LANZAN UNA PROPUESTA DE INTEGRAR EMPRESAS, SINDICATOS, Y ONGS PARA FORMAR TRABAJADORES EN LOS OFICIOS DEL FUTURO

Las empresas, los sindicatos y la sociedad civil pueden comenzar una integración en red para generar un múltiple impacto estratégico: el desarrollo de regiones, la formación laboral de jóvenes, el empleo de calidad, la empleabilidad y la inclusión social. Esa fue la conclusión principal de un grupo de dirigentes, empresarios, periodistas y académicos comenzó este miércoles 11 de diciembre una discusión sobre la necesidad de “empoderar a la sociedad civil” para generar iniciativas de recuperación de la cultura del trabajo e integración social, mediante la formación laboral de jóvenes excluidos, por lo general titulares de planes sociales, basadas sobre la demanda futura de las regiones y de las empresas.

Del panel participaron Lourdes Puente, directora de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Católica (UCA), Pascual Albanese, periodista y dirigente peronista. El presentador fue Jorge Arias. Eran los convocantes y son fundadores del Foro del Peronismo del Siglo XXI, que preside Lourdes Puente. Los otros panelistas fueron Roberto Alvarez, Secretario de Asuntos Fiscales de del sindicato de la AFIP, Raúl Zylbersztein, secretario general de la Confederación General Empresaria de de la República Argentina (Cgera), y el periodista independiente Mariano Obarrio.

Por ahora, empresas y cámaras empresariales comenzaron a exhibir interés en sumarse a la iniciativa. De hecho, hubo en el encuentro representantes de Coninagro, la entidad rural que preside Carlos Iannizzotto, que mostraron interés en participar de la iniciativa. La organización del emprendimiento busca una horizontalidad de sectores interesados en complementar el trabajo del sector público.

Todas las intervenciones hicieron hincapié en la necesidad de fundar una nueva cultura de trabajo basada en la planificación estratégica de las demandas del futuro, de las nuevas tecnologías, y de las nuevas competencias y habilidades laborales que requieren la industria y las Pymes. Zylbersztein, por ejemplo, puso el ejemplo de que la Cgera identificó en un municipio la necesidad de tener mecánicos de motocicletas porque el uso masivo de ese medio de transporte generaba desperfectos mecánicos y se abrieron muchos emprendimientos.

La idea sería entonces identificar esas necesidades de los municipios, las regiones y las empresas para que muchos estamentos de la sociedad civil puedan coordinar programas de formación laboral: empresas, sindicatos, ONGs, instituciones educativas y movimientos sociales.

Los siguientes serían los lineamientos básicos de la idea.

PROPUESTA – PROGRAMA DE RECONVERSIÓN LABORAL

Misión

La misión del Programa de Reconversión Laboral es contribuir a la formación laboral, técnica y actitudinal de jóvenes vulnerables sin calificación laboral y en condiciones muy precarias de empleabilidad. El universo serán los titulares de planes sociales y de AUH. Se buscará su incorporación en el mercado de trabajo, a través de un programa integrado entre distintos actores: el sector privado, público y la sociedad civil. 

Visión

1-Una sociedad más educada, con mayores niveles de empleabilidad y menos gasto social. 

2-Un empresariado reposicionado en la sociedad e involucrado en brindar soluciones para la inclusión social antes que en los reclamos sectoriales.

Propuesta de valor 

Proveer educación y capacitación técnica a titulares de planes sociales desempleados y sin estudios, considerando las necesidades concretas de las empresas adheridas y aprovechando los recursos ociosos del Estado y de la sociedad civil. A través de esta sinergia, se busca mejorar la calidad de la oferta de fuerza de trabajo y reducir el número de beneficiarios de planes sociales liberando recursos contribuyendo a hacer más sostenible el equilibrio fiscal. 

Actores involucrados

  • Sector privado
  • Sector público
  • Sindicatos 
  • Organizaciones de la Sociedad civil

