Archivo de la etiqueta: Holdouts

La delirante tentación de un “pagadios atómico”

El ministro Kicillof evalúa seriamente la idea de continuar en default y que los bonistas pidan el adelantamiento de los bonos reestructurados 2005-2010, cuyos pagos fueron congelados por Griesa. La Argentina no podría pagarlos y propondría una reestructuración total de esos bonos que se cobraban regularmente. Ello implicaría el cambio de jurisdicción a Buenos Aires, ya que hoy tienen legislación de Nueva York. Kicillof quiere poner la ventanilla en el Obelisco.
Pero el Gobierno no contempla, al menos no parece, un enorme problema a futuro si activa el default generalizado. Así como Kicillof dijo que hablar de “default” era una “pavada atómica”, esta cesación de pagos total sería un “pagadios atómico”. Porque tendría los efectos de una explosión sobre la economía. Expertos en deuda dicen que de ese universo de bonistas reestructurados, sólo un 25% de la deuda tiene posibilidad legal de cambiar de jurisdicción. El resto lo tiene prohibido en sus contratos y no puede salirse de la ley de Nueva York. El total de la deuda que tiene permitido cambiar el lugar de pago totaliza 27.000 millones de dólares.

“Un 75% no puede y el 25 no aceptará el cambio. Los abogados de estos últimos le aconsejarán que no se cambien a Buenos Aires. Unos y otros harán juicio: se convertirán en nuevos holdouts. Sería un escándalo”, dice un economista experto en deuda. Pero la idea la estudia la Casa Rosada y los efectos de ese nuevo canje se verían en el próximo gobierno.

Un memo de los abogados del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que asesora a la Argentina desde el ya legendario Plan Brady, decía lo siguiente:

“la mejor opción es no pagarle a nadie y disparar un default ordenado seguido por la restructuración de toda la deuda, bajo este escenario la República ya no tendría restricciones legales y quedaría por fuera de los tribunales norteamericanos para definir un nuevo acuerdo con los bonistas”.

Esa genialidad fue escrita por el abogado Carmine Bocuzzi. Forma parte de un memo redactado en mayo último y es conocido por todos los especialistas en la materia.
No es de extrañar: el particular asesoramiento surge del estudio jurídico que embarcó a la Presidenta en la estrategia de los Autitos Chocadores: donde cada medida que proponen recibe el rechazo de la contraparte de turno (ver nota Como los Autitos Chocadores, la Doctora no tiene rumbo ni freno).
Muchos economistas con contacto con los Estados Unidos se agarran la cabeza. Si todos los bonistas hicieran juicio a la Argentina, el Estado podría afrontar demandas mil veces millonarias. Las mismas que curiosamente pretendió evitar de los mismos tenedores de bonos al no pagarle a los buitres más de lo que les había reconocido a aquellos para no disparar la Clausula RUFO, que por cierto no es el perro macho de la Doctora.
Lo más inquietante es que el consejo de este abogado entusiasma a Kicillof y a Cristina.
El ala del Gobierno de Capitanich, Zannini y Fábrega consideran que ese nuevo default sería muy problemático, podría disparar el dólar y acelerar la inflación, la recesión y los despidos. No está descartada la posibilidad del acuerdo entre privados con los bancos internacionales y empresas, aunque el gobierno no la alienta. Todo sigue su inercia. El Gobierno aún guarda esperanzas de que el juez destrabe los fondos para los bonistas. De ese modo, se saldría del default. Pero aún así ya no se sabe si enero de 2015 traerá el acuerdo. Las encuestas de imagen deslumbraron a Cristina. Y ella se debe a su público. Hoy en el gobierno todo está lejano.

 

“…esquivo por aqui, chamullo por allá
ya no me importa nada, no les pienso pagar
a todos le cabió a todos le cabió
por eso le aplicamos el famoso pagadios..” (los Gedes)

 

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

LA HAYA. COMO UN AUTITO CHOCADOR, LA DOCTORA NO TIENE RUMBO NI FRENO

El gobierno de Barack Obama rechazó la jurisdicción de la Corte Internacional de La Haya para dirimir el conflicto de los fondos buitres. Con esto la Doctora confirma que su estrategia judicial es la de los autitos chocadores: no tiene dirección, ni freno y el rumbo es hacia cualquier lado.
Originalmente, la Doctora impulsó la reposición del Stay, la cautelar que suspendía los efectos del fallo del juez Thomas Griesa. Por supuesto el magistrado la desestimó. Luego, la Argentina pidió el desbloqueo de los pagos a los bonistas. Era un pedido sensato, pero igualmente el juez la rechazó.
Hace unos días, nuestros abogados pidieron que Griesa desplace al mediador Pollack. Por ser “parcial”.

