Archivo de la etiqueta: Julian Dominguez

Crecen versiones del retiro de Capitanich

LA NACION, domingo 28 de septiembre de 2014

En medio de la crisis por el tipo de cambio y la falta de dólares, derivada de la alta inflación, la presidenta Cristina Kirchner podría disponer durante la semana que comenzará mañana la salida del Gobierno del jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, a quien todas las versiones le pronostican un pronto regreso a la gobernación del Chaco, que ingresó en una profunda crisis política.

Desde antes del regreso de la mandataria de Nueva York, donde participó de la Asamblea General de la ONU, volvieron los rumores de cambios en el gabinete, para relanzar el Gobierno en el último tramo antes de las elecciones presidenciales de octubre de 2015.

“Los anuncios podrían ser en estos días. Posiblemente no pasen de esta semana”, señaló ayer a LA NACION una alta fuente que habita en el primer piso de la Casa Rosada.

“El mismo Capitanich comenzó a adelantar a sus funcionarios que hagan las valijas en estos días para regresar al Chaco y hasta se despidió de algunos funcionarios”, confiaron fuentes oficiales.

De todos modos, tal como sucede siempre en estos casos, será la propia Cristina Kirchner la que manejará en definitiva los tiempos de ese recambio. Máxime si se tiene en cuenta que la Presidenta suele ser muy celosa del manejo de la información y de su agenda.

En ese sentido, según comentan en su entorno, no le gustó nada que estas versiones sobre fuentes bien informadas, de las cuales LA NACION informó en su edición del 7 de septiembre pasado, hayan poblado los diarios y la prensa en general en estos días.

“Que se va Capitanich es seguro. El asunto es cuándo. Está debilitado y tiene que volver al Chaco. El momento lo decidirá la doctora”, señaló otra fuente oficial.

La silla de Capitanich tiene varios candidatos. Uno es el ministro de Economía, Axel Kicillof, pero éste no está interesado y prefiere quedarse donde está. Otro es el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde. Sin embargo, en los últimos días comenzó a circular la versión de que Recalde podría convertirse en ministro de Desarrollo Social, en representación de la agrupación La Cámpora.

En ese caso la actual ministra de esa área, Alicia Kirchner, podría reemplazar a Capitanich.

También para el cargo del chaqueño figuran los nombres del presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y del senador Aníbal Fernández, que ya ocupó ese lugar hace dos años.

Según trascendió, los popes de La Cámpora filtraron el dato de que Cristina ya les garantizó que ocuparán Desarrollo Social a través de Recalde, porque eso les garantizaría una estructura presupuestaria abultada con miras a las elecciones presidenciales de 2015.

Como se sabe, Cristina considera que sus herederos serán los jóvenes camporistas y quiere incluirlos a todos en las listas de candidatos a diputados y senadores para poder condicionar al futuro gobierno.

Si Kicillof deja Economía, podría ser reemplazado por su viceministro, Emmanuel Álvarez Agis.

En su reciente viaje a Roma, Cristina demostró que quiere privilegiar a La Cámpora. Si Recalde se va de Aerolíneas, la empresa podría quedar en la órbita del ministro de Interior y Transportes, Florencio Randazzo. Si Alicia Kirchner reemplaza a Capitanich, tendría bajo perfil, pero mucha confianza de Cristina, su cuñada. No habría cambios en el esquema de poder.

Por su fuerte pelea con Kicillof, el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, quedó como un candidato a irse, pero por ahora la Presidenta lo retiene.

Capitanich volvería a Chaco. Su vicegobernador en ejercicio, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, adelantó las elecciones y, en medio de fuertes peleas con su antecesor, puso en riesgo el triunfo electoral del PJ. Capitanich reasumiría el poder allí para intentar asegurarlo..

Escuchá a MAriano Obarrio los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades pro Radio El Mundo AM 1070

radd

Cristina busca capitalizar la pelea con los buitres pensando en 2015

LA NACIÓN, domingo 10 de agosto de 2014

La presidenta Cristina Kirchner considera que la negociación con los fondos buitre dio todo lo que podía dar y a partir de ahora las decisiones se tomarán día a día, de acuerdo con la conveniencia política coyuntural y a lo que dictaminen las encuestas para que esa batalla épica contra los holdouts le permitan designar un candidato presidencial propio con posibilidades de triunfo en las elecciones de 2015.
De no mediar una concesión del juez Thomas Griesa, o un acuerdo entre privados, bancos extranjeros y empresarios -opción que no descarta- Cristina dio por estancadas las tratativas hasta enero de 2015.
La mandataria se entusiasmó con el rebote de su popularidad tras el conflicto con los holdouts que desembocó en el default. Le atribuyó el mérito a la extrema radicalización en la negociación, que encabezó el ministro de Economía, Axel Kicillof, que le hizo acordar a la intransigencia del gobierno del fallecido Néstor Kirchner, según confiaron a la nacion fuentes de la Casa Rosada.

