LOS FANÁTICOS PROVIDA SOLO “LOGRARON” UN FRACASO EN LAS URNAS: NI PRESIDENTE NI DIPUTADOS

GOMEZ CENTURION SACO EL 2,6% Y NO LLEVO LISTAS DE DIPUTADOS. EN CABA UNA LISTA CELESTE NO PASÓ LAS PASO; EN SANTA FE, MUY LEJOS DE METER BANCAS

POR MARIANO OBARRIO

La estrategia electoral provida fue penosa. El frente NOS de Juan José Gómez Centurión obtuvo 2,6% de los votos, poco más de 642.000 votos. Pretendió canalizar el voto evangélico por la presencia de Cynthia Hotton en la fórmula. Hay 4 millones de evangélicos en la Argentina y más de 34 millones de católicos y NOS obtuvo la 59va parte del voto cristiano, si ese era el universo al que iba dirigido con un discurso equivocadamente religioso. No es bueno mezclar la política con el mensaje religioso y dogmático porque ese es el camino de los fundamentalismos.

La defensa de la vida no debe ser religiosa, sino una causa humanitaria, haya o no creencias, credos o cultos de por medio. Tal vez esa confusión entre Dios y la política no convenció a los propios fieles ni a los que sin ser practicantes defienden la vida. En la Argentina un 60% respalda la defensa de las “Dos Vidas”, pero NOS obtuvo 23 veces menos de votos.

En marzo, Jorge Giaccobe, encuestador y mano derecha de Gómez Centurión, había deslizado que un “candidato provida” podía sacar entre un 7 y 10% y Centurión decía que era necesario llevar candidato a presidente, para presentar listas de diputados de derecha que luego apoyarían a Macri en la gestión.

Otros decíamos que no podía pasar del 3 o 4 por ciento y seguramente se diluiría más en las generales de octubre por el voto útil y la polarización. Tuvimos razón y hasta fuimos generosos. Hasta ahora sacó un paupérrimo 2,6% y octubre es una incógnita. El voto útil lo podría reducir aún más. El fracaso es total. Curiosamente sus militantes están alegres como en una estudiantina por haber superado las PASO. El fanatismo es la perdición de cualquier causa. Y la causa próvida se llenó de fanáticos testimoniales con tendencias suicidas en lo político, incapaces de visualizar estrategias.

Gómez Centurión

Muchos me atacan porque dicen que mis críticas dividen a la causa celeste. Decir la verdad nunca puede ser malo para ninguna causa. Desde marzo de 2018 me jugué por la verdad sin importarme las consecuencias, sin miedos. Muchos me apoyaban y luego se desconcertaron porque critiqué la estrategia política de Gómez Centurión luego de que intenté un diálogo que él nunca aceptó. No fui escuchado y fui criticado. Los resultados están a la vista. No tendremos presidente próvida ni diputados celestes puros. Deberemos confiar en los celestes que llegarán por las listas de los partidos tradicionales. Hoy las listas de candidatos de Consenso Federal, de Roberto Lavagna, son las que tienen mayor densidad celeste en los primeros lugares para diputados en la provincia de Buenos Aires y en CABA, mientras las de Juntos por el Cambio, de Mauricio Macri tienen más candidatos provida en el interior del país. Por si sirve el dato…

Si pueden escuchen, porque con este fanatismo y el verso de “sostener los principios innegociables” están acelerando la llegada del aborto y de la ideología de género al poder nacional y a las bancas legislativas. Gómez Centurión expulsó a los que veníamos trabajando desde 2018 con una estrategia conciliadora, integradora y empática hacia la sociedad. “Siamo fuori” de todo.

Por añadidura, NOS no llevó lista de diputados en ningún distrito del país, excepto en Santa Fe. Y en esta provincia no obtuvo porcentajes aptos como para soñar con algún diputado en octubre. Ergo, el principal objetivo esgrimido por Centurión para justificar su candidatura presidencial, la de aportar diputados, no se cumplió. No logró así ningún objetivo útil para la Defensa de las Dos Vidas, una lucha que se debe dar básicamente en el Congreso y las legislaturas de todo el país. Por supuesto, tampoco podrán obtener cargos ejecutivos y menos un Presidente. ¡De qué sirvió tanto gasto de dinero y recursos! De nada.

Amalia Granata

En Santa Fe, NOS obtuvo 3,02% para presidente y 3,29 para diputados, 64.000 votos, en una PASO en la que compitieron 10 listas entre sí, mientras que en las demás provincias no se presentó ni una lista de diputados por ese frente. Comparado con el antecedente de Amalia Granata, que obtuvo 270.000 votos, el 15%, el 16 de junio en Santa Fe para diputada provincial, la elección de NOS fue cinco veces menor. Pésima. Con ese porcentaje no lograría meter ni un diputado nacional en octubre. ¿Cambiaron los electores en Santa Fe o en realidad fallaron el candidato y la estrategia presidencial de NOS en medio de la polarización presidencial? Creo que está clara la respuesta.

