LA RADIOGRAFÍA DEL GABINETE “A”: ALBERTO, CRISTINA Y MASSA COMPARTIRÁN ESPACIOS LUEGO DE FUERTES TENSIONES

PARA ECONOMIA SIGUEN EN CARRERA MARCO DEL PONT, ABELES Y GUZMAN. MALENA GALMARINI IRÍA A AYSA. MASSA EQUILIBRA A ULTIMO MOMENTO. SURGE LUIS EUGENIO BASTERRA, DE INSFRAN Y LA CAMPORA, PARA EL MINISTERIO DE AGRICULTURA

_____________________________

Por Mariano Obarrio

En las últimas horas de incertidumbre y de fuertes discusiones internas, quedó confirmado que el presidente electo, Alberto Fernández, tendrá un gabinete compuesto por figuras del kirchnerismo puro, el massismo y una gran masa crítica del albertismo de la primera hora. Una decena de ministros o altos funcionarios responderán a Cristina Kirchner, mientras que la mayoría será del núcleo duro de Alberto, pero con aprobación de la vicepresidenta, claro, y un puñado reportarán a Sergio Massa.

El ministerio de Economía será la principal incógnita hasta mañana a las 18. Las versiones indican que están en carrera Mercedes Marcó Del Pont, ex presidenta del Banco Central, Martín Abeles, director de Cepal, y Martín Gurzmán, discípulo de Joseph Stiglitz. Marcó Del Pont por ahora está confirmada como titular de la AFIP.

El otro misterio es la AFI. El experto en comunicación Enrique “Pepe” Albistur se volvió a posicionar como potencial jefe de la inteligencia nacional porque ahora dice que hay que “ordenar y mejorar” ese organismo, que “es clave en cualquier país en serio”. Todos estos nombres serían albertistas puros. Es decir,surgidos de la cantera y o de la iniciativa de su equipo.

Los de Cristina

Después de tantas pujas y tensiones, la ex presidenta podrá tener injerencia real en los ministerios del Interior, Seguridad, Defensa, Salud, Cultura, Agricultura, Ambiente y en la Procuración del Tesoro. En el PAMI y el Anses directamente gobernará La Cámpora.

La Doctora tendrá a delfines incondicionales en una decena de cargos de primer nivel: Eduardo “Wado” De Pedro será ministro del interior; Sabina Frederic (muy cercana a Nilda Garré) de Seguridad; Agustín Rossi, de Defensa; Ginés González García, de Salud; Tristán Bauer de Cultura; Luana Volnovich será directora del PAMI, Alejandro Vanoli director de la Anses, y Luis Eugenio Basterra será ministro de Agroindustria. Volnovich y Vanoli desembarcarán con equipos camporistas de plena confianza de Máximo Kirchner.

Basterra parece haberle ganado la pulseada a Gabriel Delgado, a quien llamaron en las últimas horas para decirle “muchas gracias” por haber trabajado como “casi” ministro durante meses. Basterra es diputado y responde al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, con buena llegada a La Campora. Por otra parte, Carlos Zannini será procurador del Tesoro, el jefe de los abogados del Estado. Y Juan Cabandie iría a Ambiente, no se sabe si como ministro o secretario de Estado.

Juan Cabandie

Los de Massa

En las últimas horas, y luego de fuertes discusiones por los vetos de Cristina Kirchner a varios massistas como Diego Gorgal, Raúl Perez, Guillermo Nielsen, Diego Bossio y Mirta Tundis, Massa logró colocar al ex intendente de Junín Mario Meoni, su socio político, como ministro de Transportes. Y está a punto de lograr que Malena Galmarini, su esposa, sea presidenta de Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA).

Tendría a su cargo todas las obras de cloacas y agua del conurbano y CABA. Además, la senadora bonaerense Micaela Ferraro Medina será secretaria de Estado en Desarrollo Social. El massista y albertista Guillermo Nielsen presidirá YPF. El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, que también tiene esa doble condición, será ministro de Infraestructura.

Malena Galmarini

Los de Alberto

Mercedes Marcó del Pont es la referente de Matías Kulfas, Cecilia Todesca, y el marido de esta, Abeles. Y fue la que impulsó la repatriación de Martín Guzmán. La información oficial indica que Marcó del Pont irá a la AFIP. Pero fue inspiradora del plan económico que aplicará Alberto y nadie descarta que ella, Abeles o Guzman vayan a Economía. Todesca será vicejefa de Gabinete y principal asesora económica del Presidente. Kulfas será ministro de Desarrollo Productivo. El ultraalbertista Miguel Pesce será presidente del Banco Central. Y el extrapartidario Marco Lavagna será titular del Indec.

Mercedes Marcó Del Pont

El resto del elenco albertista es el siguiente: Santiago Cafiero jefe de Gabinete; Gustavo Beliz secretario de Planificación Estratégica; Felipe Solá canciller; Marcela Losardo, de Justicia; Claudio Moroni de Trabajo; Nicolás Trotta de Educación; Roberto Salvarezza en Ciencia y Tecnología; Matías Lammens, en Turismo y Deportes; María Eugenia Bielsa de Vivienda; Daniel Arroyo de Desarrollo Social; Elizabeth Gomez Alcorta de Equidad de Género; Sergió Lanziani en Energía; Alberto Hensel, en Minería; Julio Vitobello secretario general de la Presidencia; Vilma Ibarra secretaria Legal y Técnica; Remo Carlotto en Derechos Humanos, e Ines Arrondo en Deportes.

