Archivo de la etiqueta: Ciccone

Un vuelo especial con todo el gabinete, cargado por la expectativa mundialista

La Nación, jueves 10 de julio

20140710-112416-41056373.jpg

 

 

 

 

 

En el avión que transportó al vicepresidente Amado Boudou y al gabinete de la presidenta Cristina Kirchner había cierta tensión y un clima mundialista. La premisa del comandante era salir con puntualidad y regresar temprano: elacto por el Día de la Independencia debía ser breve y austero, sin mucha gente y sin cadena nacional. La jefa del Estado apostó a que todo quedara rápidamente en el olvido. No quería distraer la atención de la gente en un día en que el foco de atención estaba en el partido que la selección argentina jugaría contra su par de Holanda por las semifinales de la Copa Mundial de Brasil. Sin embargo, Cristina Kirchner quería enviar el mensaje hacia fuera y hacia dentro del peronismo deque no iba a esconder a Boudou, pese a su procesamiento. “Tampoco pretendía un fuerte protagonismo del vicepresidente”, confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales. La excusa del Mundial era perfecta para minimizar el impacto negativo que supone que un vicepresidente acusado de cohecho y tráfico de influencias presidiera el acto por el Día de la Independencia. “El Mundial desdramatizó la presencia de Boudou en Tucumán. La gente ayer pensaba en otra cosa. Le quitó visibilidad”, dijo un ministro que viajó en el avión de Austral afectado a transportar funcionarios. El posterior triunfo de la selección de Alejandro Sabella, por penales, llevó alivio al Gobierno. Esa noticia disimularía la fría presencia en Tucumán de Boudou. Según pudo saber LA NACION, Boudou conversó con todos los ministros y secretarios en el avión. Había un clima cordial, nadie se animó a recriminarlo en privado (presienten el apoyo de la Presidenta), pero tampoco hubo calidez hacia el vice.Los funcionarios o legisladores con aspiraciones para 2015 eran los más reacios a acompañar al vicepresidente en su discurso y a aplaudirlo. “De los gobernadores, nadie quería ir -de hecho casi ninguno fue- y a los ministros hubo que convencerlos”, señaló un funcionario. Los viajeros de ayer que son candidatos presidenciales son Florencio Randazzo, ministro de Interior y Transportes; Agustín Rossi, de Defensa, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Parecían los más incómodos con participar de la foto con Boudou. Las prevenciones aumentarán conforme avancen otras causas judiciales que afectan a Boudou por presunto enriquecimiento ilícito y la compra de un auto con papeles falsos. “Ya cuando reemplazó a la Presidenta en su operación de cerebro, Boudou no tuvo casi agenda propia. Seguramente cuando ella viaje a Brasil, la semana próxima, se intentará también minimizarlo”, señaló otra fuente. Un ministro señaló que Boudou reemplazará a Cristina cuando ésta viaje el martes a la Cumbre del Brics (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica). Hasta ahora, el viaje está confirmado, aunque sujeto a cómo evolucione su cuadro de faringolaringitis aguda. Cristina no quiere darle licencia a su vicepresidente. Tampoco lo quiere reemplazar en el traspaso del mando porque sería admitir su debilidad. “En el avión, el monotema era el Mundial. El comandante y todos activaron todo para salir rápido, apuraban a todos los pasajeros, para estar puntuales y volver temprano para ver el partido de la Argentina”, dijo un alto funcionario. Despegó a las 9 en punto, llegó a las 11 a Tucumán; regresó pasadas las 13 y arribó a las 15 a la Capital, dos horas antes del match. “Fue un episodio de la previa del Mundial”, describió un pasajero. Boudou tenía orden de Olivos de hacer un discurso relámpago y liquidar el trámite. Viajó en los asientos de primera clase, junto con Randazzo; el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, entre otros. Más atrás iban ministros y funcionarios de segunda línea a los cuales Boudou saludó durante el viaje en un recorrido por el pasillo de la aeronave. Ahora, la gran apuesta de Cristina para ganar terreno político serán las visitas de los presidentes de Rusia y de China. “Esos dos jefes de Estados equivalen a un [Barack] Obama. A falta de Obama, compensamos con ellos”, bromeó anoche un ministro. Ante el acorralamiento de la política interna, las causas de Boudou y los fondos buitre, la Presidenta apostará a tomar oxígeno con la política exterior. Además, luego del triunfo de la selección ayer, y si la selección gana el título mundial el domingo, intentará recuperar protagonismo y mejorar el humor social abatido por la recesión económica.. Mira otras notas de Mariano Obarrio en La Nación.

