Guiños a Córdoba en un spot del sciolismo

La Nación, jueves 30 de junio de 2015Cuando faltan 10 días para las elecciones primarias, el precandidato a presidente del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, difundió un spot en el que les prometió a los votantes de Córdoba “trabajar con el gobernador (electo) Juan Schiaretti para solucionar lo que está pendiente y lo que necesitan los cordobeses”. Se refería a la deuda de 13.000 millones de pesos que Córdoba le reclama a la Nación por recursos previsionales de su caja de jubilaciones (10.000 millones) y por obras nacionales que financió Córdoba (3000 millones). La demanda está radicada en la Corte Suprema y no tiene aún resolución.Scioli se comprometió a poner fin a algo que el Gobierno nunca hizo, en un claro gesto de diferenciación respecto del kirchnerismo. El principal opositor a ese acuerdo siempre fue Carlos Zannini, secretario legal y técnico y candidato a vicepresidente de Scioli, enemistado con el actual gobernador cordobés, José Manuel de la Sota.

“Sepan que mi palabra y mi compromiso con ustedes es un papel firmado”, agregó Scioli. Se trata de un guiño a Schiaretti y a De la Sota, que es precandidato presidencial por UNA y competirá contra Sergio Massa en las PASO. Scioli apuesta a sumar los votos de De la Sota el 25 de octubre, si es que éste pierde el 9 de agosto.Además, aseguraron que “Scioli está desesperado por elevar su intención de voto en Córdoba porque salió tercero con 17 puntos en las elecciones provinciales y está cuarto entre los presidenciales”. Negaron también un posible pacto con De la Sota.

Para De la Sota, “Zannini es el límite, porque siempre bloqueó todos los acuerdos” con la provincia, según expresaron desde su entorno.

Paralelamente, la esposa de Scioli, Karina Rabolini, difundió una foto que se tomó con De la Sota en San Juan. “La difundieron desde el sciolismo”, dijeron los voceros delasotistas. Rabolini también difundió imágenes con el puntano Alberto Rodríguez Saá, otro peronista que no comulga con el kirchnerismo..

La Presidenta habilitó a Scioli a “peronizarse” para captar votos

La Nacion, miércoles 29 de julio de 2015

Llegó el tiempo de la “peronización” del kirchnerismo. El gobierno de Cristina Kirchner le dio luz verde al candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, para que se muestre junto al peronismo histórico en la campaña con miras a las elecciones primarias del 9 de agosto.

El plan es captar el voto del PJ al que la Presidenta no llega y que puede caer en manos de su rival del Frente Renovador, Sergio Massa, y en menor medida del precandidato de Cambiemos Mauricio Macri.

“Cristina Kirchner y La Cámpora descuentan que Scioli tiene asegurado el voto kirchnerista duro con la presencia de Carlos Zannini en la fórmula y muchos candidatos camporistas. Ahora hay que sumar el voto que puede juntar él y no Cristina”, dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.

Se necesita ampliar la escala de acumulación de votos”, aseguró otra fuente de Balcarce 50.

Un alto funcionario del Poder Ejecutivo comentó a LA NACION que “Massa se está robando muchos votos peronistas y Macri un poco”. No consideran que la elección esté ganada, pese al discurso oficial que busca instalar esa sensación de virtual victoria.

Por ese motivo, Scioli quiere enviar el mensaje al PJ de que se le otorgará mucha participación al peronismo y sus gobernadores en un eventual gobierno suyo. Sin descuidar a Cristina, que está bien vista en la Patagonia y en el norte del país.

En función de esta nueva estrategia, Cristina bendijo que Scioli encabezara junto con Zannini el acto de la agrupación Gestar en Parque Norte, el viernes último. Se trató de una foto peronista junto a 13 gobernadores, decenas de intendentes y cientos de dirigentes justicialistas.

Tampoco fue casual que en las últimas 48 horas Scioli se haya mostrado en Mendoza junto con el gobernador Francisco “Paco” Pérez; en Corrientes junto con el secretario de Deportes de la Nación, Carlos “Camau” Espínola, y en Chaco, junto con el mandatario Jorge Capitanich.

En su campaña paralela, Karina Rabolini, esposa de Scioli, se cruzó en Córdoba con el gobernador José Manuel de la Sota y en San Luis con el jefe político de esa provincia Alberto Rodríguez Saá. A ambos les deslizó: “Somos todos peronistas y espero que en el futuro estemos todos juntos trabajando”.

