El Gobierno denunció una conspiración regional

LA NACIÓN, sábado 24 de octubre de 2014

El Gobierno generó ayer un insólito escándalo al desistir de participar de una audiencia pública sobre la “Situación de la independencia judicial en la Argentina”, que organizó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, y atribuirles a sus organizadores la voluntad de hacer una “operación político-mediática” para “violar la veda electoral”.

La acusación estuvo a cargo del canciller, Héctor Timerman, y del ministro de Justicia, Julio Alak, que vincularon a un grupo de ONG y asociaciones civiles con una acción conspirativa del Frente Cambiemos, de UNA y de medios considerados “críticos”. El argumento oficial fue que se fijó intencionalmente la fecha de la audiencia para interferir en el clima previo a las elecciones, ya que presumían que habría cuestionamientos a la situación judicial del país.

Sin embargo, la fecha de las audiencias de la CIDH no son elegidas por los demandantes, sino por la Comisión. Con el paso de las horas y al conocerse los reproches de Timerman, la sorpresa en el organismo regional fue en aumento. Lejos de la supuesta “maniobra electoral” de la que habló, la convicción entre quienes siguen la actividad de la CIDH era que, salvo la embestida del ministro, nada de lo sucedido había sido fuera de lo habitual.

Esto es: la cita fue anunciada al mismo tiempo que todas las demás como parte habitual de la ronda de sesiones que, todos los años, el organismo realiza para esta fecha.

Es más, hubo en esta ocasión tres audiencias sobre situación del Poder Judicial en distintos países y es la número veinte que se presenta sobre el tema. No es una cuestión ajena a la trayectoria de la CIDH.

Además, por una rara coincidencia, los promotores de la cita sobre la Argentina no eran entidades desconocidas para la CIDH. Esta vez, la audiencia fue impulsada por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) y Poder Ciudadano, dos entidades que hace años vienen trabajando por cuestiones institucionales en nuestro país.

Timerman leyó un documento con los lineamientos de la carta enviada a la CIDH. “El Gobierno argentino denuncia que dicha audiencia fue una burda operación político-mediática para interferir en el proceso electoral argentino orquestada por sectores vinculados a la oposición y al Grupo Clarín”, dijo el canciller. “La Argentina ha rechazado la referida convocatoria a esa audiencia por considerarla inaceptable, inadmisible e improcedente”, enfatizó Timerman.

El canciller identificó a las asociaciones civiles que impulsaron la audiencia: Poder Ciudadano, ADC, Unidos por la Justicia y Cippec. Denunció que la diputada de Pro Laura Alonso fue directora de Poder Ciudadano; Germán Garavano, de Unidos por la Justicia, es ex fiscal porteño; que Álvaro Herrero, asesor de Sergio Massa, es miembro de Poder Ciudadano; que Alejandro Carrió, abogado del grupo Clarín, es vicepresidente de ADC, y que Nicolás Ducoté, subsecretario de Asuntos Públicos del Ministerio de Gobierno porteño, es miembro de Cippec.

Alak anunció ayer que el Gobierno hará “una intervención ante la justicia federal con competencia electoral” para investigar los argumentos de la audiencia y si “son de urgencia u obedecen a una planificación para violar desde el exterior la veda electoral” al “impactar negativamente en la opinión pública sobre el accionar del Gobierno”.

El Gobierno había decidido no asistir a la audiencia de ayer en Washington y Timerman envió una durísima carta al director ejecutivo de la CIDH, Emilio Alvarez Icaza Longoria, lo cual causó profundo estupor en la CIDH.

En un gesto sin precedentes, el canciller había pretendido cancelar la audiencia del mayor organismo regional sobre los derechos humanos y posponerla para después de las elecciones presidenciales.

Ello fue interpretado como una verdadera presión. La entidad ignoró el pedido de Timerman y “por acuerdo unánime” de sus miembros, decidió seguir adelante.

“Respetamos a los estados. Pero éste es un organismo que no tiene otro alineamiento que trabajar por los derechos humanos y ésa es una lucha de años. Una que no puede medirse por lo que pasará dentro de 24, 48 o 72 horas y que tampoco puede ser manipulada por intereses electorales”, sostuvo el comisionado y relator Paulo Vanucchi.

Los abogados Torcuato Sozio y Alvaro Herrero, en representación de las entidades convocantes, expusieron en Washington sobre presiones a las que son sometidos jueces en la Argentina, las amenazas a integrantes del Poder Judicial y la virtual “parálisis” del Consejo de la Magistratura, entre otras cuestiones.

También describieron casos de presiones contra jueces que “manejan casos sensibles para el gobierno”, como el caso de Claudio Bonadio, o la “embestida” de la que fue objeto el saliente magistrado de la Corte Suprema, Carlos Fayt.

Las “irregularidades” en la designación y remoción de jueces subrogantes fue luego abordada por Herrera así como la necesidad de superar la “virtual parálisis” del Consejo de la Magistratura.

