Aborto: Mario Fiad impulsa el rechazo total del proyecto y gana fuerza la idea de consultar a los ministros de Salud de las provincias – Programa 7 – 07 – 2018

cami

 

PRIMERA HORA

FIAD

MARIO FIAD, UCR JUJUY, PRESIDENTE DE LA COMISION DE SALUD DEL SENADO

MINUTO 33

 

SEGUNDA HORA

palma

LUIS PALMA CANE, ECONOMISTA

MINUTO 10

 

olima

ADRIANA OLIMA, DIPUTADA PROVINCIAL DEL PJ EN LA RIOJA

MINUTO 38´ 30´´

Hablan los especialistas en trasplantes: por qué se oponen a la ley de donante presunto duro o rígido

No a la Aprobación Directa de la Nueva Ley de Trasplantes (Ley Justina) en Diputados!

Hace casi un mes que nos enteramos los trasplantólogos que se estaba modificando la ley de trasplantes, nuestra ley, la ley de todos. Desde hace sólo un mes que conocemos el texto de esa modificación que implementaría que todos somos donantes por obligación, a excepción que hayamos hecho un trámite para decir que no. Desde hace un mes que en la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT) discutimos este tema. Hemos recibió el apoyo de muchos socios y de mucha gente “no del palo” que se opone a la implementación por ley del donante presunto sin consentimiento de la familia. Nada cambió luego de la media sanción casi automática en Senadores, parece que esta ley tiene que salir, hay que “dar buenas noticias”. Hace 5 días envié una carta personal a varios Diputados adjuntando documentos oficiales de la SAT para intentar que tomen conciencia del paso que están ayudando a dar vinculado a la donación de órganos, o mejor dicho, a la apropiación por parte del Estado de los órganos de todos aquellos que no hayamos tenido tiempo, información o acceso a decir que no en “canales oficiales”.

Como siempre digo a mis pacientes, a la noche quiero acostarme en la cama y poder dormir tranquilo. De eso se trata esta publicación. De estar tranquilo frente a la comunidad que transpiré la camiseta y dejé todo en la cancha… Le comparto la carta que envié la semana pasada a la HCDN y al Ministro de Salud. Es un poco larga pero creo que vale la pena. Ahi va!

Carta enviada a Comisión Acción Social y Salud Pública, Educación y Legislación General de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Con copia a Sr Ministro de Salud, Adolfo Rubinstein. Fecha 28 de Junio de 2018.

Mi nombre es Lucas McCormack. Soy cirujano especialista en trasplante de hígado. Hace más de 25 años que tengo el privilegio de ver personas “volver a vivir” después de un trasplante. Conozco bien la alegría y el renacer que produce trasplantarse. También conozco la frustración y la desesperación del que espera en lista porque veo cientos de pacientes año tras año morir esperando órganos que no llegan. Genera una tristeza y una impotencia enormes. Quiero decirles que estoy muy agradecido de que estemos tratando temas que intenten solucionar esta emergencia sanitaria.

Conozco el proceso que implica una donación de órganos de principio a fin. A lo largo de mi carrera he ido a buscar órganos para ser trasplantados a hospitales en todas las provincias de nuestro país. He visto las caras de una familia sentada en las salas de espera de un hospital cuando uno se lleva los órganos de sus seres queridos. He recibido sus abrazos y sus aplausos. Conozco bien de esa generosidad, de ese acto de solidaridad genuina y altruista. Sé lo que implica y también sé bien lo que en algunos casos puede costar. Ese momento de la donación es potente y es sagrado, pero con la aprobación de la Ley Justina va dejar de serlo porque esta ley transforma ese momento en uno de violencia y apropiación. Necesitamos aumentar la tasa de donación pero hacerlo a la fuerza no es el camino.

Hoy tenemos una ley de trasplante que requiere de mejoras, nadie lo pone en duda. Pero la modificación que propone la Ley Justina y que Uds. están considerando, constituye una violación fundamental a los derechos de todos nosotros como ciudadanos. Y además acarrea el peligro de generar pánico en la sociedad causando el efecto contrario del que la ley propone. No podemos dejar que esto suceda. Nosotros, los especialistas, estamos obligados a hablar. No podemos quedarnos en silencio.

