LIMA O PUEBLA: FERNÁNDEZ, PRESO DE LA GUERRA ENTRE EL PRAGMATISMO Y LA IDEOLOGÍA POPULISTA

EN BUENOS AIRES, SE REUNE MAÑANA EL GRUPO DE PUEBLA, DE LIDERES PROGRESISTAS DEL POPULISMO. AYER EL GRUPO DE LIMA RATIFICÓ EN BRASILIA QUE QUIERE DEMOCRACIA EN VENEZUELA. FAURIE MANDO UNA SEÑAL CLARA A LOS EE.UU. FERNANDEZ AGRAVA SU CRISIS CON BOLSONARO, POR LULA

___________________________________________

Por Mariano Obarrio

El populismo y los gobiernos promercado están en guerra en América Latina. En Curitiba fue liberado de su detención Luiz Inacio Lula Da Silva y arremetió contra Jair Bolsonaro. En Buenos Aires se reúne este fin de semana, sábado y domingo, el Grupo de Puebla liderado por el presidente electo Alberto Fernández y apoyará a Lula y al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Y en Brasilia el Grupo de Lima, de países alineados con la centroderecha., ratificó que quiere destituir a Maduro y confirmaron su apoyo al presidente encargado, Juan Guaidó.

Mientras tanto, la región es un polvorín. En Chile no cesan los disturbios de los activistas de izquierda, algunos dicen que fogoneados por el Grupo de Puebla, el Foro de San Pablo o Cuba, Ayer incendiaron la Casona Schneider, construido en 1915, que ahora es la sede de la Universidad Pedro de Valdivia. Veintitrés compañías de bomberos apagaban las llamas. Pero también destruyeron parte del edificio de la embajada argentina en Chile. Quizás fue para celebrar la reunión en Buenos Aires de los líderes del Grupo de Puebla.

El peronismo ofrece señales a dos puntas y participa activamente de este choque de civilizaciones, que tiene final abierto. Mientras Fernández se dará un baño de populismo con el Grupo de Puebla, sus aliados, el diputado electo del Frente de Todos Sergio Massa y el embajador Jorge Arguello, se encontraron ayer en el Club Americano con el embajador de los Estados Unidos, Edward Prado, y una decena de diputados republicanos.

Estaban allí los congresistas Steve Scalise (Nueva Orleans), Larry Bucshon (Indiana), Guy Reschenthaler (Pensilvania), Frank Lucas (Oklahoma), Mike Rogers (Alabama), Jenniffer González-Colón (Puerto Rico), Dan Newhouse (Washington), Denver Riggleman (Virginia), Michael Waltz (Florida) y Aumua Amata Coleman Radewagen (Arkansas). Una delegación representativa de las políticas que busca consolidar el gobierno de Donald Trump en la Argentina, el mejor aliado de Mauricio Macri

Es posible que el canciller del gobierno de Fernández sea el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, que lo acompañará al Grupo Puebla desde la mañana. Pero Arguello logró que Fernández hablara el viernes último por teléfono con Trump y acuerde reunirse en diciembre en Washingtón, reunión clave para la negociación con el Fondo Monetario Internacional. Una guiño a la izquierda y un volantazo hacia la derecha, como aconsejaba Perón.

El canciller del gobierno de Mauricio Macri, el saliente Jorge Faurie, dio una señal clara hacia los Estados Unidos y dijo en Brasilia que “el Grupo de Lima es la prueba de que existe firme solidaridad latinoamericana frente a atropellos y abusos”. Se refería a los atropellos de Maduro sobre el pueblo venezolano. Seguramente Maduro será defendido en por los líderes populistas del Grupo de Puebla donde estará Fernández.