 

La denuncia de espionaje repercutió fuerte en el Gobierno y en el macrismo

LA NACION, JUEVES 22 DE OCTUBRE DE 2015

El gobierno de Cristina Kirchner rechazó ayer las denuncias de espionaje a empresarios, jueces, periodistas y dirigentes políticos, y acusó a las diputadas de Pro que hicieron la presentación judicial de montar una “operación política”. También cerca del candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, hubo incomodidad por introducir ese escándalo sobre el final de la campaña electoral.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, calificó la denuncia de “invento” de las diputadas macristas Laura Alonso y Patricia Bullrich. No obstante, adelantó que el Gobierno “se va a allanar para que se pueda investigar lo que haya que investigar”.

A su vez, el director de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Oscar Parrilli, aseguró que “no está en el ADN” de la Casa Rosada intervenir teléfonos. “Pueden hablar tranquilos por teléfono. Nadie los está escuchando”, agregó en Radio La Red, aunque admitió que ello “sí se puede haber hecho” durante la gestión del ex director de Operaciones de la ex SIDE Antonio “Jaime” Stiuso.

También rechazaron la denuncia los ministros de Defensa, Agustín Rossi, y de Economía, Axel Kicillof. Rossi señaló que era “una operación política” cuatro días antes de las elecciones y que Macri “tiene la particularidad de estar procesado por el delito de escuchas”.

En sus denuncias, que recayeron en los jueces federales Sebastián Casanello y Emiliano Canicoba Corral, las diputadas Bullrich y Alonso aseguraron que la supuesta orden de escuchas a 202 personas partió de la AFI y se ejecutó en la propia AFI y en la Dirección de Inteligencia del Ejército desde dos direcciones diferentes.

El espionaje político está tipificado como delito en la ley de inteligencia. Pero se agrava si lo ejecutan las Fuerzas Armadas, porque la ley de defensa y de seguridad interior les prohíbe intervenir en asuntos internos, con lo cual infringirían tres normas y no sólo una.

Consultada por LA NACION, Bullrich defendió la denuncia: “Ésta no es una acción de campaña. Es una denuncia sobre un modus operandi de los K”. Dentro de Pro, la presentación judicial había causado revuelo interno porque el equipo de comunicación dejó trascender cierta incomodidad con la oportunidad de la presentación.

“Es un tema de la Justicia y no tiene relación con la campaña”, dijo una fuente cercana a Macri. Los funcionarios porteños calificaron de “innecesaria” la presentación y temían que pudiera comprometer la suerte electoral de Cambiemos, ya que el tema de las escuchas podría ser asociado a Macri, procesado por ese tema.

En el mismo sentido, los legisladores de Cambiemos Oscar Aguad (UCR), Juan Carlos Marino (UCR) y Oscar Castillo (Frente Cívico y Social) solicitaron a la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia convocar “con urgencia” a Parrilli, a Rossi y a la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.

El candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, tomó distancia: “Nunca voy a respaldar, avalar o promover ningún tipo de espionaje interno en el marco de la Constitución y las libertades individuales”.

Consultado al respecto, el ex jefe de la ex SIDE Miguel Ángel Toma (2002-2003), uno de los 202 mencionados como blanco de espionaje político, aseguró a LA NACION que “la denuncia tiene sustento, porque las listas difundidas tienen el lenguaje que se utiliza en cualquier orden interna de seguimiento e interceptación telefónica”.

Toma aclaró que los números de teléfono de los espiados no deben figurar en las órdenes internas, porque suelen ser rastreados por quienes ejecutan las “pinchaduras”. Según confió “el formato de las listas y la jerga indican que la denuncia es verosímil”.

Hay un dato que llamó la atención a aquellos que conocen las internas en el mundo del espionaje. Entre los cientos de famosos que integraban la lista había un dato que parecía un mensaje encubierto: allí figuraban también los datos del ex espía Antonio Jaime Stiuso y los de toda su familia.

Con la colaboración de Jaime Rosemberg

El fantasma que desvela al oficialismo

LA NACIÓN, martes 20 de octubre de 2015

El piso constitucional del 40% pasó a ser el fantasma del gobierno de Cristina Kirchner y del candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli. El oficialismo está confiado en ganar las elecciones del domingo próximo en primera vuelta, pero la preocupación de esta semana pasará por asegurar los dos puntos que faltan para alcanzar ese porcentaje clave.

“Hay confianza en que ganamos. Sacamos diez puntos de diferencia sobre el segundo, pero la complicación en estos días es alcanzar los 40 puntos para asegurar un triunfo en primera vuelta”, confió a LA NACION un funcionario del Gobierno muy involucrado en el sciolismo.

En todas las encuestas, el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, aparece en segundo lugar y el postulante de UNA, Sergio Massa, en tercero. Pero la complicación del kirchnerismo es que Massa se afianzó en el votante opositor peronista. “Nos cuesta llegar a 40 porque Massa está firme en un votante peronista y opositor”, dicen en Balcarce 50. Sin embargo, no creen que el ex intendente de Tigre pueda superar a Macri.