No hubo respuestas, pero la invitación quedó planteada para luego de las primarias.

En la Casa Rosada aseguran que la habilitación a Scioli a desplegar un “abrazo peronista para todos” contempla sumar a De la Sota, a Rodríguez Saá, al candidato a gobernador pampeano Carlos Verna, enfrentado con la Presidenta, y al gobernador reelecto de Río Negro, Alberto Weretilneck, también distanciado de la Casa Rosada.

Un ministro comentó a LA NACION que la peronización se demuestra también en que el tradicional escudo del PJ volvió a la boleta presidencial. En 2011 el “escudito” no estuvo en la de Cristina Kirchner; sólo figuraba el sello del Frente para la Victoria. En la boleta de Scioli el histórico símbolo está del lado derecho.

En la Casa Rosada preocupa Massa. En la provincia de Buenos Aires, presentará como candidato a gobernador al ex mandatario peronista Felipe Solá, que aspira a disputarles votos a los precandidatos kirchneristas, Julián Domínguez y Aníbal Fernández.

En el Gobierno se lamentan de que, en Jujuy, Massa hace campaña en favor del radical Gerardo Morales junto con el defensor del Pueblo, el peronista Carlos Hakim, nombrado por el bloque de senadores kirchnerista. Y que en Tucumán, el peronista Domingo Amaya, que coqueteó con Massa, es el candidato a vicegobernador del radical José Cano. “Massa tiene peronistas y roba voto peronista, Scioli tiene que recuperarlos”, señalaron en la Casa Rosada.

Recuerdan que la Presidenta siempre fue “abierta” a la hora de sumar apoyos para ganar elecciones, pero gobernó en forma “concentrada”. En 2007, su candidato a vicepresidente fue el radical Julio Cobos y, en 2011, Amado Boudou. Ahora Scioli es parte de la “apertura” para atraer votos a los que el kirchnerismo no llega..

Durán Barba asusta al macrismo por el efecto de sus “Barba-ridades”

El asesor de campaña de Mauricio Macri, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, le suele dar dolores de cabeza a muchos macristas por sus habituales “Barba-ridades”. El Equipo de Comunicación del PRO, compuesto por Marcos Peña y el mismo Durán, considera que son genialidades de un excéntrico, que producen éxitos electorales desde 2003, pero los operadores políticos macristas temen que sean manotazos piantavotos justo en momentos en que no deben cometer errores para ganar las presidenciales.

“Nosotros tenemos que entender a la gente. Si la gente cree que Scioli es un buen gobernador -el 65% lo piensa-, pues Scioli es un buen gobernador. ¿Es Maquiavélico? No, es acercarse a la gente. Si la gente cree que la Virgen de Guadalupe es una atorranta, pues lo será hasta que se demuestre lo contrario”.

Surge a la vista una primera contradicción. Durán Barba dice que sus encuestas indican que el 60% de la gente, o más, quiere un “cambio” político en la Argentina. Incluso, sobre esa idea fuerza el ecuatoriano fundó la campaña de Macri. ¿Cómo es que ahora sostiene que hay que aprovechar el “optimismo del conurbano” y que un 65% piensa que Scioli es un buen gobernador? A primera vista, es como entender la cuadratura del círculo.

Por otra parte, la Virgen de Guadalupe es la patrona de México y de América del Sur, la advocación quizás más venerada entre los americanos, con un santuario imponente en el Distrito Federal del país azteca. No se puede tratar con tamaña falta de respeto a la Virgen María. Sin dudas, fue una comparación poco feliz. Desgraciada.

“Esto de Aerolíneas y demás… la idea es ir hacia una Argentina que se expande, que sea distinta. Para mí fue muy difícil de entenderlo, porque hay muchos prejuicios que yo también tenía”.

¿Cuál es el prejuicio? Se supone que Macri dice que Aerolíneas está mal administrada. No se entendería que su principal asesor político diga que eso es sólo un “prejuicio”.

Macri tiene ante sí demasiadas demostraciones de que los Equipos de Comunicación o de Marketing político no deben ser la “conducción política” de un frente electoral o partido, así como tampoco la Dirección de Márketing de una empresa no debe ocupar las funciones de su directorio o de su presidente, que deben marcar el rumbo general.

“Tenemos que comprender que las realidades son distintas. Cuando le preguntamos a esa gente cómo está el país, cómo está su familia, notamos que el optimismo ha crecido brutalmente en el conurbano en los últimos meses. Podemos decir que son unos idiotas o mostrarles que un cambio les puede mejorar la vida”.