Dedico mi vida al trasplante. Pueden estar seguros de que no quiero que muera nadie más esperando un órgano, ni un solo argentino, nunca más. Pero aprobar la Ley Justina como está planteada hoy, les aseguro que no es el camino. Les pido un momento para explicarles porqué.

Hoy, todos los argentinos somos donantes de órganos a través de la Ley del Donante Presunto “flexible” que rige desde hace más de 10 años. La Ley Justina elimina el artículo 21 de la ley 24.193 y en esa simple modificación, todos nuestros órganos pasan a ser pertenencia del Estado sin importar nuestra opinión ni la de nuestra familia, a menos que hayamos realizado un trámite expresando lo contrario. A esto es lo que se le da el nombre de “donante presunto duro o rígido”. Esto acarrea una serie de problemas de índole éticos, legales y sociales muy serios. En principio, el problema más elemental es que es imposible garantizar el acceso seguro, inviolable y universal al trámite de negativa de la donación a la totalidad del pueblo argentino. Con lo cual hay un problema de acceso al derecho que no podemos ignorar.

Tengamos presente que la Ley Justina, como todas las leyes, va a regir sobre todos los argentinos. Sobre los que no saben leer ni escribir, sobre los que no tienen acceso a techo, agua potable y comida, mucho menos información detallada respecto de las políticas estatales de donación de órganos o el acceso al formulario en internet. Con la aprobación de la Ley Justina, al común de la población que no tiene acceso a este trámite se les termina el derecho de decidir sobre sus órganos. No importa lo que quieran o deseen, ni ellos ni sus familias, si no hicieron el trámite correcto en el momento correcto, sus órganos ya no les pertenecen.

Por otro lado, no hay quien pueda garantizar la inviolabilidad de este registro de negativa a la donación. Y nadie debería privar por ley a un ciudadano o a una familia a cambiar de opinión respecto del uso de su propio cuerpo. Nadie debería poder ampararse en una ley para pasar por encima de la voluntad de un padre en relación a los órganos de un hijo simplemente por no haber hecho un trámite en tiempo y forma.

Les pido que tomen en consideración la postura de los especialistas en este tema en nuestro país. La Sociedad Argentina de Trasplantes ha expresado su posición en contra de la implementación del donante presunto rígido tanto en 2003 –cuando se aprobó la modificación de la ley de trasplante vigente– como recientemente, a propósito de la media sanción sobre el nuevo proyecto de modificación de la ley de trasplante, llamado también “Proyecto de Ley Justina” (Se adjuntan ambos documentos oficiales de la Sociedad Argentina de Trasplantes).

Pueden tomar de referencia a los mejores en donación de órganos en el mundo entero, España, quien se opone a implementar una ley de donante presunto rígido. En España rige el donante presunto flexible, tal como rige hoy en nuestro país. La experiencia internacional demuestra que el consentimiento presunto rígido no resuelve el problema de la escasez de órganos. La estrategia más efectiva se basa en el abordaje y desarrollo integral de la actividad de procuración en los hospitales, con un máximo esfuerzo puesto en la detección y mantenimiento de potenciales donantes. Todo esto sin descuidar la educación continua en la población. El camino es mejorar la educación y cuidar a todos por igual, crear conciencia y mejorar el sistema de procuración de órganos para que nunca más tengamos que recurrir a recursos extremistas.

Me resisto a imaginarme un escenario en el que yo realice la extracción de órganos pasando por encima de la voluntad de una familia. Me preocupa imaginarme a un ciudadano exigiendo judicialmente el órgano que el cirujano decidió no extirpar por respetar la voluntad de una familia que decidió no donar. Me preocupa seriamente la posibilidad- muy factible- de ver una familia enfrentándose verbal o físicamente con un grupo de médicos que solamente intentan realizar su trabajo, amparados por una nueva ley que pone el foco en los pacientes en lista de espera y descuida la última voluntad de un padre, una madre, un hermano, un hijo fallecido. Me da tristeza pensar que esta nueva ley que plantea la donación como un acto imperativo pueda promover situaciones de discordia social y afectación de la confianza pública, generando así un efecto contrario al buscado por los impulsores.