“Si hay acuerdo y les pagan a los buitres, o si deciden un default generalizado, eso lo determinarán las necesidades políticas y las encuestas”, confiaron funcionarios oficiales que siguen ese conflicto.

“Pero si los efectos de esa falta de acuerdo son una mayor crisis económica, las encuestas podrían volverse en contra y se modificará la política”, confió ese informante.
En la urgencia por la parálisis de la economía y la falta de crédito y de dólares, recuerdan, Kicillof negoció acuerdos de pago con Repsol y con el Club de París que sobrepasaron las expectativas de esos acreedores.
Los sondeos que consultó la Casa Rosada exhibieron un salto en la popularidad presidencial de 15 a 20 puntos -de 25 a 40/45%- tras la pelea con los fondos NML y Aurelius.
La Presidenta busca con su confrontación de tono épico, bajo el lema “Patria o buitres”, mejorar sus posibilidades de bendecir a un candidato presidencial con chances de triunfo, con miras a las elecciones de octubre de 2015. Si bien es cierto que esos sondeos registraron una mejora de la imagen de Kicillof, todavía el ministro está lejos de ser “el candidato de Cristina Kirchner”.

“Ella quiere poner varios candidatos en juego para acotar al gobernador bonaerense Daniel Scioli. Deja correr las versiones de Kicillof, lo elogia en público, pero también acompaña a Florencio Randazzo como ministro de Transporte en sus inauguraciones ferroviarias”, dijo un operador de la Casa Rosada.

El líder piquetero Luis D’Elía lanzó públicamente la postulación del ministro de Economía hace 15 días. Es cierto que D’Elía habla con el jefe de La Cámpora y también diputado Andrés “Cuervo” Larroque. Sin embargo, otro diputado camporista, Eduardo “Wado” De Pedro, corrigió hace tres días a D’Elía y desestimó “hoy por hoy” la postulación de Kicillof. Y dijo que “el proyecto de La Cámpora comienza en 2015”.“Kicillof y La Cámpora no son lo mismo. Estos son peronistas setentistas. El ministro es un ideólogo universitario”, comentó a la nacion un amigo de la Presidenta.

“El principal promotor de la candidatura de Kicillof es Kicillof”, aseguraron funcionarios de la Casa Rosada.

En paralelo con aquella batalla judicial, Cristina y el ministro apostarán a atenuar los efectos del default y, en un contexto de recesión, diseñaron la semana última medidas para evitar los despidos con subsidios a las empresas; reactivar con más gasto y emisión monetaria el consumo estancado, la actividad inmobiliaria y la fabricación de ómnibus. Fue una admisión clara de la crisis.
“Hay que cuidar que la pelea con los buitres no se vuelva en contra con una agudización de la crisis”, explicaron fuentes oficiales. “Por ahora Kicillof fortaleció al Gobierno y revirtió su caída de imagen”, agregaron. “Pero su verdadera chance -aclaran- depende de que logre un acuerdo, restablezca el crédito, baje la inflación y repunte la economía.”
El mejor escenario, admiten, sería que Griesa destrabe los pagos a los bonistas de 2005 y 2010 y saque del default al país. Sería presentado como un triunfo y permitiría seguir negociando con los buitres.
Sin embargo, Kicillof evalúa seriamente la idea de continuar en default y que los bonistas pidan el adelantamiento de los bonos reestructurados cuyos pagos fueron congelados por Griesa. La Argentina no podría pagarlos y propondría una reestructuración total de esos bonos y el cambio de jurisdicción a Buenos Aires. O sea, un default total..
Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

“Quiero retruco” CFK ordenó respaldar al VP tras otro procesamiento

LA NACIÓN, sábado 9 de agosto de 2014

La presidenta Cristina Kirchner estaba a punto de viajar a Santa Cruz cuando se enteró del segundo procesamiento a su vicepresidente Amado Boudou por falsificación de documentos de un auto importado. Sin embargo, nuevamente impartió la orden a todos los ministros del gabinete de redoblar el respaldo político para su ex delfín.

