Rodríguez y Bullrich se reunieron para la transición en Seguridad

 LA NACIÓN, domingo 29 de noviembre de 2015

La accidentada transición entre el gobierno saliente y entrante siguió ayer con la seguridad ciudadana. La ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, recibió ayer a las 10 en su despacho del barrio de Palermo, a su sucesora en el cargo, Patricia Bullrich, y ambas comenzaron con un proceso de reuniones en un clima de cordialidad y colaboración.

Empezó así un proceso de entrega de informes sobre el estado de la gestión que continuará esta semana con más reuniones entre Bullrich y Rodríguez, a las que se sumará el poderoso secretario de Seguridad, Sergio Berni.

El propio Berni llamó el miércoles último a la nueva ministra para felicitarla y ponerse a disposición, con miras al recambio de gobierno del 10 de diciembre próximo.

Según pudo saber LA NACION de fuentes allegadas a Bullrich, el encuentro se produjo en un clima “de muy buena onda, información fluida, gran predisposición y apertura de todos los programas en marcha del ministerio”. De hecho, Berni se comunicó con Bullrich antes de que la propia presidenta Cristina Kirchner le diera luz verde al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, para que destrabara la transición.

Hasta ese momento, la Presidenta le había informado fríamente a su sucesor, el presidente electo Mauricio Macri, que sus ministros sólo estarían disponibles a partir del 9 de diciembre, lo que fue interpretado como falta de colaboración.

Sin embargo, varios ministros comenzaron a tomar contacto con sus sucesores para no quitarles colaboración y la Presidenta debió ceder y poner en marcha el traspaso.

Es así como por orden de la Presidenta, Rodríguez recibió ayer a Bullrich, durante dos horas, en la sede ministerial de la calle Gelly y Obes 2289. Una hora a solas y en la segunda se sumaron sus equipos.

Sobre el traspaso de parte de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires no hablaron: acordaron tratar el tema de las fuerzas federales de seguridad junto con Berni en los próximos días. Berni es un opositor tenaz al traspaso a la Ciudad, porque los jefes se oponen.

Tampoco se trató la situación salarial de los efectivos. Todo ello se abordará en las próximas reuniones. El gobierno electo de Mauricio Macri declarará la emergencia en seguridad y también creará una agencia nacional contra el crimen organizado que podría estar integrada, entre otros organismos, por el área investigativa de la Policía Federal, que permanecerá en la órbirta nacional.

Según informó la agencia DyN, además, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, acordó para el lunes próximo un encuentro con su sucesor, el diputado electo Emilio Monzó. Se encontrarán a las 17 en la Cámara baja para “acordar la transición”.

Anteayer, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, recibió a su sucesor Marcos Peña y Axel Kicillof (Economía) a Juan José Aranguren (Energía). Además, Florencio Randazzo (Interior y Transporte) tomó contacto con Rogelio Frigerio (Interior) y con Guillermo Dietrich (Transportes); Alberto Sileoni (Educación) con Esteban Bullrich, y Carlos Casamiquela (Agricultura) con Ricardo Buryaile .

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

images

El cerebro de la gestión macrista que busca devolverle jerarquía a la Jefatura de Gabinete

 LA NACIÓN, domingo 29 de noviembre de 2015

Luego de 12 años, volverán a la Casa Rosada las reuniones de gabinete. El encargado de coordinarlas durante el futuro gobierno de Mauricio Macri será el designado jefe de ministros, Marcos Peña, operador de mayor confianza del presidente electo y el funcionario que se perfila con mayor volumen político.

De 38 años, Peña conducirá además la estrategia comunicacional de la administración y se perfila como principal vocero de Macri. El que habilita quién, cuándo y cómo se comunica una política oficial.

Durante los gobiernos del ex presidente Néstor Kirchner y de la mandataria saliente, Cristina Kirchner, nunca hubo reuniones de gabinete. El jefe de Estado mantiene relación directa y radical con todos los ministros. Macri delegará en Peña la coordinación entre ellos, aunque no prevé hacer reuniones plenarias todas las semanas.

“Marcos será facilitador y coordinador de todo el gabinete, mantendrá relaciones políticas con todos los líderes de la oposición, con los gobernadores y con todos los partidos políticos”, confió a LA NACION un funcionario macrista.

Para la gestión cotidiana, se apoyará en dos expertos en administración de presupuesto, que vienen del sector privado. Son Gustavo Lopetegui, ex LAN, que dirigirá la Secretaría de Gabinete, y Mario Quintana, ex Farmacity, futuro secretario de Coordinación Administrativa y Evaluación Presupuestaria.

Lopetegui podría atender los ministerios más económicos; Quintana los más políticos y sociales.

Para conducir la estrategia y contenidos de la comunicación, Peña designó al periodista Jorge Grecco, ex Clarin y ex Perfil, como secretario de Comunicación Pública, que sucederá a Alfredo Scoccimarro. Tendría a su cargo la administración de la pauta publicitaria oficial.

El jefe del Gabinete será el principal vocero presidencial, pero no el único, según sus allegados. Los ministros de cada área difundirán las medidas específicas y Macri hará conferencias de prensa.

Para los contenidos, se descuenta que Peña trabajará cerca del asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba, pero éste no tendría cargo oficial y hasta ayer no se sabía qué lugar, interno o externo, ocupará.

La agencia oficial de noticias Telam no figurará más en la órbita de Jefatura de Gabinete; la absorberá Hernán Lombardi, que será director del Sistema Nacional de Medios Públicos (Canal 7 y Radio Nacional). Pero la caja de más de 2000 millones de pesos de la pauta publicitaria quedaría en la Jefatura de Gabinete. Pendiente de resolución está Fútbol para Todos. Depende del jefe del Gabinete, pero cerca de Peña existe gran misterio. Lo seguro es que se buscará financiar parte del costo de 1700 millones de pesos anuales con publicidad privada.

De máxima confianza de Macri y perfil bajo, Peña es reconocido por sus pares por su capacidad intelectual y de trabajo. Se graduó como politólogo en la Universidad Di Tella. También se le atribuye un estilo verticalista y una tendencia a cerrarse sobre su círculo de jóvenes asesores incondicionales.

Sindicado como el cerebro, los ojos y oídos de Macri, Peña fue llevado a Pro por la actual vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, con quien después la relación se enfrió. Integra la mesa chica del Presidente electo y ganó influencia en las decisiones. Sus amigos aseguran que no tiene apetencias personales y que su único objetivo es que a Macri le vaya bien. Su mano derecha, Fernando De Andreis, será secretario general de la Presidencia, por lo que ambos ocuparán los dos despachos del primer piso de la Casa Rosada más cercanos al de Macri. Otro íntimo de Peña, Fulvio Pompeo, que dirigió el plan de política exterior de Pro, será secretario de Asuntos Estratégicos de la Jefatura de Gabinete. Un enlace con la Cancillería con foco en recuperar la relación con los países del mundo occidental.

De su entorno más cercano, Juan Gentile, apodado “Juano”, virtual vocero de Peña, estará en el equipo pero aún sin cargo definido.

Por otra parte, Peña controlará el Plan Belgrano, de infraestructura básica y productiva, de 30.000 millones de dólares, que será una Secretaría de la Jefatura a cargo de José Cano. Paula Bertol será secretaria de Asuntos Parlamentarios.

La Secretaría de Habitat se transferirá al Ministerio del Interior; la de Integración se disolverá, y la de Gabinete, que contiene al área de Función Pública, se separará para conformar el nuevo Ministerio de Gestión y Modernización que dirigirá Andrés Ibarra.

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

images