Otra vez. ¿Si el optimismo ha crecido brutalmente, por qué dicen que la mayoría quiere un cambio? De esta confusión nace el complejo del macrismo, revelado recientemente, de relativizar el cambio, que era su principal argumento. En lugar de explicarlo, intentaron desestimar su importancia.

“Me da mucha bronca que la Argentina sea el último país del mundo que tiene esta boleta idiota. Con esta boleta tenemos que pactar con otros partidos para que nos den los punteros que necesitamos para robarle las boletas a los otros. Mandemos al diablo eso y tengamos voto electrónico”.

Por lo visto, a Duran Barba no le gustan los pactos políticos. Su visión es más bien sectaria. Todos son malos menos la propia facción. Y si se pacta con otros partidos, es exclusivamente para usarlos para que “nos den los punteros que necesitamos para robarle las boletas a los otros”.

No parece ser esa la “nueva manera de hacer política” que anuncia Macri. El sistema de voto con boleta es obsoleto y hay que cambiarlo. El sistema electrónico de la Ciudad se probó existosamente. Bienvenido. Pero el sentido de los acuerdos políticos no debe ser exclusivamente la componenda electoral, sino la construcción de grandes acuerdos que construyan legitimidad y políticas de Estado para sacar el país adelante, sin mezquindades, soberbias ni sectarismos. No son PRO.

Duran Barba comparó a Macri con Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales: “Son iguales, porque representan el anti sistema. Ellos demostraron que los cambios no se hacen con las viejas estructuras partidarias”.

Se supone que Macri no es un líder populista, como los tres que menciona el ecuatoriano. Tampoco prescindió de las viejas estructuras políticas. Agrupa en PRO a viejos sectores del peronismo, de la UCR, la Ucedé, Recrear, el MID y Acción por la República, entre otros viejos tradicionales partidos políticos de la Argentina. Y no está mal que así sea. ¿Por qué renegar de la política si precisamente lo que hace falta es buena política?

El relato de Duran Barba, de que la política no debe existir, es tan falso como el relato de Cristina de pretender que no existen las reglas económicas: que emitir no genera inflación, que el gasto público no termina a la larga en una corrida o estampida del dólar o de la inflación. La política tiene sus reglas: los acuerdos, los frentes, la suma de voluntades. Y no los purismos falsos que terminan en experiencias autoritarias, sectarias o en fracaso.

Y en materia de discurso, siempre en política ganó el que supo interpretar mejor los sueños y las necesidades de una sociedad en cada momento y proyectarlos hacia el futuro. Eso determinó el discurso político y la publicidad se amoldaba a ese patrón. No al revés: nunca la publicidad o el márketing determinó el discurso político.

Son tan necios los que reniegan de la publicidad de campaña como los que desconocen la política. Pero cada cosa debe ocupar su lugar y una no debe ocupar el espacio de la otra.

Por otra parte, el “antisistema” del chavismo es todo lo que una democracia no debe ser: el socialismo del Siglo XXI es más clientelista que el peronismo de las provincias del Norte argentino, es un sistema regido por el poder militar del Ejército Bolivariano y con persecución de disidentes y detenciones para los opositores.

El ecuatoriano Rafael Correa, compatriota de Durán, aplica también represión a los periodistas que ejercen la libertad de prensa y ha fundado un poder político autoritario. En esos países, el Congreso, la Justicia o los controles democráticos son tratadas como meras “instituciones conservadoras” que solo buscan detener las supuestas transformaciones del pueblo. Y la democracia sólo se reduce a la elección de un lider de masas que puede y debe gobernar a su arbitrio.

Pero no es la primera vez que Duran Barba tropieza con sus propias “Barba-ridades” y en el pasado debió dar más explicaciones que cualquier consultor político en la historia argentina. Fue cuando dijo que “Hitler era un tipo espectacular” a la revista Noticias y luego pidió disculpas al recibir críticas masivas, incluso del propio Macri.

También le dio otro fuerte dolor de cabeza a los macristas en 2011 cuando señaló que Cristina Kirchner “es una excelente política. Renovó al peronismo de una manera impresionante y es una excelente oradora. La prensa le critica cosas que me parecen bien, como la incorporación de jóvenes de La Cámpora”.

