Macri debera contener a Michetti para ganar en primera vuelta y evitar el fantasma Lousteau

Mauricio Macri es indiscutido ganador. Ahora deberá contener a Michetti para poder darle a Horacio Rodríguez Larreta un triunfo en primera vuelta, el 5 de julio, y terminar el trámite. Algunos votantes de Michetti optaron por Lousteau, pero todavía podrían irse algunos más. Macri instalará que votar a Larreta será votar por el impulso a su proyecto presidencial para vencer al peronismo y al kirchnerismo.

Dificilmente los porteños quieran bloquear el crecimiento de una opción presidencial opositora a Cristina Kirchner y la elección podría nacionalizarse. Macri, Larreta y Michetti pondrán toda la carne al asador.

Eso podría arrimarle algunos apoyos que en las PASO no tuvo. Pero Elisa Carrió, aliada nacional de Macri, convocará a algunos macristas e independientes a dejar por un rato a Macri y prestarle a Lousteau los votos necesarios para dejar atrás, en tercer puesto, a Mariano Recalde y a La Cámpora. Para que Cristina Kirchner no llegue al ballotage.

Polarizar la eleccion por el segundo puesto. Esa es la apuesta de la jefa de la Coalición.

Carrió ya lo hizo en 3013. Entonces llamó a votar por Pino Solanas para sacarle el segundo lugar al FPV y despojó de la tercera banca de senador porteño por la minoría a Daniel Filmus. Solanas es senador gracias Carrió. Ahora está a punto de taponar a Recalde y hacer entrar en la segunda vuelta a Lousteau.

Carrió no lidera encuestas pero juega bien de tapón.

Macri deberá contener bien a Michetti y cerrar las heridas internas que dejó la PASO. No sólo debe retener el 47,3% sino agregarle algunos puntos para asegurarse evitar el ballotage contra Lousteau. El candidato de Carrió podría terminar captando en esa segunda vuelta el voto de kirchnerismo y de la izquierda porteña.

Lousteau fue la gran sorpresa de la elección, un “tapado” con el que muchos sectores quieren asestarle ahora un golpe a Macri, ya sea concreto o simbólico, o al menos darle un dolor de cabeza.

Pero Larreta quedó muy cerca del 50% y tiene las mejores chances. Por eso respira tranquilo. Michetti se alineó atrás de Macri, como era de esperar en el mismo acto de festejo.

Hay que esperar para saber si Gabriela ya perdió ayer a todos los votantes que compartía con Lousteau o si todavía pueden migrar algunos más el 5 de julio.

La reacción del líder de ECO fue enfrentar a Macri desde que se conocieron los primeros resultados. Su frente tiene como referentes a Ernesto Sanz y a Elisa Carrió. Carrió prometió ganarle al “pelado” en la segunda vuelta. ¿Se resentirá la alianza entre Macri, Sanz y Carrió si hay tanta polarización?

¿Qué harán los votantes K de Recalde en un ballotage entre Larreta y Lousteau? Seguramente pensarán en golpear a Macri para debilitarlo para las presidenciales. Esa jugada le conviene a Daniel Scioli. Pero también le conviene a Cristina. Y también a Sergio Massa, a Margarita Stolbizer, y desde ya a Carrió y a Sanz.

¿Se convertirá el ballotage en un plebiscito entre Macri y el resto del Mundo? Larreta quisiera competir contra Recalde: de ese modo el plebiscito sería entre La Cámpora y el resto de la Capital. Lousteau podría darle un susto y emparejar mucho.

De todos modos la oposición al kirchnerismo, podrá decir que la primera vuelta y la segunda será monopolizada por el frente Macri-Sanz-Carrió. “Juntos” pueden tener el 80% de los votos, más que Gildo Insfrán en Formosa o que Gerardo Morales en Santiago. Entre PRO y ECO ayer sumaron el 70%.

Frente al 23% que obtuvo Filmus en 2013; el kirchnerismo descendió a 18% es decir un 21,7% menos de votos en CABA. La Cámpora fue la gran perdedora. No viene con suerte. En Mendoza, Guillermo Carmona había sacado 12 puntos. Recalde también 12 si se cuentan sus votos individuales. Cristina no escarmienta y elige malos gestores y sin carisma como candidatos.