Según la Constitución, para ser presidente hay que ganar por más del 45% de los votos o bien superar el 40% y sacar 10 puntos de diferencia con el segundo. Esta última es la apuesta de Scioli y de Cristina para no tener que ir a un ballottage contra Macri o Massa. Si ningún candidato llega a 40 puntos, hay ballottage entre los dos primeros.

Los números que manejan las distintas encuestas del oficialismo indican que Scioli ronda el 39%; Macri, el 29, y Massa, el 21.

En cierto punto el Gobierno está tomando de su propia medicina: en las últimas semanas alentó el crecimiento de Massa para perjudicar a Macri y bajarlo de los 30 puntos para asegurar la diferencia de diez puntos. La maniobra fue exitosa, pero ahora Massa no baja lo necesario para que Scioli pueda asegurar el 40%. El traspaso de ex massistas al sciolismo, como Mónica López, no tuvo el efecto esperado.

Es por ello que, esta semana, Scioli intentará mostrar una mayor independencia de Cristina Kirchner para lograr los dos puntos de indecisos que se acercan cuando el gobernador toma distancia del Gobierno y le envía señales al peronismo histórico, especialmente en el conurbano bonaerense y en el centro del país. Haría para ello más anuncios para un hipotético gabinete nacional. Ayer dijo que de ganar designará a Sergio Berni en Seguridad y Julián Colombo al frente de la secretaría general de la Presidencia.

“El problema que tiene Scioli es que cada vez que Cristina sale a hablar, aunque diga que es su candidato, lo condiciona a continuar el modelo sin cambios y sin dar un solo paso atrás. Esto le quita margen a Scioli de ir por el voto independiente y del peronismo puro”, confió un hombre del oficialismo.

Esto último ocurrió en el acto del viernes pasado en Caleta Olivia, donde la Presidenta le levantó la mano: “Esta transformación no se va a detener, porque Daniel va a ser presidente de todos los argentinos”, dijo Cristina.

En la misma frase hubo un respaldo y un condicionamiento a Scioli a seguir las políticas del modelo nacional y popular, en caso de que gane las elecciones.

El otro dato que infunde temor en el Gobierno, con miras al domingo, es que las encuestas difundidas el fin de semana induzcan a los votantes de las terceras alternativas opositoras a aplicar un “voto útil” en favor de Macri para evitar que Scioli gane en primera vuelta y así forzar un ballottage.

En ese caso, aunque Scioli saque más de 40 puntos, Macri podría descontar y quedar a menos de 10%, para así ir a una segunda vuelta. Éste es el escenario que la Casa Rosada no quiere ni imaginar, porque un ballottage sería otra elección completamente distinta.

Zannini bajo la lupa de La Cámpora por su acercamiento a Scioli

LA NACIÓN, domingo 18 de octubre de 2015

El fin de ciclo trajo nerviosismo, recelos y suspicacias en el núcleo duro del kirchnerismo. El ala ultra de La Cámpora, liderada por Máximo Kirchner, comenzó a sospechar de que Carlos Zannini, mano derecha de la presidenta Cristina Kirchner, se siente cada vez más cerca de Daniel Scioli, candidato presidencial del Frente para la Victoria (FPV).

Esa visión conspirativa la comparten el jefe formal de La Cámpora, el diputado Andrés “Cuervo” Larroque, el más crítico de Scioli, y su par Juan Cabandié, que junto a cierta militancia influyen sobre Máximo.

Incluso, un motivo de desconfianza, según pudo saber LA NACION de fuentes muy cercanas al camporismo, es que Zannini en persona “no padece causas judiciales ni sufrió denuncias del Grupo Clarín”.

Sin embargo, altas fuentes de la Casa Rosada aseguraron tajantemente a LA NACION que Zannini no traicionará a Cristina ni a Máximo: dejó trascender que su objetivo es operar de “nexo” entre Cristina y Scioli para sostener una gobernabilidad que prevé complicada. Cree, en rigor, que Scioli aplicaría una política económica y exterior pro-mercado, reñida con el modelo.

“Zannini quiere moderar a Scioli para que no se «derechice», pero también a los fundamentalistas de La Cámpora, para que no arruinen la gobernabilidad en aras de la revolución. La Orga no puede ser más importante que el proyecto”, ironizó un alto funcionario, cercano a Zannini.

En el campamento camporista replican: “Según los pibes, eso del nexo es un invento para seguir pintándose de naranja (color de Scioli)”.

Sin embargo, Zannini, secretario de Legal y Técnica, monje negro y operador político y judicial de Cristina, suele pronunciar en la campaña del FPV los discursos más encendidos en defensa del modelo, pese a que Scioli aclara que mantendrá lo bueno y cambiará lo malo.

Las sospechas de Máximo y su tropa llegaron a oídos de la Presidenta, pero ella no se pronunció.