Estamos proponiendo una ley que contemple tanto los derechos y el dolor de los donantes y su familia como los de los pacientes en listas de espera y sus familiares por igual. Les pedimos que no aprueben una ley que genere tensión, discordia, paranoia social y que nos fuerce a los médicos a trabajar de una manera avasallante e irrespetuosa en situaciones de clara sensibilidad social, religiosa y cultural.

 

COMUNICADO DE LA SAT: FUERTE CRITICA A LA LEY JUSTINA

trasplantes

Lipovetzky esgrimió un documento de la CIDH para apoyar el aborto y la Cancillería dijo que no era valido porque la CIDH lo desconoció

POR MARIANO OBARRIO

El gobierno de Mauricio Macri y el bloque de diputados de Cambiemos está en medio de una gran polémica con pases de facturas: el 9 de junio último el diputado Daniel Lipovetzky, que promueve la legalización del aborto, informó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció en favor de la despenalización; era compatible con Convención y señalaba que “el embrión no es persona”.

El documento, con membrete de la CIDH y el formato habitual de la CIDH, resultó ser falso. La Cancillería informó que la embajada ante la OEA, que dirige Paula Bertol, dijo que la consulta “fue contestada por una funcionaria menor y no está avalado por la Comisión. No tiene firma y es un recorte de fallos. No fue enviado por los siete comisionados de la CIDH ni por el Secretario Ejecutivo, el brasileño Paulo Abrao”.

“Está firmada por la jefa de gabinete de la secretaría de la CIDH y no es adecuado el proceso a través del cual se pidió la información ni a través de la cual se expresó la CIDH”, dicen en Cancillería con malestar por el error de haber invocado un documento internacional apócrifo.

Según el estatuto de la CIDH, los pedidos se hacen a través de los estados parte y las respuestas a través de las representaciones de esos estados.

La obtención de este pretendido aval al proyecto por parte de un organismo internacional fue blandida por Lipovetzky y todo el bloque abortista como un trofeo a tan pocos días de la votación. Y sirvió para intentar convencer a algunos indecisos, en medio de un lobby infernal, donde descollan desde el actor Pablo Echarri hasta los radicales Ricardo Gil Lavedra o Ernesto Sanz.

LIPO

DANIEL LIPOVETZKY

La explicación de Lipovetzky es que él pidió por mail una opinión de la CIDH a una funcionaria de menor rango y recibió una respuesta que le decía que “en representación de la CIDH” y reproducía fallos y opiniones de ella.

Ese documento, así planteado, carece de total validez oficial. “Yo no tenía por qué saber si eso era en representación de la CIDH o no, no descarto que lo sea porque hasta ahora no me dijeron ni que sí ni que no”, dice el diputado.

En el protocolo, que no se respetó, es el Estado parte, es decir nuestra Cancillería, la que debe requerir un consejo, opinión o dictamen, por canales diplomáticos. Y la CIDH debe producirla con un tiempo prudencial y con la firma de los siete comisionados y del secretario ejecutivo. Nada de eso ocurrió.

Sin embargo, el diario Clarín publicó una nota titulada “Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ‘el embrión no es persona’”, y dice que “el organismo fijó posición a partir de un pedido del diputado Daniel Lipovetzky, quien ha conducido los debates en el plenario”. Tampoco aparece la fuente de dichas aseveraciones.

Recién al día siguiente, se hizo público un documento de ocho páginas que se titula “Principales estándares y pronunciamientos relativos a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, niñas y adolescentes en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”. El documento no aparece en la página web de la Comisión, ni en su cuenta de Twitter. No está firmado, ni por el Secretario Ejecutivo ni ninguno de sus adjuntos. Por nadie, en realidad. No tiene introducción, donde diga el origen de la consulta, ni un final. Simplemente es una colección de citas de pronunciamientos de la Comisión Interamericana (CIDH) y de la Corte Interamericana.