Implementación

  • Las empresas y cámaras empresariales propondrán una “estrategia de desarrollo de cadenas productivas” de alto valor agregado para los próximos 30 años y determinarán las habilidades y competencias necesarias para los futuros RRHH: diseñara los nuevos trabajos del futuro.
  • Se ofrecerá a jóvenes de distintas organizaciones o independientes, que no tengan alta calificación laboral, incorporarse en cursos ofrecidos en un listado diseñado por la “estrategia de desarrollo”.
  • Las empresas, los sindicatos y las escuelas de oficios se articularán para dar la capacitación técnica de un año a seis horas diarias.
  • Se ofrecerá al Ministerio de Educación un convenio para darles terminalidad educativa mediante el Plan FINES a los beneficiarios del plan que no terminaron el nivel primario o secundario, según los casos.
  • Se convocará a las ONGs dedicadas a la capacitación actitudinal (hábitos de trabajo, presentismo, presentación personal, trabajo en equipo, compromiso, relaciones interpersonales) para que colabore en el plan.
  • Se invitará a la Secretaría de Deportes a organizar actividades físicas, competencias, educación deportiva para mejorar el estado físico de personas que llegan de sectores vulnerables. Se podría instituir un módulo de 4 o 6 horas semanales de actividad física.
Pascual Albanese, del Foro del Siglo XXI, Roberto Alvarez, de AFIP, Lourdes Puente, de la UCA, Raúl Zylbersztein, de Ggera, y Mariano Obarrio, periodista independiente
  • Las empresas, los sindicatos, las ONGs y los movimientos sociales podrán celebrar convenios con Ministerio de Educación, Desarrollo Social, Seguridad y Defensa para disponer espacios físicos como lugares de capacitación, capacidad logística, transportes, materiales, herramientas, vehículos, aviones y espacios físicos para que sean usados por los beneficiarios en sus actividades formativas.
  • Se invitará al Ministerio de Salud a atender a todos los beneficiarios del plan y hará un censo sanitario (tratamientos oftalmológicos, odontológicos, enfermedades crónicas, adicciones y falta de alimentación).
  • Se propondrá al Ministerio de Trabajo y Economía un nuevo régimen laboral a fin de que los futuros graduados puedan incorporarse como personal estable de las empresas sin que éstas deban pagar cargas laborales por tres años y se comprometan a pagar la diferencia entre el plan y el salario básico de convenio.
Jorge Arias, del Foro del Peronismo del Siglo XXI
  • También podrá organizar cursos de cooperativismo para promover un nuevo régimen de cooperativas de alto valor agregado que puedan proveer insumos, servicios o productos de consumo masivo.
  • Las cámaras o las empresas otorgarán un diploma de graduación de los alumnos autorizado por el Ministerio de Educación. Esto servirá de fuerte incentivo para los jóvenes, que deben sentir que esos diplomas son logros personales importantes.
  • Las cámaras otorgarán los premios y las calificaciones por mérito para que los nuevos trabajadores sean incorporados ante la demanda de las empresas.
  • Se organizarán en cada centro de capacitación unidades de atención para los hijos de las mujeres que estén capacitándose, guarderías, salitas de jardines maternales, con las mismas beneficiarias del plan capacitadas para ello.

TRAICIONES, GARROCHAS, BOROCOTEADAS Y EL AUGE DEL NUEVO MARXISMO ILUSTRADO

LOS CAMBIOS DE CAMISETA POLÍTICA DE ANSALONI, AVILA Y CARAMBIA NO SON NUEVOS. LA HISTORIA RECIENTE REGISTRA LOS CASOS DE PICHETTO, MASSA, LOUSTEAU Y ROY CORTINA, ENTRE OTROS. GROUCHO MARX DEBERÍA CAMBIAR SU MÁXIMA

___________________________

Por Mariano Obarrio

La política perdió todos los códigos y los valores. La coherencia, las promesas y los compromisos pasaron a un segundo plano. Tres diputados que ingresaron en el Congreso por una lista de Juntos por el Cambio, que seguramente fueron a las marchas del “Sí se puede”, se pasaron antes de asumir a la bancada del Frente de Todos. No hubo en el medio medidas económicas o cambios de escenario político que justificaran el “salto en garrocha”. Sólo la pura conveniencia de ellos tres.

Pero la traición de Pablo Ansaloni, Beatriz Ávila y Antonio Carambia a los votantes de Cambiemos en las elecciones de 2019 no es un hecho nuevo. Un caso idéntico fue el de Eduardo Lorenzo Borocotó, que fue elegido diputado en 2005 por el PRO y Alberto Fernández lo presentó en pocas horas como diputado del Frente para la Victoria. El salto de partido a partido, sin aparentes motivos, pasó a llamarse así en la jerga política con el nombre de “borocoteada”.

En la campaña de estas elecciones hubo sucesivas “borocoteadas” en todos los niveles. Miguel Pichetto, que era jefe del bloque de senadores del PJ, se pasó al macrismo como candidato a vicepresidente. Su caso ocurrió luego de fuertes discrepancias con Roberto Lavagna y con Sergio Massa en el armado del “peronismo federal”. El caso de Pichetto tuvo un proceso diferente. Tuvo una fuerte discusión con Lavagna, porque este no aceptó competir en las PASO contra Massa y contra Juan Manuel Urtubey. Alternativa Federal quedaba vacía de contenido y de dirigentes porque Massa anunciaba su pase al kirchnerismo.

No toleró esa deserción. De prometer barrer a todos los ñoquis de La Campora, Massa pasó a abrazarse con Máximo Kirchner. El ex intendente de Tigre fue presionado por los intendentes y los referentes locales del Frente Renovador, que le decían que si no se unían con Cristina Kirchner en el conurbano iban a desaparecer como partido. Pero hasta ese momento Massa les negó a Lavagna, a Pichetto, a Graciela Camaño y a Luis Barrionuevo que planeara dar el salto.

Eduardo Lorenzo Borocotó

Roberto Lavagna no aceptó las PASO y eso expulsó a Massa, a Pichetto y a Juan Schiaretti que se refugió en el “cordobesismo” con lista corta solo para diputados sin apoyar a ningún candidato. Pero Schiaretti mantuvo buen diálogo con Macri porque en su provincia tiene votos. De ese peronismo federal, dos años antes, surgió un operador todoterreno que respondía a Massa. Se llamaba Alberto Fernández y había sido jefe de gabinete de Néstor y de Cristina Kirchner, contertulio de ellos en largas noches de Olivos, de donde se había ido con un portazo.