Durán Barba quizás no tomó nota de que la incorporación de jóvenes de La Campora en el Estado fue ruinosa para los recursos del Estado. Este detalle no es menor. No son los más aptos para administrar: lo demuestran a diario el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde; el propio ministro de Economía, Axel Kicillof; el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner; el viceministro de Justicia, Julián Alvarez; la secretaria de Energía, Mariana Matranga; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Carlos Bianco; el secretario de Comercio, Augusto Costa; o su subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español, entre muchos otros. Todas esas gestiones están cuestionadas por todos los dirigentes de la oposición e incluso de PRO.

Durán Barba dijo además que Cristina Kirchner sería “una muy buena clienta. Es muy inteligente, habla bien, hizo su carrera política por sí misma. Tiene muchos méritos, pero si tuviera un buen consultor, le iría mejor”.

Ningún dirigente político se sentiría tranquilo si su propio consultor elogia tanto a su adversario y menos si le da consejos por los diarios, esos consejos para los cuales ese mismo dirigente debe pagar fortunas.

Cristina se asustó con el dólar y quiere llegar hasta diciembre 

La Nación, domingo 27 de julio de 2015

Hasta hace 40 días, Cristina Kirchner imaginaba una campaña sin contratiempos en la economía para las elecciones primarias presidenciales del 9 de agosto próximo. Pero la la economía se coló: la suba del dólar paralelo a $ 15,10 el martes último encendió todas las alarmas y ahora el objetivo del Gobierno será frenar el tipo de cambio con todas las herramientas. La segunda meta es que no se disparen los precios para mantener el consumo y así no perder votos en las urnas por una eventual sensación de inestabilidad.

Esta paz, aseguran, debe durar al menos hasta las elecciones presidenciales del 25 de octubre y, si se puede, hasta el 10 de diciembre cuando Cristina Kirchner termine su mandato. “El que venga después que haga lo que quiera”, suelen decir en la Casa Rosada.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, intentó ayer restarle dramatismo a la corrida cambiaria de los últimos días.

 “Algunos medios machacan con eso. Es un mercado irrelevante, el chiquitaje de la calle Florida que nadie mide. Mueve menos que la Quiniela”, dijo.

Lo hizo durante una recorrida por Parque Patricios en su campaña como candidato a diputado por el Frente para la Victoria.

Pero en realidad el nerviosismo en los mercados generó tensiones. Incluso entre Kicillof y el presidente del Banco Central (BCRA), Alejandro Vanoli, según confiaron a LA NACION en Balcarce 50.
El objetivo de Cristina, Kicillof y Vanoli es sostener el dólar oficial en 9,17 pesos y el paralelo debajo de 15. 

“Hay que llegar así a octubre: una corrida pueden hacer perder muchos votos. Kicillof lo controlará como sea: bonos, deuda…”, dicen en Balcarce 50, donde sospechan de un clima de desestabilización generado por sectores económicos.

El gran interrogante es cómo reaccionará el mercado luego de las PASO de agosto, según quien resulte mejor posicionado para octubre.
El precandidato presidencial de UNA, Sergio Massa, dijo que “el Gobierno va a devaluar luego de las PASO del 9 de agosto”.
“No nos importa lo que diga Massa. No tiene asidero. No hay condiciones macroeconómicas que indiquen que se preanuncia una devaluación”, dijo a LA NACION un funcionario de Kicillof.
Massa cree que el creciente déficit fiscal y la falta de dólares llevarían al Gobierno a colocar el dólar oficial a 10,20 pesos en septiembre para que los dólares de exportaciones rindan 20.000 millones de pesos adicionales “porque necesitan llegar bien a las elecciones de octubre”.
“El mundo tiene viento de frente. Brasil podría llevar el dólar a 4 reales (hoy 3,35). Cristina mira el real para mover el dólar, de a poco, 30 centavos por semana en agosto”, sostiene Massa.
Con el dólar quieto y sin grandes alzas de precios, el plan electoral de Cristina es alentar el consumo con anuncios por cadena nacional.
En la Casa Rosada preocupa el déficit fiscal del 6% del PBI. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, encaró un fuerte ajuste fiscal con un alto costo político. En Balcarce 50 deslizan que el ajuste aquí lo deberá hacer el sucesor de Cristina. “Cristina no lo hará. Ni devaluación ni ajuste fiscal. Sería admitir el fracaso”, dijo un funcionario. Para terminar el mandato en paz, el Gobierno podría pedir a China una ampliación del swap de 11.500 millones de dólares con 3500 millones más.
Además, seguiría liquidando bonos en dólares de la Anses para bajar el dólar “contado con liqui” y así quitarle presión al “paralelo”.
Por otro lado, Kicillof colocó la semana pasada 5470 millones de pesos en nuevos bonos Bonac 2016 y podría volver a emitir otro tanto para cubrir el déficit financiero por fuera del BCRA. El rojo fiscal a mayo era de 90.000 millones y se endeudó por 42.000 millones en el año.
También hay tensiones políticas. Vanoli criticó el decreto de espionaje de la ex SIDE a bancos y los planteos del fiscal Carlos Gonella para invalidar las operaciones de “contado con liqui” denegados por la Corte Suprema. Kicillof criticó la suba de tasas porque afecta al consumo y es recesiva. En octubre, se pagará el vencimiento del Boden 2015 de 6700 millones de dólares con reservas y bonos de la Anses. El fin de ciclo será raspando la olla.