El objetivo del Gobierno era que el FPV sacara el piso histórico del PJ, un 25%, Y quedara en segundo lugar para un ballotage. Ayer fracasó en ambos objetivos. Fue una derrota en todos los frentes. Sin embargo, Cristina le exigió a su gabinete ir a aplaudir el 18%. Flaco favor le hizo a Scioli y a Randazzo, sus candidatos.

Si el candidato de los K es el “proyecto”, y tiene 18 puntos en CABA, significa q el No-proyecto tiene 82 puntos. Esta es otra lectura obligada.

La otra gran sorpresa, pero por la negativa: Guillermo Nielsen no alcanzó el mínimo para competir el 5 de julio. Sacó 0,9%. Los votos de Massa estaban repartidos entre Michetti y Lousteau según sus sondeos. Aún así, es muy pobre el desempeño del massismo. Ni siquiera tendrá que pedirle a Nielsen que se baje, como tenía previsto para apoyar a Lousteau. Nielsen deberá retirarse porque lo dice la ley.

No es un buen antecedente para el inminente lanzamiento de Massa como candidato presidencial, ni para la presión sobre Macri para conformar una gran PASO de la oposición en las presidenciales. Macri reaccionó hoy con duras críticas a Massa, señal de que no habrá ningún acuerdo con el ex intendente de Tigre.

Luego de muchas fotos y mails públicos con el papa Francisco, Gustavo Vera obtuvo solo el 0,7%. Se nota que los porteños han logrado separar las cosas: al Cesar lo que es del Cesar. A Dios lo que es de Dios.

Lousteau, el tapado que está en la mira de los presidenciables que le quieren ganar a Macri

Horacio Rodriguez Larreta, Mauricio Macri, Gabriela Michetti
Horacio Rodriguez Larreta, Mauricio Macri, Gabriela Michetti

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, apostó por Horacio Rodríguez Larreta en la pelea interna de Pro contra Gabriela Michetti y por más que las encuestas lo estarían favoreciendo su posible éxito podría terminar siendo, paradógicamente, su mayor complicación. Necesita -al menos eso cree- el triunfo de su jefe de gabinete y busca que en conjunto se acerquen al 50% de los votos para afirmar su liderazgo con miras a las PASO presidenciales del 9 de agosto próximo.

Cristina Kirchner, Martín LousteauPero todos los demás candidatos presidenciales de la oposición porteña, incluso los aliados de Macri, tienen como “esperanza blanca” a Martín Lousteau, precandidato de ECO. Una carambola electoral puede beneficiar al ex ministro de Economía de Cristina Kirchner y autor de la 125: que hoy gane Larreta y que en la primera vuelta del 5 de julio él mismo quede en segundo lugar con algunos votos michettistas desencantados.

En ese caso, enfrentaría a Rodríguez Larreta en un ballotage el 19 de julio con apoyo de todos los partidos opositores porteños, incluido el kirchnerismo. Ese sería un final abierto.

Lousteau tendría apoyo directo de los precandidatos presidenciales Ernesto Sanz (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica) y, bajo cuerda, y para golpear a Macri, de Sergio Massa (Frente Renovador), Margarita Stolbizer (SurGen), Daniel Scioli y Florencio Randazzo (Frente para la Victoria, FPV).

Daniel Scioli, Mariano Recalde, Cristina Kirchner, Florencio Randazzo
Daniel Scioli, Mariano Recalde, Cristina Kirchner, Florencio Randazzo

Es cierto que Scioli y Randazzo respaldaron a Mariano Recalde, el precandidato del FPV favorito de la presidenta Cristina Kichner. Pero lo acompañaron en algunos pocos actos y enviaron funcionarios de segunda línea a su cierre de campaña. Sólo eso. Demasiado poco.

El objetivo realista de Scioli es que Recalde obtenga hoy el piso histórico del peronismo en la Capital, de 25%, para luego sumar 10 puntos más en las PASO de agosto y acortar distancias con Macri.

