proyecto de ley para elegir por voto directo a los parlamentarios del Mercosur, que gozan de fueros e inmunidad judicial. “No está definido que se postule. Eso es por si hace falta?”, dijo ayer un funcionario.

El Parlasur sólo se conformará con sus diputados electos en 2020. Brasil, Uruguay y Venezuela no los eligieron aún. ¿Cómo negar que la premura responde a la urgencia por su inmunidad? Se exasperó anteayer cuando el enviado de LA NACION a Quito preguntó si se postulará: “Todo eso es una estupidez”, bramó.

margarita_stolbizer11La Presidenta y los camporistas consideran que las embestidas judiciales contra Bonadio, Margarita Stolbizer, la testigo Silvina Martínez, el HSBC y varias empresas dieron resultado. Julián Álvarez cree que hay que persistir para lograr el juicio político al juez con tres sanciones del Consejo de la Magistratura como el último recorte del 30% del sueldo. Eso amedrentaría a sus pares.

La Presidenta todavía no comunicó su decisión y no dio pistas.
Otra pata de la estrategia camporista es aplicar en forma urgente el Código Procesal Penal, que les quita poder a jueces y se los otorga a los fiscales y a la procuradora general 51e04d8d2fab2_cropAlejandra Gils Carbó. Pero los moderados consideran que ese código es uno de los motivos del ataque judicial, sumado a la debilidad del fin de mandato, y que no podrá aplicarse hasta su reglamentación. Podría pasar más de un año.

Las palomas consideran “un grave error” el ataque a Bonadio. “No hay margen para destituirlo. Sería un escándalo. Lo convertiremos en prócer, como a José María Campagnoli“, dijo una fuente de Balcarce 50.

El temor de algunas “palomas” es que ahora para descomprimir la tirantez con los jueces “estamos llegando tarde”. Otros de los mesurados tienen la esperanza de que el llamado a indagatoria de Alak marque un descenso de la crisis.

“No hay una, sino decenas de causas. Las que más preocupan son las que tocan a la familia de Cristina”, dijo a LA NACION otra fuente oficial.

En la Casa Rosada sospechan que ciertos jueces tienen apoyo del peronismo histórico, que quiere condicionar a Cristina para 2015, y de un sector de la ex SIDE enfrentado con ella.

IMG_2614.PNG
fuente LA NACIÓN
Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio El Mundo AM1070

IMG_0003_2

La Doctora y su creciente dependencia del joven K

Cuando la Doctora hizo el anuncio del canje de deuda, hace una semana, todos los ministros y funcionarios, excepto Kicillof y Carlos Zannini, se enteraron por la televisión. Hay muchos miembros del gabinete que están cansados de que el Ministro de Economía haya acaparado la oreja de la Presidenta y que sólo escuche sus consejos. Esta predilección de la mandataria no es nueva. En el pasado, ella eligió privilegiar la palabra de Guillermo Moreno, de Amado Boudou, o de Hernán Lorenzino, hoy todos exiliados afuera o adentro. Cada uno a su turno tuvieron la oportunidad de consumar la revolución y su batalla cultural, la que siempre necesita de más antinomias, conflictos, epopeyas y mucha épica, para seguir sobreviviendo contra los villanos del mundo. El Joven Maravilla, con su letra K en el pecho, la conducirá a la victoria sobre los buitres de afuera y de adentro!

“Cristina sólo escucha a Kicillof, que está rodeado de estos militantes universitarios sin experiencia”, comentan en Balcarce 50.

Si bien no lo dicen, ni lo admitirán en público, el primer ofuscado es Jorge Capitanich, que es el damnificado directo de la autosuficiencia de Kicillof. Capitanich, que antes de asumir era amigo de Kicillof, quedó sin poder de decisión.
Pero además Florencio Randazzo lo comenzó a vislumbrar como una amenaza seria para sus planes presidenciales porque está metiendo a la economía en una parálisis de la que temen no salir.
Debora Giorgi y Julio De Vido también ven la sombra de Kicillof en cada paso que quieren tomar. Carlos Casamiquela, el de Agricultura, también está subordinado al jefe de Hacienda que prohibió la exportación de carne roja por 15 días mientras aquel gestionaba un acuerdo comercial con Rusia para venderle los productos agropecuarios. Incluso Zannini ve como Kicillof le discute el poder de mesa chica. Ni hablar de Juan Carlos Fábrega, a quien muchos ven cada vez más cerca de la renuncia al Banco Central. Ni él sabe cuánto aguantará.
Muchos funcionarios de la Casa Rosada comenzaron a murmurar que el Ministro le da información adulterada a la Doctora sobre la marcha de la economía, las empresas y los bancos. Información que con gráficos y filminas ella luego repite en los actos por cadena nacional para explicar que el país es una maravilla.