La disputa interna entre “puros” y “naranjas”, anticipada el lunes último por LA NACION, no se reduce a Zannini. El ala dura de La Cámpora también recela de los camporistas sciolistas como Eduardo “Wado” De Pedro, Mariano Recalde y Julián Álvarez.

Además, desconfía de Sergio Berni, que seguiría en Seguridad si gana Scioli, y de Diego Bossio, quien sería ministro de Infraestructura.

Casualidad o no, los camporistas “naranjas” son los que deben disputar cargos y necesitan el padrinazgo de Scioli. De Pedro quiere ser presidente de la Cámara de Diputados; Recalde pretende seguir en Aerolíneas Argentinas. y Álvarez busca la intendencia de Lanús.

En cambio, los “puros” -Máximo, Larroque y Cabandié- tienen aseguradas sus bancas legislativas.

Un allegado a los “naranjas” dijo: “Los pibes no entienden que hay que ganar. Se autoboicotean. Zannini lo entiende y quiere ganar”.

La Cámpora culpa a Zannini de que pese a la ley de medios todavía no pudo dividir al Grupo Clarín, que se defiende en la Justicia. Peor aún: Clarín compró Nextel y se expande. Por eso La Cámpora, que controla la Aftic, logró bloquearle a Fintech, socio de Clarín, la compra de Telecom. “Zannini se irá indemne. Y Máximo y Aníbal Fernández están llenos de causas judiciales”, dijo un funcionario que habla con el ala dura. “Hay mucho ruido interno en La Cámpora, discusiones, tensión”, agregó.

Los ministros se solidarizan con Zannini y saben que, por formación y capacidad, será un negociador entre Cristina y Scioli, así como lo hacía entre Néstor y Cristina en sus frecuentes discusiones. “Zannini tratará de que el gobierno de Scioli funcione y quiere asegurar la gobernabilidad”, dijo uno de ellos.

 

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

images

Los candidatos venden optimismo pero la gente se refugia en los dólares. Programa emitido el sábado 17 de octubre de 2015

Programa emitido el sábado 17 de octubre de 2015

Editorial
Mariano Obarrio
Mariano Obarrio, conductor UCV
Mariano Obarrio, conductor UCV

 

Verdades Económicas
Mariano Obarrio y José Antonio Diaz

José Antonio Diaz, columnista UCV
José Antonio Diaz, columnista UCV

 

Entrevista I
Alfonso Prat-Gay, Diputado Nacional (Cambiemos) 

Verdades Económicas II
Maiano Obarrio y José Antonio Díaz
dolar
Entrevista II
José “Pepe” Scioli, Presidente Fundación Dar  (Frente para la Victoria)
Pepe Scioli (Frente para la Victoria)
Pepe Scioli (Frente para la Victoria)

 

Verdades en la Mesa II
Mariano Obarrio y Marina Carbajal

Marina Carbajal, analista político-económica
Marina Carbajal, analista político-económica

 

Entrevista III
Daniel Funes de Rioja, vicepresidente Unión Industrial Argentina

Daniel Funes de Rioja, Vicepresidente UIA
Daniel Funes de Rioja, Vicepresidente UIA

 

Ultimas Verdades

FullSizeRender

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

images

Antes de irse, el Gobierno sumará 453 agentes a la planta estable del Ministerio de Justicia

LA NACIÓN, 14 de octubre de 2015

Como parte del plan de regularización del empleo público, el Ministerio de Justicia, que dirige Julio Alak, lanzó ayer una convocatoria a concurso para cubrir 453 cargos de planta permanente, que en su mayoría serán demandados por actuales empleados que buscan un ascenso de categoría.

Según fuentes sindicales del ministerio, también el personal de planta transitoria que tenga contratos temporarios podría postularse. Sin embargo, un funcionario allegado a Alak aclaró que “son todos para el personal de carrera”.

La convocatoria forma parte del programa de 7500 concursos de planta permanente que lanzó la jefatura de Gabinete el año último. La resolución de Justicia, que lleva el número 2149/2015, fue publicada ayer en el Boletín Oficial.

Según voceros de Alak, la cartera de Justicia fue el último ministerio que cumplió con la obligación legal dispuesta en 2014, porque se demoró en diseñar los perfiles técnicos para los nuevos ascensos. Los demás ministerios ya cumplieron con el llamado. En Justicia podrán concursar los agentes de las categorías D, C y B. “Quien tenga una letra D podrá postularse a una C y quien tenga una C a una letra B”, señaló la fuente oficial.

La incorporación de 7500 agentes a planta permanente en la administración pública nacional fue acordada por el Gobierno con UPCN, el sindicato que lidera Andrés Rodríguez.

Las nuevas designaciones estarían cubiertas dentro de 60 días, es decir con el próximo ministro de Justicia. Sin embargo, la estabilidad laboral será alcanzada dentro de un año, durante todo ese lapso el nuevo gobierno podría retrotraer el concurso y el beneficiario deberá volver a la categoría anterior.

