VACA MUERTA: LEJOS DE SER COMO LA SOJA DE LOS AÑOS 2000, COMO PRETENDE ALBERTO FERNANDEZ

UN EXPERTO EN ENERGIAS, JORGE LAPEÑA, ASEGURA QUE EL MAYOR YACIMIENTO DE HIDROCARBUROS NO CONVENCIONAL DEPENDERÁ DEL PRECIO INTERNACIONAL DEL CRUDO Y DE QUE SE HAGAN LAS INVERSIONES

Por Mariano Obarrio

El presidente electo Alberto Fernández diseñó un modelo económico que consistirá en políticas ortodoxas para resolver los problemas de la deuda y la macroeconomía y apuesta a reactivar la producción y el ingreso de dólares con el motor de Vaca Muerta y las exportaciones de combustibles, petróleo y gas, así como la soja le generó dólares al gobierno de Néstor Kirchner en 2003 por el aumento del precio internacional de los commodities.

El experto en energía Jorge Lapeña asegura que “de ninguna manera Vaca Muerta será la salvación de Alberto Fernández así como tampoco fue la salvación de Mauricio Macri”. Se trata, aseguró el ex secretario de Energía, de un “activo contingente” que para funcionar necesitará cumplir con requisitos esenciales como que no baje el precio del petróleo y que se hagan las inversiones.

“No se puede comparar con la Pampa Humeda, donde se siembra se cosecha y se vende al exterior. Vaca Muerta está atado a muchas cuestiones aleatorias”, dijo el presidente del Instituto Mosconi. Lapeña señala que muchos ignoran cómo se desarrolla un activo contingente. Nadie puede predecir el precio internacional del crudo. Macri congeló por 90 días el precio de los combustibles y bajó la producción drásticamente. “Hoy el precio del barril está a 60 dólares pero mañana puede bajar a 40 y se cierran todas las producciones”, ejemplificó.

Así y todo, el petróleo es un negocio más viable, mientras que el gas no lo es tanto: se vende internacionalmente a 2,80 dólares y los costos de producción en la Argentina son altamente mayores. Vaca Muerta es “un contingente” que puede ser puesto en valor luego de un largo proceso de aprendizaje intensivo en inversiones y siempre y cuando los precios internacionales del petróleo se mantengan altos.

“Un error en que han caído políticos y economistas en los últimos años es haber soslayado la característica de contingente o sujeto a una probabilidad de ese activo, confundiendo esto como un activo cierto y realizable que es lo que Vaca Muerta no es”, dijo Lapeña.

Una de las incertezas es precisamente el precio futuro del petróleo o del gas en el mercado internacional en el futuro. Lapeña dice que desde ya podemos afirmar lo siguiente:

a) Si el precio del gas natural en mercado mundial se mantuviera en los valores actuales (2,8 u$s/MMBtu) Argentina no podrá realizar ninguna exportación significativa por 2 razones. La primera razón es que sus costos de producción actuales son muy superiores al precio internacional. La segunda es que carece de infraestructura de transporte (gasoductos) para evacuar el gas y para licuar el gas y ponerlo en condición de ser exportado.

b) En el caso del petróleo de Vaca Muerta la situación es menos compleja para exportar a los precios actuales del crudo en el mercado mundial. Pero no creo que la economía de la explotación petrolera pueda soportar por ejemplo los precios del crudo que se dieron en el mercado mundial en 2014 y 2015.

En resumen, Vaca Muerta necesita un nuevo enfoque más basado en el Crudo que en el Gas. Debe desarrollarse sin subsidios y no puede omitirse que se trata de un “ACTIVO CONTINGENTE” sujeto a muchas aleatoriedades y no un ACTIVO CIERTO como es la Pampa Humeda por ejemplo.

PRIMEROS VETOS Y OBJECIONES AL GABINETE DE FERNÁNDEZ DESDE EL KIRCHNERISMO Y LA CAMPORA

SUENAN NOMBRES QUE NO GUSTARÍAN A CRISTINA Y A LA CAMPORA, AUNQUE ALBERTO FERNANDEZ POSIBLEMENTE INSISTA EN ALGUNOS DE ELLOS PARA EL GABINETE. REDRADO, RANDAZZO, BOSSIO, DE MENDIGUREN, TUNDIS, TROTTA, PERSIK Y EL CHINO NAVARRO, EN LA MIRA

Por Mariano Obarrio

Mientras que el peronismo unido celebra y se prepara su regreso al poder, la ex presidenta Cristina Kirchner y la agrupación La Campora pone algunas objeciones y vetos a los nombres que trascienden para el futuro gabinete del presidente electo, Alberto Fernández. Si bien el relato indica que todos trabajan “sin fisuras”, puertas adentro hay discusión y disputas. “El equipo lo define Alberto”, dijo un alto dirigente camporista. Otras voces aseguran que no necesariamente sea así con todos los nombres.

Algunos trascendidos indican que Cristina Kirchner reprobó o vetó a varios nombres. Pero esto no significa que Alberto Fernández le haga caso a la ex presidenta. Eso está por verse. Uno de los grandes interrogantes del próximo mandato será saber hasta donde llega el poder de veto de la Señora.