“En el gabinete, Kicillof se está gestando muchos adversarios y muchos temen que el canje de bonos sea un fracaso”, comentan en las catacumbas de la Casa Rosada.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 por radio El Mundo AM 1070 (o haciendo click aquí)

Cristina busca capitalizar la pelea con los buitres pensando en 2015

LA NACIÓN, domingo 10 de agosto de 2014

La presidenta Cristina Kirchner considera que la negociación con los fondos buitre dio todo lo que podía dar y a partir de ahora las decisiones se tomarán día a día, de acuerdo con la conveniencia política coyuntural y a lo que dictaminen las encuestas para que esa batalla épica contra los holdouts le permitan designar un candidato presidencial propio con posibilidades de triunfo en las elecciones de 2015.
De no mediar una concesión del juez Thomas Griesa, o un acuerdo entre privados, bancos extranjeros y empresarios -opción que no descarta- Cristina dio por estancadas las tratativas hasta enero de 2015.
La mandataria se entusiasmó con el rebote de su popularidad tras el conflicto con los holdouts que desembocó en el default. Le atribuyó el mérito a la extrema radicalización en la negociación, que encabezó el ministro de Economía, Axel Kicillof, que le hizo acordar a la intransigencia del gobierno del fallecido Néstor Kirchner, según confiaron a la nacion fuentes de la Casa Rosada.

“Si hay acuerdo y les pagan a los buitres, o si deciden un default generalizado, eso lo determinarán las necesidades políticas y las encuestas”, confiaron funcionarios oficiales que siguen ese conflicto.

“Pero si los efectos de esa falta de acuerdo son una mayor crisis económica, las encuestas podrían volverse en contra y se modificará la política”, confió ese informante.
En la urgencia por la parálisis de la economía y la falta de crédito y de dólares, recuerdan, Kicillof negoció acuerdos de pago con Repsol y con el Club de París que sobrepasaron las expectativas de esos acreedores.
Los sondeos que consultó la Casa Rosada exhibieron un salto en la popularidad presidencial de 15 a 20 puntos -de 25 a 40/45%- tras la pelea con los fondos NML y Aurelius.
La Presidenta busca con su confrontación de tono épico, bajo el lema “Patria o buitres”, mejorar sus posibilidades de bendecir a un candidato presidencial con chances de triunfo, con miras a las elecciones de octubre de 2015. Si bien es cierto que esos sondeos registraron una mejora de la imagen de Kicillof, todavía el ministro está lejos de ser “el candidato de Cristina Kirchner”.

“Ella quiere poner varios candidatos en juego para acotar al gobernador bonaerense Daniel Scioli. Deja correr las versiones de Kicillof, lo elogia en público, pero también acompaña a Florencio Randazzo como ministro de Transporte en sus inauguraciones ferroviarias”, dijo un operador de la Casa Rosada.

El líder piquetero Luis D’Elía lanzó públicamente la postulación del ministro de Economía hace 15 días. Es cierto que D’Elía habla con el jefe de La Cámpora y también diputado Andrés “Cuervo” Larroque. Sin embargo, otro diputado camporista, Eduardo “Wado” De Pedro, corrigió hace tres días a D’Elía y desestimó “hoy por hoy” la postulación de Kicillof. Y dijo que “el proyecto de La Cámpora comienza en 2015”.“Kicillof y La Cámpora no son lo mismo. Estos son peronistas setentistas. El ministro es un ideólogo universitario”, comentó a la nacion un amigo de la Presidenta.

“El principal promotor de la candidatura de Kicillof es Kicillof”, aseguraron funcionarios de la Casa Rosada.