Muchas citas son textuales, aunque también hay texto que no pertenece a ningún pronunciamiento anterior, y que son interpretaciones forzadas y fuera de contexto de lo que habría opinado alguno de estos órganos.

Por ejemplo, dice que “la Corte Interamericana de Derechos humanos ha establecido que no es admisible otorgar la condición de persona al embrión”, se trata de una afirmación dogmática del autor del paper. Entre las citas hay algunas, pocas, de sentencias de la Corte. Otras más se refieren a pronunciamientos varios de la CIDH, de diversas naturalezas y valor jurídico: algunas son informes temáticos; otras, casos contenciosos (pero sobre temas muy poco relacionados con el aborto, como el caso de la mujer boliviana que fue esterilizada contra su voluntad).

Por último, se entremezclan hasta comunicados de prensa, que no tienen ningún valor jurídico, y son emitidos por la oficina de prensa de su Secretaría; o pronunciamientos de tribunales de otros continentes, que no tienen jurisdicción sobre nuestro país. Finalmente, y sin profundizar más en su contenido, el documento ni siquiera versa sobre el objeto del proyecto de ley en discusión, puesto que no promueve la legalización del aborto, sino que simplemente condena la “criminalización absoluta” del mismo.

Este conflicto desató un malestar profundo en la Cancillería por el error (¿forzado o no?) de Lipovetzky y generó un revuelo en el chat de los diputados que están en contra del aborto y diseñan sus estrategias legislativas.

Carta abierta a los diputados indecisos

Querido diputado:

Antes que nada quiero decir que aprecio tu libertad para votar mañana en representación de tu pueblo, de tu provincia, de todo el pueblo. Pero creo que si estás indeciso es porque puede que estés evaluando la posibilidad de que existe la vida desde el vientre y desde la concepción, y que con este proyecto hay un riesgo cierto de que se estará eliminando por miles.

Creo que la sola duda en estos dilemas tan existenciales y humanos, habla de un corazón sensible, dispuesto a evaluar y a reconsiderar… Por eso, bien vale un voto en contra del aborto para no estar cometiendo un error del cual después sea tarde arrepentirse.

Muchos países que hace 40 años que lo hicieron, que llaman desarrollados, hoy no saben cómo salir de este problema, y algunos lo están evaluando, como los Estados Unidos, porque trajo aparejados otros problemas sociales, comercio ilegal de tejidos humanos, dramas poblacionales y demográficos.

Si una persona tiene dudas de que con sus actos puede estar generando un grave daño, lo más sano es abstenerse de cometerlos. Por las dudas.

El dilema es la vida de la madre, tan invocado por quienes impulsan el aborto. Podemos atender las vidas de las madres desde otro lugar, dando políticas y peleas positivas. El aborto no es lo único ni lo mejor para darles. Es una tragedia que trae otras tragedias. Cuidemos la vida de esa madre y la de miles de vidas en el vientre, que seguro no tendrán derecho a nacer… Prevención, anticonceptivos, educación, contención, adopción.

Hay muchas cosas mejores antes que el aborto. Más humanas y más concordantes con nuestra cultura de ser argentinos. En la que siempre hay lugar para UNO MAS y en la que no queremos NI UNO MENOS y NI UNA MENOS. Lo podemos discutir después, tranquilos, y entre todos: verdes y celestes, amarillos, rojos, azules y rosas. Podemos hacer una cadena transversal para exigir el cumplimiento de una agenda para las mujeres, que son lo más sagrado y lo más lindo que tenemos en nuestra tierra.

Esta ley no es la despenalización, si eso es lo que nos preocupa. Permitirá e incentivará también el aborto de cualquier vida hasta la semana 14, y la de chicos con malformaciones (Síndrome de Down y otras) detectadas antes de la semana 14. Para eso corrieron el plazo desde la semana 12, porque es cuando se pueden detectar diagnósticos prenatales con malformaciones. No nos podemos convertir en un país que segrega, que excluye y que discrimina entre una vida y otra.

