Programa emitido el sábado 12 de julio

La negociación del gobierno argentino con los holdouts. El rechazo de la oposición a que Amado Boudou presida el Senado. Argentina en la final del Mundial. Interna Kiciloff- De Vido. Los números que preocupan en economía, la inflación que no se detiene. Custodios de Boudou atacaron a periodistas en Tucumán.  Cristina, Putin y los acuerdos nucleares.

Escuchá    los audios de Unas Cuantas Verdades haciendo click en los títulos o entrando en:  yourlisten.com

Apertura: Mariano Obarrio y Carlos Burgueño

Entrevista a Silvia Montero, Senadora Nacional (UCR- Mendoza).

“Va a ser violento para él -por Amado Boudou- ir a todas las sesiones”

Gerardo Puig desde Rio anticipando la final ante Alemania

Entrevista a Liliana Franco, periodista Ámbito Financiero.

“El martes se vuelve a hablar de economía”

Carolina Ponce de León, periodista agredida físicamente por la custodia de Boudou tras el acto del 9 de julio en Tucumán.

“Vicepresidente, nos están golpeando. ¿Es necesario que nos traten así?”

Mariano Obarrio.  En qué se basa la alianza que propician Cristina y Putin. 

 

WP_20140712_09_32_19_Pro

Escuchá Unas Cuantas Verdades todos los  sábados de 9 a 11 en radio El Mundo AM 1070

 

 

El Gobierno analiza cómo serían los festejos si la Argentina gana el Mundial

La Nación, 12 de julio
En medio de una agenda de política exterior, la presidenta Cristina Kirchner analiza con hermetismo y prudencia la posibilidad de que el Gobierno se sume a los festejos si la selección argentina de fútbol obtiene mañana la Copa Mundial de Brasil 2014. En la Casa Rosada señalaron ayer que si hay un triunfo argentino la TV Pública transmitirá el recibimiento popular espontáneo a los futbolistas en Ezeiza, que llegarían pasado mañana, luego del mediodía.
También se especulaba con que habría una caravana triunfal del micro de los jugadores desde el aeropuerto de Ezeiza hasta la Plaza de Mayo, con una posible escala en la sede de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), sobre la calle Viamonte.
El plan se definirá una vez que se conozca el resultado del partido entre las selecciones de Argentina y Alemania, que se jugará mañana, a las 16.

“Van a esperar y en caso de triunfo decidirán lo que hacen. Para que no diga que mufa a la selección”,

confió a LA NACION un miembro del oficialismo.
La Presidenta ordenó a todos sus ministros y colaboradores total hermetismo para que la culpa de una posible derrota no sea atribuida al Gobierno por la superstición popular. “No vamos a ser yeta”, decían en Balcarce 50.
La mandataria no irá al estadio Maracaná para ver el match pese a haber sido invitada por su par de Brasil, Dilma Rousseff, ni enviará a sus principales funcionarios. Se especulaba ayer que sólo podría enviar a un funcionario de segunda línea de la Secretaría de Deportes, aunque los voceros del titular del área, Carlos Mauricio “Camau” Espínola, negaron una decisión en ese sentido.
Todas las fuentes oficiales descartaron que esté decidido recibir en la Casa Rosada a los integrantes del equipo de Alejandro Sabella para saludar a la gente desde los balcones históricos. Está por verse si un triunfo de la selección puede torcer esa decisión.

CUMPLEAÑOS

De todos modos, la Presidenta, que hoy recibirá al presidente ruso, Vladimir Putin, no estará el lunes en Buenos Aires. Celebrará en Río Gallegos el cumpleaños de su nieto, Néstor Iván, y desde allí partirá al día siguiente a Brasilia para participar de la Cumbre de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).
Precisamente, su viaje a Brasil es otro motivo central que explica la prudencia de Cristina: no quiere herir susceptibilidades entre sus inminentes anfitriones. El gobierno de Rousseff transita por un mal momento político debido al clima negativo que sobrevuela en ese país por el revés que tuvo la selección brasileña, que fue derrotada en su propio país por 7 a 1 contra Alemania en la semifinal y quedó fuera de la final del Mundial, que ya había tenido cuestionamientos internos.
Los voceros del ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo, descartaron que se disponga un feriado o un asueto administrativo para el lunes con el fin de alentar la afluencia a los festejos populares.
Por otra parte, los colaboradores del titular de la Unidad Bicentenario de la Casa Rosada, Javier Grosman, aseguraron que esa área, que depende de la Secretaría General de la Presidencia, Oscar Parrilli, no está organizando ningún festejo particular para pasado mañana.
“Hasta ahora se definió que la TV Pública televisará el recibimiento de los jugadores en Ezeiza y luego una caravana hasta Plaza de Mayo”, confió a LA NACION una fuente del área de comunicación. “Se supone que si somos campeones se llenará la Plaza. Solo entonces se definirá qué hacer. No está previsto que se los reciba en la Casa Rosada”, añadió.
“La directiva fue no hablar de posibles triunfos para no ser mufa, ni tampoco ir al Maracaná”, añadió el vocero de un ministro.
“También se ordenó ser prudentes en los festejos por parte de los funcionarios, para no molestar al gobierno brasileño, que nos recibirá el martes en el Brics. El clima no es bueno en Brasil y menos con los argentinos”, aseguró. Por eso, la apuesta por ahora es el “festejo espontáneo popular”.

EVO, MUJICA Y MADURO, EN LA CENA CON PUTIN

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegará hoy al país en visita oficial, procedente de Cuba, y será recibido por Cristina Kirchner, a las 13, en su despacho de la Casa Rosada. Ambos mandatarios firmarán acuerdos bilaterales y el encuentro será previo a la cumbre del bloque de potencias emergentes Brics, que se realizará el miércoles en Brasil.
En honor al visitante, la Presidenta ofrecerá, a las 20, una comida en el Museo del Bicentenario, a la que invitó especialmente a sus pares de Bolivia, Evo Morales; Uruguay, José Mujica, y Venezuela, Nicolás Maduro.
Putin afirmó en las últimas horas, en una entrevista con Prensa Latina, que la Argentina es el principal “socio estratégico” de su país en América latina, aunque estimó que no veía que el bloque Brics, conformado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, pudiera sumar por ahora como miembro a la Argentina.
“Nuestros enfoques acerca de las principales cuestiones de la política internacional son parecidos o coincidentes”, declaró el presidente de Rusia, al destacar sus coincidencias con nuestro país.