En paralelo con aquella batalla judicial, Cristina y el ministro apostarán a atenuar los efectos del default y, en un contexto de recesión, diseñaron la semana última medidas para evitar los despidos con subsidios a las empresas; reactivar con más gasto y emisión monetaria el consumo estancado, la actividad inmobiliaria y la fabricación de ómnibus. Fue una admisión clara de la crisis.
“Hay que cuidar que la pelea con los buitres no se vuelva en contra con una agudización de la crisis”, explicaron fuentes oficiales. “Por ahora Kicillof fortaleció al Gobierno y revirtió su caída de imagen”, agregaron. “Pero su verdadera chance -aclaran- depende de que logre un acuerdo, restablezca el crédito, baje la inflación y repunte la economía.”
El mejor escenario, admiten, sería que Griesa destrabe los pagos a los bonistas de 2005 y 2010 y saque del default al país. Sería presentado como un triunfo y permitiría seguir negociando con los buitres.
Sin embargo, Kicillof evalúa seriamente la idea de continuar en default y que los bonistas pidan el adelantamiento de los bonos reestructurados cuyos pagos fueron congelados por Griesa. La Argentina no podría pagarlos y propondría una reestructuración total de esos bonos y el cambio de jurisdicción a Buenos Aires. O sea, un default total..
Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

“Quiero retruco” CFK ordenó respaldar al VP tras otro procesamiento

LA NACIÓN, sábado 9 de agosto de 2014

La presidenta Cristina Kirchner estaba a punto de viajar a Santa Cruz cuando se enteró del segundo procesamiento a su vicepresidente Amado Boudou por falsificación de documentos de un auto importado. Sin embargo, nuevamente impartió la orden a todos los ministros del gabinete de redoblar el respaldo político para su ex delfín.

“El apoyo de la Presidenta no va a variar con un procesamiento más o con un procesamiento menos. Al contrario, en un principio va a doblar la apuesta”, confió a LA NACION un funcionario cercano a la mandataria.

La noticia no sorprendió a nadie en la Casa Rosada. La jefa del Estado resolvió viajar al Sur a pasar el fin de semana y antes dio la orden de que nadie hiciera declaraciones a la prensa sobre el caso Boudou.
El apoyo de ayer fue silencioso. No se descarta, empero, que en las próximas horas los funcionarios hablen del tema. “No hay cambios en la estrategia. Es un apoyo fuerte que se trata de que sea lo menos visible para minimizar los costos políticos”, señaló otra fuente oficial del primer piso de la Casa Rosada.
Es probable que, en el mediano plazo, Cristina Kirchner intente ocultar la figura del vicepresidente en los actos y compromisos institucionales más relevantes. Acaso espere un gesto de Boudou que la libere de tomar una decisión drástica. Pero no lo esconderá mientras esté en el candelero acorralado por los jueces.
La mandataria presiente que si le suelta la mano se debilitaría ella políticamente y Boudou podría implicar en la causa Ciccone a otros funcionarios de su gobierno.
Por ahora, ella dio luz verde a que el bloque kirchnerista en el Consejo de la Magistratura investigue al juez federal Claudio Bonadio por su desempeño en una causa sobre el contagio de pacientes con HIV. Bonadio es quien investigó y procesó ayer a Boudou en el caso del auto importado con papeles falsos.

La embestida contra el juez federal tiene todas las características de una feroz represalia política.
Una vez más, Cristina pidió a sus funcionarios que cierren filas con el vicepresidente. Aunque dentro del gabinete hay ministros muy preocupados por el efecto político que tendrá el escándalo que envuelve a Boudou con miras a las elecciones presidenciales de 2015.
La medida de Bonadio de ayer se sumó al procesamiento que Boudou recibió del juez federal Ariel Lijo en la causa Ciccone, donde se le imputó cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública. Esa medida fue apelada por el vicepresidente, por lo cual deberá considerarla la Sala I de la Cámara Federal, que podría ratificarla total o parcialmente, en pocas semanas.
En la Casa Rosada evalúan que es difícil que la Cámara revoque ese procesamiento. En consecuencia, la decisión de ese tribunal se sumaría a los traspiés que sufrió el vicepresidente.
Los ministros más inquietos son aquellos que tienen mucho en juego en los comicios del año próximo. Por ejemplo, el titular del Interior y Transporte, Florencio Randazzo,que será precandidato presidencial y competirá contra el gobernador bonaerense Daniel Scioli. En las mismas condiciones está el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Dominguez, que planea sumarse a esas primarias.
Otro postulante aun no declarado podría ser el ministro de Economía, Axel Kicillof, que también es partidario de soltarle la mano a Boudou para evitar más costos políticos.
También el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, quisiera despejar el conflicto: su provincia, Chaco, podría quedar en manos de UNEN en las próximas elecciones y el jefe de ministros no encuentra ningún beneficio en quedar asociado a Boudou.
El propio secretario legal y técnico, Carlos Zannini, ha sido un crítico furibundo del vicepresidente, aunque la estrategia judicial que aconseja se acomoda a las instrucciones políticas de la Presidenta.
Todos ellos presienten además que Boudou se trasformó en un escollo para la gestión. El Senado, por ejemplo, no puede sesionar sin grandes escándalos de la oposición.
La Presidenta ya conocía la decisión de Bonadio cuando el miércoles último le ordenó a Boudou asistir a la sesión de la Cámara alta. Y el vicepresidente acató con gusto. Fue una señal de la Presidenta a varias bandas.
Por un lado, desafió a la oposición y por otro disciplinó a los díscolos del Frente para la Victoria. Les tomó lista: hubo asistencia perfecta..

