Los curas de la Opción por los Pobres han mezclado la Biblia con el Calefón

El grupo de Curas en Opción por los Pobres tomó una posición política. Se sumó, ya sin ningún disimulo, al partido Unidad Ciudadana que lidera la ex presidenta Cristina Kirchner. El enemigo a vencer es Mauricio Macri. Ningún católico lo puede votar, dicen. Por lo tanto, la única alternativa que les queda a los católicos, según ellos, es acompañar a la Doctora, con lo cual acortaron camino y se afiliaron. Firmaron la ficha.

Por los pobres, no había ninguna opción mejor. Ni Massa, ni Randazzo y mucho menos la neutralidad funcional a la derecha. Sólo existía Cristina. Pregunto: ¿En qué Encíclica Papal se pide a los sacerdotes afiliarse a un partido político para defender a los pobres? ¿Qué parte no entendí, no aprendí o no me enseñaron los curas del Colegio San Agustín, al cual fue alguno de esos presbíteros sin sotana que veo en la foto?

Estos curas, que parecen alegres de haber formado una secta dentro del Catolicismo, no tuvieron en cuenta el Primer Mandamiento del Evangelio: Amarás al prójimo como a tí mismo. La líder de su nuevo partido, por lo general, no se destacaba por considerar a los otros e integrarlos generosamente. Quienes no pensaban como ella eran cipayos, vendepatrias, oligarcas, medios hegemónicos o sectores dominantes…

Eran sus enemigos y por lo tanto había que ir por ellos, debían ser perseguidos, con la AFIP, con Guillermo Moreno, con los periodistas-empleados de 6,7 y 8 o con las Madres de Plaza de Mayo escupiendo sus fotos frente a la Catedral de Buenos Aires. E incluso, con la ex SIDE, que se dedicaba a trabajos poco cristianos y menos caritativos.

¿Esa será la Paz y la Misericordia para ellos? Son curas un poco extraños: celebran Misa con banderas de la Tupac Amaru y proclaman la libertad de su líder Milagro Sala, presa y acusada de haber estafado a muchos pobres con viviendas, por hacer desaparecer millones de pesos, por sacar del Banco Nación valijas llenas de billetes, y por haber coaccionado a sus semejantes jujeños con patotas y con amenazas y con muertes.

sala

¿Qué clase de curas son estos que celebran la corrupción, el robo, el apriete y la violencia en el altar de la pobreza? ¿Qué clase de predicadores del Evangelio pueden apañar tanta mentira? Estos sacerdotes no ignorarán que su nueva líder Cristina está en el banquillo de los acusados por varias causas gravísimas, por sus múltiples pecados: se sospecha de que encubrió 85 muertes en la AMIA; de que hizo ganar millones a grandes inversores, incluso macristas, con el dolar futuro; de que le dio miles de millones a empresarios amigos a través de la obra pública, el petroleo, el gas, el juego, etc, y de que éstos le retornaron su parte a través de hoteles y propiedades de dudoso origen.

También debe explicar por qué bendijo los sobreprecios en obras, compras e importaciones gasíferas y por qué buscó tapar la tragedia de Once como fuera. Parece que los mandamientos No mataras, No robaras… tampoco están en la Biblia de estos religiosos de la nueva Teología de la Corrupción.

¿Cómo perdonan los Curas en Acción por los Pobres la fortuna inexplicable de la líder y de sus hijos que nunca trabajaron en su vida? Desde 1987 el matrimonio Kirchner vivió del Estado y amasó una fortuna incalculable sólo con el sueldo de los cónyuges. Una extraña habilidad para hacer negocios. Como si hubieran salido de la Parábola de los Talentos…Dios les dio pocos talentos, pero supieron multiplicarlos a través del trabajo y el esfuerzo. ¿Pero multiplicaron los panes para ellos pero no para los pobres en 12 años?

¿O son simplemente nuevos ricos y oligarcas de medio pelo con dinero de origen desconocido que no beneficiaron tanto a los pobres? ¿Creerán seriamente que los bolsos de José López eran sólo de él? ¿Qué defienden estos curas?

bolsos

La catequesis del populismo perdona la mentira, aunque no haya acto de arrepentimiento y propósito de enmienda. Es que su jefa política les mintió a los pobres de que sólo eran el 5%, porque el resto del país ya había salido de esa tribulación y por lo tanto a ellos les iba a tocar de un momento a otro. Esperen que ya viene…

Mientras tanto, cada semana anunciaba festivamente más y más planes sociales para tapar con dinero público la debacle social y cultural que sus políticas de inflación, gasto, robo y demagogia les iba propinando. Todo con una destrucción educativa funcional al modelo. Cuando los planes sociales y la AUH debían aumentar, era porque aumentaba la pobreza. Y no porque bajaba. ¿No se dieron cuenta de eso? Vean muchachos: si hubiera aumentado el empleo, esos planes sociales no debían aumentar, sino reducirse hasta llegar a cero… No lo pensaron.

¿Cómo era posible el 5% de pobreza y al mismo tiempo 20 millones de planes sociales, que son esencialmente subsidios para atender a los pobres?

La Doctora les mintió en la cara y los trató de estúpidos. No mentiras ni darás falsos testimonios… (Octavo Mandamiento) La nueva jefa espiritual usó también el nombre de Dios en vano (Segundo Mandamiento). Y no sólo el nombre, sino el templo de Roma y al Vicario de Cristo: para conservar votos se escudó bajo de las túnicas del papa Francisco pese a que lo había vapuleado cuando éste era sólo el cardenal Jorge Bergoglio.

Lo visitó como si fuera una vieja carmelita descalza en Roma siete veces y le llevó a la plana mayor de La Campora a Santa Marta y le llevó a su candidato Martín Insaurralde a Brasil para que el Papa los bendijera y así poder mezclar bien las cosas del Cesar con las de Dios, las del Reino de este mundo con las del otro mundo.

insa

Estos chicos curas, rebeldes y adolescentes aunque peinen canas, con lenguaje excluyente y sectario, parecen ignorarlo todo. Quieren seguir con la impronta de dar a Dios lo que es del Cesar y dar al Cesar lo que es de Dios, todo lo contrario a lo que predica el Evangelio, al que estudiaron en los mejores claustros católicos.

Sin duda, esos sacerdotes tienen un trabajo territorial con la pobreza, nadie les quita ese mérito. Pero no imaginarán seguramente que a los pobres los creó Mauricio Macri o que antes de 2015 los chicos de la Isla Maciel nadaban en la abundancia. ¿Cuando gobernaba Cristina Kirchner esos chicos recibían una educación digna, o tenían las escuelas destrozadas y sin profesores para enseñarles? ¿Sus padres tenían trabajo digno?

¿Esos chicos vivían con cloacas y con infraestructura básica o sin ella? ¿Quien les robó ese derecho? Pero allí van a abrazarse con una de las autoras de esa calamidad social que es el conurbano, con sus dádivas, su clientelismo y con ese vaciamiento educativo y cultural que el kirchnerismo les regaló a vastos sectores de la niñez y de la juventud que ahora no pueden procurarse un trabajo para salir de la pobreza.

Generaciones que recibieron pescado (y pescado podrido), pero a los que nadie les enseñó a pescar. Estos curas se han metido en política, un juego para el cual no fueron ordenados. Sin dudarlo: han mezclado la Biblia con el Calefón.

biblia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s