Pero el magistrado dijo otra vez… NO.

Luego la Argentina intimó a los bancos Bank of New York y Citibank para que destraben los pagos a los tenedores de bonos. Pero Griesa lo impidió. Luego, la Presidenta exhortó a los bonistas a demandar a los bancos en diversas solicitadas.
Ayer Griesa pidió que no siga con el discurso del “ya pagamos” porque la declararía en desacato.Ayer, la Argentina se presentó ante La Haya y demandó al propio gobierno de Washington. Ayer Estados Unidos rechazó la jurisdicción.
Era una obviedad. La crónica de un rechazo anunciado. La exitosa abogada parece chocar con cada paso judicial. La Doctora no tiene rumbo ni freno.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

La Presidenta lanzó un paquete de medidas económicas para reactivar el consumo

La Nación, viernes 8 de agosto de 2014

Cristina Kirchner formuló ayer en un discurso de 58 minutos por cadena nacional un paquete de anuncios económicos para contener la caída de la actividad económica que se registró en los últimos dos trimestres, para reactivar el consumo e impedir que haya despidos como consecuencia de la parálisis económica y de la entrada en default hace más de una semana, aunque la Casa Rosada lo negaba y aseguraba que no tendría efectos negativos.
Con elogios al modelo económico y curiosas descripciones de la caída de actividad en otros países, como Brasil y Estados Unidos, la Presidenta intentó darles una lectura positiva a las medidas que presentaba, aunque en sí mismas significan una admisión de los problemas de la economía.
Por ese motivo anunció ayer una extensión y aumento del Programa de Recuperación Productiva (Repro), para evitar despidos de trabajadores en empresas; un relanzamiento de los Certificados de Depósitos de Inversión (Cedin), para reactivar la actividad inmobiliaria, paralizada luego del cepo cambiario, y un plan de créditos para fabricar ómnibus de corta distancia.
Además, en un discurso lleno de autoelogios, la Presidenta hizo un llamado desesperado para que los trabajadores “consuman” y no retengan sus ahorros, porque de ese modo, señaló, “pueden perder sus empleos” en el mediano plazo.
La presidenta Cristina Kirchner, que la semana última también había presentado medidas de reactivación, habló casi durante una hora en el Salón de Mujeres y presentó todos los anuncios con unas filminas que tenían una consigna casi deportiva “El Gobierno sale a la cancha”.
En cuanto a la nueva etapa para los Cedin, para impulsar la actividad inmobiliaria, la jefa del Estado señaló que “ahora los bancos podrán cobrar hasta 1,5% de comisión” del monto de esos certificados para la compra de inmuebles. El Cedin fue el instrumento que usó el Gobierno para el plan de blanqueo de dólares en 2013. Se estima que el éxito del relanzamiento también dependerá del futuro blanqueo de dólares.
Sin el cobro de comisiones, y con los cedines inmovilizados en el mercado, Cristina admitió que el mecanismo que impulsó su ex secretario de Comercio Guillermo Moreno “estaba destinado al fracaso”.
Confesó así que la medida apuntó a “incentivar el mercado inmobiliario”, con lo cual admitió implícitamente la parálisis de esa actividad. Cristina explicó que el Banco Central, que preside Juan Carlos Fábrega, dispuso que las comisiones serán de 1% por suscripción; 0,3% por liquidación, y 0,2% por el pago.
Respecto de los planes Repro, para evitar despidos, Cristina lanzó el plan Proemplear, por el cual dispuso un aumento de 1500 a 2000 pesos en la suma que se otorga por empleado a las empresas en situación de crisis y también anunció una extensión de seis meses a un año la duración de este subsidio que se otorga a los empresarios para no despedir personal.
Además, anunció planes de capacitación del Ministerio de Trabajo y dijo que se sumarán al plan Progresar beneficios por 2000 y 2700 pesos. Se lanzó un “programa de financiamiento” para la “renovación” de los ómnibus de corta distancia.
En medio de su discurso, la Presidenta citó ayer al economista liberal Adam Smith, al parafrasear a su ministro de Economía, Axel Kicillof. “El doctor Kicillof me dice que todos quieren ganar plata, terminen con esa locura del socialismo”, sorprendió la mandataria.