Segunda meta del PJ: que Michetti le gane a Rodriguez Larreta y así desgaste a Macri. Además, Lousteau no crecería tanto en los comicios de julio y Recalde podría ir contra Michetti en un ballotage. El problema de ese escenario es que Michetti retendría todo el voto de PRO y sumaría a los anti K, incluido los de Lousteau. Por lo tanto, Recalde tendría cerrado el camino de un triunfo en un ballotage.

En cambio, si Rodriguez Larreta le gana hoy a Michetti, algunos votantes de ella, que no votarían a Larreta, se trasladarían en julio a Lousteau y éste podría obtener el segundo puesto en julio -no hoy- y entrar en la segunda vuelta contra el protegido de Macri. En ese escenario, el kirchnerismo se inclinaría por Lousteau.

Si ese fuera el caso, paradógicamente, Lousteau tendría tambien apoyo de Massa, Sanz y Carrió. Incluso el de Stolbizer.
Massa sólo se sacó una foto con su candidato Guillermo Nielsen y casi no pisó la Ciudad. Prevé que éste sacaría sólo 1,8% y no descarta “bajarlo” para la primera vuelta para sumar su voto a Loustau.

Guillermo Nielsen, Sergio Massa
Guillermo Nielsen, Sergio Massa

Massa midió que del 15% que lo apoya en Capital, 9% votará a Michetti y 4% a Lousteau. El resto a Nielsen. Pero si Michetti saliera de competencia, Lousteau sería una esperanza de darle un golpe a Macri, con quien compite por liderar la oposición nacional. Massa se frota las manos ante esa posibilidad. Maneja encuestas que dicen que Lousteau le ganaria un ballotage a Rodríguez Larreta, pero no a Michetti.

Si Michetti le gana a Larreta, Massa le haría guiños a ella para el ballotage. El ex intendente de Tigre es versátil para la política. “Si Lousteau le da un susto a Macri, esto ya sería un golpe y comienza otra campaña presidencial”, dijo un alto dirigente massita. Incluso, si ese escenario se insinúa hoy, presionaría fuerte a Macri a hacer una gran PASO opositora de cara a agosto.

Sanz acompañó a Lousteau a pocos actos. Pero tiene esperanza en que éste potencie su candidatura presidencial.

“Ojo con Lousteau. Si gana Larreta, ECO puede ser tercera en las PASO con 20 puntos pero cerca de FPV. Y en la primera vuelta en julio con los votos de Michetti Lousteau sale segundo y entra en ballotage. Es otro partido”, dijo un radical.

Elisa "Lilita" Carrió
Elisa “Lilita” Carrió

Lo mismo espera Carrió, que también aspira a captar en agosto los votos de la competidora de Lousteau en ECO, Graciela Ocaña. Carrió se comprometió más con Lousteau que Sanz, y pidió “votar a los rulos (Lousteau) y no a la pelada (Larreta)”.

Pero si Michetti gana la interna de PRO, y luego el ballotage, Carrió será su máxima aliada. “Si gana Larreta crecerá Lousteau, pero queremos que gane Michetti porque representa nuestros valores”, dijo una allegada a Carrio.

Margarita Stolbizer, Sergio Abrevaya
Margarita Stolbizer, Sergio Abrevaya

El apoyo de Stolbizer, de SurGen, a su candidato, Sergio Abrevaya, fue fuerte. Compartieron actos y conferencias. Pero éste tiene pocas chances y podría también acercarse a Lousteau en un ballotage. Así como Massa ganó en 2013 por ser el candidato del anticristinismo, Lousteau se podría convertir en la sorpresa del antimacrismo. Hoy comienza el juego.