Ahora Scioli habla de cambio y Durán Barba elogia a los K – Programa emitido el sábado 25 de julio de 2015

Programa emitido el sábado 25 de julio de 2015

Editorial
Mariano Obarrio
IMG_0604
Mariano Obarrio, conductor
Verdades en la Mesa I
Mariano Obarrio,  José Antonio Diaz y Marina Carbajal
IMG_0561-0
Entrevista I
Marcela Campagnoli, precandidata a Diputada Nacional por Provincia de Buenos Aires (CC-Cambiemos)
Marcela Campagnoli (Cambiemos)
Marcela Campagnoli (Cambiemos)

“Mauricio Macri está rodeado de muchas personas inteligentes. No es Duran Barba la persona inteligente“

“(Las declaraciones de) Duran Barba no lo posiciona bien, lo lógico es tener mentalidad de frente electoral. No le hacen bien a Macri esos comentarios”.

“No recorremos en helicóptero la provincia, la recorremos en auto o caminando. Elisa Carrió está convencida de que las mayores dadoras de trabajo son las Pymes”

“La asignación universal por hijo en cabeza de la madre tiene que ser realmente universal, para todos.  Es un derecho del niño. Pero necesitamos lograr volver a la cultura de trabajo, porque el que tiene un plan no trabaja para no perderlo. La cultura que ha generado el gobierno es tenerte a vos atado para que vos lo necesites. Primero te generan el problema y después te generan la dependencia”

“¿Queres que la gente siga siendo tu dependiente, en vez de darle la herramienta para que ellos prosperen?”

“Al 98 por ciento de los argentinos nada de lo que dice la presidenta le importa”

“Nosotros queríamos que (Horacio Rodríguez Larreta, Gabriela Michetti y Martín Lousteau) compitan juntos (en unas PASO de Cambiemos) pero estuvo bueno porque de esta forma el kirchnerismo salió tercero y no segundo en la Capital Federal. El 90 por ciento de la capital no es kirchnerista”

“Fue una mala elección de candidato, Larreta es un tipo invotable, saco solo tres puntos.  Me gusto este resultado porque le muestra al Pro que solos no llegan. El discruso de Mauricio Macri me pareció apurado”.

“Se tiene que dar cuenta que todos estamos en el Frente y que todos vamos a apoyar al que gane.  Es importante que Lilita tenga muchos votos aunque no gane para que pueda apoyar al que lo haga”.

Verdades económicas

Mariano Obarrio y José Antonio Díaz

IMG_0663
José Antonio Diaz, columnista económico
Entrevista II
Martín Redrado, economista (Frente Renovador)
Martín Redrado, Frente Renovador
Martín Redrado, Frente Renovador

“Las políticas del gobierno están generando tensión cambiaria. El gobierno se ha quedado sin respuestas técnicas y profesionales. Preocupa que el gobierno esté tan equivocado al creer que con esto se va a resolver”.

“Lo único que hace (suba de tasas de interés para plazos fijos) es pan para hoy, hambre para mañana. El gobierno actúa sobe las consecuencias y no sobre las causas”

“Hay que hacer un programa económico y social integral. El gobierno debe poner nuevas leyes en el parlamento, la primera es la falta de dólares en la Argentina. Es necesario generar dólares de inversión”.

“Al el sector energético hay que darle estabilidad fiscal. Necesitamos una ley que no sea solo hecha para YPF, necesitamos tener un marco donde muchas Pymes puedan invertir en el sector energético. Y también es necesario un fuerte impulso a las nuevas energías”.