OBAMA PODRÍA PONER PUNTO FINAL A LA DISPUTA
Cristina Kirchner volvió a criticar al juez Thomas Griesa por su actitud en el caso de los holdouts que litigan contra la Argentina y citó un artículo del diario británico The Guardian en el que se explica que una simple nota del presidente de EE.UU., Barack Obama, podría cerrar el caso.
“El presidente de los Estados Unidos cuenta con una facultad que es la cláusula de separación de poderes, por la que puede pedirle a un juez que no interfiera con la política exterior”, señaló la Presidenta. “El mismo fondo buitre de Paul Singer quiso embargar a los fondos del Congo, George Bush intervino y bloqueó el embargo de bienes” agregó Cristina Kirchner.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

El Gobierno demandará a EE.UU. ante La Haya por los fondos buitre

La Nación, viernes 8 de agosto de 2014

El gobierno de Cristina Kirchner demandó ayer a los Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por considerar una “violación de sus inmunidades soberanas” la sentencia del juez de Nueva York Thomas Griesa que obligó a la Argentina a pagar 1500 millones de dólares a los fondos NML Elliott y Aurelius y congeló el pago del bono Discount por casi 900 millones a los bonistas de los canjes de 2005 y 2010.
Debido a la imposibilidad de los tenedores de bonos de cobrar antes del vencimiento el 30 de julio último, nuestro país entró en “default selectivo”, según determinó la mayoría de las calificadoras internacionales. Griesa sostiene que la Argentina no les puede pagar a los bonistas si antes no cumple el fallo con los fondos buitre.
Luego de que se haga la presentación argentina en La Haya, los Estados Unidos deberán decidir si aceptan la jurisdicción del tribunal, algo que según los analistas es improbable que ocurra y podría desembocar en otro fracaso judicial.
La administración kirchnerista consideró que las decisiones de tribunales norteamericanos incurren en “la violación de su obligación internacional de respetar la soberanía de la Argentina, en particular sus inmunidades soberanas”.
También lo acusó de “violación de su obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro Estado” y vulnerar “la obligación internacional de ejercer de buena fe y conforme a derecho las funciones judiciales que la República Argentina ha aceptado en el marco exclusivo del alcance de esta aceptación”. En suma, señaló el Gobierno, “vulneran la determinación soberana de la Argentina de reestructurar su deuda externa”.
El Gobierno acumula una sucesión de traspiés en su estrategia judicial. Originalmente reclamó a Griesa que repusiera el “stay” (medida cautelar) para suspender los efectos del fallo hasta diciembre próximo, algo que el juez rechazó. Luego pidió el desbloqueo de las transferencias congeladas en los bancos pagadores, que también fue desestimado por el juez.
Anteayer, la Argentina intimó a esos bancos a que les pagaran a los bonistas y exhortó a éstos a que reclamen a los bancos, pero Griesa lo volvió a impedir.
En caso de rechazar los Estados Unidos esa jurisdicción, la Argentina dijo que “ese país está en la obligación de indicar un medio de solución pacífica alternativo para resolver la presente controversia”. Con esta explicación, emitida por un comunicado del jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, el Gobierno pareció prever el desenlace.
El Gobierno invocó como argumento que esa obligación surge “de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, de la Carta de la OEA y del derecho internacional, que imponen a los Estados la obligación de solucionar sus controversias por medios pacíficos”.
En un discurso emitido anoche por cadena nacional desde la Casa Rosada, la presidenta Cristina Kirchner explicó que la Argentina demandó a los EE.UU. y que ahora ese país “tendrá que decidir si acepta esa jurisdicción”.
La mandataria precisó que “se ha presentado en La Haya una demanda contra los Estados Unidos por la actividad de su Poder Judicial” y explicó que “empleados dependientes de ese país han provocado daño conforme a derecho”.

Cristina Kirchner descalificó a Griesa como un “juez municipal, que quiere atropellar y llevar por delante la soberanía de un país” y dijo que sus sentencias “no tienen pies ni cabeza” y caen en un “limbo jurídico”.