 

Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 10 a 12 por Concepto FM 95.5 

concepto

Un imprevisto que podría darle un dolor de cabeza a Macri. Programa emitido 25 – 4 – 2015

Programa emitido el sábado 25 de abril de 2015

Editorial

Mariano Obarrio

IMG_2595
Mariano Obarrio, conductor UCV

Verdades Económicas

José Antonio Diaz

José Antonio Díaz, columnista UCV
José Antonio Díaz, columnista UCV
Entrevista I

Horacio “Pechi” Quiroga, candidato a Gobernador Neuquén, Intendente de la Ciudad de Neuquén

Horacio
Horacio “Pechi” Quiroga, Intendente de la Ciudad de Neuquén, Candidato a Gobernador de la provincia de Neuquén
Entrevista II

Alicia Ciciliani, Diputada Nacional por Santa Fé (PS)

Alicia Ciciliani, Diputada Nacional por Santa Fé (PS)
Alicia Ciciliani, Diputada Nacional por Santa Fé (PS)
Entrevista III

Ezio Emiliozzi, Director General Electoral, CABA

Ezio Emiliozzi, Director General Electoral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Ezio Emiliozzi, Director General Electoral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Últimas Verdades

Mariano Obarrio, José Antonio Diaz WP_20140712_09_34_29_Pro

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

concepto

El plan K para convertir en éxitos sus derrotas

LA NACIÓN, domingo 19 de abril de 2015

macri
Mauricio Macri
margarita_stolbizer11
Margarita Stolbizer

La presidenta Cristina Kirchner apuesta a minimizar las derrotas previstas para hoy en las elecciones primarias de Mendoza y Santa Fe. Y a que en esta última provincia el peronismo haga un papel decoroso; gane el socialismo, y pierda el macrismo. Ello le serviría para instalar la idea de que Mauricio Macri se estanca como precandidato presidencial de Pro y de que crecerían sus rivales de SurGen, Margarita Stolbizer, y del Frente Renovador, Sergio Massa. El objetivo oficial es ahora volver a atomizar y dividir a la oposición en tres tercios.

massa
Sergio Massa

De esa manera, el candidato presidencial que surgiera del Frente para la Victoria (FPV) en las primarias del 9 de agosto podría competir en mejores condiciones para ganarle al resto.

Según confiaron a LA NACION en Balcarce 50, el otro gran deseo de la mayoría del peronismo kirchnerista es que el domingo próximo

Gabriela Michetti - Horacio Rodriguez Larreta
Gabriela Michetti – Horacio Rodriguez Larreta

Gabriela Michetti le gane a Horacio Rodríguez Larreta las primarias de Pro para jefe de gobierno porteño. Consideran que ello desgastaría políticamente a Macri. Una minoría, empero, prefiere a Rodríguez Larreta para que algunos votantes de Michetti en las PASO migren en las elecciones porteñas del 5 de julio a otras alternativas.

La alquimia de Cristina Kirchner consiste en que, aún perdiendo en cuatro elecciones en 15 días -Mendoza, Santa Fe, Capital y Neuquén-, pueda mostrarse “triunfante”. Ése es el deseo, pero puede fallar.

El mismo día que en la ciudad de Buenos Aires se votará en Neuquén y allí la Casa Rosada apuesta a que su candidato, peronista, salga segundo y el macrista, tercero. Ganaría allí el MPN, viejo desprendimiento peronista que apoya históricamente a los gobiernos del PJ.

Hubo un giro en la política electoral oficial. Hace un mes, Cristina parecía levantar a Macri como opositor para desplazar a Massa de la competencia y sacarle intendentes y jefes barriales descontentos. Ahora Pro pasó a ser una amenaza y entonces la necesidad cambió: quiere que Stolbizer le quite a Macri votos radicales y Massa votos peronistas.

“Lo ideal sería una paridad en la oposición. Que Stolbizer repunte para bajar a Macri y ayudar un poco a Massa para que la oposición se vuelva a atomizar en tres partes similares”, confió a LA NACION un alto funcionario de la Casa Rosada.

En Santa Fe, el Gobierno tiene su mayor esperanza. El precandidato a gobernador del PJ, Omar Perotti, rondaría hoy los 20 puntos y, si bien sería tercero, superaría las malas expectativas originales. “Hay que mantener el clima que se generó con las elecciones de Salta, donde Juan Manuel Urtubey ganó por más que lo esperado”, dicen en Balcarce 50.