Ni una vida vale más que otra. Y esta ley podrá servir también, por añadidura, para eliminar vidas sanas y con malformaciones en cualquier etapa del embarazo, hasta el noveno mes (cuando dice “fuera del plazo dispuesto” de 14 semanas, en el artículo 3), con el pretexto del riesgo de la salud social o psíquica, que es algo vago y subjetivo.

Además, no nos engañemos. Cuando algo se legaliza, se crea el incentivo, se elimina el peso de la responsabilidad, y se libera la conciencia. Y a eso se le agrega la gratuidad. Por todo eso, aumentarán los abortos como en todos los países abortistas en que se legalizó.

Quizás en un descuido semántico, incorpora como causal la inviabilidad de vida extrauterina, algo que tampoco está bien definido y requiere más discusión. Pero caramba…, si dice que hay vida “extrauterina”, ¿entonces reconocen que existe la vida intra-uterina? ¿Y si hay vida intrauterina, no te parece que en casos sanos es un crimen eliminarla?

Ademas, este dictamen elimina la objeción de conciencia para clínicas religiosas (Austral, Mater Dei y otras), algo que va contra la libertad de conciencia, contra del derecho a opinar libremente y a profesar cultos diversos en la Argentina, derechos consagrado por la Constitución. A los médicos los pone contra la espada y la pared: para ser eximidos de practicar abortos deberán anotarse en una lista de objetores de conciencia, algo que puede terminar siendo una “lista negra” que les impediría promociones profesionales.

Incluso siendo objetores de conciencia, discriminados, su deseo no será absoluto: estarán obligados a practicar abortos en casos de ingreso de una paciente que requiera atención “inmediata e impostergable”. ¿Quién define esa categoría?

Por otra parte, se obliga a los médicos no objetores de conciencia, convertidos en abortistas rabiosos, bajo penas severas de prisión de tres meses a un año, a optar sí o sí por el aborto, con lo cual el aborto se va a propagar porque se recomendará sistemáticamente para todos casos ante el riesgo de un juicio por mala praxis o de chicos dudosos de malformaciones por el riesgo de salud social. Como en los países “desarrollados”…

Nuevamente: aprecio tu libertad para votar. Sólo te pido que aprecies la sensibilidad de muchos, que juntamos casi 700 mil firmas, y que nos movilizamos por todas las calles del país por millones para pedir que Cuidemos las Dos Vidas. La Patria te lo agradecerá. La inclusión social, la igualdad de oportunidades y los derechos humanos, como el derecho a la vida, comienzan en el vientre materno, que debe ser el paraíso de la paz y no el final de la historia. Abrazo.

Mariano, ciudadano

La política, dividida por el acuerdo con el FMI y por el debate del aborto – Programa del 9 – 02 – 2018

PRIMERA PARTE

EDITORIAL MARIANO OBARRIO: LOS DETALLES DEL ACUERDO CON EL FONDO

 

tisco

CAMILO TISCORNIA, ECONOMISTA

MINUTO 30

 

 

ZUCHO

CLAUDIO ZUCHOVICKY, ECONOMISTA

MINUTO 50

 

SEGUNDA PARTE

 

EDITORIAL MARIANO OBARRIO: EL NUEVO PROYECTO DE ABORTO. ABERRANTE

 

lipera

GUILLERMO LIPERA, PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.

MINUTO 30

 

Tarifas, ley y veto: Macri no supo llegar a un acuerdo y Pichetto no quiso el consenso – Programa 02 – 06 – 2018

PRIMERA HORA

 

RITA

RITA OCAMPO, JEFA DEL DEPARTAMENTO DE BOMBEROS VOLUNTARIOS DE CATAMARCA

MINUTO 28´

 

pitio

CARLA PITIOT, DIPUTADA FRENTE RENOVADOR

MINUTO 42´

 

SEGUNDA HORA

luca

SEBASTIAN GARCIA DE LUCA, SECRETARIO DE INTERIOR

MINUTO 18

 

lapeña

JORGE LAPEÑA, EX SECRETARIO DE ENERGIA

MINUTO 38

 

El rincón donde podés escuchar nuestro programa de radio e informarte