En Gobierno ven casi inevitable la cesación de pagos hasta diciembre

La Nación, viernes 25 de julio

Tras el nuevo fracaso de la reunión de tres horas en la oficinas del mediador judicial Daniel Pollack, en Nueva York, en el gobierno de Cristina Kirchner comenzó a crecer ayer la sensación de que será inevitable prepararse para un default selectivo y transitorio, un puente hasta diciembre próximo, que permita no negociar con los fondos buitre que reclaman el pago de 1330 millones de dólares, hasta que sea indiscutible que queda despejada la cláusula RUFO.
“Si hay default, será hasta diciembre, cuando vence la cláusula RUFO. Hay que alejar el fantasma de esa cláusula, que complica todo. Hay maneras de hacer ese puente de plata”, dijo ayer a LA NACION un funcionario de uno de los principales ministerios.
Sin embargo, algunos optimistas todavía conservan la esperanza de que a último momento los fondos NML Elliott y Aurelius acepten reponer el stay (medida cautelar) que suspendería la sentencia del juez de Nueva York Thomas Griesa que obliga a pagar a los fondos buitre.
Esa cautelar permitiría seguir cumpliendo los vencimientos con los bonistas de 2005 y 2010 sin caer en default y negociar al mismo tiempo con los buitres una forma de pago desde enero de 2015, una vez que caduque la cláusula RUFO. En caso contrario, en la Casa Rosada imaginan un default hasta diciembre, cuando se despejará esa cláusula.
La cláusula RUFO (rights upon future offers) habilita hasta diciembre a los bonistas que cobran regularmente -el 92,4% de la deuda, que cobra con quita del 65%- a reclamar igual trato si a otros acreedores se les reconoce el 100%. Según el Gobierno, si se disparara esa cláusula, el Estado podría enfrentar reclamos por 120.000 millones de dólares.
La Presidenta considera que el “puente de plata” para llegar a diciembre en cesación de pagos consiste en depositar todos los vencimientos hasta fin de año de la deuda de los bonistas de 2005 y 2010, así como transfirió el pago por 900 millones de dólares el 26 de junio, que luego fue bloqueado por el juez Griesa en función de que también debían cobrar los buitres.
En ese sentido, quedan vencimientos en septiembre y en diciembre próximos, y el Gobierno transferirá el dinero a los bancos intermediarios, agentes pagadores. “Cristina dice que va a pagar o depositar todos los vencimientos, aunque Griesa los bloquee. Ella considerará que la Argentina pagó y no hay default. El problema lo tendrá el juez con los bancos”, dicen en Balcarce 50.
La Presidenta volvió a convocar ayer al ministro de Economía, Axel Kicillof, y a otros miembros del gabinete, para preparar el nuevo encuentro de hoy, a las 10, en comunicación directa con los enviados del equipo económico que estaban en los Estados Unidos.
La reunión fue en el despacho del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Kicillof asistió junto con el secretario de Política Económica, Emmanuel Álvarez Agis. También participó el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. Estuvieron conversando unas dos horas, pero no trascendió el contenido.
Sin embargo, en la Casa Rosada comentaron que las únicas salidas del conflicto planteado serían dos: o bien los fondos buitre contratan un seguro que se comprometa a cubrir el costo económico si se dispara la cláusula RUFO, o bien aceptan que el juez Griesa disponga nuevamente la cautelar. “El clima no cambió. Ésta fue la propuesta de ayer en Nueva York y lo sigue siendo”, dijo un vocero oficial.
Anoche, luego de reunirse con la Presidenta, los funcionarios del equipo económico seguían trabajando en línea directa con los enviados a Nueva York, los secretarios de Finanzas, Pablo López, y legal y administrativo, Federico Thea, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona.
“La premisa es no negociar porque la propia negociación dispararía la cláusula RUFO. Es por eso que los enviados no aceptaron reunirse con los abogados de los fondos buitre”, dijo un funcionario a LA NACION.
“¿Para qué le pagamos a un mediador? Él es el que debe conversar según lo dispuso Griesa. Nosotros cumplimos con lo que dijo el juez. Si te reunís con los buitres, ya estás negociando y quedás a tiro de la cláusula RUFO. En cambio, hablar con el mediador no nos compromete”, señalaron en Balcarce 50.

Mirá todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s