En CABA, NOS omitió presentar lista de candidatos a diputados nacionales. Hubo desconcierto en principio. Pero luego los dirigentes medios de NOS se acercaron a la lista corta que a último momento pudo armar la Democracia Cristiana liderada por Carlos Traboulsi y que se desprendió del frente de Roberto Lavagna en los últimos dos días antes del cierre de listas. Traboulsi me ofreció la primera candidatura a mí, Mariano Obarrio, pero en la reunión final un enviado de Gómez Centurión, Marcelo Llambías, dijo que NOS ejercería un “veto” sobre mi candidatura.

Marcelo Llambias

La Democracia Cristiana aceptó el “veto” y terminó designando al pastor evangélico Gabriel Ballerini como cabeza de lista, pedido por Cynthia Hotton. Obtuvo 18.112 votos, el 0,93% de los votos y no le alcanzó para superar el piso mínimo de las PASO en CABA. No podrá competir en octubre. Con ese porcentaje ni siquiera se puede aspirar a tener legisladores porteños.

Todo esto demuestra varias cosas: como habíamos advertido desde marzo, un candidato presidencial provida no es viable como proyecto electoral porque por definición un presidente debe tener un programa de gobierno universal, con propuestas políticas, económicas, sociales, culturales, sanitarias, educativas, en seguridad, etc. Un candidato provida por definición se identifica con un solo tema de la agenda: el aborto. Y el grueso del electorado vota un presidente de acuerdo a la necesidad de resolver una agenda muy amplia y no solamente la cuestión del aborto.

En medio de la polarización, un candidato presidencial menor tiende a diluirse, con lo cual minimiza la representación verdadera de la Ola Celeste. Gómez Centurión terminó jibarizando al gran movimiento próvida de 2018. Si bien en la sociedad hay un 60% de ciudadanos que defienden la vida, NOS sacó menos de 3%, con lo cual nos redujo a menos de 20 veces. NOS sacó a todos de la foto. NOS redujo.

Este error es aún más imperdonable por los antecedentes de San Juan y Córdoba en elecciones provinciales. Ya se habían presentado candidatos a gobernadores próvida y habían sacado entre 2 y 4%. Mientras que Amalia Granata había sacado 15% para legisladora provincial en Santa Fe. Estaba claro –y los fanáticos no lo quisieron escuchar, pese a tantas insistencias- que la estrategia correcta era concentrar las energías en las listas legislativas porque para cargos ejecutivos los electores, aun los próvida, optan por candidatos “generalistas”.

Si el candidato presidencial se diluye, queda demostrado que también reduce las chances de las listas de diputados. ¡Menos chances tienen aún si no se lleva lista de diputados! Y los diputados eran el principal objetivo de los celestes.

El candidato de NOS transformó además al movimiento provida a un partido de ultraderecha con propuestas de gobierno sesgadas a un solo sector ideológico y muy reducido, de allí que no podía seducir más que a un pobre 2,6%. Mezcló en la coctelera una agenda diversa, alejada de las necesidades de la gente de a pie. Propuso el traslado de la capital, una idea fracasada de Raúl Alfonsín, la reivindicación de la represión de la dictadura o la defensa de los militares presos por lesa humanidad. Todas causas que nada tienen que ver con el Niño por Nacer. Los resultados están a la vista. Nadie acompañó a esas propuestas, ni aún los provida.

Gomez Centurión

El candidato de NOS no tuvo estrategia de comunicación, ni investigó los valores a comunicar, ni tuvo un discurso trabajado y convincente para aglutinar a los argentinos que defienden la vida. No se lo vio casi en los medios audiovisuales ni tuvo una campaña de videos por las redes sociales que llamaran la atención del público provida, como sí se vio en la campaña de comunicación de 2018, cuyos videos y piezas comunicacionales, vía Twitter, Instagram, Facebook, Whatsapp, desbordaron las redes y treparon hasta los principales medios de comunicación masiva. 

El candidato de NOS respaldó en Tucumán la candidatura a gobernador de Ricardo Bussi, en desmedro de la postulación de la senadora radical Silvia Elías de Perez, que defendió la vida de manera notable en la crucial batalla del Senado el 8 de agosto de 2018. Con ello le quitó votos a la candidata a gobernadora próvida que podía pelear los primeros lugares. Eso fue interpretado como un cachetazo para el mundo provida.

En el discurso de NOS brilló por su ausencia una explicación convincente acerca de cómo defender las Dos Vidas, cómo prevenir embarazos no deseados, cómo sancionar leyes de adopción que agilicen el sistema, cómo educar para la familia y los valores, cómo perseguir a los violadores que causan tragedias en las niñas argentinas, cómo contener a las madres solteras para la vida, o cómo llevar a los jóvenes por el camino de la cultura del trabajo que los aleje de las miserias que terminan en la muerte. Los resultados no podían ser otros que una gran desilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s