Fuentes sindicales de ATE plantearon la sospecha, sin embargo, de que los concursos serán abiertos a los empleados que tengan contratos temporarios, renovables por seis meses o un año, entre los cuales están los militantes de La Cámpora. Y de ese modo, podrían adquirir la estabilidad laboral que hoy no tienen.

En ese sentido, también el diputado Manuel Garrido (UCR-Capital) pidió al ministro Alak, información sobre la resolución 2149/15. Subrayó que “no es razonable que se acomoden a 453 personas, que no fueron necesarias en los últimos 12 años de gobierno, a solo dos meses del fin de ciclo”. Y agregó: “O son lerdos para darse cuenta de los recursos humanos necesarios o son rápidos para el acomodo antes de cerrar todo.”

Otras áreas

En otros ministerios, en efecto, los concursos son abiertos a quienes trabajan como contratados o como monotributistas.

De ese modo se intentó desandar la situación de precarización laboral en el Estado nacional por la incorporación de 104.000 agentes desde 2006, en su mayoría por contratos temporarios y de La Cámpora.

En la administración pública nacional, un 42% de la planta de empleados, sin contar los agentes de las Fuerzas Armadas y de seguridad, está en esa situación irregular, ya sea con contratos renovables cada seis meses o un año y con monotributos.

En esa línea, el Ministerio de Economía, que dirige Axel Kicillof, impulsó un concurso para 921 cargos para planta permanente, mientras que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, tiene abiertos concursos para 1820 vacantes. Todos los ministerios comenzaron ese proceso de regularización.

“Muchos de los contratados de hoy, cuando cambie el gobierno, se tendrán que ir porque no les renovarán sus contratos. Esto pasa siempre”, dijo una fuente sindical.

Más cargos en el tramo final

En el Boletín Oficial, se anunció el concurso para cubrir 453 cargos vacantes y financiados de la Planta Permanente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Antes de abandonar el poder, Cristina Kirchner planea sumar 14.985 empleados públicos, según estipula el presupuesto para 2016

Desde 2003, el kirchnerismo propició un crecimiento del 55% de los empleados de la administración central

Entre empleados permanentes y empleados transitorios, el plantel actual de trabajadores estatales a nivel nacional llega a los 412.270 agentes

Desde 2007, cuando asumió como gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli incrementó la dotación de trabajadores estatales provinciales en un 52%. La planta actual, según el presupuesto 2015 vigente en la provincia, es de 461.862 empleados públicos

La caja y el derroche, la clave de la historia de la revolución K que nos hundió en la mentira

Los fondos de Santa Cruz..
La lluvia de dólares de la soja…
La resolución 125…
La estatización de las AFJP…
El manotazo a las Reservas…
La sustracción de Ciccone para imprimir mas…
Blanqueo de capitales…
El Swap Chino…
Nada alcanzó para seguir gastando. Así quedamos. Aquí una breve historia del kirchnerismo y la cronología de la debacle

La caja y el derroche son los dos pilares del modelo K. Cuando era vidas_y_retratos_nestor_kirchner_3_largejoven, Néstor Kirchner le dijo en La Plata a Cristina que quería ir al sur para hacer dinero y poder hacer política. Un novio cumplidor: trabajó como abogado, rematando a los deudores de la 1050, y allí comenzó a tener sus primeras propiedades que le darían un buen retorno en alquileres. Su primera caja. Así llegó a ser intendente de Río Gallego y luego gobernador de Santa Cruz.

0116_cavallo_kirchner_g_ced.jpg_1853027552En la provincia, vivió de la caja del petróleo y aumentó los empleados públicos en una provincia con “cero industria”. No quería
empresas con muchos empleados: no se los podía controlar. Prefería los empleados públicos.
Dependían de él. Luego logró las regalías petroleras de YPF que le dio Cavallo: unos 600 millones de dólares y se eternizó en el poder. Su segunda gran caja.

Se llevó los fondos de Santa Cruz a los bancos suizos, con asesoramiento del equipo de Cavallo. Pero nunca explicó donde se usaron después esos fondos. Fueron el pecado original del modelo. Su primer millón…

0001084525Desde allí comenzó a hablarse de un Kirchner con mucho dinero para la campaña nacional. Duhalde lo supo antes que nadie. Kirchner lo usó para llegar a la Presidencia de la Nación. Y logró su objetivo.

El Pingüino nunca dejó sus principios en la puerta de la Casa de Gobierno. Y mucho menos los valores. La caja y el derroche para expandir su poder, y eternizarlo, fue su constante. Tuvo la suerte de heredar en 2003 una economía recién devaluada y con lluvia de dólares por la soja. Fue su primera gran caja a nivel nacional. El superávit comercial le daba márgenes políticos envidiables.ex-presidente-nestor-kirchner-y-presidenta-cristina-fernandez-de-kirchner
La usó para consolidarse en el poder. Tenía por entonces superávit fiscal de 4% del PBI, reestructuró la deuda, o parte de ella. No pagaba la deuda y no paraba de derrochar en política. Debió echar a Lavagna que lo controlaba. Asumió Cristina en 2007.