Señaló también que La Haya existe “para que los países no nos agarremos a los bombazos o a los misilazos” y resuelvan “pacíficamente sus diferencias”. En su comunicado, el jefe del Gabinete informó en sintonía con la mandataria que “la responsabilidad internacional de los Estados Unidos por la violación de las obligaciones mencionadas surge, principalmente, de la acción de uno de sus órganos, el Poder Judicial”.
Sostiene por ello que “un Estado es responsable por la conducta de todos sus órganos” y que “las violaciones mencionadas han generado una controversia entre la República Argentina y los Estados Unidos, que nuestro país somete a la Corte Internacional de Justicia para su resolución” por ser principal órgano judicial de la Naciones Unidas.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

“Se fue a NY pero no podemos decirlo”

La Nación, miércoles 30 de julio de 2014
CARACAS (De un enviado especial).- El ministro de Economía, Axel Kicillof, dejó sorpresivamente esta ciudad ayer al mediodía y viajó a Nueva York para sumarse a los enviados de su cartera que negociaban con Daniel Pollack, el mediador del juez Thomas Griesa. En la comitiva argentina había hermetismo y optimismo sobre una posible salida del conflicto con los fondos buitre antes de que la Argentina caiga en default.

“Kicillof dejó el hotel antes del mediodía y viajó más al Norte”, confió a LA NACION una fuente cercana a la Presidenta. El “Norte” hacía referencia a los Estados Unidos.”Hubo señales positivas para un reinstalar el stay”, comentó escuetamente.

Todo era silencio en la delegación argentina.
El razonamiento que se hacía era que la propia partida de Kicillof era una señal de avances positivos. “Si hay definiciones, tienen que ser buenas; si no, el ministro no hubiera viajado. Viaja para cerrar un acuerdo, porque para que fracase deja a los enviados allí y no viaja”, confió aquí una fuente argentina.

El Gobierno reclama que Griesa restablezca el stay (medida cautelar) para suspender el fallo del juez que dispuso pagarles a los fondos NML Elliott y Aurelius 1500 millones de dólares. La Argentina pide no acordar una forma de pago hasta diciembre, cuando vence la cláusula RUFO (rights upon future offers).
Si lo hiciera antes, esa cláusula habilitaría a los bonistas de 2005 y 2010 a reclamar igual pago que a los buitres y se abrirían juicios por 120.000 millones de dólares, según Cristina.
Griesa bloqueó el pago de la Argentina de un vencimiento del 30 de junio de US$ 1100 millones a los bonistas hasta que el país cumpla con los holdouts. Como hoy se cumple el plazo de gracia, la Argentina entraría en default, a menos que haya antes un acuerdo.

Cuando terminó la cumbre, sorprendió a los periodistas la ausencia de Kicillof.

“Se fugó de acá. Se fue a Nueva York, pero no podemos decirlo”, dijo un funcionario.

A las 19, hora de la Argentina, Kicillof había llegado a Nueva York y entraba en las oficinas de Pollack. El ministro había llegado a Caracas anteanoche para participar de la 46a. Cumbre de Presidentes del Mercosur, junto con Cristina Kirchner. En el Tango 01 también viajaban los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Los esperaban el canciller, Héctor Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi; el secretario de Comercio, Augusto Costa, y los embajadores ante el Mercosur, Juan Manuel Abal Medina; en Brasil, Luis Kreckler, y en Venezuela, Carlos Cheppi.
Durante esas horas, Kicillof mantuvo desde el elegante hotel Tamanaco, donde se alojó la Presidenta, un permanente contacto con los enviados argentinos a Nueva York: la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona; el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario legal y administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea. Cuando éstos definieron el cuarto intermedio con Pollack, lo hicieron a la espera de Kicillof y con el ministro en viaje.
Luego de analizar los pormenores de la Presidenta, que ayer obtuvo el fuerte respaldo del Mercosur, Kicillof viajó a Nueva York. Cristina Kirchner no dijo nada en su discurso en la cumbre acerca del viaje del ministro ni de las negociaciones.
Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

Para Cristina, Griesa “no es Juez”