“El apoyo de la Presidenta no va a variar con un procesamiento más o con un procesamiento menos. Al contrario, en un principio va a doblar la apuesta”, confió a LA NACION un funcionario cercano a la mandataria.

La noticia no sorprendió a nadie en la Casa Rosada. La jefa del Estado resolvió viajar al Sur a pasar el fin de semana y antes dio la orden de que nadie hiciera declaraciones a la prensa sobre el caso Boudou.
El apoyo de ayer fue silencioso. No se descarta, empero, que en las próximas horas los funcionarios hablen del tema. “No hay cambios en la estrategia. Es un apoyo fuerte que se trata de que sea lo menos visible para minimizar los costos políticos”, señaló otra fuente oficial del primer piso de la Casa Rosada.
Es probable que, en el mediano plazo, Cristina Kirchner intente ocultar la figura del vicepresidente en los actos y compromisos institucionales más relevantes. Acaso espere un gesto de Boudou que la libere de tomar una decisión drástica. Pero no lo esconderá mientras esté en el candelero acorralado por los jueces.
La mandataria presiente que si le suelta la mano se debilitaría ella políticamente y Boudou podría implicar en la causa Ciccone a otros funcionarios de su gobierno.
Por ahora, ella dio luz verde a que el bloque kirchnerista en el Consejo de la Magistratura investigue al juez federal Claudio Bonadio por su desempeño en una causa sobre el contagio de pacientes con HIV. Bonadio es quien investigó y procesó ayer a Boudou en el caso del auto importado con papeles falsos.

La embestida contra el juez federal tiene todas las características de una feroz represalia política.
Una vez más, Cristina pidió a sus funcionarios que cierren filas con el vicepresidente. Aunque dentro del gabinete hay ministros muy preocupados por el efecto político que tendrá el escándalo que envuelve a Boudou con miras a las elecciones presidenciales de 2015.
La medida de Bonadio de ayer se sumó al procesamiento que Boudou recibió del juez federal Ariel Lijo en la causa Ciccone, donde se le imputó cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública. Esa medida fue apelada por el vicepresidente, por lo cual deberá considerarla la Sala I de la Cámara Federal, que podría ratificarla total o parcialmente, en pocas semanas.
En la Casa Rosada evalúan que es difícil que la Cámara revoque ese procesamiento. En consecuencia, la decisión de ese tribunal se sumaría a los traspiés que sufrió el vicepresidente.
Los ministros más inquietos son aquellos que tienen mucho en juego en los comicios del año próximo. Por ejemplo, el titular del Interior y Transporte, Florencio Randazzo,que será precandidato presidencial y competirá contra el gobernador bonaerense Daniel Scioli. En las mismas condiciones está el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Dominguez, que planea sumarse a esas primarias.
Otro postulante aun no declarado podría ser el ministro de Economía, Axel Kicillof, que también es partidario de soltarle la mano a Boudou para evitar más costos políticos.
También el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, quisiera despejar el conflicto: su provincia, Chaco, podría quedar en manos de UNEN en las próximas elecciones y el jefe de ministros no encuentra ningún beneficio en quedar asociado a Boudou.
El propio secretario legal y técnico, Carlos Zannini, ha sido un crítico furibundo del vicepresidente, aunque la estrategia judicial que aconseja se acomoda a las instrucciones políticas de la Presidenta.
Todos ellos presienten además que Boudou se trasformó en un escollo para la gestión. El Senado, por ejemplo, no puede sesionar sin grandes escándalos de la oposición.
La Presidenta ya conocía la decisión de Bonadio cuando el miércoles último le ordenó a Boudou asistir a la sesión de la Cámara alta. Y el vicepresidente acató con gusto. Fue una señal de la Presidenta a varias bandas.
Por un lado, desafió a la oposición y por otro disciplinó a los díscolos del Frente para la Victoria. Les tomó lista: hubo asistencia perfecta..

