Archivo de la etiqueta: César Milani

La contraofensiva de Cristina: perseguir y denunciar a quienes la denuncien

 LA NACION, Domingo  30 de noviembre de 2014

La política y la economía ocupan un segundo plano en Olivos. La presidenta Cristina Kirchner está ahora más preocupada por defenderse de las investigaciones del juez federal Claudio Bonadio sobre su empresa Hotesur SA, que rozan a ella y a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner. Ordenó, así, denunciar a todos los que investigan a sus empresas, con el propósito de diluir la atención sobre su hotel cuestionado y generar sospechas sobre sus denunciantes, la oposición y los bancos.

animales-son“La estrategia es distraer con varias denuncias simultáneas e igualar a todos. Si hay un elefante sobre la calle, lo mejor para que no llame la atención es poner cien elefantes. La idea es tender un manto de sospechas general y politizar todo”, dijo un alto funcionario a LA NACION.

La contraofensiva abrió varios frentes en pocas horas: Cristina acusó públicamente a Bonadio de no presentar balances en la IGJ de una empresa familiar, al igual que Hotesur; el senador Marcelo Fuentes (PJ) lo denunció penalmente.

Luego, la AFIP denunció al banco HSBC por 4040 cuentas secretas en Suiza; el abogado Santiago Mansilla acusó a la diputada del GEN Margarita Stolbizer, la denunciante, por enriquecimeinto ilícito. Y la diputada Andrea García (PJ) acusó de varios delitos a la testigo Silvina Martínez, ex directora del Registro de Sociedades de la IGJ.

Es la primera vez que Cristina y su familia son investigados por supuestas irregularidades de una de sus empresas, Hotesur SA, y que un juez investiga el patrimonio de ella y sus hijos para determinar si pudo incurrir en lavado de dinero.

Un ministro aseguró a LA NACION que “no existe una coordinación organizada entre las denuncias a sus denunciantes”. Pero admitió que “todos los funcionarios sienten la obligación de no quedarse quietos, sin defender a la Presidenta”.

Sin embargo, LA NACION pudo saber que en las acciones participan funcionarios de primer nivel que relegan otras urgencias: los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y de Justicia, Julián Álvarez; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof; el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray; el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli; el diputado Eduardo De Pedro, y el jefe del Ejército, teniente general César Milani, que controla la Dirección de Inteligencia de la fuerza.

Todos ellos dirigen organismos clave que reúnen toda la información económica, jurídica y política en el Estado. El caso de Álvarez es emblemático: controla el Ministerio de Justicia casi a la par del ministro Julio Alak, pero está al frente de esta operación porque, además, integra el Consejo de la Magistratura junto con De Pedro, donde también denunciaron a Bonadio.

De ese cruce de información surgió la certeza de que varios jueces y fiscales se reunieron en asados, almuerzos y comidas, para conspirar contra Cristina Kirchner y activar las causas judiciales contra el Gobierno. En Balcarce 50 acusan en reserva a los jueces de presionar contra la aprobación del nuevo Código Procesal Penal, que les quitará las facultades de instrucción.

Un ministro comentó, además, que el Gobierno tiene la teoría de que “el Grupo Clarín alentó la denuncia contra Hotesur SA para tapar la fragmentación de la oposición”.

Señaló que “Bonadio es amigo de Sergio Massa y está vinculado a Clarín” y hasta “podría ser candidato a diputado” del Frente Renovador.Otra fuente oficial comentó a LA NACION: “Es amigo de Massa, pero la decisión de ir contra Hotesur es de Bonadio”. También el juez conoce bien al ex ministro del Interior menemista Carlos Corach, hoy muy cercano al gobernador bonaerense y candidato presidencial Daniel Scioli, y al senador Miguel Pichetto.

Según sospecha Cristina Kirchner, las investigaciones locales tienen mucho que ver con las que realizan los fondos buitre en los Estados Unidos sobre “la ruta del dinero K”. De allí su advertencia pública de que no se dejará “extorsionar por caranchos judiciales”. Y hasta duda ahora, por ello, de impulsar un acuerdo con los fondos buitre desde enero para no aparecer rendida ante ellos.

La ofensiva sobre Bonadio busca generar temor sobre otros jueces y potenciales denunciantes.

Sus allegados aseguran que su caso es más leve que el procesamiento del vicepresidente, Amado Boudou, porque Hotesur “sólo incurrió en una falta administrativa”, como no presentar balances ante la IGJ. En lo electoral está tranquila por la fragmentación de la oposición.

LA IGJ, BAJO LA LUPA DE OLIVOS

El Gobierno evalúa que el requisito de presentar balances ante la Inspección General de Justicia (IGJ), instituido en enero de 2010, es “redundante”, porque ellos deben ser presentados sólo ante la AFIP. Por ahora no se revocará, pero el asunto está en análisis. La Casa Rosada dejó trascender que buscará regularizar de manera progresiva las 250.000 empresas que estarían en la misma situación que Hotesur SA, la sociedad de Cristina Kirchner y de sus hijos..

Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por Radio El Mundo AM1070 

MafaldaAllumeRadio

El ejercito encabeza los aumentos presupuestarios para tareas de inteligencia

LA NACIÓN, lunes 25 de agosto de 2014

El reparto presupuestario para las tareas de inteligencia muestra al teniente general César Milani como un claro ganador. En los últimos cuatro años la presidenta Cristina Kirchner le otorgó una cuota creciente de poder a la Dirección General de Inteligencia del Ejército (DIE), controlada por el jefe de esa fuerza, que no administra hipótesis de conflicto externas, y, en cambio, relegó a la Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE), que dirige Héctor Icazuriaga.
Desde 2010, el presupuesto de la DIE creció 156%, en un país sin guerras ni conflictos graves, en tanto que el de la SI sólo se elevó 34%.