La Nación, miércoles 30 de julio de 2014

CARACAS (De un enviado especial).- Luego de obtener un rotundo respaldo del Mercosur en su conflicto con los fondos buitre en la 46a. cumbre de presidentes del bloque celebrada aquí, Cristina Kirchner agradeció ayer el apoyo de sus pares. Anticipó que seguirá “pagando religiosamente” los vencimientos a los bonistas de 2005 y 2010, aunque el juez de Nueva York congele esos depósitos en los bancos, y criticó al magistrado por no respetar “la igualdad ante la ley”, ante lo cual “no se es juez”.
La mandataria no reveló en su discurso que el ministro de Economía, Axel Kicillof, había viajado al mediodía a Nueva York para sumarse a los enviados de la cartera económica que negociaban con Daniel Pollack, el mediador de Griesa, y con los fondos buitre, cuando faltaban horas para vencer el plazo para entrar en default.
El dato quedó bien guardado. Por esas horas, en la comitiva crecía el optimismo respecto de un posible acuerdo de último momento que evitara el default.

“Yo creo que lo que intentan decirnos al agitar el default no tiene sentido. Default es cuando uno no paga, y la Argentina pagó”,

dijo la Presidenta. Cristina Kirchner exige que Griesa reponga el stay (medida cautelar) que suspendería el fallo del juez que ordenó pagarles a los fondos NML Elliott y Aurelius 1500 millones de dólares.
La Argentina pide no acordar una forma de pago hasta diciembre, cuando vence la cláusula RUFO (rights upon future offers). Si lo hiciera antes, la RUFO habilitaría a los bonistas de 2005 y 2010 a igualar su contrato con el de los buitres y se abrirían juicios por 120.000 millones de dólares, estima el Gobierno.
MOMENTO DE DISTENSIÓN

“Le dije a un amigo mío que al próximo perro macho que tenga le voy a poner «Rufo», porque me gusta el nombre”, dijo Cristina, con tono burlón, luego de explicarles la cláusula a los presidentes de la cumbre regional.

No obstante, admitió que esa cláusula fue un incentivo puesto por su gobierno en el canje de 2005 para aumentar la adhesión de bonistas a la reestructuración.
Griesa bloqueó el pago de la Argentina de un vencimiento del 30 de junio de 1100 millones de dólares a los bonistas hasta que el país cumpla con los holdouts. Si hoy no hay acuerdo con los buitres, hoy expiraría el plazo de gracia y la Argentina entraría en default.
Por eso, la Presidenta anunció que “seguirá pagando” para no admitir el default y atacó severamente a Griesa. Dijo que su gobierno “pagó religiosamente todos los vencimientos” y que “la Argentina reafirma, una vez más, su decisión y sus acciones, que van a estar encaminadas a dar pago al 100% de sus acreedores”.
Con ello adelantó que pagará los vencimientos hasta diciembre, aunque el juez inmovilice los depósitos en los bancos pagadores Bank of New York, Citibank, JP Morgan y Euroclear. Y reclamó al magistrado que destrabe esos depósitos. Fue entonces cuando atacó a Griesa y dijo que “no se es juez” si no respeta “la igualdad ante la ley” y no se resuelve mediante “el derecho igualitario” y sin “una figura legal jurídica”. Añadió: “¿Cómo se llama el proceso jurídico donde un juez autoriza a pagar a unos sí y a otros no?”, se preguntó.

“Autorizó a un banco norteamericano a pagar, al Citibank, no así al Euroclear, al Eurobank o al Banco de Nueva York”, acusó Cristina.

En un discurso de 30 minutos, la Presidenta también agradeció “profundamente” la “solidaridad de todos los integrantes del Mercosur ante la agresión de los fondos buitre”. E invitó nuevamente a los holdouts a sumarse al canje de 2005 y 2010, con lo cual “ganarían el 300% en dólares”.
Lo que no dijo Cristina es que tras aquellos canjes su gobierno sancionó la ley cerrojo, que impidió a los holdouts ingresar en la reestructuración y dijo que quedarían afuera para siempre. Eso fue considerado por Griesa y la Cámara de Apelaciones de Nueva York como una falta de voluntad de pago y falló a favor de los buitres. Ahora la Presidenta implora que ingresen al canje..