Preocupa al Gobierno un segundo procesamiento contra el vicepresidente

CRISTINA3La decisión política de la presidenta Cristina Kirchner es sostener el cargo a Amado Boudou. Sin embargo, en las últimas horas llegó a la Casa Rosada información que indica que el juez Claudio Bonadio podría dictarle un nuevo procesamiento a Boudou, con lo cual su situación política e institucional se complicaría aún más. Así se reabrirá el debate sobre si el vice debe pedir licencia para evitarle un mayor desgaste político a la jefa del Estado. La causa que instruye Bonadio es la que investiga la compra por parte de Boudou de un auto importado marca Honda con papeles supuestamente falsos.

“Todo está muy movido. Estamos esperando la evolución de los acontecimientos. Un segundo procesamiento, en este escenario, sería grave políticamente. Nada está definido sobre la continuidad de Boudou. Por ahora se mantiene en el cargo, pero cualquier decisión está en stand by”, dijo ayer un alto funcionario de Balcarce 50.
El viernes último, Boudou fue procesado por el juez federal Ariel Lijo en el caso Ciccone por los delitos de cohecho y de negociaciones incompatibles con la función púbica.
En este complicado panorama se agrega otro contratiempo. Bonadio citó a Boudou para que preste declaración indagatoria el miércoles 16 de julio. Precisamente, ese día la Presidenta estaría participando en Brasilia de la VI Cumbre de presidentes del Grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).
En ese caso debería delegar el mando en Boudou, que quedaría expuesto a las críticas opositoras. No se descartaba ayer que los abogados del vicepresidente soliciten a Bonadio una nueva prórroga para declarar. Originalmente, el juez lo citó para el 1° de julio y el vice pidió una postergación. En rigor, Boudou también había sido citado por Lijo originalmente para el 15 de julio y el vicepresidente pidió anticipar su indagatoria por ese mismo viaje de Cristina, por lo cual el juez lo indagó hace casi un mes.
El miércoles último, la mandataria evitó el traspaso de los atributos del mando a su vice, debido a que debió guardar reposo por un cuadro de laringofaringitis aguda.
Hasta ayer, no había confirmación oficial sobre los detalles del viaje de la Presidenta a Brasil. Pero la Presidenta no lo quiere perder, porque buscará allí apoyo en el conflicto con los fondos buitre por el fallo del juez Thomas Griesa.
Según Itamaraty, la diplomacia brasileña, los países del Brics se reunirán en Fortaleza el martes 15 de julio y la invitación para la Presidenta y los otros mandatarios de la Unasur será para el 16 y 17 en Brasilia. La Casa Rosada todavía no dio definiciones oficiales.
En el entorno de Boudou también están convencidos de que Bonadio lo procesará. Esa incertidumbre sobre su futuro habría sido uno de los temas que conversó anteayer con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en la Casa Rosada.
También a Balcarce 50 llegó un mensaje del bloque de senadores del Frente para la Victoria, que preside Miguel Pichetto: un segundo procesamiento de Boudou sería casi imposible de defender ante la oposición, máxime cuando muchos legisladores deben revalidar sus bancas en 2015 o serán candidatos a gobernador en sus provincias.
“Boudou se llevará puesto al peronismo. El peronismo no se va a inmolar”, dicen algunos senadores. Pronostican que será difícil que el vicepresidente pueda presidir las sesiones, sin que la oposición se retire del recinto o lo ataque en sus discursos.
No fue casual que el ex presidente provisional del Senado José Pampuro, hombre cercano al gobernador bonaerense Daniel Scioli, le reclamara a Boudou que pida licencia. El propio Pichetto hizo el miércoles último en el Senado una tibia defensa de Boudou y dijo que debía tomar una decisión sobre el pedido de licencia que reclama la oposición.
Además, el consejo nacional del PJ, que preside Eduardo Fellner, también pronunció anteayer un tibio respaldo, solo para no defraudar un expreso pedido del secretario legal y técnico, Carlos Zannini, de parte de Cristina.
“Está la causa del auto trucho, la de enriquecimiento ilícito y varias más. En función de cómo evolucione todo, se verá si le piden licencia, por ahora lo bancan”, dijo a la nacion un alto funcionario.
La Presidenta evalúa entre el costo político de mantener a Boudou o las graves consecuencias judiciales que podría deparar su pedido de licencia. “Si pide licencia, queda demasiado solo ante el juez”, razonó un allegado a Cristina. Para el Gobierno, Boudou comienza a ser una mochila demasiado pesada de cargar.

