Delicias de Caracas II. El maltrato a la prensa durante la cumbre del Mercosur

20140729_102621
El hall entre rejas, sirvió para que los periodistas esperaran hasta poder pasar al teatro

El gobierno bolivariano de Nicolás Maduro no quiere a la prensa. La confinó durante la Cumbre del Mercosur al Teatro Principal, un reducto sin ninguna condición para el trabajo periodístico. Al llegar introdujeron a los enviados especiales de todos los medios de América latina, unos 400 periodistas, en un hall rodeado de rejas que daban a las calles por donde circulaban libremente todos los chavistas de remeras coloradas que podían acceder a una mejor visual del evento que la prensa.
No se los dejó salir de allí. Era un lugar cerrado y lúgubre, donde por varias horas ni siquiera hubo internet.

WP_20140729_014
“Sala de Prensa” con televisión al fondo. Los periodistas lo vieron por TV

Ese teatro está ubicado frente a la Casa Amarilla, Cancillería venezolana, donde sesionó la cumbre, y solo contaba con una pantalla de televisión de 46 pulgadas, con mala imagen, para ver las alternativas de la cumbre.. Todas las posibilidades de contactos con los funcionarios estaban cuidadosamente cortadas. Los periodistas que querían ir a ver la ofrenda floral y la llegada de los mandatarios eran impedidos.

WP_20140729_020
Credencial de la Cumbre Mercosur

 

“Solo pueden pasar fotógrafos y camarógrafos”, decía una funcionaria de la cancillería venezolana custodiada por guardias del Ejército venezolano.

El centro de prensa improvisado dentro de la zona de butacas y del escenario del teatro no tenía comodidades suficientes para desarrollar el trabajo de informar. Dispusieron cinco notebooks sobre el escenario, pero sin sillas para sentarse a escribir en ellas. No hubo suficientes computadoras para todos. No había mesas para trabajar, hasta que trajeron tres mesas de bar que bailoteaban porque tenían el largo de sus patas desparejas. Los enviados brasileños estaban indignados. Los argentinos, en cambio, más entrenados en el maltrato a la prensa, lo tomaron con un poco más de naturalidad.

Mientras tanto, como es su costumbre, Crsitina Kirchner evitó el contacto con los periodistas y les prohibió a sus ministros y funcionarios que hablen con los enviados especiales. Las coberturas de cumbres y viajes presidenciales, así, terminan siendo solo transcripciones de discursos presidenciales, aunque todavía existen algunos contactos informales entre funcionarios y periodistas. Pero nada de hablar abiertamente con los enviados. Es más, los funcionarios no quieren que se los cite textualmente en opiniones o declaraciones. Un funcionario pidió a este cronista

“… manteneme hiper off”

 

WP_20140729_008
Selfie con Eleonora Gosman, de Clarin, sobre las butacas del Teatro Principal

 

Escuchá a Mariano Obarrio todos los sábados de 9 a 11 en Unas Cuantas Verdades por radio El Mundo AM 1070, o haciendo click acá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s