El modelo no cambió. Caja y derroche. Cuando en 2008, se terminó la de la soja, buscó dar otro manotazo a los sojeros con la 125. Gran crisis. Renunció Lousteau. UnknownY Cobos votó en contra. Cristina rompió con su vicepresidente.

Como la situación fiscal comenzaba a apremiar en serio, en 2009 echo mano a las AFJP y se apoderó de la caja de la Anses. Ese gran éxito fue el nacimiento político de una estrella: Boudou, el autor de la idea. Joven, lindo, canchero… La Anses financiaba al fatigado Tesoro y varios planes sociales.

imagesAdemás había que montar todo el aparato de empleados públicos de La Cámpora, la Corporación de Administrativos Montoneros Peronistas Organizados para el Robo a los Argentinos. Era lógico: con la Anses, el dinero tampoco alcanzó

Entonces en 2010, Cristina echó mano a las reservas del Banco Central para pagar la deuda y dar oxígeno al Tesoro exhausto. Otra gran caja. Había que raspar la olla. La crisis hizo saltar a Redrado y trajo a Mercedes Marcó Del Pont al BCRA. Reformó su Carta Orgánica. Así, el Central se convirtió en el prestamista de última instancia. No sólo de los bancos… sino del Tesoro. Una nueva caja para sobrevivir.

images-1Pero con la Anses y el Central no alcanzó. Entonces había que imprimir moneda. Pero la magnitud era tanta -las revoluciones son caras- que no alcanzaba con la Casa de la Moneda. Poco antes de morir, Kirchner acordó con Boudou apropiarse de Ciccone para ampliar la capacidad productiva del BCRA. O sea agrandar la maquinita. Se concreta en 2011. En 2012 sale a luz el escándalo de corrupción: muere una estrella, Boudou.

imagesCon la emisión desenfrenada, la inflación de Cristina siguió su escalada: aumentó presión cambiaria, y los dólares se fugaban por millones por día. Así, ya sin Néstor, nació el cepo cambiario y el freno de Moreno a las importaciones. El látigo de Moreno –la Policía Federal, la Gendarmería y los inspectores de la AFIP- mantenían la economía bajo control. Había que perseguir a los delincuentes cambistas. Terroristas, golpistas, lavadores. La caja no aguantaba, había que cerrarla para que no se fugaran los dólares. Todo por la Patria.

Como faltaban dólares, había que blanquear los que estaban en el colchón y sancionaron la Ley del Blanqueo de Capitales a la que le pusieron un nombre pomposo: exteriorización. Maravilloso. Con eso, nos salvarían.

images-2Pero el gasto público siguió su ritmo, la impresión de moneda se desbocó, la inflación se descontroló, y nació una palabra nueva: el dólar blue que comenzó a subir y subir. El dolar oficial quedó en planta baja. El blue subía por ascensor. Los pobres no podían comprar dólares, los ricos sí, con el contado con liqui muy nacional y popular.

La devaluación del peso se aceleró. Las reservas se desplomaron. Pero Cristina seguía gastando en su revolución. No creó ningún impuesto, excepto el impuesto inflacionario. Que se ajusta mes a mes. La crisis, esta vez, se llevó a Moreno. Se lo llevó a Roma. Vive allí su exilio dorado junto al papa Francisco.

GriesaComo Estados Unidos no prestaba nada (son imperialistas), como los buitres nos hacían juicio, como Griesa estaba complotado con ellos, como los yanquis no soportan el éxito de la Argentina, como la Casa Blanca no quería que naciera una líder mundial del sur de las Pampas, que tiene un modelo nacional y popular inexpugnable, y como la Argentina no tenía crédito porque total vivía con lo nuestro (Cristina también vive con lo de todos nosotros), nació la idea de tomar el “swap chino”, que era crédito barato. Muy barato.

c2dd8_china_argentina_redaSólo hubo que entregar una base aeroespacial en Neuquén, de solo 50.000 Km2, que está bajo control del ejército chino. Cero interés. Flor de negocio. Seremos socios de sus descubrimientos extraterrestres!

Pero las reservas no entienden el idioma chino ni la astronomía. Siguieron cayendo y ya casi se extinguieron. El próximo gobierno no encontrará nada el 10 de diciembre en la caja del Central ni en la del Tesoro. El déficit fiscal será del 8% del PBI. La recaudación será superada por el gasto. La inflación será del 25%. La pobreza superará el 29% y habrá 18,2 millones de planes sociales para pagar todos los meses. Ampliar derechos no es gratis.

Los empleados públicos en la Administración nacional rozan los 400 mil, aumentaron 104.000 agentes desde 2006. Casi todos de La Cámpora. En todo el país, municipios y provincias, habrá 3,7 millones de empleados públicos. El Estado será el único que toma empleados. Igual que en Santa Cruz, su lugar en el mundo.