 

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

Fiel a sí misma, llegó tarde

La Nación, martes 29 de julio de 2014

CARACAS.- La presidenta Cristina Kirchner llegó 37 minutos tarde a la ofrenda floral al “Padre de la Patria”, Simón Bolívar, y a la foto oficial. Hizo esperar a los seis mandatarios del Mercosur que hacía minutos habían comenzado a sesionar en la cumbre del bloque regional que se desarrolla en la Casa Amarilla, la sede de la Cancillería del gobierno bolivariano de Venezuela y en la que la mandataria argentina busca un apoyo explícito al país en la negociación con los fondos buitres, a solo 24 horas de entrar en default.
El acto de la ofrenda floral estaba prevista para las 10 de la mañana de Caracas (11.30 de Argentina) y se llevó adelante en la Plaza Simón Bolívar ante una muchedumbre. Los presidentes de Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia debieron improvisar conversaciones de ocasión mientras la presidenta argentina se demoraba en llegar hasta el lugar.
Cristina Kirchner llegó a las 10.37 minutos y apenas se bajó de su automóvil saludó sonriente al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro , y también fue saludada por el mandatario de Uruguay, José Mujica , a quienes por unos minutos les explicó el motivo de su demora en llegar desde el hotel Tamanaco, donde estaba alojada.
Luego de la ofrenda floral, la Presidenta presenció los bailes folclóricos de grupos de Joropo, una música típica venezolana, durante los cuales ella también se animó a mover la cintura acompañada por sus colegas Maduro, Mujica, Evo Morales, Dilma y Cartes.
Al subir al lugar de la cumbre, la mandataria fue la única que salió al balcón de la Casa Amarilla a saludar a los presentes y les arrojaba besos y se tocaba el pecho en señal de afecto.

EN BUSCA DE APOYO
En estos momentos Cristina Kirchner se encuentra exponiendo frente al resto de los mandatarios.
La Presidenta buscará que en el encuentro se redacteuna nueva declaración de respaldo en el conflicto con los acreedores que no entraron en el canje de deuda, como ocurrió en la reunión que mantuvo Cristina dos semanas atrás con los líderes del bloque de los BRICS.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

Cristina busca en Caracas el respaldo explícito del Mercosur

La Nación, martes 29 de julio de 2014

CARACAS.- Cuando faltan 24 horas para un posible default técnico, la presidenta Cristina Kirchner llegó a última hora de anoche a esta ciudad para participar de la 46» Cumbre del Mercosur. Su objetivo excluyente es obtener un pronunciamiento explícito, a través de un documento especial o una inclusión en la declaración final de los jefes de Estado, en apoyo de la postura del Gobierno en su dramática pelea con los fondos buitre.
Según confiaron aquí a LA NACION fuentes de la comitiva, Cristina preparó un discurso “muy duro” y de alto voltaje político. Condenará al juez Thomas Griesa por el fallo que ordenó pagarles 1500 millones de dólares a los fondos NML Elliot y Aurelius.
En la llamada Casa Amarilla, sede de la cancillería venezolana, la Presidenta denunciará al magistrado “por extorsión” y repetirá que la Argentina “está sufriendo un ataque especulativo” de los buitres, según pudo saber LA NACION.
Se presume que también será implacable con el magistrado por haber bloqueado los depósitos de US$ 1100 millones que la Argentina hizo en diversos bancos para cumplir, el 30 de junio pasado, con el pago a los tenedores de bonos de los canjes de 2005 y 2010. El juez congeló esos giros hasta que no se pague a los “buitres”. Al no recibir esos bonistas los fondos, mañana vencerá el plazo de gracia y el país entraría en default.
“La expectativa es que el Mercosur formule un pronunciamiento de apoyo explícito a la Argentina. No sabemos si habrá un documento especial o si se incluirá en la declaración final”, dijo un funcionario a LA NACION.
Fuentes diplomáticas brasileñas admitieron que el tema buitres “es objeto de intensa discusión entre cancilleres”. Y que “el Mercosur puede dar su apoyo político” a la Argentina. El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, también anticipó su respaldo: “Hemos acompañado en los más diversos foros la situación de la Argentina. Aquí lo que hay que buscar es la previsibilidad y seguridad”.
En las últimas semanas, la mandataria consiguió apoyos de la OEA, del G-77, del grupo Brics, de la Unasur y de países como Rusia, China, Italia y Francia.