Pero Alberto Fernández retomó hace dos años su diálogo con Máximo Kirchner y luego terminó cerrando la candidatura presidencial con la Doctora. La garrocha, a veces, puede tener retorno al viejo amor.

Los principios de Marx

El legislador socialista Roy Cortina se iba a presentar por el lavagnismo como candidato a jefe de gobierno porteño. Pero no tuvo margen para su postulación y terminó en la lista de Horacio Rodriguez Larreta y alejado del socialismo de Santa Fe, que apoyó a Lavagna. Martín Lousteau había enfrentado a Rodríguez Larreta en 2015, amagó con ser candidato a jefe de gobierno con Lavagna en 2019, pero terminó cerrando un acuerdo con Larreta como candidato a senador nacional por CABA.

En este aspecto muchos dirigentes políticos, diputados y presidentes demuestran ser marxistas de la primera hora. Marxistas de Groucho Marx. En una adaptación ilustrada de la máxima de Don Marx, podrían resumir su plataforma electoral en una sola frase: “Estos son mis partidos políticos, pero si no me convienen tengo otros”.

EL SERVICIO CÍVICO CAPACITÓ A 1200 JÓVENES DE 16 A 20 AÑOS EN SOLDADURA, MECÁNICA Y REFRIGERACIÓN

EL PROGRAMA QUE IMPULSÓ PATRICIA BULLRICH CON APOYO DE MACRI TUVO UN SORPRENDENTE IMPACTO SOCIAL. ALBERTO FERNÁNDEZ PODRÁ PROFUNDIZARLO Y PERFECCIONARLO. HUBO FORMACIÓN EN LIDERAZGO, CULTURA DE LA PAZ Y CIUDADANÍA

______________________________

Por Esperanza De la Paz

El gobierno de Mauricio Macri terminó su ciclo con una experiencia que podría ser rescatada por su sucesor, Alberto Fernández, aunque más no sea para poder exhibir continuidad en algunos programas que dieron buenos resultados y resulta necesario profundizarlos, y tal vez hasta perfeccionarlos, pero no rechazarlos: el Servicio Cívico Voluntario en Valores capacitó a 1200 jóvenes de entre 16 y 20 años en materias como liderazgo, cultura de la paz, construcción de ciudadanía y en oficios como soldadura, mecánica y refrigeración.

“Esta es una prueba piloto que esperamos puedan continuar quienes nos sucederán”, dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Casi todos ellos manifestaron haber adquirido algún conocimiento. El ejemplo de Enzo Abel Bombelli, de 17 años, fue conmovedor. En el acto de cierre en la sede de la Gendarmería en Campo de Mayo dijo sonriente y orgulloso que había aprendido todas las técnicas de la soldadura. La postal de familia a su lado era entrañable: era un día de fiesta para todos.

El programa fue dirigido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y coordinado por Daniel Barberis. La ministra aseguró que concibió el plan cuando muchas familiares de delincuentes y víctimas le pedían en todo el país que hicieran algo por sus hijos. Convocó a su estado mayor en Seguridad y surgió una idea de enseñarles oficios y valores humanos. Bullrich aseguró que le dejará al futuro gobierno un informe sobre los resultados positivos y que Macri enviará al Congreso un proyecto de ley para instituir el SCVV por una norma permanente.

Las materias que se impartieron en esta prueba piloto fueron: promoción de la salud, primeros auxilios, orientación vocacional e inmersión al mundo educativo y laboral, liderazgo, trabajo en equipo, prevención y reducción de riesgos ante situaciones de desastres y catástrofes. Se desarrollaron también talleres de oficios: soldador, mecánica de motos y refrigeración y reparación de aires acondicionados, entre otros.

Enzo Abel Bombeli dijo a La Nueva República: “El año que viene quiero seguir en el Servicio  Cívico Voluntario”. Quizás aspire a aprender algun otro oficio además de la soldadura. Los cursos se desarrollan con la logística de la Gendarmería pero con capacitadores especializados civiles.

Las sedes de los cursos se dividen entre la Gendarmería y la Iglesia:

• Casa de Retiro Cura Brochero ubicada en la localidad de González Catán, provincia de Buenos Aires.

• Instituto de Capacitación Especializada “Cabo Juan Adolfo Romero” ubicado en localidad de Mercedes, provincia de Buenos Aires.

• Escuela de Suboficiales de Gendarmería Nacional “Cabo Raúl Remberto Cuello” ubicada en localidad de Jesús María, provincia de Córdoba.

• Agrupación XVII de Santiago del Estero y el Centro Educativo de Perfeccionamiento Específico Santiago del Estero ubicado en la provincia de Santiago del Estero.

• Escuadrón Nº 34 “Cabo Verón” y el Centro Educativo de Perfeccionamiento Específico Bariloche, ubicado en la provincia de Río Negro.

Cuando se les preguntó a los participantes sobre lo que aprendieron y lo que creen que será más útil para su futuro, surgieron definiciones como estas: “Ser soldador y tener un buen futuro” “El tema de orientación sé que me va a servir por si quiero ser empresaria, o hacer currículum” “Todo lo que tiene que ver con computación me sirve para el futuro” “El tema de liderazgo y trabajo en grupo”.