Omar Perotti, Miguel Lifschitz y Miguel Del Sel.
Omar Perotti, Miguel Lifschitz y Miguel Del Sel.

Esperan allí otra buena noticia en Santa Fe: que el socialista Miguel Lifschitz le gane hoy a su rival interno del Frente Cívico y Social, el radical Mario Barletta, y supere por “4 o 5 puntos” al macrista Miguel Del Sel. “Si gana Lifschitz nos sirve para que crezca Stolbizer y si pierde Del Sel para que se debilite Macri. Necesitamos que Margarita le saque voto radical a Macri”, dicen. Estiman que con un estancamiento de Macri, luego Massa recuperaría algo de votos peronistas. Sin embargo, en Pro creen en un triunfo de Del Sel. Y, si no es posible, prevén que en los comicios definitorios del 14 de junio repunte con apoyo de Carlos Reutemann.

En las primarias de Mendoza, en tanto, Cristina apoyará al precandidato camporista Guillermo Carmona y el PJ a Adolfo Bermejo. El Gobierno apuesta a que la suma de todo el peronismo se acerque lo máximo posible al radical Afredo Cornejo, que parece el seguro ganador, apoyado por Macri y Massa. Allí el kirchnerismo no espera sacar algún dato positivo.

Cornejo, Carmona,  Bermejo
Alfredo Cornejo – Guillermo Carmona – Adolfo Bermejo

El domingo próximo, lo máximo a lo que aspiraría el FPV en las PASO de la Capital es un segundo lugar, detrás de Pro. Ese mismo día, en Neuquén se votará al gobernador en forma definitiva: ganaría Omar Gutiérrez, del MPN, y el kirchnerismo aspira como consuelo a que Ramón Rioseco, del FPV, le quite el segundo lugar al radical macrista Horacio “Pechi” Quiroga.

Gutiérrez, Rioseco y Quiroga,
Omar Gutiérrez – Ramón  Rioseco – Horacio “Pechi” Quiroga

CFK duplicó en dos años el presupuesto para planes sociales pero la pobreza no se reduce

El gobierno de Cristina Kirchner repartirá este año 18,2 millones de planes sociales que costarán $157.209 millones, según el presupuesto 2015. Durante los últimos 12 años, esas transferencias no sirvieron para reducir la pobreza, pero sí para evitar el aumento de la indigencia.

En dos años, se duplicó el presupuesto de transferencias sociales: creció el 111,4%. En 2013 el monto ascendía a $ 74.370 millones y pasó, en 2014, a $ 120.573 millones y, en 2015, a $ 157.209 millones. Pero a fin de año podría terminar en cerca de $ 180.000 millones.

El total de beneficios otorgados es hoy de 18.244.436, pero el número de beneficiarios sería menor, ya que cada uno puede percibir más de un plan social. Pero como el Gobierno no suministra datos existe al respecto una gran maraña informativa.

En 2012 se distribuían 17,3 millones de planes, lo cual implica un aumento de 5,23% en tres ejercicios presupuestarios.

Así lo reveló un estudio de la Fundación Libertad y Progreso (FLP) coordinado por el economista especializado en planes sociales Marcos Hilding Ohlsson.

El relevamiento se elaboró sobre la base del presupuesto nacional 2015 de los seis organismos que emiten esas transferencias: la Anses y los ministerios de Desarrollo Social, Trabajo, Planificación, Educación y Justicia.

No comprende los planes sociales de las provincias ni los municipios. Los $ 157.209 millones que se transfieren representan el 13,1% del presupuesto de este año, que asciende a $ 1,2 billones, y un 3,57% del PBI actual, de $ 4,4 billones.

EL EFECTO DE LOS PLANES

Según el investigador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, el 24,5% de los hogares urbanos de todo el país reciben algún tipo de transferencia social.

Salvia, que además es investigador del CONICET y del Instituto Gino Germani de la UBA, dijo a LA NACIÓN que “los planes no ayudaron a disminuir la pobreza, aunque sí contribuyeron a que no crezca la indigencia, que hoy es del 5%, unos dos millones de personas”.