No podemos hablar por celular, ni usar nuevas autopistas, ni cargar nafta made in Argentina: debemos importar gas y petróleo, tenemos 13.000 millones de dólares de déficit energético y la gente duerme en la calle. La educación no funciona y la salud está en deuda. Se inaguran hospitales sin médicos. Ni insumos.

La caja y el derroche fueron los pilares del modelo de inclusión y producción nacional con redistribución del ingreso y matriz diversificada. Las claves del éxito de Cristina. Son el precio de una revolución que nos hundió en una mentira total.

Pingorocho

La Cámpora busca sumar cargos si gana Scioli, pero por ahora no hay señales

LA NACIÓN, lunes 12 de octubre de 2015

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, confirmó la semana pasada los primeros nombres de ministros para su gabinete en caso de que gane las elecciones presidenciales del 25 de octubre y puso al rojo vivo al entorno de la presidenta Cristina Kirchner y a la agrupación La Cámpora, que busca cargos en segundas y terceras líneas del Estado para retener espacios de poder.

Por ahora, no existen presiones ni propuestas formales al candidato presidencial del Frente para la Victoria (FPV). Sin embargo, según confiaron a LA NACION altas fuentes del Gobierno, los jefes y militantes camporistas buscan vías para ser tenidos en cuenta por Scioli.

Como segunda alternativa, La Cámpora buscará ocupar espacios en la estructura bonaerense si es que el jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, logra en octubre convertirse en el gobernador. Existe un acuerdo para apoyar desde La Plata a los legisladores del kirchnerismo en el Congreso que buscarán condicionar al sucesor de Cristina.

El nerviosismo en La Cámpora, que lidera Máximo Kirchner, el hijo de la Presidenta, se desató el viernes cuando el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dijo que “hay gente que no admite que en dos meses deberán volver a su casa”.

Urtubey, el vocero de lo que Scioli no puede decir, respondió así a los ataques del Gobierno, que lo desautorizó por opinar en Estados Unidos que es necesario acordar con los fondos buitre para lograr financiamiento internacional.

Los voceros de Scioli descartaron cualquier conflicto e injerencia de La Cámpora: “No hay presión sobre Scioli. Daniel va a definir su gabinete con autonomía, sin imposiciones y como lo hizo en la provincia de Buenos Aires. Nosotros tenemos excelente relación con toda La Cámpora y todos nos apoyan”, dicen.

Sin embargo, el primer camporista que busca quedarse es Mariano Recalde, que se ofrece para permanecer al frente de Aerolíneas Argentinas, pese a la gestión deficitaria de la aerolínea de bandera.

“Recalde es uno de los que se pintó de naranja”, confiaron altos funcionarios. El otro es Eduardo “Wado” De Pedro, secretario general de la Presidencia. Quiere ser presidente de la Cámara de Diputados si Scioli triunfa el 25. Es amigo de Máximo Kirchner, mano derecha de Cristina, pero ahora se “sciolizó”, un verbo nuevo en la jerga kirchnerista, que se conjuga con desdén.

2103472h765Si el FPV ganara las elecciones, el presidente del Senado sería el eventual vicepresidente Carlos Zannini. De Pedro y Zannini ocuparían toda la línea de sucesión presidencial.

Los anuncios de Scioli sobre sus posibles ministros cortaron operaciones kirchneristas. Daniel Filmus quería ser ministro de Educación, pero el candidato confirmó a Alberto Barbieri, rector de la UBA. Ahora, el kirchnerismo menciona a Filmus para Ciencia y Técnica, pero el sciolismo impulsa a Claudio Fernández, científico de origen humilde, director del Instituto Max Planck del gobierno alemán.

Scioli confirmó además a Alberto Pérez como jefe de Gabinete, a Diego Bossio como ministro de Infraestructura, a Alejandro Collia en Salud, a Miguel Peirano en Industria y Producción, y a Maurice Closs en Turismo y Deporte.

Con esto, el candidato daría por tierra con el Instituto Nacional de Deporte y Actividad Física y el Ente Nacional de Desarrollo Deportivo (Enaded), que La Cámpora hizo aprobar con media sanción en Diputados el miércoles pasado.

El autor del proyecto, el diputado Mauricio Gómez Bull, amigo de Máximo Kirchner, buscaría nombrar a 1500 nuevos empleados de La Cámpora en todo el país con un financiamiento de 4500 millones de pesos para reemplazar a la actual Secretaría de Deportes.

En la misma línea, la legisladora de la ciudad Graciela Ocaña denunció hace un mes ante la Justicia la supuesta creación de una estructura paralela en el PAMI, con el fin de incorporar militantes.

Muchos de los 92.000 empleados que nombró Cristina Kirchner desde 2006 son de La Cámpora.

Máximo Kirchner y los diputados Andrés Larroque y Juan Cabandié quieren retener segundas o terceras líneas de ministerios colonizados por La Cámpora, como Cancillería, Economía, Justicia, Planificación, Educación, Cultura, Defensa, Ciencia y Técnica, Secretaría General de la Presidencia y Secretaría de Comunicación. En el sciolismo anticipan una paulatina depuración de esos enclaves estatales en caso de ganar en octubre.