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades, radio El Mundo AM 1070 o haciendo click aquí

 

Con el Congreso vacío sólo Boudou despidió al presidente chino

La Nación, domingo 20 de julio

El presidente de China fue recibido por Boudou y dijo que fue una visita histórica

xijinpingLuego de haber firmado anteayer 20 convenios con la presidenta Cristina Kirchner, su par de China, Xi Jinping, fue recibido ayer en el Congreso por el vicepresidente Amado Boudou, y destacó que “ambos países se encuentran en un punto de partida histórico”, pese a que el oficialismo no logró reunir a la Asamblea Legislativa para homenajearlo, por falta de quórum.
Como visita de Estado correspondía, de acuerdo con las normas de diplomacia internacional, que Xi hablara ante la asamblea compuesta por todos los senadores y los diputados. El visitante dijo que vino “en visita de Estado para abrir nuevos horizontes”.
Pero la asamblea no pudo congregarse: la mayoría de los legisladores había comenzado sus vacaciones de invierno o había viajado a sus provincias por el fin de semana.
Así las cosas, el mandatario chino sólo pronunció su discurso en el Salón Delia Parodi de la Cámara de Diputados. Lo recibieron Boudou, el presidente de ese cuerpo, Julián Domínguez, y un grupo de diputados y senadores de la comisión bicameral de amistad con China.
La presidenta Kirchner había considerado la “asociación estratégica integral” firmada anteayer como “una política de Estado”, pese a que no la consultó con los partidos políticos de la oposición.
La mandataria y Xi Jinping suscribieron anteayer en la Casa Rosada préstamos chinos por 7500 millones de dólares y tecnología de ese país para represas hidroeléctricas y renovación ferroviaria.
Además, presentaron un intercambio de monedas o swap por US$ 11.000 millones entre ambos bancos centrales para prevenir crisis financieras especulativas y para mejorar el comercio bilateral.
Luego de firmar el libro de visitas ilustres en el Salón Azul del Senado, Xi se manifestó “dispuesto a hacer más esfuerzos para permitir el ingreso [en su país] de más productos argentinos”. Y estimó esa suba en US$ 10.000 millones.
Por la tarde, en la Cancillería se celebró la primera reunión del Diálogo Estratégico para la Cooperación Económica entre la Argentina y China, compuesto por los gabinetes de ministros de ambos países. Participaron todos los ministros y principales secretarios de Estado y directores de empresas estatales de ambos países. El ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que las dos naciones “están viviendo la etapa de mayor crecimiento de toda la historia del comercio bilateral y deben continuar trabajando para fortalecer este vínculo”.

“Hemos acordado condiciones financieras muy convenientes para el desarrollo de obras de infraestructura indispensables”, subrayó.

Los créditos de bancos chinos por US$ 4714 millones para las represas Cepernic y Kirchner y los US$ 2100 millones para el Ferrocarril Belgrano Cargas serán a 15 años con cinco y medio de gracia, a una tasa de 3,5 más Libor, un 4,75 en total.
Una parte de esos recursos serán para comprar equipamiento, turbinas y vagones chinos.
“Las represas generarán más de 5000 puestos de trabajo”, destacó el ministro Kicillof.
En el Congreso, Xi Jinping había recibido un combo de regalos. Boudou le obsequió una camiseta de la selección argentina de fútbol con el número 10 y su nombre. El mandatario celebró el subcampeonato en la Copa Mundial de Brasil y dijo que

“se podrá mejorar el fútbol en China con ayuda de ustedes”.

El vicepresidente completó su agasajo con una bandeja, un mate y el libro Néstor por Todos.
En tanto, Julián Domínguez le dio un bandoneón y dos libros: el Martín Fierro y otro con fotografías de la Argentina. Xi Jinping los retribuyó con una vasija de porcelana.
Domínguez aseguró que la relación bilateral “se encuentra en su mejor momento histórico”.
Boudou, que presidió una vez más un acto público tras haber sido procesado por el caso Ciccone, señaló que “en sólo diez años hemos logrado convertir esta asociación estratégica en una asociación estratégica integral” y agradeció “el acompañamiento de la República Popular China en el tema Malvinas”.
Entre las actividades de su agenda, el presidente chino rindió ayer un homenaje al general José de San Martín, acompañado por el canciller Héctor Timerman, en la plaza que lleva el nombre del prócer en el barrio de Retiro.
Tras su visita al Congreso, Domínguez invitó a Xi Jinping a comer un asado criollo en Luján, en la estancia La República, propiedad del ex banquero Raúl Moneta.
En tanto, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, le entregó las llaves de la ciudad al visitante, quien elogió Buenos Aires “porque es una ciudad próspera”. Macri dijo que “hay mucho para construir”..