En Campo de Mayo los jóvenes recibieron sus diplomas y una mochila con la sigla del SCVV

Algunos familiares declararon: “Sí, noto que tiene más ganas de salir adelante, de aprender para que más adelante tenga en su vida algo bueno” “Sí, más responsabilidad. A mi hijo antes lo tenía que pechar de la cama y ahora los viernes solo está listo” “Sí, veo que tiene entusiasmo de lo que aprende, se relaciona más con la familia y ahora se preocupa más por seguir una carrera”.

Daniel Barberis, coordinador Nacional del SCVV, con la colaboración de Patricia Pérez, responsable del Comité Técnico del SCVV, articuló también la participación del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), del Ministerio de Educación, y con apoyo de un Comité Técnico compuesto por la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR); la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF); el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM), el Instituto Nacional de Juventud (INJUVE) y la Subsecretaría de Prevención y control de Enfermedades Comunicables, Dirección de SIDA, ETS, Hepatitis y TBC, Ministerio de Salud y Desarrollo Social de La Nación.

De los 1200 inscriptos, 849 jóvenes mantuvieron su participación. Hay 583 (69%) varones y 266 (31%) mujeres. El 58% son menores y el 42% mayores de edad. Sólo el 28% está escolarizado. El 62% de quienes participaron en el SCVV no trabajan ni estudian. En el acto de cierre en Campo de Mayo participaron también el presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, y el periodista Mariano Obarrio, que apoya todas las iniciativas de formación laboral de cualquier extracción política.

Eugenio Burzaco, Patricia Bullrich, Barberis, Pelegrina y Obarrio

También hicieron llegar sus adhesiones el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, y el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, que respaldan la iniciativa y al igual que Pelegrina se ofrecieron a colaborar en el futuro con capacitaciones en las especialidades propias de sus sectores.

Un informe final del Ministerio consignó que “la idea central era llegar a esos chicos de Argentina que no ven un horizonte muy claro, que por su situación socioeconómica y sociocultural ven muy lejana la idea de poder desarrollar sus habilidades y proyectarse insertándose en el mercado laboral de hoy”. Señaló que el programa logró fortalecer “su autoestima y los educa en el valor del esfuerzo, para que puedan visualizarse alejándose de la categorización que hoy los estigmatiza ‘ni estudia, ni trabaja’”.

Otro logro que consignó el Ministerio consistió en que el 60% de los jóvenes de la sede en Bariloche son de diferentes comunidades mapuches. “Este dato muestra desde otra perspectiva el proceso de integración e inclusión que propone esta experiencia educativa”, señaló el comunicado final.

ESTEVEZ, EL SANTAFECINO QUE LE DEVOLVERÁ AL SOCIALISMO UNA BANCA EN EL DIPUTADOS

INGRESÓ A LA CAMARA BAJA EN LA LISTA DE CONSENSO FEDERAL. ASEGURA QUE DEFENDERÁ EL FEDERALISMO Y EL MODELO SANTA FE

Por Armando Casas

El socialismo vuelve al Congreso de la Nación. El diputado electo Enrique Estévez, que ingresó a la Cámara baja en la lista santafecina de Consenso Federal, de Roberto Lavagna, jurará hoy a las 12, y se propone convertirse en el “ícono de una nueva generación de dirigentes socialistas”. Su principales banderas en su gestión parlamentaria serán “la defensa del federalismo y el Modelo Santa Fe”.

Enrique Estévez es hijo del histórico dirigente socialista Guillermo Estévez Boero y sus primeras definiciones antes de asumir fueron: “Vamos a trabajar fuertemente para que en la Argentina haya más federalismo, y para que haya más diálogo que nos permita resolver los problemas de nuestro país”.

Lifschitz, Estevez y Lavagna

De ese modo conformará un interbloque que se llamará “progresismo santafesino” y que estará compuesto por el Partido Socialista, la Unión Cívica Radical, Libres del Sur, el Partido Demócrata Progresista, el GEN y otros partidos provinciales.

El dirigente socialista quiere replicar el modelo de Santa Fe, gobernada hasta el 10 de diciembre por el socialista Miguel Lifschitz. “Desde la provincia de Santa Fe tenemos ideas y experiencias exitosas para aportar a la Nación que hemos implementado durante las gestiones del Frente Progresista. Un modelo federal, de inclusión, honesto, eficiente e innovador”, dijo Enrique Estevez.

También apuntó que desde su banca dirimirá su pelea con la Nación, que tiene una deuda de coparticipación con Santa Fe que ronda los 100 mil millones de pesos. “Es sumamente necesario que el gobierno nacional honre esa deuda para darle las herramientas necesarias a los santafesinos para que sigan produciendo”, dijo.

“Santa Fe es una de las provincias más potentes económicamente, y el polo exportador más grande del país; aportamos muchísimos fondos a las arcas nacionales y nada de eso vuelve a la provincia. En ese sentido, también vamos a trabajar para terminar con esta desigualdad”, concluyó el socialista.