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

“Hay que hacerlo rápido porque sino viene la próxima formación y nos lleva puestos”

1- La Presidenta se ríe como si lo que pasó, dos tragedias ferroviarias, fuera parte de una película de humor y no de la realidad argentina. Eso revela que está fuera de ubicación en tiempo y espacio.
2- La Presidenta parece querer burlarse de las tragedias y cargarle la responsabilidad de ellas a una gestión anterior, la de De Vido, como si ella solo fuera responsable de la gestión de Randazzo. Pero De Vido sigue siendo ministro, dese hace 11 años y lo designó su fallecido esposo. ¿A quien le carga la responsabilidad entonces? Eso revela que nos toma por estupidos a cada uno de nosotros y ella siempre pretende salir indemne.
3- La Presidenta no se da cuenta de que las consecuencias de esos accidentes son familias destrozadas y pasajeros que ya no están. Sin embargo, lo toma en joda. Ni siquiera respeta el duelo o el luto de los demás. Eso revela que no comprende la realidad cuando esta no la toca muy de cerca: está en una burbuja.
4- La Presidenta demuestra no sentir un ápice de remordimiento ni de pena por las víctimas. Ella que es la defensora de los Derechos Humanos bromea con un hecho trágico. O con dos. Eso revela que es una persona incapaz de ponerse en el lugar del otro. O que sufre algun tipo de perversidad.
5- Si fue un chiste, la Presidenta claramente no tiene chispa. Hace chistes malos. Eso revela que es poco graciosa, por decirlo suavemente.

El gesto de Randazzo fue eje de comentarios

La Nación, 11 de julio de 2014

El gesto de indiferencia y frialdad del ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo, hacia el vicepresidente Amado Boudou durante el acto del Día de la Independencia en Tucumán, anteayer, fue la comidilla de todos los ministros de Cristina Kirchner durante la jornada de ayer, el día después, durante la que Boudou, además, no pudo presidir la sesión del Senado.

“El Flaco (Randazzo) está en carrera para las elecciones presidenciales de 2015 y buscó evitar el abrazo del oso, con un gesto de diferenciación para posicionarse”,

confió a LA NACION un ministro que admitió la atmósfera de tensión que existe en el Gobierno por ese gesto.

“Fue una actitud de un candidato a presidente. Esto evidencia que Randazzo se ocupa más de su futuro que del presente del Gobierno”, añadió otro funcionario. Muchas llamadas hubo ayer para comentar el video en el cual Randazzo evitó saludar a Boudou cuando éste le dio un beso. El ministro del Interior atinó a saludarlo con un gesto circunspecto y una sonrisa forzada. “El gesto fue lapidario”, dijo otro ministro.

Si bien hubo versiones que indicaban que Randazzo y Boudou tuvieron momentos de tensión en el vuelo de regreso, tres fuentes lo negaron. Otras fuentes dijeron que el ministro se mostró “natural” en ese vuelo.
“El desprecio de Randazzo ante Boudou fue para la tribuna”, dijo otro funcionario con jerga futbolera. Incluso, algunos interpretaron en el Gobierno, en medio de una prolongada ausencia de Cristina Kirchner por una faringolaringitis que no cede, que esa frialdad creó la atmósfera propicia para que Boudou no pudiera presidir el Senado en la sesión de ayer.
“Su ausencia en el Senado fue contradictoria con el acto en Tucumán”, señaló una fuente oficial. Y abre una incógnita sobre el futuro rol del vicepresidente Boudou. En el Gobierno aseguran que actos institucionales, con audiencias controladas como el de anteayer, tienen “cero riesgo” de que se desate un escándalo.
En cambio, sesiones como la del Senado pueden terminar en un acto político de la oposición. “Pero en algún momento tendrá que volver al Senado”, reflexionaban ayer en Balcarce 50. Pronostican que Boudou tendrá muy bajo perfil cuando deba reemplazar a la Presidenta en su viaje a Brasilia, el martes, para la Cumbre de los Brics.

Lea otras notas de Mariano Obarrio en La Nación.