Martín Redrado

Uno de esos nombres objetados es el de Martín Redrado, con quien se enfrentó por el uso de las reservas del Banco Central en 2010. Terminó echándolo para reemplazarlo por Mercedes Marcó Del Pont, que ahora suena con fuerza para la AFIP.

También se señala que expresó objeciones a Diego Bossio, que fue el primero en aliarse a Daniel Scioli en 2015 cuando aún estaba en la Anses. El diputado Bossio sufrió un destierro similar en aquel momento al del fallecido operador Juan Carlos Mazzón.

Diego Bossio

Bossio y Mazzon, al igual que José Luis Gioja, conformaban un núcleo duro peronista que sostenía en 2015 que había que unificar al peronismo detrás de Scioli para evitar una derrota contra Mauricio Macri. El peronismo fue dividido a las elecciones y ganó Macri.

Juan Carlos Mazzon

Paradójicamente, hoy es Cristina la que promovió esa unidad al atraer a Fernández, a Sergio Massa y a los gobernadores para ganarle a Macri. Pero las heridas se mantienen desde entonces. Y Cristina nunca admitirá que Bossio y Mazzón tenían razón.

También la ex presidenta tendría objeciones hacia el diputado José Ignacio De Mendiguren en el área de Producción, un histórico crítico de las políticas del kirchnerismo que se alió con Sergio Massa hace cuatro años. También recelaría del ingreso al gabinete de Mirta Tundis para dirigir el PAMI. Como periodista especializada, Tundis era crítica de la gestión del PAMI y de la Anses en el gobierno kirchnerista.

José Ignacio De Mendiguren

Bossio, De Mendiguren y Tundis tienen en común que son dirigentes que responden al massismo. Fernández podría desoír algunos de estos vetos al conformar su gabinete. Se le atribuye a Cristina una frase: “Con Massa y Malena (Galmarini) en el nuevo gobierno, se tienen que dar por bien pagados”. Eso indicaría que la ex presidenta solo acepta a Massa y su esposa como aporte massista.

Mirta Tundis

Otro interrogante que surge es si Florencio Randazzo, que se enfrentó con ella en las elecciones de 2015 todavía tiene la bolilla negra de la Doctora. Podría ser titular del área de Transportes. Es un misterio si será o no. Randazzo quería ser candidato a presidente pero Cristina le dio el apoyo a Daniel Scioli y le ofreció a Florencio ir como candidato a gobernador. Randazzo se fue a su casa. Luego en 2017 Randazzo la enfrentó y perdió en las elecciones de senador.

Florencio Randazzo

Otro conflicto se cierne sobre la cartera de Educación. También existen desaveniencias. Está casi confirmado que Nicolás Trotta sería ministro y Jaime Persik secretario de Política Universitaria. Trotta es un joven con buena imagen de la máxima confianza de Fernández. Lo acompaña desde que éste era jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Es el rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y dirige los equipos técnicos de Alberto Fernádnez. La UMET es el reducto universitario de Víctor Santamaría, el jefe del sindicato de encargado de edificios (Sutherh), un dirigente que no tiene buenos vínculos con La Campora pero es muy influyente en el albertismo.

Nicolás Trotta

Persik preside el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y la Universidad Nacional de Hurlingham, y es cercano al intendente Juan Zabaleta. Se le atribuye una antigua amistad con el ex vicepresidente Amado Boudou, ahora preso por la causa Ciccone. Persik acompañó como segundo a Zavaleta en la Anses, Economía y el Senado.

Jaime Persik

Algunas versiones en el peronismo aseguran que el Instituto Patria, centro de operaciones del kirchnerismo, prefiere para el área educativa a Gabriela Diker, rectora de la Universidad Nacional de General Sarmiento, o a Ernesto Villanueva, rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (Florencio Varela). Les atribuyen a Trotta y a Persik poca experiencia en el mundo educativo.

Consultadas las fuentes oficiales de La Campora aseguraron: “No hay nada de eso, el equipo lo define Alberto y estamos trabajando con los equipos técnicos de maravillas”. Sin embargo, desde sectores K aseguran que los cargos de Trotta y Persik requieren de cuadros de mayor trayectoria en el mundo universitario. Le atribuyen a Gabriela Diker y a la diputada kirchnerista Laura Alonso la embestida contra estos preferidos de Alberto.

Gabriela Diker
Laura Alonso, diputada K

Vilma Ibarra, de confianza de Fernández, estaría al frente de la Secretaría Legal y Técnica. No hay problema con ello. Pero quien despierta resquemores en La Cámpora es su futuro subsecretario, que sería Gonzalo Ranova. Y también plantean reparos entre bambalinas hacia Fernándo “Chino” Navarro, líder del Movimiento Evita, que tendría un rol en la Jefatura de Gabinete junto a Santiago Cafiero.

Chino Navarro

¿Por qué no lo quieren al Chino Navarro en La Campora? “Porque tiene poder propio”, señaló un importante dirigente del espacio. La competencia por el poder y los cargos ya se comienza a palpitar en las vísperas del regreso de Cristina Kirchner de Cuba, algo que ocurrirá el domingo próximo, para terminar de configurar el gabinete de Fernández.