“El propósito es dejar en evidencia que los fondos buitre y Griesa son culpables ante la comunidad financiera internacional”

, dicen fuentes del Gobierno.
Mientras hablará la Presidenta ante el Mercosur en Caracas, una delegación argentina del Ministerio de Economía negociará en Nueva York un último intento de acuerdo con el mediador de Griesa, Daniel Pollack, para que el juez reponga el stay (medida cautelar) que suspendería el efecto de la sentencia y evitaría que la Argentina entre en default.
En medio de las expectativas por lo que suceda hoy en Nueva York, la comitiva presidencial que llegó a Caracas daba por descontado un default. Sin embargo, aclaran que Cristina seguirá negociando con Pollack aun después de mañana -hasta diciembre- y seguirá pagando a los bonistas en septiembre y diciembre los próximos vencimientos.
“Ella dirá que la Argentina paga y no va a default. Ése será otro eje del discurso ante el Mercosur”, especulaban aquí. El Gobierno intentará negar el default y demostrar que “la vida sigue” su curso.
Luego de delegar el mando en el vicepresidente Amado Boudou, procesado por corrupción, la Presidenta llegó anoche y se retiró a descansar. Se alojó en el hotel Intercontinental Tamanaco. Arribó acompañada por el ministro de Economía, Axel Kicillof, del que no se informó si luego viajará a Nueva York.
Desde el día anterior ya estaban en Caracas el canciller Héctor Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Comercio, Augusto Costa.

Durante una cumbre de cancilleres en el hotel Meliá, Timerman anticipó ayer que Cristina Kirchner pedirá el apoyo del bloque americano. En tanto, Giorgi se sumó al reclamo. “Debemos neutralizar los efectos negativos de la globalización, que tienden a profundizarse, como el caso de los fondos buitre, que están enquistados en el sistema financiero”, dijo la ministra.
En esta cumbre, además, Cristina recibirá la presidencia pro témpore del Mercosur por seis meses de manos del presidente anfitrión, el venezolano Nicolás Maduro. Además, Paraguay se reincorporará luego de la suspensión por el golpe de Estado que desalojó del poder a Fernando Lugo. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció que no participará..

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

CRISTINA QUEDÓ ENCERRADA EN SU PROPIO “CERROJO”

La Doctora tiene razón en ser prudente con la cláusula RUFO, pero quedó entrampada allá en 2010 en una encrucijada gracias a la impericia de todo su Gobierno mientras que muchos decían que había que encontrarle una solución definitiva al caso del los holdouts. Ella subestimó el peligro porque consideraba que el 7% no podía reclamar el 100% de los bonos defaulteados si el 93% de los acreedores se había conformado con un pago menor con una quita del 65%.
Más aún, sostenia en público en sus actos con la militancia y con los empresarios que los Fondos Buitres había perdido el derecho a ingresar a un canje similar a los de 2005 y 2010 e hizo votar la Ley Cerrojo por la cual ni siquiera podían aspirar a una reestructuración similar. “No cobrarán un solo dolar”, exclamaba a cuatro vientos, aplaudida por sus aduladores.
Reivindicaba la épica de un país quebrado y oprimido pero que alardeaba de un “modelo” con record de recaudación y crecimiento a tasas chinas mientras celebraba el incumplimiento con los acreedores soberanos.
Por su falta de estrategia, de sentido común, terminó por encerrarse en este laberinto del cual ahora ella no sabe cómo salir y hace pocos días imploró a los Buitres que ingresaran en el canje al que ella misma le había puesto cerrojo cuando se sentía fuerte por la aprobación de ese 93%. Terminó presa de su propio candado. Entrampada en su cerrojo.
En caso de haber mostrado desde un principio voluntad de inclurilos en el canje, algun juez podría haber contemplado la situación de un país en apuros, pero con buena fé para pagar, y quizás el juicio terminaba en lo que ella hoy pide: que los Buitres cobren en los mismos términos que los bonistas de 2005 y 2010. Pero les negó cobrar siquiera un dolar, les negó el canje y alardeó de haber enriquecido al país como nunca en la historia argenitna. Era obvio que algun juez, alguna vez, le diría: si tan bien le fue, entonces Pague. Y que los Buitres no iban a retroceder así nomás.