CRISTINA NO SÓLO CONDICIONA A ALBERTO: LO INVOLUCRÓ Y LO USA COMO ESCUDO HUMANO

SE PODÍA PRESUMIR QUE LA VICEPRESIDENTA ELECTA INTENTARA NOMBRARLE MINISTROS Y DIGITAR POLÍTICAS. PERO NADIE IMAGINO QUE LO IBA A PROPONER COMO INDAGADO EN UNA CAUSA DE CORRUPCION A 8 DIAS DE ASUMIR EL PODER. LOS MENSAJES DETRAS DEL ALEGATO VICEPRESIDENCIAL

___________________________

Por Mariano Obarrio

Se podía presumir hace unos meses que Cristina Kirchner iba a intentar influir y manipular a un eventual gobierno de Alberto Fernández: nombrar ministros, vetar otros y digitar políticas. Pero de allí a involucrar durante un juicio oral al presidente electo, 8 días antes de asumir, como potencial indagado en la causa Vialidad era una ficción de mal gusto imposible de predecir y de creer. Pero la estrategia judicial de la vicepresidenta electa, que no era conocida por Alberto, consiste en usar al presidente electo como un escudo humano.

La vicepresidenta electa está dispuesta a todo. Pretendió involucrar a Fernández, a Sergio Massa y a Mauricio Macri y a varios funcionarios en el caso que investiga una supuesta asociación ilícita para direccionar contratos de obra pública en Santa Cruz a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Baez.

Si hubo errores o malos manejos de la administración pública, la ex presidenta tenía instancias de control inferiores. Sus dos jefes de gabinete, por aquellos años, fueron Alberto Fernández y Sergio Massa, hasta 2009, tiempo en que ocurrieron esos hechos.

Cristina les pasó un mensaje a todos. Si bien el involucramiento a Fernández buscó ser presentado como una ironía, que intentaba demostrar por el absurdo que ella no tenía conocimiento de lo que se cocinaba en las oficinas de Vialidad, fue en realidad un mensaje fuerte y claro, sin ninguna inocencia, a las primeras líneas de la política local. Las de ayer y las de hoy.

Si ella resulta condenada en el juicio oral, más culpable debería ser Alberto Fernández que firmaba los expedientes por tener la competencia de la administración de todo el presupuesto de la Nación por su rol de jefe de Gabinete, tal como le confiere la Constitución. “Van a tener un problema porque van a tener que citar al Presidente de la Nación”, dijo la Doctora, presa de su furia defensiva.

Sutilmente, la frase implica que su concepto de la justicia está vinculado a la injerencia del poder sobre ella. Su relato indica que los jueces tendrían un “problema” por tener que citar a un Presidente, algo que en teoría no debería ser un problema en un Estado de derecho donde todos los ciudadanos y más aún los funcionarios públicos están obligados a rendir cuentas de sus actos.

Por lo tanto, un juez que comete la osadía de citar a indagar a un Presidente puede estar en problemas. ¿Cuáles deberían ser los problemas? ¿Represalias, presiones del poder, saber más sobre la verdad de los hechos? No se entiende por qué un magistrado puede tener problemas para intentar esclarecer delitos, si para eso estudiaron y se prepararon los jueces y los fiscales.

Cristina Kirchner puso a Alberto Fernández como un escudo humano, mientras el Presidente entrante está ocupado en definir las medidas y los ministros con los cuales deberá arreglar el país. Si ella tiene culpas, entonces seguramente Alberto debe tenerlas. Si Alberto es inocente, entonces ella también.

De lo contrario, no habría lógica jurídica ni política en la cadena de mandos de aquel gobierno K. Por lo tanto, si Alberto no es culpable, ella tampoco lo será. En otras palabras, el presidente entrante tendrá un interés objetivo en quedar libre de culpa y cargo y por ende en defenderla a ella. La suerte de una quedó atada a la del otro. O se salvan los dos o se hunden los dos.

Las mismas generales de la ley podrían caberle a Sergio Massa. En estos días Cristina vetó a muchos potenciales ministros del massismo: Diego Gorbal, Mirta Tundis, Guillermo Nielsen, Martín Redrado… Tanto que Massa debió reunirse y arreglar los tantos con Máximo Kirchner, el hijo de la Doctora.

También ella, desde el banquillo de los acusados nombró, como si estuviera en una tribuna política de La Matanza, a Angelo Calcaterra, el primo herma no del presidente saliente Mauricio Macri como uno de los involucrados en los casos de corrupción en la obra pública. El mensaje cifrado pero bastante evidente de la Presidenta, a todos los hombres del poder, es “miren que acá nos salvamos o nos caemos todos”.

La otra estrategia es más política. Cristina Kirchner culpó al gobierno de Macri, a los jueces, a los periodistas y a los empresarios de intentar meterla presa por el solo hecho de que ella es una líder popular que beneficia a los trabajadores. Y todos los demás actores, a los que maltrató, representan a intereses corporativos, concentrados, que por definición son contrarios al pueblo. Son el antipueblo.

Todos ellos están confabulados para detener el avance imparable de la popular benefactora de los más desposeídos y lo hacen para perjudicar a estos, por pura perversidad antipopular. En esa argumentación la ex presidenta se cansó de faltarles el respeto a los jueces.

