Archivo de la categoría: Peronismo

Recule de la ley antiterrorista para cerrar frentes y cambiar el pago de la deuda

LA NACIÓN,  20 de agosto de 2014

El Gobierno dijo que hubo “una confusión” y no aplicará la norma a la imprenta Donnelley.
Luego de cinco días de haberlo anunciado, la presidenta Cristina Kirchner dio marcha atrás con la aplicación de la ley antiterrorista a la imprenta Donnelley.

El Gobierno aclaró que hubo “una confusión”: la denuncia judicial que presentó contra sus accionistas norteamericanos es por “quiebra fraudulenta” y por el artículo 309 del Código Penal del capítulo de “delitos contra el orden económico y financiero” y, entre ellos, la manipulación del mercado.

Dentro de la Casa Rosada, algunos aseguraron que en un principio buscó presionar a los empresarios para que aceptaran la sanción de una nueva ley de abastecimiento y que, al hacerlo, abrió tantos frentes que hasta peligraba el consenso parlamentario en los propios bloques del oficialismo y debió recular.
Luego de ese retroceso, la mandataria anunció por la noche el envío al Congreso un proyecto de ley para un nuevo canje de la deuda global en default, con cambio de jurisdicción a Buenos Aires. El cambio de estrategia de la Presidenta pudo obedecer a la necesidad conseguir votos en el Parlamento y descomprimir las tensiones con bonistas y empresas.
El encargado de aclarar la “confusión” por la mañana fue el titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Alejandro Vanoli, que a través de varias radios atribuyó “la confusión” a la oposición, los empresarios y los medios de comunicación.
Señaló que la denuncia de la AFIP, que dirige Ricardo Echegaray, radicada en el juzgado federal de Daniel Rafecas, apuntó a una supuesta “quiebra fraudulenta” de Donnelley. Sin embargo, la Presidenta había anunciado el jueves último de manera explícita y contundente la aplicación de la ley antiterrorista.
Vanoli explicó que la denuncia invocó el artículo 309 del Código Penal, que fue incorporado en 2011 por la ley 26.733, de Delitos Económicos, y penaliza prácticas fraudulentas.
Esta ley había sido sancionada junto con la ley de financiamiento del terrorismo, la 26.734, la llamada “antiterrorista”, que también reformó el Código Penal e introdujo los artículos 303 al 308, que tipifican sí delitos y penas de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.
Desde el artículo 303 hasta el 313 están comprendidos en el Título XIII del Código Penal, que estipula los Delitos contra el Orden Económico y Financiero.

“Fue un error semántico”, dijo un alto funcionario a LA NACION.

Otra alta fuente oficial aseguró a este diario que “la Presidenta fue mal asesorada” para su discurso.”Esto (el 309) no tiene nada que ver con la ley de financiamiento del terrorismo”, dijo Vanoli.

La Presidenta, con todas las letras, había afirmado: “Estamos haciendo uso por primera vez de la ley que se llamó «ley antiterrorista»? Bueno, ya pensaban que esto era contra la protesta social, contra los sindicatos, contra los trabajadores. No”.

Y agregó: “El primer caso que vamos a tener de aplicación de ley antiterrorista, es por el artículo 309 del Código Penal, incorporado por la ley 26.733 (que no es la ley antiterrorista). Es decir, confundió aquí dos leyes que reformaron el Código.
“Hemos formulado denuncia penal ante la Justicia Federal, porque se trata de un delito federal, alteración al orden económico y financiero, artículo 309, inciso 1º, apartado a), del Código Penal de la Nación”, señaló la Presidenta. Esta afirmación, en cambio, fue correcta.
Según confiaron a LA NACION algunas fuentes, la presentación de la Presidenta fue algo más que un error.

“Presionó a los empresarios con la ley antiterrorista para ablandarlos y aceptaran la reforma de la ley de abastecimiento”, dijeron dentro de la Casa Rosada.

