Archivo de la etiqueta: Juan Carlos Fábrega

El Complot II: acorralado por Kicillof y la Doctora, Fabrega se fue del BCRA

LA NACIÓN 2 de octubre de 2012

El explosivo discurso de anteayer de Cristina Kirchner sobre un complot interno y externo para “voltear al gobierno” desató una crisis política y podría agravar las tensiones cambiarias. La Presidenta le aceptó ayer la renuncia a Juan Carlos Fábrega, que dejó la presidencia del Banco Central, y será reemplazado por un incondicional del kirchnerismo, Alejandro Vanoli, quien desde 2009 es titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV).
El detonante del portazo de Fábrega, que evaluaba su renuncia desde hace varias semanas, fue la acusación de la jefa del Estado al Central de “filtrar información” a los bancos para “especular con una devaluación y desestabilizar la economía”.
Fábrega le presentó su renuncia indeclinable a la Presidenta después de las 16, y ésta la aceptó casi en el acto. Minutos después, el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, le ofreció el cargo a Vanoli.
La noticia fue anunciada a las 17 por el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, mediante una simple llamada telefónica a la Sala de Periodistas de la Casa Rosada. La novedad se filtró minutos antes del cierre de los mercados y agravó la incertidumbre: al cierre de la rueda de ayer, la Bolsa de Valores cayó un 8,22%. A diferencia de Fábrega, se supone que Vanoli podría ser más permeable al ministro de Economía, Axel Kicillof, aunque tiene un perfil técnico y más moderado. Según pudo saber LA NACION, Vanoli llegó a la CNV apadrinado por el ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno -que podría regresar al Gobierno a fin de año- y por su esposa, Marta Cascales.

“Vanoli es hombre de Moreno y de Cristina, no de Kicillof. Será más dócil que Fábrega”, dijeron a LA NACION en la Casa Rosada.

De ese modo, la Presidenta se garantiza consolidar la cohesión interna tras las desgastantes peleas entre Fábrega y Kicillof por los niveles de emisión monetaria, la tasa de interés y el uso de las reservas en medio de la creciente inflación y la fuerte alza del gasto público. Hasta anoche, la Presidenta no había designado al reemplazante de Vanoli. Podría ser un allegado a Kicillof.
La Presidenta deberá ahora pedir al Senado el acuerdo para que Vanoli pueda ejercer el mandato de cinco años. Desde 2007, Cristina tuvo cuatro presidentes de la autoridad monetaria: Martín Redrado, Mercedes Marcó del Pont, Fábrega y ahora Vanoli.
En la Casa Rosada crecieron las versiones de que Cristina Kirchner podría disponer en unos días que el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, u otro funcionario, reemplace al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que retomaría la gobernación de Chaco.
Durante el discurso de anteayer, la Presidenta denunció una conspiración de empresas, exportadores de granos, automotrices, agentes de Bolsa y bancos para obtener una devaluación, desestabilizar la economía y “voltear al gobierno” con ayuda externa. Incluso acusó a los Estados Unidos de planear un atentado contra ella por su pelea con los fondos buitre.
Sin nombrar a Fábrega, incluyó en el complot al Banco Central. Aseguró que antes de que el BCRA redujera hace un mes de 30 a 20% las posiciones en moneda de las entidades bancarias “parece que se filtró información, porque hubo bancos con información privilegiada que cuando todos compraban dólares, ellos vendían”. También acusó al Central de no avanzar en 80.000 expedientes sobre infracciones a la ley penal cambiaria.
Fábrega lo interpretó como una crítica irreparable a su gestión. Según fuentes oficiales, en una conversación en buenos términos, Cristina Kirchner le aseguró que no había querido aludir a él.

Pero Fábrega respondió: “Se refirió a la institución y yo soy el responsable, y como hombre de bien debo renunciar en forma indeclinable”.

Anteanoche, luego del discurso, Fábrega había casi resuelto su renuncia. En la Casa Rosada y en el BCRA admitían que “había diferencias fuertes en estilos, en edad, en ideas y en las formas entre Kicillof y Fábrega”, pero que son “históricas las peleas entre el Banco Central y Economía”.
La Presidenta le denegó a Kicillof la potestad de ocupar el Central. El ministro tenía tres candidatos: Augusto Costa, Emmanuel Álvarez Agis o Cecilia Nahon, que podría ir a la CNV, cargo para el cual también sonaba la dirigente de La Cámpora Karina Bermúdez.
Vanoli, un cruzado contra el Grupo Clarín y Papel Prensa, impulsó la instrumentación de la ley de mercados de capitales, que en su artículo 20 permite que las minorías accionarias del Estado en diversas empresas logren la intervención por 180 días de sus directorios.
Entre los bancos denunciados anteayer por Cristina Kirchner estaban el Patagonia, Supervielle, Macro, Itaú y Mariva. Algunas versiones indicaban que Vanoli le llevó la información a la Presidenta sobre las supuestas maniobras especulativas con el dólar y el denominado “contado con liqui.

Crecen versiones del retiro de Capitanich

LA NACION, domingo 28 de septiembre de 2014

En medio de la crisis por el tipo de cambio y la falta de dólares, derivada de la alta inflación, la presidenta Cristina Kirchner podría disponer durante la semana que comenzará mañana la salida del Gobierno del jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, a quien todas las versiones le pronostican un pronto regreso a la gobernación del Chaco, que ingresó en una profunda crisis política.

Desde antes del regreso de la mandataria de Nueva York, donde participó de la Asamblea General de la ONU, volvieron los rumores de cambios en el gabinete, para relanzar el Gobierno en el último tramo antes de las elecciones presidenciales de octubre de 2015.