Pero Fernández le garantizó a Trump que no abandonará el Grupo de Lima, donde ayer estuvo Faurie como líder de la región e hizo un discurso abiertamente contrario a Maduro. El presidente electo de la Argentina, paralelamente, celebró la liberación de Lula, acusado de corrupción por el Lava Jato, y lo invitó a su asunción el 10 de diciembre próximo, lo cual agravó su crisis con el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que escaló su condena a Fernández en los días recientes. Bolsonaro ya había avisado que no vendrá a esa misma asunción, ni enviará a su vicepresidente. Nadie sabe cómo hará Fernández para deshacer ese nudo de miles de millones de dólares en el comercio bilateral.

Al salir de su prisión luego de 580 días detenido por ser procesado por corrupción en el Lava Jato, Lula tomó el micrófono y arremetió contra Bolsonaro. “Ustedes eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir el descaro y la canallada que un sector podrido del Estado brasileño tuvo conmigo y con la sociedad brasileña”, dijo el líder del PT, emocionado. “Salgo con el mayor sentimiento de agradecimiento. Tengo ganas de probar que este país puede ser mucho mejor cuando tenga un gobierno que no le mienta por Twitter como Bolsonaro miente. Brasil no mejoró, Brasil empeoró”, aseguró Lula.

En su extremismo, Bolsonaro y Fernández están a punto de romper el Mercosur y de complicar el intercambio comercial que existe entre ambos países. Fernández asegura que no quiere romper la relación bilateral, pero sus gestos conducen hacia ello. En medio de todo, el ex vicecanciller Eduardo Valdes, amigo de Fernández y de Arguello, suele decir que “hay que desideologizar las relaciones internacionales y fundarlas sobre la base de intereses”. Como hicieron Francia y Alemania luego de la Segunda Guerra. La idea es buena. Pero en aquella postguerra Francia tenía a Charles De Gaulle y Alemania a Konrad Adenauer, dos estadistas. Bolsonaro y Fernández tendrán que probar que lo son.

En Brasilia se celebró hoy la XVI Reunión de Cancilleres del Grupo de Lima, que abordó la crisis en Venezuela y redobló su pedido de “restauración de la democracia en ese país”. Todos contra Maduro. Faurie dijo que su gestión “contribuyó a visibilizar la situación de Venezuela” y dijo: “Es uno de mis mayores orgullos en estos años como canciller haber colaborado para defender la libertad y los derechos humanos de los venezolanos”.

El canciller de Macri dijo que el Grupo de Lima fue la “primera expresión de la comunidad internacional” en denunciar graves violaciones a los derechos humanos, que luego fueron ratificadas por el informe de la Alta Comisionada de la ONU para los DD.HH., Michelle Bachelet. Curiosamente, Bachelet es progresista. Recordó Faurie que el gobierno de Macri impulsó el respaldo internacional al presidente encargado, Juan Guaidó, además de haber acreditado a su representante Elisa Trotta como Embajadora en nuestro país.

En la Declaración del Grupo de Lima los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Venezuela (Guaidó) reiteraron y reforzaron su apoyo al Presidente Encargado Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional, como autoridades legítimas y democráticamente electas y reclamaron la realización de elecciones presidenciales libres, entre otros 23 puntos.

En tanto mañana sábado 9, en abierta contraposición al Grupo de Lima, Alberto Fernández inaugurará junto a su posible futuro canciller Felipe Solá en el hotel Emperador el Grupo de Puebla, cuya agenda diseñó el ideólogo de izquierda progresista chileno Marco Enriques-Ominami.

La futura estrategia para la región de la izquierda progresista será abordada por José Mujica, José Luis Rodríguez Zapatero, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Ernesto Samper, Fernando Lugo, Leonel Fernández, el candidato presidencial uruguayo Daniel Martínez quien ganó la primera vuelta de las elecciones, Fernando Haddad, Cuauhtémoc Cárdenas, Clara López Obregón, Jorge Taiana (ex Canciller); Julián Domínguez, Carlos Tomada, José Miguel Insulza, Álvaro García Linera, Celso Amorim y Carol Proner, entre otros. Ahora Fernández tendrá que elegir entre las ideologías, el populismo o el pragmatismo para acordar los problemas de la deuda privada y con el FMI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s