“Hasta aquí llegamos”

La Nación sábado 26 de julio

Luego de la reunión de ayer en Nueva York, sin resultados positivos, el gobierno de Cristina Kirchner consideraba que ya no quedan alternativas de negociación posibles para ofrecerles del lado argentino a los fondos NML Elliott y Aurelius para acordar una forma de pago de los 1500 millones de dólares que éstos reclaman, sin que se dispare la cláusula RUFO, lo cual desataría una avalancha de juicios de los bonistas de los canjes 2005 y 2010.
Por ese motivo, en la administración kirchnerista está cada vez más presente la posibilidad de que el miércoles próximo, el 30 de julio, la Argentina podría entrar en default, aunque la Presidenta no admitirá la cesación de pagos.
Es que ese día vencerá el plazo de gracia para que esos bonistas cobren un vencimiento girado el 26 de junio y que el juez de Nueva York, Thomas Griesa, impidió que reciban hasta que el Gobierno no cumpla el fallo que ordena pagarles a los fondos buitre.

“Hasta aquí llegamos. No hay más propuestas para ofrecer que lo que ya se ofreció, al menos de nuestro lado. Pueden surgir otras alternativas en estos días, hasta el 30 de julio, que se estudiarán y para eso seguirá el diálogo”,

dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.
Pasado el mediodía, luego de recibir el informe de lo conversado en las oficinas del mediador judicial, Daniel Pollack, la Presidenta viajó a Río Gallegos, donde analizará durante el fin de semana con el equipo económico, aunque por vía telefónica, todas las negociaciones que llevaron adelante los enviados del ministro de Economía, Axel Kicillof.
La mandataria decidirá entonces si la comitiva que envió a los Estados Unidos regresará pasado mañana a Nueva York para participar de más reuniones con Pollack o si delega esa participación en los abogados del estudio Cleary, Gottlieb Steen & Hamilton. Pese a que en el comunicado oficial de Economía se anunció que se analizaron alternativas y que continuará el diálogo, no está claro que esa comitiva regrese a Manhattan.
En tanto, anoche esos enviados volvieron a Buenos Aires: eran la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona; el subprocurador, Javier Pargament; el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario legal y administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea.
“No se sabe si irán el lunes a Nueva York. Es una posibilidad y la definirá la Presidenta. Depende de lo que se analice el fin de semana, pueden seguir las negociaciones por teléfono, o incluso con una llamada del ministro a Pollack”, comentaron a LA NACION en Balcarce 50, donde todo era incertidumbre.
Ninguna alternativa de negociación tuvo éxito. Y la Presidenta no quiere aceptar por ahora la exigencia de hacer un pago inicial a los fondos buitre como garantía de cumplimiento del fallo de Griesa. Ella y los abogados argentinos consideran que cualquier pago violaría la cláusula RUFO (rights upon future offers), que abriría una catarata de juicios de los bonistas.
Hasta ahora las propuestas argentinas rechazadas por los buitres y Griesa para evitar el default con los tenedores de bonos de los canjes 2005 y 2010 fueron cuatro: que los buitres contraten un seguro financiero y se cubran, ellos mismos, del riesgo de que se dispare la cláusula RUFO. Que los holdouts entren al canje con quita del 65%, como el resto de los bonistas. Que los fondos admitan una reposición del stay, la Argentina cumpla con los bonistas, evite el default y luego se negocie un pago desde enero, cuando expire la cláusula RUFO. Y que Griesa destrabe el pago a los bonistas, que quedó congelado. El Gobierno pagará los vencimientos de septiembre y diciembre, y para el juez será difícil sostener ese bloqueo, señalan en la Casa Rosada.
El diálogo de ayer de los enviados y Pollack quedó en el hermetismo total. Pero en el Gobierno aseguran que Cristina y Kicillof están abiertos a nuevas propuestas, aunque hay escepticismo de que haya alternativas superadoras por parte de los buitres. Un sector en la Casa Rosada asegura que existe optimismo de una solución a último momento. “El tiempo es parte de la negociación y en estas cosas a último minuto se destraban. Al juez no le conviene congelar los fondos indefinidamente y a los buitres no les conviene el default”, dijo un funcionario.
En caso de entrar en default, en la Casa Rosada dicen que la Presidenta enarbolará un discurso en la cumbre del Mercosur, el martes, en Caracas, y tratará de continuar negociando más allá del 30, sin darle más dramatismo a esa fecha tope.

“ES COMO IR AL DEFAULT POR UNA LOUIS VUITTON”

La diputada de UNEN Elisa Carrió renovó sus críticas contra el gobierno de Cristina Kirchner y su gestión en la disputa con los fondos buitre y las trabas que enfrenta la negociación durante las últimas semanas. “Lo que quiere Griesa es una garantía de que van a pagar alguna vez. Usted puede poner una garantía de 300 millones de dólares, no es nada. No poner una garantía es como ir al default por una Louis Vuitton”, advirtió con ironía Carrió ayer, en La Rural.
En ese sentido, la diputada insistió en que “hay que depositar una caución como garantía para seguir negociando hasta después de diciembre”. Además, sostuvo que “el daño que [el Gobierno] le está haciendo a la Argentina es terrible. Es todo por venganza, todo por mediocridad, todo por nada”, señaló.

Leé todas las notas de Mariano Obarrio en La Nación

Escuchálo los sábados de 9 a 11 en Radio el Mundo AM 1070 (hace click acá)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s