“Los anuncios podrían ser en estos días. Posiblemente no pasen de esta semana”, señaló ayer a LA NACION una alta fuente que habita en el primer piso de la Casa Rosada.

“El mismo Capitanich comenzó a adelantar a sus funcionarios que hagan las valijas en estos días para regresar al Chaco y hasta se despidió de algunos funcionarios”, confiaron fuentes oficiales.

De todos modos, tal como sucede siempre en estos casos, será la propia Cristina Kirchner la que manejará en definitiva los tiempos de ese recambio. Máxime si se tiene en cuenta que la Presidenta suele ser muy celosa del manejo de la información y de su agenda.

En ese sentido, según comentan en su entorno, no le gustó nada que estas versiones sobre fuentes bien informadas, de las cuales LA NACION informó en su edición del 7 de septiembre pasado, hayan poblado los diarios y la prensa en general en estos días.

“Que se va Capitanich es seguro. El asunto es cuándo. Está debilitado y tiene que volver al Chaco. El momento lo decidirá la doctora”, señaló otra fuente oficial.

La silla de Capitanich tiene varios candidatos. Uno es el ministro de Economía, Axel Kicillof, pero éste no está interesado y prefiere quedarse donde está. Otro es el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde. Sin embargo, en los últimos días comenzó a circular la versión de que Recalde podría convertirse en ministro de Desarrollo Social, en representación de la agrupación La Cámpora.

En ese caso la actual ministra de esa área, Alicia Kirchner, podría reemplazar a Capitanich.

También para el cargo del chaqueño figuran los nombres del presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y del senador Aníbal Fernández, que ya ocupó ese lugar hace dos años.

Según trascendió, los popes de La Cámpora filtraron el dato de que Cristina ya les garantizó que ocuparán Desarrollo Social a través de Recalde, porque eso les garantizaría una estructura presupuestaria abultada con miras a las elecciones presidenciales de 2015.

Como se sabe, Cristina considera que sus herederos serán los jóvenes camporistas y quiere incluirlos a todos en las listas de candidatos a diputados y senadores para poder condicionar al futuro gobierno.

Si Kicillof deja Economía, podría ser reemplazado por su viceministro, Emmanuel Álvarez Agis.

En su reciente viaje a Roma, Cristina demostró que quiere privilegiar a La Cámpora. Si Recalde se va de Aerolíneas, la empresa podría quedar en la órbita del ministro de Interior y Transportes, Florencio Randazzo. Si Alicia Kirchner reemplaza a Capitanich, tendría bajo perfil, pero mucha confianza de Cristina, su cuñada. No habría cambios en el esquema de poder.

Por su fuerte pelea con Kicillof, el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, quedó como un candidato a irse, pero por ahora la Presidenta lo retiene.

Capitanich volvería a Chaco. Su vicegobernador en ejercicio, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, adelantó las elecciones y, en medio de fuertes peleas con su antecesor, puso en riesgo el triunfo electoral del PJ. Capitanich reasumiría el poder allí para intentar asegurarlo..

Escuchá a MAriano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades pro Radio El Mundo AM 1070

radd

La Doctora y su creciente dependencia del joven K

Cuando la Doctora hizo el anuncio del canje de deuda, hace una semana, todos los ministros y funcionarios, excepto Kicillof y Carlos Zannini, se enteraron por la televisión. Hay muchos miembros del gabinete que están cansados de que el Ministro de Economía haya acaparado la oreja de la Presidenta y que sólo escuche sus consejos. Esta predilección de la mandataria no es nueva. En el pasado, ella eligió privilegiar la palabra de Guillermo Moreno, de Amado Boudou, o de Hernán Lorenzino, hoy todos exiliados afuera o adentro. Cada uno a su turno tuvieron la oportunidad de consumar la revolución y su batalla cultural, la que siempre necesita de más antinomias, conflictos, epopeyas y mucha épica, para seguir sobreviviendo contra los villanos del mundo. El Joven Maravilla, con su letra K en el pecho, la conducirá a la victoria sobre los buitres de afuera y de adentro!

“Cristina sólo escucha a Kicillof, que está rodeado de estos militantes universitarios sin experiencia”, comentan en Balcarce 50.

Si bien no lo dicen, ni lo admitirán en público, el primer ofuscado es Jorge Capitanich, que es el damnificado directo de la autosuficiencia de Kicillof. Capitanich, que antes de asumir era amigo de Kicillof, quedó sin poder de decisión.
Pero además Florencio Randazzo lo comenzó a vislumbrar como una amenaza seria para sus planes presidenciales porque está metiendo a la economía en una parálisis de la que temen no salir.
Debora Giorgi y Julio De Vido también ven la sombra de Kicillof en cada paso que quieren tomar. Carlos Casamiquela, el de Agricultura, también está subordinado al jefe de Hacienda que prohibió la exportación de carne roja por 15 días mientras aquel gestionaba un acuerdo comercial con Rusia para venderle los productos agropecuarios. Incluso Zannini ve como Kicillof le discute el poder de mesa chica. Ni hablar de Juan Carlos Fábrega, a quien muchos ven cada vez más cerca de la renuncia al Banco Central. Ni él sabe cuánto aguantará.
Muchos funcionarios de la Casa Rosada comenzaron a murmurar que el Ministro le da información adulterada a la Doctora sobre la marcha de la economía, las empresas y los bancos. Información que con gráficos y filminas ella luego repite en los actos por cadena nacional para explicar que el país es una maravilla.

“En el gabinete, Kicillof se está gestando muchos adversarios y muchos temen que el canje de bonos sea un fracaso”, comentan en las catacumbas de la Casa Rosada.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 por radio El Mundo AM 1070 (o haciendo click aquí)