La ministra de Desarrollo Social del gobierno porteño, Carolina Stanely, dijo a LA NACIÓN que “después de diez años de expansión económica no se ha logrado transformar la situación del núcleo más duro de la pobreza y se ha agudizado aún más la vulnerabilidad de otros colectivos. Como consecuencia, se ha reafirmado la reproducción intergeneracional de la pobreza”.
Daniel Arroyo, referente en políticas sociales del massismo, evaluó: “La política social está agotada y en los últimos tiempos aumentó la discrecionalidad y el clientelismo”.

Ex viceministro de Desarrollo Social de Néstor Kirchner, Arroyo confirmó:

“Creció mucho el presupuesto en planes sociales, pero también empeoró la situación social. Tenemos hoy 27% de pobreza, 34% de trabajo informal y 1.500.000 jóvenes excluidos”.

En 2014 se gastaron $ 120.573 millones en transferencias sociales. El salto a $ 157.000 millones implicó una suba de 30,4 por ciento.

Pero la cifra podría aumentar hasta diciembre por los anuncios electorales que podría formular Cristina Kirchner, en sus apariciones por cadena nacional. De hecho, hubo una suba de $ 10.000 millones en esos anuncios y podría haber otro salto de $ 20.000 millones hasta el cierre del año.

Según una encuesta en focus groups de la FLP y de la consultora Pensamiento Lateral en las villas La Cava, de San Isidro, y 22 de Enero de Ciudad Evita, de La Matanza, sólo el 27% de los consultados consideró que los planes sociales sirven para salir de la pobreza. El 73% opinó que no cumplirán ese fin, pese a que el 60% dijo que son un alivio. Y en esos mismos barrios el 51% declaró que no recibía planes sociales.

Los 18,2 millones de beneficios están distribuidos entre 60 programas sociales. La Anses tiene 18 planes, con 13,9 millones de beneficios y un presupuesto de $ 69.701 millones. La suba del plan Progresar de $ 600 a 900 determinó un aumento de $ 7000 millones más. Podría terminar el año con $ 82.600 millones.

En el Ministerio de Desarrollo Social se administran 13 programas con 3,6 millones de beneficios, que implican $ 64.797 millones y a fin de año podría llegar a $ 81.000 millones.

Los expertos confirmaron que este aumento de presupuesto se contrapone con la falta de resultados.

Salvia aseguró a LA NACIÓN que “entre el 20 y 30% de la población está en situación de pobreza y estos planes no ayudaron a disminuirla, pero sí ayudaron a que no crezca la indigencia”.

Stanley, en tanto, aseguró: “Si bien los programas de transferencias de ingresos condicionados a contraprestación de educación y salud son una herramienta fundamental para garantizar un piso, hay que generar políticas universales con aplicación focalizada”.

Por su parte, Arroyo agregó: “Los programas sociales no resuelven los problemas por falta de articulación y por incapacidad para llegar a los que están más complicados”. Y propuso “una red de tutores; un fondo de crédito para máquinas y herramientas, y un programa de «empalme» entre planes y trabajo”.

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

concepto

El escándalo del hospital Posadas muestra los fracasos de la Doctora. Programa emitido 18 – 4 – 2015

Programa emitido el sábado 18 de abril de 2015

Editorial
Mariano Obarrio
IMG_2595
Mariano Obarrio, conductor UCV

 

liliana francoEntrevista I
Liliana Franco, periodista (Ambito Financiero) 
Graciela Ocaña, ex Ministra de SaludEntrevista II
Graciela Ocaña, ex Ministra de Salud – precandidata a Jefe de Gobierno (ECO) 

 

Gustavo López, precandidato Jefe de Gobierno (FpV)Entrevista II
Gustavo López, precandidato Jefe de Gobierno (Frente para la Victoria)

 

Hugo Quintana, Presidente APOCEntrevista III
Hugo Quintana, Presidente APOC

 

Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

concepto

La Doctora hizo campaña con lo que queda del radicalismo K en Parque Norte

La Nación, viernes 17 de abril de 2015

En campaña, y junto a una pequeña porción del radicalismo que la respalda, la presidenta Cristina Kirchner exhortó ayer a “levantar las banderas de Yrigoyen y Perón”, admitió que en los años 90 el peronismo levantó las del “neoliberalismo” y señaló como continuador de esas políticas al jefe de gobierno porteño y precandidato presidencial de PRO, Mauricio Macri, a quien acusó de querer “un país atendido por sus dueños”.
También descalificó, aunque sin nombrarlo, al ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, a quien calificó como “el hombre circular”, que “estatizó la deuda, privatizó todo y luego recogió” las ganancias. Lo que omitió recordar fue que a fines d los 90 ella decía que “Cavallo es el cuadro más lúcido” del peronismo y era su aliado político.


En un reducido acto en Parque Norte, de unas 400 personas, la jefa del Estado, que habló “no como Presidenta sino como militante nacional y popular”, se animó a vaticinar:

“Lejos de estar en un fin de ciclo, estamos en el comienzo de un nuevo ciclo político”. Un nuevo giro del eslogan de la “reelección del proyecto”.

“Durante los 90 tuvimos políticas neoliberales y en el peronismo nos tenemos que hacer cargo”, dijo Cristina Kirchner ante la ovación de decenas de militantes radicales enfrentados a la conducción de la UCR que preside el senador mendocino Ernesto Sanz.
En rigor, la Presidenta fue invitada al cierre de la convención nacional del Radicalismo Popular que conduce el ex diputado Leopoldo Moreau, que desde 2004 se distanció del radicalismo y se alineó detrás del kirchnerismo. Conduce el Movimiento Nacional Alfonsinista fundado sobre la base de un desprendimiento del alfonsinismo bonaerense.
En el estrado, junto a Cristina y a Moreau, estaba el diputado Eduardo Santín, que se escindió del bloque parlamentario radical.
Moreau se sumó al kirchnerismo cuando el ex presidente Néstor Kirchner fundó la “transversalidad” junto con gobernadores de la UCR. Moreau había sido candidato presidencial en 2003 y obtuvo el 2,3% de los votos.
El acto de ayer se realizó en el salón principal de Parque Norte, al que redujeron con mamparas para que no quedara demasiado grande para la reducida concurrencia. Del kirchnerismo asistieron el ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo, el secretario general de la Presidencia, Eduardo De Pedro, y el diputado Andrés Larroque, jefe de La Cámpora.
Moreau leyó el documento de la convención de su corriente. Contenía fuertes críticas a la “oligarquía vernácula” que “acecha a los gobiernos populares” y denostaba al “establishment con intereses antinacionales y antipopulares” y a los “conglomerados mediáticos” para lo cual propuso “un gran frente nacional y popular”. Fue coronado por un estribillo de sus adeptos: “Alerta que camina el antiimperialismo de la mano de Cristina”.
Cuando la Presidenta amagó con hacer una acotación, Moreau la cortó: “Si me vas a contradecir espera a que termine de leer”. Risas generales.
A su turno, Cristina confesó que desde joven adhería a los conceptos “nacional y popular” pero “no democrático” tal vez, dijo, “producto de la propia historia del peronismo” que había sido destituido en 1955. Y se alegró de haber “incorporado el concepto democrático”, pese a su avance sobre otros poderes.
Señaló que “el fin de ciclo fue en la crisis 2001” cuando “reventamos antes que el mundo” y había “comenzado con el golpe militar de 1976”. Celebró que “acaba de ser detenido por lavado de dinero el ex director FMI Rodrígo Rato” y sin nombrarlo descalificó a Cavallo como “el hombre circular” que “estatizó la deuda en los 70, privatizó todo en los 90, y en los 2000 vino a recoger” los resultados de la crisis.
Como continuidad señaló a Macri a quien tampoco nombró. “Estoy harta de los políticos autorreferenciales”, dijo luego de haber contado varias anécdotas personales. Dijo que antes “no estaban en la política” sino en sus empresas y que “ahora sí porque quieren un país atendido por sus propios dueños”.

Escuchá a Mariano Obarrio los sábados de 10 a 12 por FM Concepto 95.5

concepto