Archivo de la etiqueta: Barack Obama

Verdades más allá de las diferencias por las atribuciones que se tomó La Doctora en NY

Se ha desatado una sorda discusión entre el Gobierno y la Iglesia. Los funcionarios que acompañaron a La Doctora a Roma a ver al Papa aseguran que el Pontífice bendijo todo lo que la Presidenta iba a decir, y finalmente dijo, en la ONU. Todas sus diatribas contra los Estados Unidos, según ellos, eran parte del mensaje papal, ya que Francisco condena la especulación financiera global y está preocupado por las once guerras actuales y por una eventual tercera guerra mundial.
Según ellos, Cristina vendría a ser la mensajera de lo que el Papa no puede decir en estos dos trascendentales conflictos.
Sin embargo, altísimas fuentes eclesiásticas aseguran que la Doctora sobreactuó, que se arrogó un papel de mensajera que Francisco no le dio, que ello generó inquietud y que existe malestar por las formas en que la Señora atacó a Barack Obama, algo que no estila hacer el Papa con los jefes de Estado.
Aquí está el matiz clave. Es posible que el Papa haya acordado los términos del discurso de Cristina y al mismo tiempo haya enviado luego a sus obispos más allegados a tomar distancia para preservar la figura papal del barro de la política. A esta altura sería un error desconocer que Francisco es un experto operador político de la Iglesia y parece que lo está demostrando. No por ser el carismático jefe del catolicismo habría de dedicarse sólo a ser Pastor sin pretender influir sobre la política nacional o internacional, como, por otra parte, lo hizo durante toda su carrera.
En la Rosada dicen que Francisco entonó a la Doctora y ésta, cebada en su entusiasmo, transmitió crudamente lo que, según amigos de ambos, se habló a solas entre cuatro paredes: la teoría difundida en algunos círculos de un país que financia al terrorismo y luego lo combate para impulsar la industria para la defensa, la venta de armas, motor del crecimiento de su economía estancada.
Por eso, luego de las repercusiones del discurso en la ONU, Francisco pudo haber negado ante los obispos su supuesto aval al tono agresivo y crispado de la Señora contra Obama. El Papa no desmintió a la Doctora que se pesentó como la mensajera. Lo hicieron sus amigos obispos, y al igual que los funcionarios que invocan el apoyo papal, lo hicieron sin exponerse sino mediante trascendidos. En el Gobierno y en la Iglesia existen, como diría Amado Boudou, los “machos del off”. Gracias a Dios. Sin ellos no fluiría la información profusa que circula.
El Papa comenzó a sentir las primeras críticas dentro del Vaticano y de algunos fieles por darle tanto escenario a la Presidenta y a La Campora. Y por tratar darles entidad en Santa Marta a hombres K como Guillermo Moreno o el sindicalista Omar Suarez, del SOMU, que protagonizó un escándalo en su sindicato en estos días .
Algunos empiezan a mirar debajo de la sotana y suponen que Bergoglio podría estar mimando a Cristina como paso previo para que ella le dé apoyo, y no perturbe, la candidatura presidencial de Daniel Scioli. Una misión de paz dentro del peronismo para darle efectos prácticos a la “cultura del encuentro”. Hay viejos nexos entre el gobernador bonaerense y el Pontífice desde cuando este era cardenal primado de la Argentina. Se reunían periódicamente a escondidas de los Kirchner con un histórico dirigente del PJ como intermediario, cuando Bergoglio era para el Gobierno una mala palabra.
Según fuentes del peronismo y de la Iglesia, Scioli sería la alternativa del justicialismo, con chances ciertas de triunfo, que mejor interpretaría los deseos de la Iglesia en la Argentina y del papa Francisco para el futuro: un componedor que evita el conflicto y que busca siempre el punto de encuentro, un estilo antagónico al de Cristina.
No es nuevo este fenómeno en el que los representantes de Dios se involucran en las cuestiones del César aunque siempre lo negarán con culpa. Dirigentes del PRO recuerdan que Bergoglio telefoneaba a ministros de la Ciudad para pedir que determinados dirigentes, bien vistos por la Iglesia, fueran incluidos en las listas de candidatos a cargos legislativos. Hoy siendo Papa, dicen que el ex cardenal primado suele leer los diarios argentinos por internet de 4 a 6 de la mañana, para luego dedicarse a la misión papal. Y tiene informantes propios. Sabe todo lo que pasa en Buenos Aires.
Luego de la gira de la Doctora, Axel Kicillof fue a acompañar a Scioli a obras del arroyo El Gato en La Plata, donde un ministro de Economía no tiene nada que hacer ni opinar. Sorprendió que Kicillof le dijera al gobernador, sonriente y de buen humor, que Cristina lo “había instruido para que en el futuro acompañe más seguido a Scioli en sus recorridas”. ¿Kicillof vice de Scioli? ¿Scioli es el caballo del comisario? No se puede decir eso ni mucho menos. Algunos lo suponen. Aunque también se sabe que el Papa tiene una excelente relación con hombres del macrismo, con el propio Mauricio Macri y con Gabriela Michetti. Es posible que Francisco vea con buenos ojos que se ordene y unifique el PJ para evitar en el peronismo los enfrentamientos estériles y violentos de otras épocas, desatados por falsas ideologías. Y luego que gane el mejor. Para eso sirve el mandato “cuiden a Cristina”.Quizás Bergoglio vea con buenos ojos una contienda final entre Scioli y Macri, un peronista y un conservador, ambos con buenas relaciones con la Iglesia. En este contexto, la Doctora le hizo otros gestos al Papa: ordenó la pronta sanción del nuevo Código Civil que enterrará el aborto y los excesos en la fertilización asistida y convocó al Observatorio Social de la UCA para dialogar sobre los preocupantes índices de la pobreza y la indigencia que denuncia, los que contradicen a los más benignos y adulterados del Indec y los que ponen nerviosos a los K, que más de una vez salieron a desmentirlos. También allí, tras el almuerzo en Santa Marta, la Doctora habría llevado un “mensaje de paz”.

Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio el Mundo AM 1070

radd

El Gobierno y la Iglesia disienten sobre el rol papal en las críticas de Cristina

LA NACIÓN, domingo 28 de septiembre de 2014

por Mariano De Vedia y Mariano Obarrio

Los duros discursos de Cristina Kirchner ante la ONU recibieron distintas interpretaciones en el Gobierno y en la Iglesia. Los funcionarios que integraron su comitiva aseguran que el ataque de la Presidenta al gobierno de los Estados Unidos por los fondos buitre y por la estrategia de combate al terrorismo “estuvo antes conversado con el Papa”. Pero obispos muy cercanos a Francisco se lamentaron de que ella “sobreactuó” y se atribuyó “un papel de mensajera” que Francisco no le concedió.

Revelaron que esa crispación generó “inquietud” en la Iglesia, según pudo advertir LA NACION en distintas fuentes eclesiásticas.

Sin embargo, un miembro notable de la delegación oficial del Gobierno enfatizó: “Todo lo que dijo Cristina en la ONU el miércoles último fue previamente conversado con el papa Francisco” en el encuentro del sábado 20.

Dijo que “del almuerzo de tres horas -en la residencia de Santa Marta, en el Vaticano- dos horas se habló de política internacional”.

Pero entre los obispos generó sorpresa el “maltrato” que la mandataria le dispensó al presidente de los EE.UU., Barack Obama. Ello marcó una diferencia de estilo con la Iglesia.

“Pretendió tirarle de las orejas a Obama, cosa que el Papa nunca hace en el trato con los jefes del Estado”, estimó un arzobispo.

Sin embargo, en el Gobierno aseguraron a LA NACION que “el Papa le volvió a expresar” a Cristina dos preocupaciones centrales en su agenda: “Las once guerras que hay en el mundo, con peligro de una tercera guerra mundial”, y la altísima desocupación de la juventud en Europa “producto de las burbujas financieras mundiales y de los capitales especulativos del sistema financiero”.

Si bien los obispos admiten las coincidencias entre Cristina y el Papa en condenar la especulación financiera y la proliferación de guerras, el matiz del desacuerdo reside en las formas agresivas que la Presidenta utilizó para expresarse ante la Asamblea General de la ONU y ante el Consejo de Seguridad.

“No se puede presentar esa coincidencia como una aprobación en bloque de todo lo que hace el Gobierno”, dijo un obispo a LA NACION.

En las narices de Obama, ella acusó a Estados Unidos de apañar “un terrorismo económico y financiero” para “desestabilizar a la economía de los países y provocar hambre, miseria y pobreza”. Sugirió que ese país tiene “amigos hoy que son enemigos mañana”, que abastece de armas a terroristas y que recientemente acordó con Irán combatir al grupo fundamentalista ISIS, pese a haber condenado a la Argentina por firmar un memorándum de acuerdo con Teherán por el juicio por la AMIA.

También cuestionó el operativo norteamericano para eliminar a Ben Laden, jefe de Al-Qaeda, y dijo ser “desconfiada” sobre las imágenes de degüellos de ISIS: las calificó de “puesta en escena”. “No se combate al terrorismo haciendo sonar tambores de guerra”, desafió.

Se presentó entonces como mensajera del Papa: “Antes de venir aquí estuve en Roma entrevistándome con otro compatriota […] y quiero traer fundamentalmente el mensaje de paz”. Y reveló que fue amenazada de muerte por ISIS por su «cercanía» con el papa Francisco”.

Un obispo cuestionó ante LA NACION esa “sobreactuación”: “La propia Presidenta dijo que el Papa no tiene mensajeros y sin embargo se atribuyó ser su mensajera en la ONU”, reflexionó. Lo había dicho Cristina en Roma tras ver a Francisco al desmentir al ceremoniero pontificio, monseñor Guillermo Karcher, que había dicho que a Francisco le “preocupa la gobernabilidad” en la Argentina. “Nadie habla por el Papa; no le preocupa la gobernabilidad”, dijo Cristina que sin querer, en esa misma frase, habló por Francisco.

Según confiaron a este diario en el Gobierno, “el Papa está muy crítico de la política antiterrorista de los Estados Unidos”. “Francisco quiso que ella sea la portadora del proyecto de Scholas Occurrentes ante la ONU y le pidió que lleve con ella a José María Del Corral, director de ese proyecto. Podría haberlo enviado a través del representante en las Naciones Unidas”, dijo una fuente oficial.

En la Iglesia se lamentan de que “el buen gesto del Papa de recibirla con cordialidad ha pretendido ser aprovechado políticamente”. También de que Cristina hizo una interpretación recortada de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium. “Francisco dice explícitamente que los dos grandes temas sociales son la inclusión de los pobres y el diálogo y la paz social. Estos últimos dos aspectos son omitidos por la Presidenta”, dijo la fuente que sintetizó el pensamiento de los obispos..

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio El Mundo AM 1070

radd