Un vuelo especial con todo el gabinete, cargado por la expectativa mundialista

La Nación, jueves 10 de julio

20140710-112416-41056373.jpg

 

 

 

 

 

En el avión que transportó al vicepresidente Amado Boudou y al gabinete de la presidenta Cristina Kirchner había cierta tensión y un clima mundialista. La premisa del comandante era salir con puntualidad y regresar temprano: elacto por el Día de la Independencia debía ser breve y austero, sin mucha gente y sin cadena nacional. La jefa del Estado apostó a que todo quedara rápidamente en el olvido. No quería distraer la atención de la gente en un día en que el foco de atención estaba en el partido que la selección argentina jugaría contra su par de Holanda por las semifinales de la Copa Mundial de Brasil. Sin embargo, Cristina Kirchner quería enviar el mensaje hacia fuera y hacia dentro del peronismo deque no iba a esconder a Boudou, pese a su procesamiento. “Tampoco pretendía un fuerte protagonismo del vicepresidente”, confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales. La excusa del Mundial era perfecta para minimizar el impacto negativo que supone que un vicepresidente acusado de cohecho y tráfico de influencias presidiera el acto por el Día de la Independencia. “El Mundial desdramatizó la presencia de Boudou en Tucumán. La gente ayer pensaba en otra cosa. Le quitó visibilidad”, dijo un ministro que viajó en el avión de Austral afectado a transportar funcionarios. El posterior triunfo de la selección de Alejandro Sabella, por penales, llevó alivio al Gobierno. Esa noticia disimularía la fría presencia en Tucumán de Boudou. Según pudo saber LA NACION, Boudou conversó con todos los ministros y secretarios en el avión. Había un clima cordial, nadie se animó a recriminarlo en privado (presienten el apoyo de la Presidenta), pero tampoco hubo calidez hacia el vice.Los funcionarios o legisladores con aspiraciones para 2015 eran los más reacios a acompañar al vicepresidente en su discurso y a aplaudirlo. “De los gobernadores, nadie quería ir -de hecho casi ninguno fue- y a los ministros hubo que convencerlos”, señaló un funcionario. Los viajeros de ayer que son candidatos presidenciales son Florencio Randazzo, ministro de Interior y Transportes; Agustín Rossi, de Defensa, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Parecían los más incómodos con participar de la foto con Boudou. Las prevenciones aumentarán conforme avancen otras causas judiciales que afectan a Boudou por presunto enriquecimiento ilícito y la compra de un auto con papeles falsos. “Ya cuando reemplazó a la Presidenta en su operación de cerebro, Boudou no tuvo casi agenda propia. Seguramente cuando ella viaje a Brasil, la semana próxima, se intentará también minimizarlo”, señaló otra fuente. Un ministro señaló que Boudou reemplazará a Cristina cuando ésta viaje el martes a la Cumbre del Brics (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica). Hasta ahora, el viaje está confirmado, aunque sujeto a cómo evolucione su cuadro de faringolaringitis aguda. Cristina no quiere darle licencia a su vicepresidente. Tampoco lo quiere reemplazar en el traspaso del mando porque sería admitir su debilidad. “En el avión, el monotema era el Mundial. El comandante y todos activaron todo para salir rápido, apuraban a todos los pasajeros, para estar puntuales y volver temprano para ver el partido de la Argentina”, dijo un alto funcionario. Despegó a las 9 en punto, llegó a las 11 a Tucumán; regresó pasadas las 13 y arribó a las 15 a la Capital, dos horas antes del match. “Fue un episodio de la previa del Mundial”, describió un pasajero. Boudou tenía orden de Olivos de hacer un discurso relámpago y liquidar el trámite. Viajó en los asientos de primera clase, junto con Randazzo; el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, entre otros. Más atrás iban ministros y funcionarios de segunda línea a los cuales Boudou saludó durante el viaje en un recorrido por el pasillo de la aeronave. Ahora, la gran apuesta de Cristina para ganar terreno político serán las visitas de los presidentes de Rusia y de China. “Esos dos jefes de Estados equivalen a un [Barack] Obama. A falta de Obama, compensamos con ellos”, bromeó anoche un ministro. Ante el acorralamiento de la política interna, las causas de Boudou y los fondos buitre, la Presidenta apostará a tomar oxígeno con la política exterior. Además, luego del triunfo de la selección ayer, y si la selección gana el título mundial el domingo, intentará recuperar protagonismo y mejorar el humor social abatido por la recesión económica.. Mira otras notas de Mariano Obarrio en La Nación.