“Pero los empresarios no cedieron y en cambio se le complicó el panorama en el Congreso con los diputados y senadores del Frente para la Victoria, que no quieren votar la ley de abastecimiento ni la de hidrocarburos”, agregó otro funcionario.
Con esta aclaración de Vanoli, la Presidenta buscó descomprimir la tensión en los bloques oficialistas para asegurarse votos para hidrocarburos y abastecimiento, criticada incluso por el jefe del bloque, Miguel Pichetto, y para el nuevo canje de deuda global, que busca unificar la tropa con épica patriótica.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio El Mundo AM 1070 (o hacé click acá)

Papelón antiterrorista, fugas del barco y manotazos para reflotar lo que hundieron

Los bloques K son un hervidero. Miguel Pichetto criticó el proyecto de ley de abastecimiento. Dijo que lo apoyará de todos modos, pero está tratando de quitarle quorum a la iniciativa. Teme otra 125. Lo mismo pasa con la ley de hidrocarburos. Alejandro Vanoli tuvo que desmentir a la Doctora: no se le aplicará la ley antiterrorista a Donnelley sino que se la denunció por quiebra fraudulenta. Pero la abogada exitosa había dicho otra cosa. Y con todas las letras: anunció con aires triunfales que le aplicaría la ley antiterrorismo a una multinacional, que conspiraba contra el orden economico, y no a los trabajadores. El papelon adquiere dimensiones astronómicas.

Pero tiene explicaciones políticas. Esa ley fue resistida en todos los sectores económicos y políticos, e incluso dentro del propio núcleo del peronismo. Ella no tiene ahora seguridad de contar con los votos para aprobar siquiera la ley de hidrocarburos. Ni la de abastecimiento ni la ley antipiquetes. Eso la hizo dar marcha atrás.

Juega su futuro político en esas batallas inviables. Son intentos brutales de revertir la crisis energética, económica y social que ella misma generó con las delirantes políticas de Néstor Kirchner, Guillermo Moreno y Axel Kicillof. El gobierno es el que se ha vuelto terrorista: siembra el terror para imponer el autoritarismo y la arbitrariedad.

¡No se olviden de Néstor! Dio la receta magistral para desembocar en este desastre. Inspiró la política energética de Julio De Vido y sus amigos. Y le dio rienda suelta a Guillermo Moreno, ahora exiliado en Italia, en la economía. El bloque del peronismo perdió dos diputados de Rio Negro y está a punto de irse Martin Insaurralde.

El propio Massa frenó el pase del ex intendente de Lomas para que no se le rebele su vieja tropa de intendentes, Jesus Cariglino y Darío Giustozzi. Massa crece en las encuestas y la transferencia de Insaurralde es un hecho. No tiene regreso al kirchnerismo. De 134 diputados, el bloque del FPV pasará a 131. El quórum es de 129. Pero pueden continuar las fugas del barco. La ley de hidrocarburos podría llevarse a los diputados de Chubut, Mendoza y Neuquén. Si se le quiebra la mayoría en diputados, en 2015 no habrá Congreso funcionando.

La Doctora está ante una encrucijada. Si el PJ le sanciona la ley de abastecimiento, se caerá definitivamente la economía. La industria se paralizará del todo, proliferarán los despidos y estaremos en Venezuela, donde el desabastecimiento es atribuido a la conspiración de los industriales en contra del gobierno popular y revolucionario de Maduro.

Si no se sanciona esa ley, la de piquetes e hidrocarburos, la alianza de la Señora con el peronismo quedará herida de muerte. Las reformas de los códigos Civil y Penal están dormidas. El test será la ley de hidrocarburos. Porque la de abastecimiento deberá esperar. El debate comienza hoy en el Senado pero dicen que será de largo aliento. No hay acuerdo ahora. Antes se tratarán leyes más sencillas de ese paquete, como la creación de un tribunal del consumidor.

Los bloques legislativos están saturados de los conflictos de corrupción de Boudou y del default de Kicillof. Las ensoñaciones económicas ya no contagian ni emocionan. El peronismo considera al ministro un inepto que se vale de la Doctora para mostrar sus hipótesis universitarias setentistas. Un personaje de la decadencia del ciclo, que no cuida a su jefa y que parece disfrutar con el hundimiento y la venganza.