Para ella, son personeros del lawfare y ya tienen la sentencia escrita, carecen de autoridad moral y esa condena en ciernes debe ser deslegitimada desde el juicio popular. Sólo es un instrumento de los poderes conservadores y oligárquicos para impedir todo lo bueno que ella le podría dar al pueblo. Para obstaculizar la felicidad de la gente. En suma, será una sentencia contra los pobres.

LA DESPEDIDA DEL "7D" ABRE LA DUDA EN EL MACRISMO: CUÁNTO GANA Y CUANTO PUEDE PERDER

LAS MARCHAS DEL “SI SE PUEDE” EN LA CAMPAÑA FUERON MULTITUDINARIAS, PERO NO ALCANZARON PARA LOGRAR EL BALLOTAGE. SIN ESE OBJETIVO EN LA MIRA, LA PREGUNTA ES SI SE REPETIRÁ ESA CONVOCATORIA EL SABADO PRÓXIMO EN LA PLAZA DE MAYO O SI LA FOTO DEJARÁ UN SABOR MÁS AMARGO

________________________________

Por Mariano Obarrio

En las filas internas del gobierno saliente de Mauricio Macri existen temores y discusiones internas acerca de la conveniencia o no de hacer la marcha de despedida del gobierno del Presidente el sábado 7 de diciembre en la Plaza de Mayo, una suerte de réplica combinada entre las marchas del “Sí se puede” de la última campaña y la despedida de Cristina Kirchner en la misma plaza cuando se fue del poder en 2015.

La especulación de muchos en Juntos por el Cambioe es que, esta vez, esa manifestación no resulte del todo concurrida como las de la campaña electoral. Y si no asiste tanta gente, la imagen que dejará Macri no será la de una 9 de Julio repleta, como el 20 de octubre, sino la de una Plaza de Mayo con algunos claros.

¿Para qué jugarse tanto en una marcha? Macri correría el riesgo de despedirse con una asistencia sustancialmente menor a las marchas que precedieron a la “derrota digna” del 40 por ciento del 27 de octubre. En aquellas concentraciones, muchos ciudadanos de a pie se acercaron no tanto por “amor” a Macri sino por el “espanto” que les causaba el regreso del peronisimo-kirchnerismo. Existía una motivación muy concreta: intentar un ballotage.

Macri y Juliana Awada en el acto en Córdoba

Pero ese regreso del kirchnerismo es un hecho irreversible. Y ya no se cambiaría con una marcha. Las cartas están echadas. Y muchos de los que asistieron a esas marchas guardan cierta bronca con el presidente al que votaron por no haber cumplido con las expectativas y haber facilitado el regreso al poder de la Doctora. Así podrían pensar muchos miles de ciudadanos más ocupados ahora en terminar 2019 en paz que en vivar a Macri y movilizarse un sábado soleado de diciembre.

Esa concentración, por otra parte, forma parte del dispositivo que Macri y su coronel “retirado” Marcos Peña urdieron para proyectar al líder del PRO como líder de toda la oposición desde su regreso al llano. No tendrá ningún cargo institucional y delegó la presidencia de PRO en Patricia Bullrich. Pero Macri pretende ser el referente obligado de todo el sector opositor al nuevo gobierno de los Fernández.

Pero el objetivo de entronizar a Macri como líder no es el de muchos dirigentes radicales ni de muchos dirigentes del PRO, que sí promocionaron las marchas de la campaña del “Sí se puede” y que no tienen interés concreto ahora en apuntalar al Presidente. Por muchos motivos diferentes: políticos, personales o de ánimo.

Alfredo Cornejo, presidente de la UCR

Hace un mes y medio, el gobernador de Mendoza y presidente del comité nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, que ahora asumirá como diputado, tenía un interés concreto en que el Presidente pudiera sacar muchos votos. Estaban en el mismo barco. De hecho, Macri ganó en su provincia, con votos mayormente radicales.

Pero en el nuevo escenario, desde la oposición, Cornejo competirá contra Macri por el liderazgo de Cambiemos. Además, el radicalismo no comparte el hecho de que Macri se arrogue para sí todo el 40 por ciento. ¿Cuántos votos son macristas, radicales, lilistas, independientes? ¿Tiene interés entonces el radicalismo en mostrar a un Macri al frente de una multitud en su despedida?

Marcha del 20 de octubre del “Sí se puede”

Por otra parte, el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya proyecta su segundo mandato del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como un trampolín para comenzar a recorrer las provincias y competir por la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio en 2023. Es probable que asista a la despedida de Macri, pero quizás no tenga motivos para impulsar la asistencia de muchos asistentes luego de haber cumplido el objetivo de tener 55 puntos en la Ciudad, 15 puntos más que Macri en el país.

Horacio Rodríguez Larreta

La gobernadora saliente María Eugenia Vidal está hoy más pendiente en conseguir un nuevo trabajo y un nuevo domicilio que en despedir calurosamente al Presidente. Con el cual admitió que tuvo muchas diferencias y cada vez que puede lo deja claro en sus apariciones públicas. La relación entre ella y el coronel “retirado” no tiene retorno. Ella trabajará desde una fundación para temas bonaerenses y también buscará posicionarse en el nuevo mapa de Cambiemos.