“El 11 de diciembre tiene que cambiar la ley de formación en el consejo de  la magistratura”

“Hay que hacer una gradual quita de subsidios con subida de tarifas”

“Hay que mantener los subsidios a quienes lo necesitan. La clave es tener un programa económico que baje la inflación”

Verdades en la Mesa II
Mariano Obarrio, José Antonio Diaz y Marina Carbajal
Marina Carbajal, analista político económica
Marina Carbajal, analista político económica
Escuchá a Mariano Obarrio en Unas Cuantas Verdades los sábados de 10 a 12 en FM Concepto 95.5 (o hace click acá)

concepto

El Gobierno busca evitar que se instale el tema devaluación

La Nacion, viernes 23 de julio de 2015

En medio de la campaña electoral y del escenario de volatilidad cambiaria, el gobierno de Cristina Kirchner buscó ayer instalar la idea de que no tiene intención de llevar adelante una devaluación cambiaria antes de las elecciones primarias del 9 de agosto próximo, aunque en la Casa Rosada temen que si aumenta la presión sobre el dólar podría forzarse una corrección del tipo de cambio luego de los comicios presidenciales.

La polémica la había encendido el diputado y precandidato a presidente de UNA, Sergio Massa, cuando dijo anteanoche que “el Gobierno va a devaluar después del 9 de agosto”.

En declaraciones a Canal 26, agregó: “Le juego lo que quiera. Están tratando de aguantar”. Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, el ministro de Economía, Axel Kicillof, está “preocupado” por lo que considera movimientos especulativos en el mercado cambiario por el efecto de las inminentes elecciones.

Pero el encargado de responderle a Massa en Balcarce 50 fue el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que aseguró, con un lenguaje callejero, que “no habrá devaluación, porque Kicillof las tiene bien puestas”. No especificó qué tenía “bien puestas”.

Sin embargo, el diputado de la UCR Ricardo Alfonsín puso en duda la palabra oficial y señaló que “una vez más nos quieren vender un buzón, como cuando nos dijeron en 2013, antes de las elecciones, que no iban a devaluar o que no le pagarían a Repsol, al Club de París, al Banco Mundial (Ciadi)”.

Agregó que “antes de las elecciones dicen lo contrario de lo que realmente piensan”. La nueva controversia se produjo justo cuando el precio del dólar superó los 15 pesos durante la semana, aunque ayer bajó a 14,64.

En medio de un discurso por cadena nacional en un acto en Río Gallegos, del cual se informa por separado, la propia presidenta Cristina Kirchner intervino en la polémica por el dólar e intentó negar el problema: “Nos quieren asustar con corridas que no existen”. Señal de que la mandataria está preocupada. Y esto último se confirmó luego de ese acto: para incentivar el ahorro en pesos y evitar precisamente una corrida hacia el dólar, el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, anunció ayer una suba de tasas de interés de los depósitos a plazo fijo de hasta el 26,2% en colocaciones a 90 días de hasta 1 millón de pesos para personas físicas y jurídicas (ver página 14).

“Muchos ahorristas y empresas retiran sus depósitos en pesos y compran dólares. Este anuncio tiene como objetivo que se queden en pesos, calmar el mercado y evitar justamente una devaluación y tratar de aguantar hasta después de las elecciones”, dijo a LA NACION uno de los funcionarios de la Casa Rosada.

Sin embargo, no se descarta que si gana el gobernador bonaerense y candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, tal como quiere la Presidenta, haya una mayor presión sobre el tipo de cambio por los temores de los sectores económicos a que no haya cambios en la política económica.

En ese caso, en el Gobierno temen un leve retoque en el dólar oficial, que está a 9,18 pesos, antes del 10 de diciembre, cuando termina el mandato de Cristina Kirchner. Aunque la intención de la Casa Rosada es dejar cualquier decisión en manos del futuro gobierno, que asumirá en esa fecha, sin reconocer el retraso cambiario que acusan muchos sectores productivos.

Para abonar su hipótesis, Massa se preguntó: “¿Cuándo nació el cepo?”. Y se contestó: “Después de las últimas elecciones. Después de cada elección, viene un ajuste”.

Fiel al discurso oficial, Aníbal Fernández culpó de la suba del tipo de cambio paralelo a “una banda de especuladores” que “lo que quieren es llevársela toda”. El ministro coordinador advirtió que “no va a haber ninguna devaluación” y que “no hay que amedrentarse ante los especuladores”. Y aseguró a la Radio La Red que “Massa debe tener contacto con los especuladores”..