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio El Mundo AM 1070 (o hacé click acá)

Gerardo Zamora: la venganza de “La Doctora”

Zamora, Boudou, Rojkes. El equipo de Cristina
Zamora, Boudou, Rojkes. El equipo de Cristina

Se preguntarán por qué Cristina Kirchner designó al ex gobernador de Santiago del Estero como presidente provisional del Senado. En primer lugar, tenía que reemplazar a Beatriz Rojkes de Alperovich, porque la familia gobernante en Tucumán estaba acorralada por el caso del asesinato de Paulina Lebbos, donde está sospechado un hijo del gobernador José Alperovich. El escándalo amenazaba con salpicar a la Casa Rosada.
En segundo lugar, la Presidenta buscó enviar un mensaje al peronismo: los senadores del PJ nunca lo quisieron a Amado Boudou. Ella sospecha que algunos incluso, pudieron conspirar contra su pollo. Por lo tanto nombró en la línea sucesoria a un radical, no a un peronista. Varios peronistas ya se probaban el traje: Miguel Pichetto y Aníbal Fernández, entre otros. La elección de Zamora fue un mensaje contra ellos y contra el peronismo del interior. Es capaz de jugar con un caudillo radical, pese al antecedente de la experiencia de Julio Cobos, para no dejarse envolver por el PJ y en represalia por no haber defendido a Boudou.

En tercer lugar, Cristina sospecha que cualquier peronista que subiera a ese sillón -conoce a sus compañeros- se pondría tarde o temprano a conspirar contra el vice y más adelante, quizás, contra ella. Cristina tiene presente el ascenso de Ramón Puerta a la presidencia provisional del Senado cuando Fernando de la Rúa estaba en su caída en tirabuzón. A todas luces, la Doctora no quería darles cabida a los peronistas en la línea de la sucesión presidencial.

Preocupa al Gobierno un segundo procesamiento contra el vicepresidente

CRISTINA3La decisión política de la presidenta Cristina Kirchner es sostener el cargo a Amado Boudou. Sin embargo, en las últimas horas llegó a la Casa Rosada información que indica que el juez Claudio Bonadio podría dictarle un nuevo procesamiento a Boudou, con lo cual su situación política e institucional se complicaría aún más. Así se reabrirá el debate sobre si el vice debe pedir licencia para evitarle un mayor desgaste político a la jefa del Estado. La causa que instruye Bonadio es la que investiga la compra por parte de Boudou de un auto importado marca Honda con papeles supuestamente falsos.

“Todo está muy movido. Estamos esperando la evolución de los acontecimientos. Un segundo procesamiento, en este escenario, sería grave políticamente. Nada está definido sobre la continuidad de Boudou. Por ahora se mantiene en el cargo, pero cualquier decisión está en stand by”, dijo ayer un alto funcionario de Balcarce 50.
El viernes último, Boudou fue procesado por el juez federal Ariel Lijo en el caso Ciccone por los delitos de cohecho y de negociaciones incompatibles con la función púbica.
En este complicado panorama se agrega otro contratiempo. Bonadio citó a Boudou para que preste declaración indagatoria el miércoles 16 de julio. Precisamente, ese día la Presidenta estaría participando en Brasilia de la VI Cumbre de presidentes del Grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).
En ese caso debería delegar el mando en Boudou, que quedaría expuesto a las críticas opositoras. No se descartaba ayer que los abogados del vicepresidente soliciten a Bonadio una nueva prórroga para declarar. Originalmente, el juez lo citó para el 1° de julio y el vice pidió una postergación. En rigor, Boudou también había sido citado por Lijo originalmente para el 15 de julio y el vicepresidente pidió anticipar su indagatoria por ese mismo viaje de Cristina, por lo cual el juez lo indagó hace casi un mes.
El miércoles último, la mandataria evitó el traspaso de los atributos del mando a su vice, debido a que debió guardar reposo por un cuadro de laringofaringitis aguda.
Hasta ayer, no había confirmación oficial sobre los detalles del viaje de la Presidenta a Brasil. Pero la Presidenta no lo quiere perder, porque buscará allí apoyo en el conflicto con los fondos buitre por el fallo del juez Thomas Griesa.
Según Itamaraty, la diplomacia brasileña, los países del Brics se reunirán en Fortaleza el martes 15 de julio y la invitación para la Presidenta y los otros mandatarios de la Unasur será para el 16 y 17 en Brasilia. La Casa Rosada todavía no dio definiciones oficiales.
En el entorno de Boudou también están convencidos de que Bonadio lo procesará. Esa incertidumbre sobre su futuro habría sido uno de los temas que conversó anteayer con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en la Casa Rosada.
También a Balcarce 50 llegó un mensaje del bloque de senadores del Frente para la Victoria, que preside Miguel Pichetto: un segundo procesamiento de Boudou sería casi imposible de defender ante la oposición, máxime cuando muchos legisladores deben revalidar sus bancas en 2015 o serán candidatos a gobernador en sus provincias.
“Boudou se llevará puesto al peronismo. El peronismo no se va a inmolar”, dicen algunos senadores. Pronostican que será difícil que el vicepresidente pueda presidir las sesiones, sin que la oposición se retire del recinto o lo ataque en sus discursos.
No fue casual que el ex presidente provisional del Senado José Pampuro, hombre cercano al gobernador bonaerense Daniel Scioli, le reclamara a Boudou que pida licencia. El propio Pichetto hizo el miércoles último en el Senado una tibia defensa de Boudou y dijo que debía tomar una decisión sobre el pedido de licencia que reclama la oposición.
Además, el consejo nacional del PJ, que preside Eduardo Fellner, también pronunció anteayer un tibio respaldo, solo para no defraudar un expreso pedido del secretario legal y técnico, Carlos Zannini, de parte de Cristina.
“Está la causa del auto trucho, la de enriquecimiento ilícito y varias más. En función de cómo evolucione todo, se verá si le piden licencia, por ahora lo bancan”, dijo a la nacion un alto funcionario.
La Presidenta evalúa entre el costo político de mantener a Boudou o las graves consecuencias judiciales que podría deparar su pedido de licencia. “Si pide licencia, queda demasiado solo ante el juez”, razonó un allegado a Cristina. Para el Gobierno, Boudou comienza a ser una mochila demasiado pesada de cargar.