María Eugenia Vidal

También es ostensible el malestar de Emilio Monzó, de Rogelio Frigerio y de todos sus seguidores con el presidente saliente. Monzó dijo que prefiere que Macri y Cristina Kirchner no tengan más influencia en la política dentro de cuatro años. Terminante.

Los ciudadanos de a pie, que votaron por Macri, estarán en diciembre pensando en cómo afrontar los pagos y gastos de fin de año que deja el arrastre inflacionario y recesivo más grande de los últimos años. Y  cómo disfrazarse de Papa Noel para hacerle un regalo a sus hijos. Seguramente, muchos miles de personas irán a despedir a Macri, pero quizás no sean tantos como los que espera el líder y como los que fueron a autoconvencerse de que “Sí se puede” en la campaña.

En el macrismo se vive un clima de autocrítica, de pases de facturas, y de lamentos por los deberes incumplidos. “Fuimos un desastre”, se sinceró un funcionario porteño por estas horas.Los funcionarios salientes dejan sus CV en las grandes o medianas empresas del sector privado. Muchos jóvenes del equipo de comunicación de Marcos Peña buscan trabajo en los despachos de los diputados macristas y piden que les hagan un lugar como asesores. Rodríguez Larreta casi no le dio refugio a ningún funcionario nacional en su nuevo gabinete. La pregunta entonces es: ¿Cuánto tiene para ganar Macri en una despedida y cuánto tiene para perder?

ALBERTO JUNTARÁ A CRISTINA, DUHALDE Y CHICHE Y BUSCARA EQUILIBRAR LA INFLUENCIA DE LA VICEPRESIDENTA

TRAS LA REUNIÓN ENTRE ALBERTO Y DUHALDE ACORDARON UNA REUNION CON CRISTINA KIRCHNER EN LA QUE ESTARÍA CHICHE DUHALDE. SERVIRÁ PARA RECONCILIAR Y UNIR FUERZAS. LA DOCTORA GENERO CARGOS CON GOBERNADORES PARA QUE ELLOS LE RESPONDAN A ELLA. DEBILITA LOS ACUERDOS DEL PRESIDENTE ELECTO CON MANZUR Y ROVIRA. ALBERTO PIENSA DILUIR ESA INJERENCIA LUEGO DEL 10 DE DICIEMBRE

______________________________

Por Mariano Obarrio

La influencia de Cristina Kirchner en el gobierno de Alberto Fernández es “el” tema de discusión en las tertulias políticas, económicas y periodísticas. El presidente electo Alberto Fernández recibió el jueves último a Eduardo Duhalde en sus oficinas de Puerto Madero y le dijo que “Cristina no influirá” en su gestión aunque al día siguiente confirmó por Twitter que el senador Carlos Caserio no será ministro de Transportes porque la ex presidenta quiere que presida la Comisión de Presupuesto de la Cámara alta. Fue el comentario en todos los pasillos del poder.

En esa misma reunión, Alberto gestionó la inminente cumbre de reconciliación entre la Doctora, Duhalde y la ex primera dama Hilda “Chiche” Duhalde. Las dos damas no se hablan desde aquella pelea de “alta peluquería” –según dijo Aníbal Fernández- en Parque Norte durante un congreso del PJ en 2005. Habrá foto del peronismo unido.

El presidente electo fue al grano con Duhalde. “Cristina no pidió nada y no quiere tener injerencia en el futuro gobierno, sólo está preocupada por la enfermedad de su hija, Florencia, que está en Cuba”, le dijo Fernández al ex presidente. Se conocen muy bien: Alberto acordó en 2002 con José Pampuro el apoyo de Duhalde a Néstor Kirchner, que tenía dinero de los fondos de YPF para la campaña. Luego Kirchner traicionó a Duhalde, cooptó a sus cuadros y lo enfrentó en elecciones.

Un día después de haber descartado la injerencia de Cristina, Fernández escribió el tuit que informó que Diego Gorgal no iba a ser ministro de Seguridad y que Caserio no iba a ser ministro de Transportes porque Cristina lo dispuso. Fernández le había ofrecido el cargo a Caserio días antes y este había aceptado. Al advertir que en ese tuit admitía la injerencia de Cristina el presidente electo lo borró en pocos minutos.

“Sería bueno que hablen con Cristina y se tomen un café”, dijo Alberto. “Sí, yo no tengo problemas porque ya hemos conversado con Cristina, el problema es Chiche porque siguen peleadas”, reflexionó Duhalde. Pero se comprometió a intermediar entre ambas para que se produzca la foto, según confiaron algunos infidentes del albertismo.

No se sabe la hora, el día ni el lugar. Horas después del encuentro, Duhalde confirmó: “Quedé con Cristina en juntarme a tomar un café”. Omitió el intento de ir con Chiche Duhalde. Y elogió a Fernández: “Lo vi muy plantado y seguro, me saqué algunas dudas”. Y reiteró que ya había hablado con Cristina Kirchner por teléfono luego de una intervención quirúrgica que tuvo hace unos meses. En aquella ocasión ella le había dicho: “Lavagna es un buen candidato”.