LOS BUITRES: OTRA TRAMPA DEL VOLUNTARISMO

La Presidenta nunca vio venir el problema en el que hoy introdujo a todo el país. Para el populismo del finado Ernesto Laclau, las mayorías convalidan cualquier decisión y más aún si ella va en contra de las malditas corporaciones a las que hay que combatir sin rodeos para revalidar el título de líder de las masas. El conflicto es la legitimación de la facción y la democracia es vencer al otro, doblegarlo y hacerle morder el polvo. Es la imposición autoritaria e inapelable de las mayorías, aunque sean circunstanciales.
Cristina creyó que ese sistema de mayorías también valía para la reestructuración de la deuda soberana. La aceptación del 93% invalidaba por sí mismo el reclamo del 7% que no aceptaba la quita del 65%. Más de una vez vociferó que los holdouts, una minoría humillada por los exitosos canjes, no tenía derecho a cobrar siquiera un solo dolar. Que las demandas judiciales eran ilegítimas y que por lo tanto ni siquiera les cabía el derecho a ingresar tardíamente a un canje similar. Sencillamente debían resignarse a la derrota eterna.
Para la Presidenta era como haber ganado una elección por el 93% en una intendencia: le confería todas las herramientas del poder. Al 7% ni Justicia. Pero no advirtió que en los países donde imperan las leyes, los Jueces no se dejan impresionar por las mayorías y sólo miran si los argumentos de las minorías, así sea un 0,5%, son valederos. Para Cristina, eso nunca podía ocurrir.
Subestimó el poder del 0,5%, así como el 7%. Y en la Argentina,  la Cláusula RUFO que no se conocía hasta hace pocos meses,  Nunca sería un problema. ¿Quién iba a contradecir un canje del 93% a una Presidenta del 54%?

¿Me está hablando en serio?

Lo mismo pensó Cristina cuando denunciaba un golpe de Estado en Honduras y un buen día de 2009 les comentó a los periodistas que viajaría junto a una delegación de la OEA para reponer al gobierno constitucional al día siguiente mientras en las calles la política se dirimía a sangre y fuego.
Un periodista le preguntó si ya tenía definida la ingeniería institucional, jurídica y diplomática para que los golpistas cedieran su lugar para reponer al gobierno de Manuel Zelaya. La Doctora se paró en seco y con una llamarada en su mirada lo increpó: ¿Me estás hablando en serio?
Al día siguiente, el avión en el que viajaban ella, Miguel Insulza, de la OEA, y otros jefes de Estados que iban a liberar a Honduras del golpismo, ni siquiera pudo bajar en Honduras -por el clima de violencia civil y rechazo a cualquier intervención externa- y la OEA tuvo que sesionar en Miami con un pronunciamiento meramente declamativo. El periodista hablaba en serio. Y Cristina no liberó Honduras. El voluntarismo, su figura y su estrella, no alcanzaron.
Comenzaba 2010 cuando la Presidenta anunció que Mercedes Marcó del Pont iba a asumir la presidencia del Banco Central para liberar a esa entidad de las garras de Martín Redrado, un colonizado economista que no aceptaba disponer las reservas para pagar deuda pública. Nuevamente un periodista molesto le preguntó si Mercedes iba a reformar la Carta Orgánica para disponer de las reservas como si fuera dinero del Tesoro y si se tomarían recaudos contra posibles embargos de los fondos del Central en EE.UU, ya que podían ser considerado patrimonio del Gobierno por los Buitres ante la teoría de Alter Ego.
La abogada exitosa atacó al periodista, no lo dejaba terminar su pregunta, y lo pretendió humillar en público. ¿Leyó el proyecto de reforma de la Carta Orgánica o habla porque está colonizado? ¿Quién iba a embargar al gobierno popular?
Dos años despues, la Presidenta anunció la reforma de la Carta Orgánica ante el Congreso, que meses después la votó. Y un año más tarde, los Buitres embargaron la Fragata Libertad. Sólo entonces el Gobierno admitió que los Buitres habían intentado embargar un centenar de propiedades y bienes y que el Estado pudo ganar esas batallas en los estrados judiciales.
Nuevamente el voluntarismo -una forma de mentira de patas cortas en la política- había sido vencido por la realidad. Hasta hace un año, la Señora decía que nunca iba a pagarle un dólar a los fondos buitres, que ningún fallo podía reconocerles ese derecho y que de haberlo no lo iba a cumplir.
Hoy todo depende, lamentablemente, de un milagro del papa Francisco.