Por otra parte Francisco Meritello será secretario de Comunicación Social y Juan Pablo Biondi vocero presidencial. Y habrá un equipo de “consejeros del rey” considerado de lujo en la Presidencia: el jefe de asesores será el operador político Juan Manuel Olmos y se compondrá de Pepe Albistur (si no va a la AFI), Alberto Iribarne (judicial y político), Dora Barrancos (socióloga y feminista), la misma Cecilia Todesca y Victoria Tolosa Paz (Argentina contra el Hambre).

TRAICIONES, GARROCHAS, BOROCOTEADAS Y EL AUGE DEL NUEVO MARXISMO ILUSTRADO

LOS CAMBIOS DE CAMISETA POLÍTICA DE ANSALONI, AVILA Y CARAMBIA NO SON NUEVOS. LA HISTORIA RECIENTE REGISTRA LOS CASOS DE PICHETTO, MASSA, LOUSTEAU Y ROY CORTINA, ENTRE OTROS. GROUCHO MARX DEBERÍA CAMBIAR SU MÁXIMA

___________________________

Por Mariano Obarrio

La política perdió todos los códigos y los valores. La coherencia, las promesas y los compromisos pasaron a un segundo plano. Tres diputados que ingresaron en el Congreso por una lista de Juntos por el Cambio, que seguramente fueron a las marchas del “Sí se puede”, se pasaron antes de asumir a la bancada del Frente de Todos. No hubo en el medio medidas económicas o cambios de escenario político que justificaran el “salto en garrocha”. Sólo la pura conveniencia de ellos tres.

Pero la traición de Pablo Ansaloni, Beatriz Ávila y Antonio Carambia a los votantes de Cambiemos en las elecciones de 2019 no es un hecho nuevo. Un caso idéntico fue el de Eduardo Lorenzo Borocotó, que fue elegido diputado en 2005 por el PRO y Alberto Fernández lo presentó en pocas horas como diputado del Frente para la Victoria. El salto de partido a partido, sin aparentes motivos, pasó a llamarse así en la jerga política con el nombre de “borocoteada”.

En la campaña de estas elecciones hubo sucesivas “borocoteadas” en todos los niveles. Miguel Pichetto, que era jefe del bloque de senadores del PJ, se pasó al macrismo como candidato a vicepresidente. Su caso ocurrió luego de fuertes discrepancias con Roberto Lavagna y con Sergio Massa en el armado del “peronismo federal”. El caso de Pichetto tuvo un proceso diferente. Tuvo una fuerte discusión con Lavagna, porque este no aceptó competir en las PASO contra Massa y contra Juan Manuel Urtubey. Alternativa Federal quedaba vacía de contenido y de dirigentes porque Massa anunciaba su pase al kirchnerismo.

No toleró esa deserción. De prometer barrer a todos los ñoquis de La Campora, Massa pasó a abrazarse con Máximo Kirchner. El ex intendente de Tigre fue presionado por los intendentes y los referentes locales del Frente Renovador, que le decían que si no se unían con Cristina Kirchner en el conurbano iban a desaparecer como partido. Pero hasta ese momento Massa les negó a Lavagna, a Pichetto, a Graciela Camaño y a Luis Barrionuevo que planeara dar el salto.

Eduardo Lorenzo Borocotó

Roberto Lavagna no aceptó las PASO y eso expulsó a Massa, a Pichetto y a Juan Schiaretti que se refugió en el “cordobesismo” con lista corta solo para diputados sin apoyar a ningún candidato. Pero Schiaretti mantuvo buen diálogo con Macri porque en su provincia tiene votos. De ese peronismo federal, dos años antes, surgió un operador todoterreno que respondía a Massa. Se llamaba Alberto Fernández y había sido jefe de gabinete de Néstor y de Cristina Kirchner, contertulio de ellos en largas noches de Olivos, de donde se había ido con un portazo.

Pero Alberto Fernández retomó hace dos años su diálogo con Máximo Kirchner y luego terminó cerrando la candidatura presidencial con la Doctora. La garrocha, a veces, puede tener retorno al viejo amor.

Los principios de Marx

El legislador socialista Roy Cortina se iba a presentar por el lavagnismo como candidato a jefe de gobierno porteño. Pero no tuvo margen para su postulación y terminó en la lista de Horacio Rodriguez Larreta y alejado del socialismo de Santa Fe, que apoyó a Lavagna. Martín Lousteau había enfrentado a Rodríguez Larreta en 2015, amagó con ser candidato a jefe de gobierno con Lavagna en 2019, pero terminó cerrando un acuerdo con Larreta como candidato a senador nacional por CABA.

En este aspecto muchos dirigentes políticos, diputados y presidentes demuestran ser marxistas de la primera hora. Marxistas de Groucho Marx. En una adaptación ilustrada de la máxima de Don Marx, podrían resumir su plataforma electoral en una sola frase: “Estos son mis partidos políticos, pero si no me convienen tengo otros”.