Leé otras notas de Mariano Obarrio en La Nación

20140719-095820-35900316.jpg

Un vuelo especial con todo el gabinete, cargado por la expectativa mundialista

La Nación, jueves 10 de julio

20140710-112416-41056373.jpg

 

 

 

 

 

En el avión que transportó al vicepresidente Amado Boudou y al gabinete de la presidenta Cristina Kirchner había cierta tensión y un clima mundialista. La premisa del comandante era salir con puntualidad y regresar temprano: elacto por el Día de la Independencia debía ser breve y austero, sin mucha gente y sin cadena nacional. La jefa del Estado apostó a que todo quedara rápidamente en el olvido. No quería distraer la atención de la gente en un día en que el foco de atención estaba en el partido que la selección argentina jugaría contra su par de Holanda por las semifinales de la Copa Mundial de Brasil. Sin embargo, Cristina Kirchner quería enviar el mensaje hacia fuera y hacia dentro del peronismo deque no iba a esconder a Boudou, pese a su procesamiento. “Tampoco pretendía un fuerte protagonismo del vicepresidente”, confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales. La excusa del Mundial era perfecta para minimizar el impacto negativo que supone que un vicepresidente acusado de cohecho y tráfico de influencias presidiera el acto por el Día de la Independencia. “El Mundial desdramatizó la presencia de Boudou en Tucumán. La gente ayer pensaba en otra cosa. Le quitó visibilidad”, dijo un ministro que viajó en el avión de Austral afectado a transportar funcionarios. El posterior triunfo de la selección de Alejandro Sabella, por penales, llevó alivio al Gobierno. Esa noticia disimularía la fría presencia en Tucumán de Boudou. Según pudo saber LA NACION, Boudou conversó con todos los ministros y secretarios en el avión. Había un clima cordial, nadie se animó a recriminarlo en privado (presienten el apoyo de la Presidenta), pero tampoco hubo calidez hacia el vice.Los funcionarios o legisladores con aspiraciones para 2015 eran los más reacios a acompañar al vicepresidente en su discurso y a aplaudirlo. “De los gobernadores, nadie quería ir -de hecho casi ninguno fue- y a los ministros hubo que convencerlos”, señaló un funcionario. Los viajeros de ayer que son candidatos presidenciales son Florencio Randazzo, ministro de Interior y Transportes; Agustín Rossi, de Defensa, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Parecían los más incómodos con participar de la foto con Boudou. Las prevenciones aumentarán conforme avancen otras causas judiciales que afectan a Boudou por presunto enriquecimiento ilícito y la compra de un auto con papeles falsos. “Ya cuando reemplazó a la Presidenta en su operación de cerebro, Boudou no tuvo casi agenda propia. Seguramente cuando ella viaje a Brasil, la semana próxima, se intentará también minimizarlo”, señaló otra fuente. Un ministro señaló que Boudou reemplazará a Cristina cuando ésta viaje el martes a la Cumbre del Brics (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica). Hasta ahora, el viaje está confirmado, aunque sujeto a cómo evolucione su cuadro de faringolaringitis aguda. Cristina no quiere darle licencia a su vicepresidente. Tampoco lo quiere reemplazar en el traspaso del mando porque sería admitir su debilidad. “En el avión, el monotema era el Mundial. El comandante y todos activaron todo para salir rápido, apuraban a todos los pasajeros, para estar puntuales y volver temprano para ver el partido de la Argentina”, dijo un alto funcionario. Despegó a las 9 en punto, llegó a las 11 a Tucumán; regresó pasadas las 13 y arribó a las 15 a la Capital, dos horas antes del match. “Fue un episodio de la previa del Mundial”, describió un pasajero. Boudou tenía orden de Olivos de hacer un discurso relámpago y liquidar el trámite. Viajó en los asientos de primera clase, junto con Randazzo; el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, entre otros. Más atrás iban ministros y funcionarios de segunda línea a los cuales Boudou saludó durante el viaje en un recorrido por el pasillo de la aeronave. Ahora, la gran apuesta de Cristina para ganar terreno político serán las visitas de los presidentes de Rusia y de China. “Esos dos jefes de Estados equivalen a un [Barack] Obama. A falta de Obama, compensamos con ellos”, bromeó anoche un ministro. Ante el acorralamiento de la política interna, las causas de Boudou y los fondos buitre, la Presidenta apostará a tomar oxígeno con la política exterior. Además, luego del triunfo de la selección ayer, y si la selección gana el título mundial el domingo, intentará recuperar protagonismo y mejorar el humor social abatido por la recesión económica.. Mira otras notas de Mariano Obarrio en La Nación.