La Batalla que viene en el PJ

José Pampuro

Luego de años de silencio, Jose Pampuro sorprendió a todos los peronistas y reclamó que Boudou pida licencia y libere el sillón de vicepresidente.El ex ministro de Defensa de Néstor Kirchner, luego presidente provisional del Senado, no suele hablar si antes no consulta a sus jefes políticos.Para algunos, Pampuro está distanciado de Scioli y habla para poner nervioso al gobernador. Pero es extraño en ese caso que siga siendo vicepresidente del Banco Provincia. Otros dicen directamente que Pampuro, con la venia de Scioli,
le estaría pasando un mensaje del peronismo a la Casa Rosada: no vamos a defender a Boudou ante un eventual juicio político que pida la oposición porque no lo vamos a acompañar hasta adentro del cementerio. Sólo acompañamos hasta la puerta.

Un senador como Miguel Ángel Pichetto, por ejemplo, tiene que hacer campaña en Río Negro para ser gobernador. ¿Cómo hacerla defendiendo un cadáver político como el del vicepresidente? ¿Cómo evitar que en la campaña les “tiren” con Ciccone?

“Nadie en el PJ quiere defender esto”, dicen los hombres del peronismo no tan K. Conocedor de sus ex compañeros. Sergio Massa quiere obligarlos precisamente a eso: a inmolarse por Boudou. Por eso exige a la oposición alinearse detrás del juicio político. Cuenta a Mauricio Macri y a Elisa Carrió como aliados. Parecen haber entendido la jugada y parecen compartirla.No esta claro el resto del radicalismo. Algunos propusieron la salida de la licencia. Es justo lo que planteó Pampuro. La renuncia o la licencia le evitaría al PJ tener que pronunciarse. Los candidatos del PJ firman con los ojos cerrados. Massa considera que si tira de la cuerda, en cambio, muchos peronistas traicionarán a Boudou y por ende a Cristina. Y romperán el PJ. Otros se quedarán en la orilla K pero con un fuerte costo: serán repudiados por la sociedad independiente. Cualquier ruptura o desgaste del PJ es negocio para laoposición. Y si se quiebra el sostén a Boudou, éste podría ponerse nervioso y contar unas cuantas verdades que molesten a Cristina.

En eso seguramente se dirimirán las riñas políticas de estos días.

Nota relacionada en La Nación “Sorpremdió Pampuro con una dura crítica al vice”.