También aspiran a mantener directores en empresas privadas delegados por la Anses. Otros de los principales organismos del Estado donde buscarían preservar sus casilleros son la propia Anses, AFIP, AFI (ex SIDE), Fabricaciones Militares, YPF, Renar, Banco Central, Comisión Nacional de Valores, Aftic, Afsca, IGJ, Enarsa, Arsat, Télam, TV Pública y Radio Nacional. Pero en el sciolismo dicen que resistirán.

Cristina deja un barco a la deriva y condiciona al futuro timonel. Programa emitido el sábado 10 de octubre de 2015

Programa emitido el sábado 10 de octubre de 2015

Editorial
Mariano Obarrio
Mariano Obarrio, conductor UCV
Mariano Obarrio, conductor UCV
Verdades en la mesa
Mariano Obarrio y José Antonio Diaz
José Antonio Díaz, columnista económico UCV
José Antonio Díaz, columnista económico UCV

 

 

Entrevista II
Alberto Fernandez, Frente Renovador
Alberto Fernández
Alberto Fernández
Verdades Económicas
Maiano Obarrio y José Antonio Díaz
dolar
Verdades en la Mesa II
Mariano Obarrio,  Marina Carbajal y José Antonio Díaz
Marina Carbajal, analista político-económica
Marina Carbajal, analista político-económica

Entrevista II
Nicolás Décoté, candidato a Intendente de Pilar (Cambiemos)

Nicolás Ducoté
Nicolás Ducoté

Entrevista III
Fernando Carnota, periodista

Fernando Carnota
Fernando Carnota

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

concepto

No se reconocerá como ex combatientes a ex soldados que no pelearon

LA NACIÓN, 8 de octubre de 2015

El gobierno de Cristina Kirchner confirmó ayer que no reconocerá la condición de ex combatientes de Malvinas a los ex soldados que desde hace siete años protestan en la Plaza de Mayo y que ayer comenzaron a construir un refugio sobre la avenida Hipólito Yrigoyen, a la altura de la calle Defensa. También informó que hoy se retirará todo el material de la irregular construcción.

El conflicto enfrentó ayer a los gobiernos nacional y porteño con los ex conscriptos, que reclaman que el Estado les entregue el diploma, la medalla y una pensión igual a la que cobran los ex combatientes que pelearon dentro de las islas.

Los voceros del secretario de Seguridad, Sergio Berni, confirmaron a LA NACION que la Policía Federal secuestró ayer el material de construcción y que hoy “se retirará el resto del material”.

En la Casa Rosada afirmaron que el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la ciudad “se encargará de reparar lo que se dañó” con la construcción de las paredes en medio de la principal plaza pública del país.

Desde el gobierno de Macri se lamentaron ayer porque la Plaza de Mayo está custodiada en forma permanente por la Policía Federal, que debe vigilar la Casa Rosada. Por ese motivo consideran que las fuerzas policiales podrían haber detenido la obra de oficio, pero no lo hicieron.

En cuanto al fondo del conflicto, los voceros del ministro de Defensa, Agustín Rossi, confirmaron a LA NACION que, tal como establece la ley 23.109, el Gobierno no reconocerá como ex combatientes a los ex soldados que fueron destinados al suelo continental durante la guerra de las Malvinas.

“La ley 23.109 sólo reconoce como ex combatientes a quienes combatieron en el territorio de las islas Malvinas o en el crucero General Belgrano, y quienes protestan nunca salieron del continente”, explicó una funcionaria de Defensa.

Incluso, en el despacho de Rossi se amparan en un fallo de la Corte Suprema que rechazó la pensión para un ex conscripto porque no estaba probada su participación en acciones de combate.

La Corte revocó una sentencia que le había reconocido la pensión al ex soldado Víctor Arfinetti. Los ex soldados argumentaban ayer que, pese a que permanecieron en el continente, ellos debieron cumplir con acciones bélicas como custodiar prisioneros y vigilar posibles ataques británicos por aire o por mar.

De todos modos, el gobierno nacional no hizo ayer declaraciones públicas para no agudizar el conflicto, aunque las fuentes de Seguridad aseguraban que hoy se le dará un corte final al asunto, sin precisar el mecanismo y los alcances del retiro del material.

En medio del conflicto, en la Casa Rosada había cierto malestar por la denuncia penal que la Justicia de la Ciudad anunció que presentará hoy. La fiscal porteña Verónica Guagnino dijo que denunciará a la Policía Federal por “no actuar” para impedir la construcción en la plaza.

Por otro lado, el jefe de Gabinete porteño y futuro jefe comunal, Horacio Rodríguez Larreta, le pidió al Gobierno nacional que “actúe” frente a la protesta, aunque negó que hubiera “un conflicto político”.

Dentro de la Casa Rosada sólo atinaron a decir que la Policía Federal actuará hoy y que la Ciudad reparará los daños ocasionados.