Tras recibir a Duhalde en su bunker de Puerto Madero, Alberto dijo que Duhalde “fue el bombero que sacó al país del incendio y allanó el camino para volver a crecer” tras la crisis de 2001. Si Duhalde fue el bombero, Lavagna fue el rescatista o el paramédico. Es la primera vez que un kirchnerista reconoce que Duhalde superó la recesión de 2001: el relato de Néstor y Cristina, desde que asumieron, proclamaba que habían sido ellos los que apagaron “el incendio” luego de asumir en 2003.

Se habían robado así un año y medio de historia (2002 y 2003). De hecho, Kirchner designó en su primer gabinete a cinco figuras del gobierno duhaldista: Roberto Lavagna en Economía; Gines Gónzález García en Salud, Carlos Tomada en Trabajo, José Pampuro en secretaría general de la Presidencia y Aníbal Fernández en Interior.

Con ese gesto de reconocimiento tardío, Alberto Fernández quiere convencer a Lavagna de que sea su ministro de Economía. Tiene tiempo hasta el viernes 6 de diciembre. El ex ministro sigue diciendo “no”.

Pese a los dichos de Alberto a Duhalde, no quedan dudas de que la Doctora vetó y puso nombres. En el albertismo dicen que el escenario cambiará a partir del 10 de diciembre cuando Alberto asuma los atributos del mando presidencial: ese día tendrá “poder propio y la lapicera”, metáfora que describe el ejercicio pleno de las competencias de un Presidente: firmar decretos, leyes, nombramientos y despidos.

¿Lo usará a pleno Fernández? Es la pregunta del millón. En el albertismo aseguran que de a poco, como Néstor Kirchner hizo con Duhalde, Fernández se irá animando a ganar espacios en el poder fáctico y que en dos años tendrá su gobierno albertista: finalmente, el peronismo siempre corre en auxilio del que tiene poder. Gobernadores, intendentes, senadores, diputados, ministros se reclinan ante el Sillón.

Por ahora ella marcó la cancha. Caserio y Gorgal no serán ministros. Se menciona a Juan Martín Mena como ministro de Seguridad nacional o de la provincia de Buenos Aires. Es de confianza de Cristina. O a alguna figura cercana a Nilda Garré, también de origen kirchnerista. Gorgal era hombre de Sergio Massa. Y este había acordado con Máximo Kirchner apoyar a éste como jefe de bloque de diputados del PJ. Este viernes hubo una larga reunión entre ambos. Conversaron sobre estos incumplimientos.

Diego Gorgal
Carlos Caserio

La Señora también está a punto de vetar a Sergio Lanziani, el ministro de Energía de Misiones, como ministro de Energía nacional. Era un acuerdo entre Alberto y Carlos Rovira, jefe político de Misiones. Pero ella hizo otro acuerdo con Rovira: designó al senador Maurice Closs como vicepresidente provisional del Senado. Se menciona ahora a Jorge Sapag, ex gobernador de Neuquén, como posible ministro de Energía.

Maurice Closs

Si los gobernadores hacen acuerdos con “el” poder, deben hablar con ella. Ese es el mensaje. También ella tumbó al tucumano Pablo Yedlin como ministro de Salud. Alberto lo había acordado con el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, jefe de la liga de los gobernadores albertistas. Es el que armó la foto de su propia asunción hace un mes con Alberto y todos los gobernadores del PJ detrás, en un mensaje a La Cámpora que puso los nervios de punta a la Señora.

Asunción de Manzur

Pero el ministro de Salud será Ginés González García, ex ministro de los K.Fernández había anunciado que gobernaría junto a 24 gobernadores. Pero la misma Cristina Kirchner está haciendo acuerdos con ellos. Nombró a la senadora Claudia Ledesma Abdala, esposa del gobernador Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, como vicepresidenta provisional del Senado. Será su segunda: presidirá las sesiones cuando Cristina viaje a Cuba.

Claudia Ledesma Abdala
José Mayans

También la Doctora designó a José Mayans en reemplazo de Caserio como jefe del bloque del PJ del Senado. Es hombre del gobernador Gildo Insfrán, de Formosa, que había posado en la foto de Manzur. Insfrán olfateó que no podía desairar a la Doctora. Así las cosas, Cristina controlará el Congreso con Abdala, Closs y Mayans en el Senado. Y con un disciplinado Massa y Máximo Kirchner en Diputados. Hizo sus propios acuerdos con gobernadores del PJ y ejecutó los acuerdos firmados por el presidente electo con otros mandatarios. Serán esas las reglas de juego para esta transición.

Para el manejo la Economía, la Doctora había vetado a Guillermo Nielsen, a Martín Redrado y, está por verse, a Emmanuel Alvarez Agis. También puso bolilla negra a Mirta Tundis, Juan Manuel Abal Medina, Diego Bossio y otros. En cambio, Gines será ministro de Salud, Tristan Bauer de Cultura, el camporista Wado De Pedro será ministro del Interior; Alejandro Vanoli titular de la Anses y Mercedes Marcó del Pont titular de la AFIP. Todos fueron funcionarios de ella. Como Kirchner heredó ministros de Duhalde y luego los disciplinó y se independizó, Alberto heredará varios nombres de su mentora. Quiere convertirse en el bombero de este tiempo y le dio la derecha a Duhalde. Entre bomberos, no se pisan la manguera.

Portavoz de información y valores humanos