IMG_1972
Fuente: LA NACIÓN en base a datos del Centro de Investigaciones y Estudios Estratégicos (CIEE)

La paradoja consiste en que la ley de inteligencia 25.520 ordena a la SI investigar como auxiliar de la Justicia temas de seguridad ciudadana, una demanda social urgente: narcotráfico, lavado de dinero, terrorismo, crimen organizado y otros delitos.
Pero el jefe del Ejército logró la confianza de la Presidenta. Pese a que la Justicia lo investiga por supuestas violaciones de los derechos humanos en la dictadura, Milani ascendió a subjefe del Ejército en 2010 y desde entonces el presupuesto para la DIE pasó de $ 168,2 millones a 431,1 millones en 2014.
Más aún, desde que ascendió a jefe del Ejército, el 3 de julio de 2013, la partida de inteligencia militar saltó casi 100 millones, de 332,9 millones a los 431,1 millones de este año.
En cambio, la SI pasó de 514,7 millones a 689,3 millones en ese lapso: sólo creció 33,93%. Un tercio de la inflación acumulada en cuatro años. Aunque es casi un ministerio: tiene 1850 agentes (en 2003 tenía 2083).
Así lo consignó un informe para LA NACION del Centro de Investigaciones y Estudios Estratégicos (CIEE), que dirige el ex diputado justicialista Miguel Ángel Toma, ex secretario de Seguridad y de Inteligencia.
Con esos 431 millones, la DIE supera hoy ampliamente a cualquier cuerpo de inteligencia del Ministerio de Seguridad de los que controla el secretario Sergio Berni. En 2014, el de Policía Federal tiene asignados 203,8 millones; Gendarmería, 244,7 millones; Prefectura, 76,4 millones, y PSA, 45,3 millones de pesos.

IMG_1973
Fuente: LA NACIÓN en base a datos del Centro de Investigaciones y Estudios Estratégicos (CIEE)

La Dirección de Inteligencia Criminal, que coordina a todas éstas, sólo contará con 41 millones, diez veces menos que la DIE.
Todas las direcciones de inteligencia de Defensa (DIE, Fuerza Aérea, Armada y Estado Mayor Conjunto) gastarán $ 626,9 millones este año, las de Seguridad suman 611 millones.
Y de esos 626,9 millones, 431 son de la Inteligencia de Ejército: 68,7%. El 31,3% restante se reparte entre las inteligencias de Fuerza Aérea, Armada y Estado Mayor Conjunto.
“El Ejército y Defensa hacen inteligencia en un país sin hipótesis de conflicto. En cambio, la SI y el Ministerio de Seguridad deben ocuparse de amenazas estratégicas como el terrorismo y el narcotráfico, entre otras”, señaló Toma a LA NACION.

“Se le otorgó a la inteligencia militar la capacidad y los medios para controlar y perseguir a dirigentes políticos, sindicales, sociales, empresarios, periodistas y toda persona sospechada de ser una amenaza para los intereses de la facción gobernante”, denunció el ex legislador.

“Es un mecanismo intimidatorio de coacción”, afirmó. Y agregó: “Este dato es ilustrativo del desinterés del Gobierno frente al reclamo de seguridad”.

El diputado Julio Martínez (UCR-La Rioja) coincidió:

“Usan la inteligencia militar para hacer inteligencia interna a todos los opositores y también a los oficialistas para saber cuándo los pueden traicionar”.

Como miembro de la Comisión de Defensa de Diputados, Martínez dijo que pidió informes sobre el destino de los recursos crecientes de la DIE y citó al ministro de Defensa, Agustín Rossi, pero no obtuvo respuestas.
La diputada Patricia Bullrich (Unión Por Todos) recordó que en 2010 Milani expuso en el Regimiento de Patricios las nuevas inversiones en inteligencia militar: drones, visores nocturnos, equipamiento para intercepción de comunicaciones militares y materiales de entrenamiento. “Todo se usaba, según él, para hacer inteligencia externa”, dijo la diputada.
“Pero luego se acercó y me dijo de manera intimidatoria que sabía quién era mi asesor en inteligencia. Yo le contesté que sabía muy bien quien era él y que hiciera lo que se le cante con su información. Tras su exposición, me hizo ver que la información real, interna, la tenía él”, recordó Bullrich.
La oficina de prensa de Defensa confirmó a LA NACION el salto presupuestario de la DIE, pero indicó que fue mayor, de 168%. Explicaron que el conjunto del presupuesto de Defensa creció 181%, por lo que la suba de la DIE fue menor. “Dentro del presupuesto de Ejército, la DIE representaba un 4% en 2010 y ahora un 3,8%. Y en Defensa antes era de 1,3% y ahora de 1,2%”, dijo la vocera de Rossi.
Según Toma, esa comparación “no es válida porque el presupuesto de Defensa incluye sueldos de todas las Fuerzas Armadas, que no están incluidos en la partida de la DIE”.
Además, agregó, “es diferente equiparse en armamento, uniformes, transportes o municiones, que había un retraso, que hacerlo en equipamiento y tecnología de inteligencia”.
Respecto del destino de los recursos y actividades de la DIE, Defensa consignó que no puede informar porque la ley de inteligencia 25.520 resguarda el secreto de ese organismo.
Pero la misma ley ordena que la SI debe dirigir el Sistema Nacional de Inteligencia, compuesto por la inteligencia militar (Defensa) y la criminal (Seguridad). Hoy la DIE está por encima de todas.

51e83f9a7a23e_576_!

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 por radio El Mundo AM 1070 (o haciendo click acá)