Cristina ordenó mantener silencio y planifica la defensa

82821670-2En el gobierno de Cristina Kirchner no sorprendió el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou, acusado de cohecho y tráfico de influencias en la causa Ciccone. Sin embargo, la noticia preocupó porque “no deja de ser muy grave” y porque la Presidenta no la esperaba tan rápido, este fin de semana , sino después de la feria judicial, que comenzará el 18 de julio. Un signo elocuente de esa preocupación fue el cerrado silencio que ella ordenó mantener a todos sus funcionarios sobre el caso, pese a que la oposición pidió a coro el inmediato juicio político y remoción de Boudou.
Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la postura de Cristina Kirchner seguirá siendo la misma: sostener a Boudou y no pedirle la renuncia ni una licencia pese al costo político que paga la Casa Rosada. De todos modos, no se descartan posibles sorpresas.
Apenas se enteró del procesamiento en la madrugada de ayer , Cristina se comunicó con el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, con quien viajó horas antes a su provincia, Santa Cruz.
“Si le piden licencia a Boudou, eso sólo lo saben la Presidenta, Zannini y Máximo Kirchner. De esa mesa no sale. Por ahora, ni renuncia ni juicio político”, dijo una fuente en Balcarce 50. “Hay un 70% a 30% de posibilidades de que lo sostengan. Y se apoyarán en el caso de Mauricio Macri, que está procesado por escuchas”, agregó un alto funcionario.
“No pedirá licencia. Sería convalidar una operación que sería replicada con el resto del Gobierno”, dijo otro funcionario cercano al vice.
No trascendió lo que conversaron Cristina y Zannini en el Sur, pero sí que se pusieron al frente de la respuesta de la defensa de Boudou.
También habrían conversado con Boudou, que se encuentra en Cuba, aunque sus voceros no lo confirmaron ni lo negaron.
Se supo que Cristina y Zannini aprobaron el comunicado de los abogados defensores del vicepresidente, Diego Pirota y Eduardo Durañona, que anunciaron que apelarán ante la Cámara Federal el procesamiento que dictó el juez federal Ariel Lijo. Contenía duras críticas al juez y sus pruebas. La letra fue acordada con Zannini.
Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la Presidenta comprobó ahora que deberá convivir hasta el final de su mandato, en diciembre de 2015, con la presión constante sobre Boudou por parte de la oposición. “El procesamiento era esperable, no sorprende, pero sí preocupa: es muy grave. El problema nos seguirá hasta 2015 y afectará a todos los candidatos presidenciales del PJ el año próximo”, resumió un ministro.
La apuesta del Gobierno es ahora obtener un fallo no tan negativo en la Cámara Federal, que puede confirmar la medida en forma total, parcial o desestimarla.
“Esperamos que la confirme en forma parcial. Sabemos que no puede desestimarla, porque le incendian Tribunales”, señaló a LA NACION un allegado a la Presidenta.
“De los dos delitos, cohecho y negociaciones incompatibles de la función, esperamos que la Cámara rechace el cohecho, el más grave, y minimice la medida”, agregó.
No se descarta que Zannini les aconseje a Boudou y a sus defensores la recusación a Lijo invocando una presunta falta de imparcialidad. Boudou acusa al juez de tener vínculos con un abogado de Nicolás Ciccone. Pero Lijo también procesó a este imputado y le quitó ese argumento al vicepresidente.
Ahora, sólo le queda a Boudou la posibilidad de señalar una amistad de Lijo con el banquero Jorge Brito, pero para recusarlo debería esperar a que se abriera la investigación por la ruta del dinero de Ciccone.
En el Gobierno tienen certeza de que Lijo apuró el procesamiento debido a que Boudou presentó anteayer un escrito para ampliar su indagatoria y el juez sospechaba que contaría algo de todo esto.
Un fantasma comenzó a circular en el entorno presidencial. Pese a la buena relación de Cristina con Francisco, Lijo fue recibido por el Papa el 7 de mayo último en Roma, se fotografiaron juntos y luego se precipitó la causa.
Los allegados a la Presidenta presienten que el apoyo papal a Cristina no se traslada a Boudou. Pero cerca de Francisco aseguraron que no habló del caso con Lijo.
El otro gran temor en el Gobierno sigue siendo que si el vicepresidente percibe que le sueltan la mano se lance a contar detalles del caso que salpicarían a otros funcionarios del Gobierno y al fallecido ex presidente Néstor Kirchner.
“Abandonarlo sería admitir la culpa y abriría una crisis institucional grave”, dicen en Balcarce 50.
No deja de inquietar en la Casa Rosada que el proyecto de ley de estatización de Ciccone, que firmó la Presidenta, podría ser interpretado como encubrimiento.