Carta abierta a los diputados indecisos

Querido diputado:

Antes que nada quiero decir que aprecio tu libertad para votar mañana en representación de tu pueblo, de tu provincia, de todo el pueblo. Pero creo que si estás indeciso es porque puede que estés evaluando la posibilidad de que existe la vida desde el vientre y desde la concepción, y que con este proyecto hay un riesgo cierto de que se estará eliminando por miles.

Creo que la sola duda en estos dilemas tan existenciales y humanos, habla de un corazón sensible, dispuesto a evaluar y a reconsiderar… Por eso, bien vale un voto en contra del aborto para no estar cometiendo un error del cual después sea tarde arrepentirse.

Muchos países que hace 40 años que lo hicieron, que llaman desarrollados, hoy no saben cómo salir de este problema, y algunos lo están evaluando, como los Estados Unidos, porque trajo aparejados otros problemas sociales, comercio ilegal de tejidos humanos, dramas poblacionales y demográficos.

Si una persona tiene dudas de que con sus actos puede estar generando un grave daño, lo más sano es abstenerse de cometerlos. Por las dudas.

El dilema es la vida de la madre, tan invocado por quienes impulsan el aborto. Podemos atender las vidas de las madres desde otro lugar, dando políticas y peleas positivas. El aborto no es lo único ni lo mejor para darles. Es una tragedia que trae otras tragedias. Cuidemos la vida de esa madre y la de miles de vidas en el vientre, que seguro no tendrán derecho a nacer… Prevención, anticonceptivos, educación, contención, adopción.

Hay muchas cosas mejores antes que el aborto. Más humanas y más concordantes con nuestra cultura de ser argentinos. En la que siempre hay lugar para UNO MAS y en la que no queremos NI UNO MENOS y NI UNA MENOS. Lo podemos discutir después, tranquilos, y entre todos: verdes y celestes, amarillos, rojos, azules y rosas. Podemos hacer una cadena transversal para exigir el cumplimiento de una agenda para las mujeres, que son lo más sagrado y lo más lindo que tenemos en nuestra tierra.

Esta ley no es la despenalización, si eso es lo que nos preocupa. Permitirá e incentivará también el aborto de cualquier vida hasta la semana 14, y la de chicos con malformaciones (Síndrome de Down y otras) detectadas antes de la semana 14. Para eso corrieron el plazo desde la semana 12, porque es cuando se pueden detectar diagnósticos prenatales con malformaciones. No nos podemos convertir en un país que segrega, que excluye y que discrimina entre una vida y otra.

Ni una vida vale más que otra. Y esta ley podrá servir también, por añadidura, para eliminar vidas sanas y con malformaciones en cualquier etapa del embarazo, hasta el noveno mes (cuando dice “fuera del plazo dispuesto” de 14 semanas, en el artículo 3), con el pretexto del riesgo de la salud social o psíquica, que es algo vago y subjetivo.

Además, no nos engañemos. Cuando algo se legaliza, se crea el incentivo, se elimina el peso de la responsabilidad, y se libera la conciencia. Y a eso se le agrega la gratuidad. Por todo eso, aumentarán los abortos como en todos los países abortistas en que se legalizó.

Quizás en un descuido semántico, incorpora como causal la inviabilidad de vida extrauterina, algo que tampoco está bien definido y requiere más discusión. Pero caramba…, si dice que hay vida “extrauterina”, ¿entonces reconocen que existe la vida intra-uterina? ¿Y si hay vida intrauterina, no te parece que en casos sanos es un crimen eliminarla?

Ademas, este dictamen elimina la objeción de conciencia para clínicas religiosas (Austral, Mater Dei y otras), algo que va contra la libertad de conciencia, contra del derecho a opinar libremente y a profesar cultos diversos en la Argentina, derechos consagrado por la Constitución. A los médicos los pone contra la espada y la pared: para ser eximidos de practicar abortos deberán anotarse en una lista de objetores de conciencia, algo que puede terminar siendo una “lista negra” que les impediría promociones profesionales.

Incluso siendo objetores de conciencia, discriminados, su deseo no será absoluto: estarán obligados a practicar abortos en casos de ingreso de una paciente que requiera atención “inmediata e impostergable”. ¿Quién define esa categoría?

Por otra parte, se obliga a los médicos no objetores de conciencia, convertidos en abortistas rabiosos, bajo penas severas de prisión de tres meses a un año, a optar sí o sí por el aborto, con lo cual el aborto se va a propagar porque se recomendará sistemáticamente para todos casos ante el riesgo de un juicio por mala praxis o de chicos dudosos de malformaciones por el riesgo de salud social. Como en los países “desarrollados”…

Nuevamente: aprecio tu libertad para votar. Sólo te pido que aprecies la sensibilidad de muchos, que juntamos casi 700 mil firmas, y que nos movilizamos por todas las calles del país por millones para pedir que Cuidemos las Dos Vidas. La Patria te lo agradecerá. La inclusión social, la igualdad de oportunidades y los derechos humanos, como el derecho a la vida, comienzan en el vientre materno, que debe ser el paraíso de la paz y no el final de la historia. Abrazo.

Mariano, ciudadano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s